Opiniones de Dehesa la Granja
OPINIONES
2

Fue un buen vino... lo raro es que con un vino de Alejandro Fernández, pasados 7 años y pico de la vendimia, un vino con 2 años de crianza en barrica de roble americano esté ya en caída libre...

Anoche abrí un Pesquera del 2006 y fue maravilloso, pero hoy este Dehesa de la Granja 2003 me ha dejado un poco decepcionado.

En visual el vino no denota excesivos signos de fatiga, el ribete es ligeramente teja pero vamos, he descorchado vinos con ribetes infinitamente más oscuros y amarronados y luego estaban maravillosos.

En nariz el vino está perfecto, fantástico, fruta roja sobremadurada, especias, pimienta, cuero, chocolate, toffee. Da a la idea de que vamos a beber un gran vino...

Llegamos a la boca: entrada ligeramente picante, no es desagradable pero tampoco muy agradable, la permanencia en boca también pica ligeramente, como la pimienta, el final no es malo y con más tiempo descorchada la botella el vino mejora algo pero... me da la impresión de que este vino está ya en su fase de declive, y no comenzándola, sino en fase de caída libre...

No llega a estar picado pero estaba empezando a picarse. No sé si será la botella concretamente (podría ser, por mala conservación hasta que la adquirí hace un año pues yo la he tenido a 15 grados constantes y salvaguardada de todo) o... que definitivamente, en una añada nada reseñable, este vino ya dio todo lo que tenía que dar.

Lo que me sorprende es que la semana pasada, abrí un Campillo Crianza 2002 y aunque tenía notas de ligera oxidación en nariz (además típicas de los Riojas Reserva y Gran Reserva de muchos años), luego en boca estaba fantástico. En este caso, ha sido al revés pero, demérito de este vino de Castilla y León es que con mayor crianza que otros vinos, no haya aguantado el tipo al menos 9 años. He probado recientísimamente vinos calificados como Crianzas de las añadas 2004, de 2003 y de 2002 de la Ribera y Rioja y han dado mucho más la talla, quizás en la visual no, pero en boca y nariz sí.

Lo siento, probaré con otra botella más pero no me ha gustado, en nariz indica que fue un buen vino, en boca está acabado y, el que tenga alguna botella que la consuma ya o terminará bebida con gaseosa o por el fregadero.

En el color teja se notaba que el vino ya esta un poco cansado, aromas iniciales a chocolate y un frutas rojas. En boca el vino tiene una acidez moderada, con un paso de cuerpo medio algo inexpresivo. El postgusto es bajo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar