Finca La Nevera 2016

Vino Finca La Nevera 2016

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Nivarius (Palacios Vinos de Finca)
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 80% Maturana blanca, 20% Viura
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Vino de la quincena
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Finca La Nevera, la Excelencia de la Maturana Blanca.

Vino de gran estructura y con capacidad de guarda, que no pierde su carácter primario y varietal (esencialmente de Maturana blanca). Seco y de largo recorrido en botella, promete alcanzar cotas excepcionales.

SUELOS

Los suelos Nivarius están formados por un estrato superficial arenoso con un espesor de 30 a 50 cm, que descansa sobre un subsuelo de piedra caliza y fragmentada, de 2 o más metros de profundidad, que se formó en el período cretácico. Se trata de un tipo de suelo básico (pH>8), de excelente estructura, porosidad y drenaje, considerado desde hace siglos en Borgoña y otras zonas vinícolas de prestigio como ideal para la producción de grandes vinos.

CLIMA

Mediterráneo con influencia atlántica.

VIÑEDOS

Nuestros viñedos se encuentran situados a más de 800 m y con orientación norte en Nalda. Dicha situación permite conservar la acidez natural de las uvas, dando como resultado vinos con buena tensión, que expresan el terroir del que proceden y con gran capacidad de guarda.

5 Opiniones de Finca La Nevera

Amarillo pálido con tendencia a los dorados y algún reflejo grisáceo en borde, brillante y limpio. En nariz el vino Finca La Nevera destaca por sus flores blancas, hinojos y monte bajo como la lavanda. Es un aroma de corte salino y mineral cuando dejas la copa en reposo un rato, saliendo también recuerdo a laurel. Es un vino complejo en nariz, equilibrado e intensa. En boca Finca La Nevera tiene una entrada redonda, y untuoso con una acidez tensa que conquista al catador. Es un vino muy elegante, atractivo, y embaucador. 

Amarillo pálido con reflejos dorados.

Nariz compleja de buena intensidad. Manzana asada, fruta de hueso sobre un fondo de aromáticas y matices florales. Apuntes vegetales y de flor marchita sobre un fondo vagamente ahumado.

Buen ataque, paso amable y amplio pero con buena acidez y un grato amargor final muy ligero. Buena persistencia con cremas cítricas en retronasal.

Amarillo dorado pálido con reflejos brillantes.

Es de un rico y potente aroma, con algo de concentración y equilibrio. Se sienten las lías y una crianza fina e integrada. Sensación melosa, a pulpa de cítricos secos, fruta blanca bien madura y un toque vegetal agradable. Va evolucionando en la copa y presiento que llegará más lejos dentro de la botella.

En boca es un rayo, la acidez estalla, aunque es sana. Al trago se acostumbrada la boca y en la retro recuerda a las sensaciones percibidas en la nariz. Mascas las lías se percibe tacto y algo de untuosidad. Tiene nervio esa acidez limpia la boca, quizás en exceso pues no deja libres al resto de las virtudes del vino. A la par te atrapa e invita al siguiente trago. Curioso y para seguirle la pista...

Yellow gold clean and super bright.

Floral with citrus hints initially, aromatic which increases with evolution in the glass, work with the lees evident, hints of crianza, a complex nose with many levels.

In the mouth very good acidity, powerful, unctuous with a subtle complex long finish and a wonderful aftertaste. This wine needs to evolve in glass and is a wine to keep for the future. One of the most elegant white wines.

Cuando pensamos en vinos blancos de guarda de Rioja, a la mayoría se nos viene a la mente una serie de referencias clásicas que parten de largas crianzas en maderas (más o menos nuevas), con las contra-etiquetas de reserva o gran reserva, con peso mayoritario de la variedad viura y, desde el punto de vista organoléptico, un claro dominio de las notas terciarias y de la crianza. No obstante, reciéntemente están surgiendo en esta zonza otro perfil de vinos blancos con otras formas de elaboración o/y variedades que, desde mi punto de vista, abren un nuevo horizonte a los blancos de guarda de Rioja. Este Nivarius Finca La Nevera 2016, sería un buen ejemplo, elaborado mayoritariamente con la variedad maturana blanca y una crianza en madera no muy larga en fudres de roble francés 3.500 litros.

A la vista se muestra con un bonito color amarillo pajizo, con ribete acerado, limpio y muy brillante. Lo que más llama la atención en la fase olfativa es su frescura y complejidad, con gran peso de aromas primarios de frutas blancas (pera, manzana) y cítricas, algo de plátano, notas florales, notas balsámicas, pizarra. En boca es especialmente curioso porque a pesar de ser un vino extremedamante seco entra con una sensación amplia y melosa que poco a poco se va afilando hacia un final largo y marcado por una buenísima acidez. Es en boca donde se observa el cuerpo y andamiaje que le aporta la crianza en madera, sin que ésta sea especialmente perceptible en la fase olfativa o en retronasal, donde lo que aparecen son recuerdos balámicos de hinojo, anís estrellado y un ligero amargor final verdaderamente interesante. Habrá que darle tiempo para observar su evolución en botella pero, en este momento, ya ofrece un gran disfrute.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar