Camino de Magarín 2015

Vino Camino de Magarín 2015

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,2
Calidad-precio:
5,6

Bodega: Bodega Magarin
D.O./Zona: D.O. Rueda
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100% Verdejo
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Tiempo de maceración: 4 horas. Tipo de fermentación: En depósitos de hormigón y acero inoxidable bajo control de temperatura. Tiempo de fermentación: 15 días. Temperatura de fermentación: 14ºC. Crianza: Sobre lías durante 4 meses y un pequeño porcentaje en barrica de roble francés. Fecha de embotellado: A partir de mayo de 2016

Varietales: 100% Verdejo

69 Opiniones de Camino de Magarín

Botella bordelesa com amplias etiqueta y contraetiqueta. Etiqueta clásica y contraetiqueta poética. Corcho de calidad.
Bonito color amarillo limón, brillante.
Lágrima densa, bastante persistente.

Aromas cítricos, herbáceos, a césped recién cortado... Algo de flores blancas en segundo plano, albaricoque poco maduro...
Aparecen toques balsámicos, a pared recién encalada.

En boca es untuoso, glicérico, buena acidez y un interesante toque amargoso, muy complejo. Buena persistencia en boca, llena la boca.

Lo veo tanto como para tomar una copa veraniega como acompañando una buena comida.

Bonito color amarillo dorado, con una lagrima densa. En el primer golpe de nariz noto cítricos y hierba fresca, en segundo plano las notas de pastelería fruto de su crianza sobre lias.
En boca tiene cierto cuerpo que no le resta frescura, amargo y persistente.

En inicio muestra un aroma de carácter algo maduro, es fragante sin cansancio, varietal sin descaro. Hay fruta blanca fresca y un buen peso de la de hueso, destaco la nectarina, toque cítrico y muy leve de la tropical. Al tiempo surge un suave aroma floral. Se siente el trabajo sobre lías de forma fina e interesante. Alcohol fragante, heno, cereal, miel,ligerisimo toque ahumado, hinojo, boj...

En boca se muestra rico y sabroso, hay untuosidad y frescura, la acidez es fina e integrada, algo justa, lo paladeas. Buen punto amargo que sabe dejar al conjunto un poco más interesante al igual que el cítrico. Hay que controlar la temperatura de servicio, pues tiende a salir el alcohol.

Me gusta porque se han separado de la línea de la Verdejo convencional, pero al entrar en este nuevo estadio, el nivel se pone alto y has de destacar y entregar algo más.

Presentación elegante, clásica y bonita, marca de la casa.
Color pajizo, limpio y brillante, con bellos reflejos dorados.
En nariz hay flores blancas, algún cítrico, fruta de hueso (albaricoque), levaduras, bollería.
Buena acidez en boca, equilibrado, con volumen. Hay flores blancas nuevamente, cítricos, fruta de hueso, peras. Posee cierta untuosidad, ligeramente amargoso, algo herbáceo, agradable de beber. Posgusto poco prolongado pero grato.
Buena opción para estos calores, sin grandes complicaciones.
Gracias a Verema y a Torres, nuevamente...

Destacamos una bonita etiqueta, sobria y elegante con un dibujo y historia en la parte superior que nos ubica el vino en el río Duero.
En la etiqueta no aparece Torres, sin embargo sí en el corcho.
Se trata de un verdejo sobre lías del 2015.
En la fase visual, una vez en copa, nos encontramos con un vino color amarillo pajizo, limpio y brillante. Unos días más tarde probando el vino el color envejece con notas más doradas.
En fase olfativa pasado un rato en copa se aprecian notas cítricas y un punto de amargor en nariz. Notas de fruta dulce recordando el melón cantaloup.
Fase gustativa: entrada dulce con alguna nota cítrica. Es untuoso con persistencia media larga y final un poco amargo.
Como valoración general nos sorprendió este verdejo que intenta alejarse de lo que nos tienen acostumbrados, de manera muy positiva.
Recomendable aunque por el precio en botella que tiene no sé si está del todo justificado.

Amarillo pajizo con destellos verdosos. Límpido y brillante.

Nariz de intensidad media. Frutas con hueso como el albaricoque, limón escarchado, recuerdos de notas anisadas junto con toques herbáceos y un final mineral.

En boca se presenta graso, con volumen pero con una acidez justa y un final ligeramente amargoso.

No me convence del todo la nariz y menos la boca.

Debuto en las catas virtuales con este verdejo sorprendente.

Vino limpio y brillante, amarillo pajizo con ribetes dorados en un tono precioso. Lágrima fina y breve, glicérico.
En nariz lo primero en aparecer son los aromas florales, a flores blancas. Después viene la fruta, algo cítrico. Terminando con pasteleria fina, como brioche... Una vez que el vino coge algo más de temperatura asoma también la fruta tropical, piña.
La entrada es rápida y fresca. Tiene una marcada acidez. En boca se aprecia su untuosidad. Con un final mineral con una retronasal de persistencia media, dejando un amargor que incita a seguir bebiendo.

Gran vino para iniciarme en Verema y que me deja sensaciones positivas, si bien es cierto que en la fase olfativa ha sido un vino que me ha seducido, la complejidad que demuestra en nariz no me la ha terminado de ofrecer en boca. Valoración positiva.

Interesante apuesta de Bodegas Torres por un verdejo de Rueda completamente fuera de lo normal, tambien el precio, aunque se entiende cuando se conoce el proyecto y su complejo método de elaboración que incluye tres vinificaciones diferentes.

Color amarillo dorado, brillante y limpio. En nariz destacan notas de fruta blanca de hueso, de bastante intensidad,cítricos, notas de levadura de panadería, leves tostados... en boca es refrescante, sedoso, con una muy rica acidez, goloso, con mucho volumen.

Gratísima sorpresa de bodegas Torres, para uno que no es 'muy de verdejos'

Vino de color amaríllo brillante, reflejos dorados pero muy claritos y algo glicérico, de lágrima potente, no acuosa. Me gusta el color que tiene, me muestra un vino límpio y con destellos brillantes.
Me encanta en nariz. De intensidad media en el primer ataque pero dejando un fondo muy agradable, interesante. Flores blancas y frutas del mismo color, tipo manzana, pero algún atisbo de frutas tropicales también. Elegante en nariz, muy matizado, llegando hasta el fondo notas muy frescas y nada de alcohol (lo tengo a una temperatura de 10-12 grados).
Tras agitar un poco la copa muestra esas lías de su crianza, deja ver el tiempo en botella pero en forma de complejidad. Al igual que con la fase visual, la nariz incita a darle un trago, pero un trago largo.
En boca intensidad media de entrada, acidez marcada, con peso, no tan fresco como en nariz. Creo le falta algo de la elegancia que me ha mostrado en nariz, lo esperaba más redondo y me da notas algo secantes, pero en conjunto me parece bueno en boca. Punzante en la punta de la lengua y llegando con algo de amargor al fondo, quedando este último en el posgusto. Persistencia justa.
De todas formas en conjunto me parece un buen vino que invita a una segunda copa.

Amarillo dorado pálido, limpio y brillante.
Aromas cítricos(lima-limón), fruta blanca de hueso(nectarinas), flores balncas....notas minerales(tiza y piedra de río).
En boca, buena acidez, buen volumen, un toque amargo atractivo. Vuelven las sensaciones de la fase olfativa: cítricos, fruta blanca no muy madura, algo de bollería(bizcocho cubierto de almendras)
Es un vino rico y fresco, bastante por encima de la media de la D.O. Otro tema es la competencia que tiene en su nivel de precios en Rueda.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar