Hoyanko Viña Marisa 2014

Vino Hoyanko Viña Marisa 2014

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
10,0

Bodega: Juan Luis Beltrán Viticultor
D.O./Zona: Avila
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: Garnacha
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Vendimiado el 21 de septiembre de 2014, fue 100% despalillado, fermentado en depósito de acero inoxidable con las propias levaduras del viñedo. Permanece en barrica de 300 l. de roble francés usado 12 meses, donde realiza la fermentación maloláctica, embotellado el 20 de noviembre de 2015 sin filtrar ni clarificar.

Varietales: Garnacha

13 Opiniones de Hoyanko Viña Marisa

Primero quiero indicar que estaba convencido que había cogido una botella de la añada 2015, pero mi sorpresa al descorchar fue ver que se trataba de otro 2014. En fin, la cata de la añada 2015 sigue pendiente, a ver si en Diciembre lo consigo. Mil disculpas Cachina, no sabes las ganas que tengo de probar ese 2015.

Abrimos la botella n° 452 de 1.150, la dejamos media horita de aireación y catamos a 17°C.

VISUAL: De color rojo picota, brillante y limpio, de capa media. El ribete rubí-rosáceo muy bonito. De abundante lágrima (86).

OLFATIVA: A copa parada hay mucha fruta roja madura, coulis de fresa. Las notas florales han desaparecido pero al agitar el líquido de nuevo nos sorprende con una buena retaíla de prescriptores: especias (pimienta, clavo y vainilla), herbáceos a tomillo, un toque lácteo como a mantequilla en pomada y empezamos a encontrar notas amaderadas de su crianza. Se mantiene muy bien aromáticamente aunque quizás haya bajado un poco en intensidad (88).

GUSTATIVA: No deja de sorprendernos esta garnacha. Mantiene un punch tipo "Tyson" ): , te noquea de golpe, te sorprende el primer sorbo por su ímpetu, enorme acidez, brutal!. Mantiene su amplitud y cierta carnosidad. Los taninos se siguen puliendo pero siguen presentes. Rocoso y lácteo a la vez. En retronasal encontramos fruta acompotada, así como apuntes balsámicos de eucalipto y notas ahumadas. Mantiene el puntito terroso con un final dulzón delicioso. Esta vez me ha dado una persistencia de dos minutos y 45 segundos. Me he prometido que las botellas que quedan de esta añada las guardaré mínimo tres o cuatro años, pues creo que serán algo maravilloso. Cachina, este vino está bendecido por Baco, no tengo dudas. Grande, grande y grande!!! (95).

La RCP evidentemente me reitero en excelente.

MARIDAJE: En esta ocasión acompañamos el vino con una bandeja de embutidos de "Terrassa" (salchichón y butifarra negra) y jamón de bellota. Tremendo disfrute, en especial delicioso con la butifarra negra. Los intensos sabores sanguíneos combinaron a la perfección con las notas balsámicas y ahumadas. "¡¡A gosar vidas!!"

Salud-os!!

Ocho meses después abrimos otra botella del vinazo que elaboró el amigo Cachina. Veamos su evolución. Abrimos la botella  (n° 451 de 1.150) y dejamos respirar una horita antes de su cata que realizamos a 16°C.

VISUAL: Mantiene un bonito color rojo cereza de capa media con el ribete rubí, cristalino y brillante. Lágrima abundante, fina y transparente (86).

OLFATIVA: La primera impresión sigue siendo frutal con recuerdos a compota de fresas acompañando a unas deliciosas notas florales (rosas rojas). Mantiene una intensidad media y al agitar se desmelena sin rubor. Especiados de pimienta negra, vainilla, canela, regaliz, ahumados marcados, montebajo con apuntes de tomillo y romero y al final un apunte a pan de higo delicioso. Nariz más equilibrada, como más dulzona, que confirma lo bien que le está sentando la botella a esta añada (90).

GUSTATIVA: Al llevarlo a la boca vuelve el poderío. Gran ataque y enorme amplitud. Mantiene su carácter frutal por los cuatro costados con una acidez impactante y los taninos más suavecitos que en Abril sin duda. Retronasal lácteo, con notas balsámicas muy frescas, apuntes ahumados y un puntito mineral terroso muy elegante. El post-gusto sigue siendo ese que nos enamora, que nos obliga a seguir dando tragos como posesos pues las sensaciones son muy placenteras. Persistencia de dos minutos y medio muy intensos, de gran disfrute. Se aprecia claramente una evolución positiva, afinándose maravillosamente, lo cual nos emociona de verdad. Enhorabuena por enésima vez Juan Luis, suma y sigue... (95).

La RCP me reitero en que fue excelente, una gran compra / colaboración sin duda.

MARIDAJE: Segundo de los vinos de la Cena de Navidad de nuestra Colla. Nos lo tomamos acompañando un pastel de salmón. Maridaje muy acertado, la frutalidad de este vino es una delicia en simbiosis con el salmón ahumado, una delicatesen. Disfrute de los gordos, je,je...

Salud-os!!

Nueve meses después volvemos con este vinazo que consiguió Juan Luis. Fue uno de los 6 vinos que nos tomamos en el gran almuerzo del Lunes de Madalena organizado por el ínclito Don Jorge Sos "El Notari". Abrimos todas las botellas una horita antes de sacarlas a la mesa. Espectacular lo del lacre en el tapón y lo de mi nombre en la etiqueta. Evidentemente los amigos alucinaron bastante. Servimos a 17°C:

VISUAL: Color rojo picota, de capa media y con un amplio ribete rubí. Lágrima abundante y fina (86)

OLFATIVA: A copa parada de nuevo un festival frutal, mucha fruta roja madura (compota de frambuesa y moras) y guindas en licor. Las notas florales menos perceptibles respecto a la primera botella. En movimiento emanan aromas especiados, canela y pimienta, monte bajo, regaliz y finísimos tostados y ahumados de la barrica. Intensidad media-alta y evolucionando positivamente (89)

GUSTATIVA: Buen ataque, fresco, opulento y amplio. De alta acidez con los taninos algo más dulces que hace 9 meses y un paso por boca aterciopelado, amable donde los haya. Con mucho cuerpo, estructura rocosa con un retronasal frutal marcado acompañado de un elegante toque mineral pizarroso. La persistencia sobre los dos minutos y medio. De nuevo vinazo al canto! Decir que mis amigos quedaron gratamente sorprendidos con él. Juan Luis, ¡ésto promete!. Creo que habrá que ir abriendo botellita por año y disfrutar de su evolución. Ganas tenemos de probar la nueva cosecha. Menuda garnacha!! (94).

La RCP por supuesto excelente, "peaso" garnacha Cachina. De verdad Juan luis que no me cansaré de agradecerte el vinazo que has creado. Exquisito!!

El maridaje como he comentado fue un almuerzo que constaba de: Ensalada de tomate, cebolla, guindilla verde y olivas, Bacalao desmigado con cebolla, ajo y aceitunas negras ("apañaet"), Morcillitas y longanizas con alcachofas y ajos tiernos, Sardina de bota frita, Chistorra, Bacalao frito con pimiento rojo, Chuletas de cordero a la plancha con ajoaceite y huevos fritos a go-go. Con semejante festín qué decir... En concreto quiero decir que este Hoyanko fue un espectáculo con el bacalao frito y con la chistorra, excelente amalgama de aromas y sabores.
Enhorabuena Juan Luis y Salud-os!!

Color rojo picota de capa media.
La nariz sigue bastante frutal,los florales y lácteos se han atenuado en un año desde la última botella.En la primera hora en copa me da muy buenas notas de un buen mezcal en su fruta y ahumado punzante que no ancho,luego se va atenuando dejando paso a cerezas,frambuesa,mora,higo seco al fondo,monte bajo,cacao,piedra caliente,balsámico al fondo.
En boca tiene anchura,viva acidez,mucha fruta roja y negra madura,cereza,mora,frambuesa,ligera nota licorizada sutil,alguna nota balsámica y salina al final.
Muy placentero.Me queda una botella más.

Buffff, menudo "hijo" has parido señor!!!!!!! Es que está tremendo y cómo crece el jodido, porque ahora en nariz esa punta alcohólica parece plenamente integrada y es un pedazo de caramelo fresco, con una fruta tremenda, mineralidad, ahumados,tostados y especias muy conjuntadas, balsámicos suaves, esas flores que le dan vida y frescura, leves lácteos, pero sobre todo muuuucha fruta y frescura. Una maravilla que sabes que detrás lleva el sacrificio de un compañero, muchas horas de sueño y un proyecto que tiene mucho futuro.

En boca es sedoso, carnoso, lácteo, ahumado, con muuuuuuuuucha fruta, una acidez maravillosa y un tanino más redondo, con la madera ya muy integrada, un cuerpo fantástico. Si es que cuando lo tomas ya sabes que estás ante algo especial, genuino, de terruño y trabajo, con una mineralidad deliciosa, un mimo por la viña tremendo y un trabajo de interpretación de la cosecha brutal.

Me dejo cosas por describir, porque a mitad de la cata me dije: a tomar por c**o, porque lo que no quiero es dejar de disfrutar.

Gracias de nuevo Cachina por este VINAZO. Me emociono cuando lo tomo porque sé todo el sacrificio que te ha costado y veo ese resultado plasmado en esta maravilla.

No lo puntúo porque en esta cata no fui muy objetivo, sino plenamente emocional. Pero para mí, es un vino de p**a madre.

Ya estamos de vuelta por Benicasim, de vacaciones por fin. Estaba esperando este momento con una ilusión tremenda y es que voy a abrir una botella de la Garnacha que nuestro amigo Cachina recuperó de la ultratumba. La abrimos y la dejamos respirar por media horita. La verdad es que tanto la etiqueta en donde amablemente nos ha puesto nuestro nombre, como el corcho y el estupendo encapsulado me han parecido de un gusto exquisito. Las botellas además han sido numeradas usando una tipografía de letra en el número igual que la de nuestro nombre (carácteres color dorado), siendo ésta la 458 de las 1.150 que se elaboraron. Servimos a 16°C.

VISUAL: Color rojo picota de capa media-alta que presenta una ligerísima turbidez. De ribete luminoso, agranatado, con unos bonitos destellos rubí. Su lágrima muy abundante, rápida, fina y transparente (87).

OLFATIVA: A copa parada encontramos mucha fruta roja, frambuesas y fresas así como un recuerdo floral. En movimiento nos regala aromas especiados de vainilla y canela, herbáceos de orégano, notas de regaliz y unos deliciosos y finos ahumados. De intensidad media-alta, me parece una nariz muy conseguida, predominantemente frutal, pero con cierta complejidad (89).

GUSTATIVA: En boca la cosa es donde realmente deslumbra. Un ataque brutal, que punch por Dios!!. Es un vino amplio, amable, con un fino y elegante paso por boca, delicioso de verdad. Su acidez marcada y los taninos lógicamente por dulcificar aunque no molestan en absoluto. En retronasal vuelve la fruta roja y también nos trae recuerdos de frutos secos (nueces del brasil), con un goloso post-gusto dulzón y una persistencia laaaaarga, de unos tres minutos. Para más INRI estoy seguro que evolucionará magníficamente en botella al menos los próximos 4 o 5 años como mínimo, así que le iremos dando seguimiento a las 12 botellas que nos proporcionaste. Vaya sorpresa amigo, menudo vinazo has conseguido elaborar y cuánto mérito tiene. De verdad que es una de las mejores garnachas que he podido probar, especialmente en boca, MAGNÍFICA con mayúsculas. Qué felicidad ver que unas cepas abandonadas octogenarias han resucitado del olvido y encima nos han devuelto todo el cariño que le hemos puesto encima (multiplicado por dos). Por supuesto todo ello no hubiera sido posible sin la titánica dedicación del gran cirujano jefe. Te felicito Cachina, gran vino amigo!! (95).

La RCP visto el producto es Excelente sin duda alguna. Recomiendo que presentes este vino a alguna cata a ciegas incluso, por qué no?... a algún concurso. Estoy seguro que habrían sorpresas, que puede competir dignamente sin ningún tipo de complejo.

Lo maridamos con un sencillo queso curado de oveja que es lo que me pedía el cuerpo con esta maravilla de garnacha, no me cansaré de decirlo. Que sorpresón y qué gran alegría saber que que nos quedan 11 más. Una y mil veces amigo Cachina... Felicidades genio por esta obra de arte!!

Es difícil valorar un producto en el que uno ha participado ( aunque sea de forma material), creo que pocas veces se es objetivo. Por este motivo no es mi opinión la que escribo aquí, es la opinión de un compañero de cata !! Es un gran vino!! muy acorde con las garnachas frescas que se están elaborando en la zona centro.

Es un vino de corte fresco, muy maridable, la acidez hace que sea un vino muy vivo, con mucha finura, un gran trabajo de bodega que supongo que se habrá sumado a la calidad de la uva garnacha para completar el trabajo. Tiene mucha calidad.

Enhorabuena Juan Luis, es un vino para disfrutar !!

Todo en la botella se ha pensado y cuidado, desde la etiqueta, con una breve pero precisa descripción del proyecto, mencionando la uva, el nombre de la persona que ha contribuido al proyecto, nº de la botella (837, la que he abierto); la calidad de la botella, la forma, el corcho etc.
Desde el principio me encantó. Presenta un color rojo picota con ribete violáceo. Capa media baja.
Intensos aromas a fruta roja y negra: hay de todo, desde frambuesas, fresas, moras, grosellas, arándanos. Hay mineralidad, al final aparecen unos toques muy sutiles de balsámicos.
En boca es muy sabroso, con cuerpo y muy frutal, que hace que sea muy rico y placentero.
Me alegra que Cachina haya recuperado esas viñas y que formemos parte de este interesante proyecto

Color rojo cereza de capa baja.
Nariz con finura,fruta roja y negra destacando cereza,mora,frambuesa,también flor azul,regaliz,monte mediterraneo,alguna nota láctea,más se va aireando salen algunas notas más profundas como cacao,terrosos y especiados.
En boca tiene una entrada potente con una viva acidez,frutillos rojos y negros que sobresalen pero sin tapar más virtudes,encuentro notas Salinas que le dan más frescura,taninos de calidad presentes pero nada agresivos,el conjunto en general esta ya muy placentero aunque algo tímido lo que estoy de acuerdo con Juan Luis que hay que darle un tiempo.Tiene un final balsámico y con un punto de calidez.
Me suelen gustar mucho desde que conozco ya hace algunos años la expresión de la garnacha en esa zona y tengo que decir que este vino es de lo que más me ha gustado últimamente.Frutal,con empaque pero sin dejar de lado finura y con una crianza discreta.
Felicidades,habéis hecho un fenomenal trabajo.Si estaba orgulloso de contribuir a este proyecto,ahora lo estoy más.

Y menudos frutos da el bribón, gracias a los cuidados del amigo Juan Luis, que menudo curro se ha pegado con la recuperación de estas cepas. El resultado: excelente.

Una garnacha de las que me gustan, con potencia, cuerpo, expresiva, de terruño. Botella 750, número redondo y redondo estará el vino de aquí un tiempo, pero ahora está muy muy bueno, con una gran capa, un ribete granate, lágrima densa, con un color vivo, intenso. En la nariz es muy frutal, con alguna punta alcohólica dulzona que está por integrar, pero que no molesta. Fruta del bosque madura, tostados ligeros, especias dulces y picantes, ligeros matices de regaliz, sotobosque, toques ahumados y flores. Muy rica la nariz.

En boca es vigoroso, musculoso, potente, pero no te come la boca, sino que tiene una entrada amable, sin rastro del alcohol. Aún se nota un tanino rugoso con algún verdor, pero la fruta se antepone, te demuestra que es un vino de los de verdad, de los que gustan, de los que se mastican. Flores, cierta salinidad, mineralidad, tostados y especias en un segundo plano, lácteos muy suaves y un postgusto muuuuuuuuy largo.

En resumen, un vinazo que no me esperaba que tuviera esta enorme calidad.

Gracias Juan Luis por hacerme partícipe de este gran proyecto. Has elaborado un vino espectacular. Enhorabuena!

Ahhhhh!!!! Y la presentación muy muy muy buena por la botella, la etiqueta y el lacre.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar