Camino de Magarín 2015

Vino Camino de Magarín 2015

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,2
Calidad-precio:
5,6

Bodega: Bodega Magarin
D.O./Zona: D.O. Rueda
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100% Verdejo
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Tiempo de maceración: 4 horas. Tipo de fermentación: En depósitos de hormigón y acero inoxidable bajo control de temperatura. Tiempo de fermentación: 15 días. Temperatura de fermentación: 14ºC. Crianza: Sobre lías durante 4 meses y un pequeño porcentaje en barrica de roble francés. Fecha de embotellado: A partir de mayo de 2016

Varietales: 100% Verdejo

69 Opiniones de Camino de Magarín

Con lo especial que soy para los verdejos, la elegancia y finura de este vino me ha cautivado desde el principio.
Color amarillo limón con destellos algo verdosos en el ribete.
Gran paleta aromática, donde aparecen notas de flores blancas, melocotón, piña madura, pero sobre todo donde destaca es en las notas cítricas de piel de naranja y caramelo de limón, muy bien ensambladas con notas balsámicas, hierbaluisa, y hoja de menta. No encuentro las notas típicas de lías, lo cual agradezco, y un monte bajo muy sutil.
En boca el vino se muestra poderoso, muy bien conjuntado, con una acidez muy bien balanceada. Largo y elegante.
Creo que hay que consumirlo en torno a los 10º.
Para mí, un pedazo de verdejo, nada típico.

Botella bordelesa de sobrias pero bonitas etiquetas. Cápsula negra con relieve en su parte superior, cierre de corcho, de buena elasticidad y calidad, de media longitud muy poco bañado en vino y que, aunque huele poco, huele bien a fruta blanca.

Visual:

Amarillo dorado pálido, límpido, brillante y limpio con cierta lágrima fina de lenta caída (que sale más a relucir con el aumento de temperatura en copa).

Como anécdota, señalar que también aparecen, inicialmente, leves burbujas de carbónico un poco gruesas y que, con el tiempo en copa, desaparecen.

Olfativa:

Estando a unos 10ºC:

De media intensidad a frutas cítricas (mandarinas, piel de naranja) y tropicales (piña madura), también algo de fruta blanca dulzona, flores blancas y amarillas, mineralidad y heno.

A mayor temperatura (12-13ºC):

Es otro vino, más intenso y con toques a menta, balsámicos y toques de crema pastelera muy sutil.

Si lo dejamos subir más (a unos 14-15ºC):

Aparecen también sutiles ahumados e incluso notas de tabaco.

Gustativa:

Servido a unos 15ºC (caliente, fuera de temperatura de servicio):

Ataque fresco y frutal pero, a la vez, bastante potente, untuoso, cremoso, con fruta blanca de hueso madura, cítricos, buen volumen, cuerpo medio plus, bien de estructura para su tipología, buena acidez, amable y donde se nota claramente el trabajo de lías. El final es largo, sabroso e incluso a temperatura de vino tinto está rico, se bebe bien y se disfruta (eso sí, aparecen ligeras notas algo alcohólicas lógicas porque ya no está claramente a temperatura de servicio).

Servido a unos 8-9ºC (temperatura de servicio):

Ataque muy fresco, frutal (fruta blanca y cítrica), suave, con notas a caramelo de nata en el paso por boca conectando con la retronasal, buena acidez y volumen, sabroso y rico, con enjundia y consistencia, bien de complejidad, medio cuerpo y bien armado. Seco pero muy redondo. Lo esperaba más dulzón y me alegro que el vino sea como es. El final es de razonable longitud con fruta blanca y cítrica amargosa unido a una buena dosis de cremosidad que lo redondea estupendamente bien.

Buen verdejo muy diferente de lo que estamos acostumbrados, desafortunadamente, con los vinos de esta DO en los últimos años (donde prima el volumen y la venta a bajo precio sobre la calidad y exclusividad).

Me ha gustado aunque no me ha enamorado tampoco en ninguna de sus fases. Digamos que es un buen blanco de verdejo, convencerá mucho a ciertos consumidores ocasionales de vino que estén habituado a verdejos más básicos, pero tampoco lo veo ni mucho menos un "verdejo TOP". Es decir, gustándome me ha faltado algo para considerarlo un muy buen vino.

Creo que está muy bien para disfrutar ya pero que, por sus características, tiene algunos años de margen de evolución potencial en botella (y de quizás de domar esos amargores de la boca e integrar todos sus componentes, si cabe, un poco mejor).

Su PVP, que ronda los 15-16€, me parece algo elevado para lo que ofrece. En mi caso, no lo compraría a ese precio (9-10€ sería, EMHO, un precio de mercado mucho más competitivo pues estaría, por precio y calidad, por encima de la inmensa mayoría de verdejos del mercado, pero tampoco se metería, en la gama de los poquitos verdejos de gama alta que hay y en la que creo que este vino, aunque lo pretenda, no llega a entrar).

Botella elegante, clásica, sobria, con unas letras doradas muy destacadas. No me parece una presentación típica de la D.O. Corcho típico de Torres. Y la información, escasa, aunque la leyenda es interesante. Corcho un poco seco.

Amarillo intenso, entre dorado y limón, con un leve carbónico escaso, pero grueso, y reflejos dorados. Lágrima fina y lenta. Tiene cuerpo.

En nariz de inicio cítricos y notas dulzonas. Surgen herbáceos suaves, melón, especias dulces suaves. Hay mineralidad, flores, ligero alcohol, un poco de pera y plátano. También hay un poco de piña, siempre acompañada de unos herbáceos suaves, mentolados, refrescantes y deliciosos.

Es complejo, pero le falta un punto más de intensidad, con unas puntas alcohólicas que aumentan con la temperatura.

Tiene una nariz compleja, cítrica, herbácea... Las lías se notan por esa complejidad. Pero el alcohol me ha descolocado un pelín. Surgen notas de mantequilla y almendra, de hinojo, mentolados, hierba seca... Ligeros ahumados y seguimos con las notas dulzonas y alcohólicas
Se abre poco a poco, pero le falta un poco de fuerza.

En boca a temperatura alta: toallita de limón, herbáceos marcados, cítricos a punta pala, ahumados, flores, entrada densa, especias picantonas...

A temperatura más adecuada: amargores, cítricos maduros, mineralidad y una acidez notable, toques de melón, vainilla, flores... Los herbáceos son los que ganan terreno. Hay cítricos maduros, con cáscara. Me sigue pesando un poco el alcohol. Lo noto como un poco salino, con notas de mantequilla salada.

Tiene una acidez suave, pero muy buena, que le da frescor a la madera. Hay pomelo, limón en forma madura, e incluso el dulzor me recuerda a los limones helados que te servían hace tiempo en los restaurantes.

Es un vino en el que la temperatura juega en una delgada línea, pero es un buen y auténtico verdejo, de lso que valen la pena.

F. visual; color groc. Net i brillant. Llàgrima abundant fina i que baixa relativament ràpida.
F. olfactiva; subtil al nas. Primer cop apareixen aromes cítriques que van acompanyades de fumats tènues. Més tard apareix una herba tallada. Aromes a pedres, a ametlles crues. A fruita blanca enfornada... I flors blanques (flor de gessamí i galant de nit). té una evolució que m'ha satisfet. Un nas complex, que fuig dels verdejos que tiren cap enrere.
F. gustativa; entrada untuosa, en certa estructura, però de pas fluid i amb un final lleugerament amargant. L'acidesa correcte.

La impressió general, és que hi veus un raïm molt ben treballat. Molt bona feina s'hi ha fet.

Vino encerrado en una botella bordelesa que está vestida con una elegante etiqueta y muy del diseño de B. Torres. Corcho que la cierra, el mio, de calidad. Flexible y elástico.
A la vista un color - hoy tengo sol, ayer no - amarillo levemente dorado y con muy ligeras notas verdes. Limpio y brillante. Con una fina y lenta lágrima en su deslizamiento por el cáliz de la copa.
En nariz, a copa parada, notas de bollería, agitada la copa percibo buenas flores blancas, ligeros cítricos, notas dulces y fruta blanca con una intensidad media alta. En segundo plano las tropicales y de hueso y sin aparecer su crianza en roble. A medida que el vino se atempera percibo notas de boj y hierba recien segada y se va volviendo más varietal.
En boca es elegante, glicérico, untuoso, mineral, se sale de los baremos de los ruedas convencionales. Con una carga frutal fina y madura que me hacen recordar las percibidas en la fase olfativa. Cuando el vino se ha atemperado y casi a los 20º de temperatura, aparecen notas salinas. Que bueno para tomarse con él unas anchoas.Elegante, untuoso y grato paso de boca. Es un vino largo. Me da una permanencia de 2,00 minutos.

color amarillo pajizo, brillante, limpio, lágrima ligera

aromas a hierba, heno, fruta blanca de hueso, conforme sube la temperatura aparece algo de miel, y se intuye algún cítrico

entrada ligeramente alcohólica, algo untuoso, más redondo de lo esperado, persisten las hierbas, más cítrico y dulce que en el aroma. trago con paso rápido, ligeramente persistente.

un verdejo trabajado, sin perder la línea de los verdejos, pero que aporta cierto matices de lías y miel, que resultan agradables.

amarillo pajizo leve con reflejos levemente verdoso, limpio y brillante

intensidad media alta, super goloso, notas de fruta de hueso y cítricos.Pero donde están los herbáceos que tanto me gustan!!!!. Aún así la nariz es atrevida y atractiva.

boca suave, con mucha fruta, buena acidez y final amargo marcado. Buen paso y buen recuerdo.

Un vino muy correcto pero con una personalidad alejada de lo varietal, o eso creo.

muchas gracias a verema y a la bodega por su gentileza.

Amarillo pajizo con reflejos verdosos. Muy brillante, se mueve ligeramente glicérico en la copa, alguna burbuja de carbónico. Bonita etiqueta, sobria y elegante. Corcho que parece de calidad pero algo reseco, se me ha partido al abrirlo.

De primeras, muy frutal y elegante. Cítricos, flores, algo de albaricoque y notas de bollería que se apuntan claras al fondo. Poco o nada varietal, cualquiera adivina que es una verdejo.

Untuoso, de paso lento, acidez media. Continúan los cítricos bien presentes, no es tan complejo en boca como en nariz. Ligeros amargos al final que no se hacen molestos, invitan a beberlo. Sin estar mal, mucho mejor en nariz que en boca. Es una delicia meter la nariz y encontrarle matices.

Habría que probarlo con algo de comida, apuesto a que gana. Lo veo más para comer que para chatear.

PS: Maridado con un salmón ahumado, confirmo lo dicho. Muy gastronómico (palabra más fea)

La presentación de la botella muy en la línea de Torres, elegante pero sobria.
Color amarillo pajizo, pero con unos reflejos mas intensos, brillante, limpio. Glicérico.
Nariz de intensidad suficiente: fruta blanca de hueso, algun herbáceo, notas cremosas procedentes de las lías, melón maduro.
En boca muestra una entrada potente y envolvente (se intuía en la fase visual), se nota tambien las notas de la crianza (mantequillas,...). Bastante fresco, y con un cierto amargor final, que no molesta. Notas verdosas, propias de la variedad. Acidez correcta (sin pasarse), y si que lo noto un pelín alcohólico.
Vino para comer, sin duda.

Visual: Amarillo pálido con ribete dorado. Glicérico en copa, limpio y brillante.

Olfativa: Fruta de hueso, flores blancas y algo de cítrico. A medida que va ganando en temperatura aparecen notas dulzones, bollería, y herbáceos que junto con ciertas notas alcohólicas le dan un carácter casi balsámico (mentolados).

Gustativa: Entrada dulce, cremosa, untuosa,....amplio en boca, con una acidez correcta y un final amargo que invita a beber más.

Un vino para una comida, el aperitivo se le queda corto.
Como apunte, es un vino en el que la temperatura de servicio juega un papel fundamental porque dependiendo de la misma parecen 2 vinos diferentes.

Un monovarietal de verdejo de Rueda diferente, y muy atractivo. De la selecta (por desgracia selecta porque son menos de los que sería deseable) lista de los verdejos de Rueda que reconcilian con la uva y con la zona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar