Opiniones de Pol Roger Sir Winston Churchill
OPINIONES
7

Color oro dorado, con destellos verdosos, con mucha vivacidad, burbuja finísima y muy abundante.

Nariz muy intensa, con mucha raza, fresca y cítrica primero para dar paso a notas de manzana asada, hinojo, café y ligeras notas cremosas, la única concesión por el momento a tonos más dulces.

En boca muestra un carbónico vino pero muy integrado, austero, directo, con una acidez enorme y una gran vinosidad. Repite esos tonos de manzanas horneadas junto a apuntes cítricos (ralladura de limón), apuntes herbáceos y toques minerales, mantequilla salada. Final muy largo y sabroso.

Un champagne excelente en pleno desarrollo, lleno de garra, que no ha empezado aún su evolución. Con muchísimos años por delante.

Dorado limpio y brillante, burbuja media y escasa.

Con cierta intensidad y complejidad en nariz, va claramente a más en la copa. Notas de flor marchita, frutas de hueso bien maduras, balsámicos, tabaco de pipa, un fondo ahumado, presencia mineral, granos de café, especias y un ligero tamiz herbáceo. Todavía frutal pero mostrando esa complejidad que va otorgando el tiempo en botella.

En boca es pura fuerza vital, dando la sensación de que está todavía muy joven, con una marcada acidez y un paso lleno de firmeza, cremoso, con longitud y armonía, dejando en el final recuerdos frutales, ahumados y minerales, con puntas de frutos secos amargos. Carbónico bien integrado. Buena persistencia.

Un Champagne “top” que en un año tan destacable como el 95 se encuentra en plena forma, potente y desarrollado pero al que todavía le falta por ir puliendo alguna arista, elegante y complejo, que requiere de paciencia en copa pero compensa por su grandeza. De lo mejor de esta añada y para seguir guardando.

Color amarillo dorado, de fina burbuja. Brillante.

La nariz es de buena intensidad, elegante con notas de bollería, manzanas asadas, con notas de mantequilla , ciertas notas de frutos secos y una sutil mineralidad.

La boca es gustosa , fresca , con carbónico integrado y buena acidez con buen postgusto y largo. Elegancia a raudales y nada estridente. Todo en su sitio.

Ya van cuatro botellas y cada vez me quedo más enamorado de este champagne.
Amarillo dorado con burbuja fina formando corona.
Nariz complejo, delicada, notas de bollería fina, de mantequilla recién elaborada, nueces caramelizadas, frutos secos y un fondo floral que se entremezcla con la pera y otras frutas de carne blanca.
En boca tiene una acidez sensacional, con un cuerpo potente pero delicado, el carbónico perfectamente integrado y un recorrido excelente.

Uno de los mejores champagnes que he probado y, cada vez que lo bebo, pienso que va a ser la última que lo hago, así que cada vez lo disfruto más.

Amarillo dorado intenso, burbuja de tamaño medio y poco abundante.
Intenso y complejo en nariz donde muestra matices de un Champagne maduro y terciario. Las iniciales notas de reducciones van poco a poco abriendo en fruta madura, bollería, tostados y flores marchitadas. Notas complejas de la crianza, vainillas, maderas nobles. Ligeros anisados. Es de carácter terciario, pero sin perder las notas de bollería y florales. Excelente en nariz donde muestra una complejidad infinita.

En boca no le anda a la zaga ya que es muy vínico, amplio y cremoso Muy sabroso, con una excelente acidez y un final largo y persistente donde muestra toda su complejidad y estructura, dejando un recuerdo de fruta amarga y sensaciones minerales. Equilibrio absoluto en todos sus matices. Fantástico.

Una sorpresa este fabuloso champagne, un justo homenaje al gran Winston Churchill, paradigma de una persona que gustaba de comer y beber bien y que consideraba el Champagne su bebida fetiche. En algo me parezco a él, vaya. Los 120 euros que cuesta son una pasta gansa, pero a cambio recibimos un vino que roza la perfección. Y eso no es nada fácil.

Dorado pálido con aureola transparente. Elegante nariz, con notas de banana, manzana, frutos secos y mantequilla. Vino fresco, buena acidez, untuoso con largo recorrido y persistencia.

Este es una champane maduro, de corte muy serio, con la vinosidad que aporta la dominante pinot noir pero a su vez carácterizado por una atractiva finura que le da la chardonnay. La nariz es delicada pero de buena intensidad, aparecen notas pasificadas, toques ahumados, algo de frutos secos, fruta roja y flores blancas. En boca es cremoso, con cuerpo medio, muy fresco, con excelente acidez, bastante vinoso, con excelente estructura, largo y evocador.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar