Opiniones de Finca Sandoval
OPINIONES
14

Sin decantar.
VISUAL: Picota oscuro capa media alta con ribete violeta.
NARIZ: Aroma intenso y complejo. Notas balsámicas, compota de frutos negros, ciruela, mora y en general mucha fruta negra madura. Presente la madera nueva y más nueva. La botella presentaba algo de reducción.
BOCA: Muy tánico. Paso goloso, amplio y agradable, pero penalizado por todavía algo de astringencia, lo cual me llama la atención sobre la capacidad de envejecimiento de este vino. No obstante, buen vino.

El vino sigue, practicamente, indéntico a la última cata de Diciembre 2006. Esto puede significar que no evolucionará más y que está en su punto óptimo de consumo. Nada más lejos de la realidad. Esta estupendo, con ese color oscuro y brillante; con aroma potente y concentrado, con gran carga frutal y de derivados de un roble finísimo. Un vino pontente y musculoso pero sugerente, complejo y sin artificialidades. En boca es goloso, con notas de after eight y notable sabor de fruta. Roble bien fundido con la fruta. Largo.

Un año más de botella y el vino ha ganado en frescura y docilidad. La madera integrada aún se deja notar pero con discrección. Su fruta de ciruelas y moras es más nítida y fresca. Siguen pululando por ahí las notas a aceitunas negras y algún que otro toque de jazmín y violetas muy bienvenido. Es varietal y lo es sin excesos de madurez. Su boca así lo atestigua. Potente pero más "Ródano" que "australiano". Bien armado, con cuerpo y estructura, pero también con elegancia y una acidez refrescante. Sólo puede ir a más. Delicioso.

Una maravilla! De color muy oscuro; aromas elegantes, con recuerdos de madera nueva y lácticos, ciruela, hollejo maduro. Un aroma rico y variado. En boca es explosivo, con cuerpo y mucha fruta pero con una muy buena integración de madera. Es equilibrado, goloso y largo.

Color cereza no muy oscuro con borde granate.
Aroma de bastante intensidad principalmente a buenos tostados de la madera, también frutos negros maduros, balsámicos, ahumados, torrefactos, minerales, especias, vegetales y frutos silvestres y exóticos. (EXCELENTE la complejidad en nariz).
En boca es más potente, paso de boca sabroso y carnoso, bastante agradable y mineral, bien equilibrado y estructurado, taninos demasiado potentes, aun sin pulir, retronasal muy bueno, casi semejante a la nariz. Final muy largo y muy persistente.
Extraordinario vino y muy buena (casi excelente) la RCP, ya que el vino cuesta sobre los 18 €, el corcho un 8.
Este vino esta ya bueno, pero dentro de 2 o 3 años estará mucho mejor y durará asi otros 5-7 años más.

Fecha de degustación, que no de cata 02-05-06.
Vista. Cereza picota totalmente opaco, con un finísimo ribete morado.
Olfato. Con copa quieta da flores y fruta compotada, tras agitar la copa se suman balsámicos (hinojo y eucalipto) y pastelería (crema). Poco expresivo en nariz.
Gusto. Al primer ataque es elegante y un pelín sápido, con cuerpo y muy largo. Muestra taninos nobles aun por domar. Conforma va subiendo la temperatura del vino se va mostrando cada vez más cálido.
Corcho un 9.
Le doy un 8,8. Un vino para disfrutar, lo recomiendo.

Aun a pesar de dudas y beberlo en varias ocasiones me parece inconcluso, algo idílico, mucho roble, la fruta se aprecia con ganas, es sencillo en boca y no se puede soportar la madera. Quizas para generaciones venideras...

Ahora la potencia le gana la partida a la elegancia. Pero se domará y ganará en armonía y amabilidad. No obstante, ya se bebe con placer. Su arroyadora nariz se embadurna en moras, aceitunas negras, tarta de ciruelas, leves notas florales y una buena cantidad de tostados, vainillas y torrefactos recién aterrizados de sus excelentes maderas. En boca una montaña de taninos se apodera del paladar sin contemplaciones, menos mal que su madurez y una acidez reconfortante les contrarrestan para convertir el trago en algo menos rugoso y hasta placentero. Tiene materia para pulirse y ser más y mejor.

Picota intenso de capa opaca.
Aromas intensos y profundos, donde predominan inicialmente las sensaciones de frutillos negros de bosque en sazón, pero que se van añadiendo otras tonalidades, entre las que destaca la tinta china, el grafito y un conjunto de mineralidad negra. La madera está muy bien puesta, apareciendo de manera discreta y agradable.
En boca es un torrente de materia con gran extracto pero sin sobremaduración ni sobrextracción. Mucha fruta, mineralidad, algo de oliva negra y leves toques especiados. El vino resulta muy intenso y una medida acidez lo salva de toda pesantez. Su recorrido dura y dura, y su persistencia es maratoniana. Musho vino.

Color picota, capa alta, mucha intensidad en el color, lágrima colorante.

En nariz muestra una intensidad media, y mucha fruta roja y frutillos del bosque maduros pero sin llegar a la sobremaduración, madera nien integrada, notas de cueros finos, y puntas de cedro.

En boca es un vino goloso, largo, con volumen, muy sabroso y con una buena acidez.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar