Altos de Losada 2009

Vino Altos de Losada 2009

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
8,2

Bodega: Losada Vinos de Finca
D.O./Zona: D.O. Bierzo
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Mencía 100%
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Elaborado a partir de 21 piezas de viñedo viejo de Mencía de suelos pobres con alto contenido en arcillas rojas situados en suaves colinas con diferentes orientaciones en altitudes comprendidas entre 480 – 600 m., que otorgan unos rendimientos de 24 hl/ha o 4000 kg./ha. Crianza de 15 meses en barricas de roble francés de los bosques de Vosges, Allier y Borgoña, de 1º, 2º y 3º vino.

Varietales: Mencía 100%

Consumo: Temperatura de servicio: Entre 16º y 17ºC.

13 Opiniones de Altos de Losada

Picota granatoso, este vino tiene una nariz seductora con un buen peso de fruta, fruta roja y negra madura, tostados, notas especiadas con un punto mineral, mientras que en boca se comporta de forma formidable. Es un vino con frescura pese a su potencia, fruto de una acidez excelente, un paso amable y un tanino que se integrará mejor con el tiempo pero que ya está mostrando sus buenas maneras.

Vino encerrado en una botella borgoñona, vestida con una etiqueta de diseño que auna clasicismo y modernidad, corcho que la cierra de calidad e indicando la añada en sus tapas.
A la vista un color rojo picota de capa alta, limpio y brillante. Buena, densa y lenta lágrima que se desliza con pereza por el caliz de la copa. Menisco granatoso y con incipientes notas teja.
En nariz sutiles frutas rojas y negras del bosque en sazón con buena intensidad. Notas balsámicas y de pimienta negra. Madera de su crianza en segundo término. Nariz punzante.
En boca es elegante, sedoso, sabroso, con volumen, seco, con carga de fruta, pues resurgen las frutas percibidas en la fase olfativa. Muy varietal. Madera de su crianza integrada. Taninos domándose. Con una presente y elegante acidez que invita a beber y que le dará años de vida. Te llena plenamente la boca. Muy grato y sabroso paso de boca. Es un vino muy largo. Me da una permanecia de 3,00 minutos.

Ya en su añada 2008 me conquistó y en esta 2009 me encuentro que sigue frutal, con un cacao y trufa más marcado, con un punto menos de fruta, pero un poco más elegante que su añada predecesora.

Con un color intenso, brillante, ribete granate, denso, con una lágrima fina, que acompaña a una nariz con una fruta de peso, roja y negra, aroma a tinta, café, cacao, trufa, ligeros lácteos, balsámicos, frescura, piedra, finos tostados de fondo, terruño, sotobosque, caja de puros, placer...

Luego de entrada es denso, amargo, potente, con una acidez excelente, fruta negra y roja madura, cacao, trufa, balsámicos, fresco, jugoso, te llena la boca y te da un toquecito picante acompañado de un yogur de moras, pero sin empalagar, mandando más el amargor y su frescura.

Me encanta.

Color picota cubierto, muy cubierto mejor dicho. Aromas intensos y claros de fruta negra en sazón, tinta china, maderas aromáticas y sobretodo trufa negra, sí señor, balsámicos, tostados, etc... Paso en boca potente y construido nos muestra un conjunto complejo y embriagador en su paso. Grato final y retronasal que destacan en agradables recuerdos los aromas percibidos en nariz.

A la vista se presenta con un color picota con los ribetes donde predomina el color marrón, limpio y brillante, una capa alta y una buena lágrima.

En la nariz tiene una buena intensidad, con la fruta madura de tipo negra mandando, la madera detrás con algún detalle de terciarios.

Al paso por la boca resulta con una buena acidez, pasa bien y llena bastante bien la boca, taninos presentes pero amables, la fruta que se nota y la madera junto a algún detalle de balsámicos por detrás.

Un vino clásico del Bierzo ya, que no suele defraudar.

Color rojo picota con ribete granate, capa media-alta, limpio y brillante. 
Nariz de buena intensidad con notas de reducción que no molestan, fruta roja madura, notas de especias dulces, con un final donde se mezclan la tierra húmeda, tostados y ligeros balsámicos. 
En boca es sabroso, fresco, excelente fruta roja, cerezas, con un cuerpo medio y taninos muy pulidos, dejando un final de tonos amargos y tostados con notas balsámicas de buena persistencia. 

Catado en la oficina con unos compañeros un dia de que tocaba trabajar un festivo. Tomado con unas tortillas, queso y jamon. La tortilla estaba muy buena pero la estrella fue el vino.

Al no disponer de copas de cristal (tomado en vasos de carton de café :-( ) no puedo hacer una valoración de aspecto/olor/etc. pero si comentar lo mucho que nos ha gustado este vino, aromas frutales, en boca equilibrio perfecto, taninos poco marcados, sedosos. Acidez justa y buena persistencia.

Tendre que pillar alguna botella más para guardar y apreciar dentro de unos años.

Capa media-alta, ribete asalmonado Lágrima fina y elegante, sin tintar la copa..

A copa parada, flores y sotobosque. Después aparecen las notas tostadas de la barrica y las notas lácteas.

En boca es especiado, con acidez marcada pero elegante, con un punto secante.

Color picota de muy buena capa, denso, y ribete granate.
Nariz media, muy muy agradable desde el primer momento, mucha fruta negra con notas tostadas de cafe puro y cacao amargo. Balsámicos muy finos y equilibrados. Muy buenas especias, de corte muy aromático, cercanas al clavo, junto con un punto de tabaco.
Entrada muy amable en boca, casi confitada. Buenísima acidez, tanino muy sedoso, muy fácil, y paso potente. Final perfectamente especiado.

Vinazo del Bierzo, de los que me gustan a mí.

Marcado acento o singular punto del tostado, hay fruta en confitura, es muy negro y profundo, casi impenetrable. Me encantaría poder catarlo dentro de diez años. Se abre y la densidad se va transformando o cediendo espacio a la finura, a un agradable tono de toffees, sotobosque, hoja de tabaco de Virginia, especias, pimientas rojas, clavo, una fragante madera, resinosa y dulce.

En la boca te sorprende por su redondez y amabilidad, es untuoso, sin ser pastoso o pesado, hay un delicado dulzor, justo para redondear y saber llegar al tanino, dándole fuerza y contra peso, el alcohol nos da calor y bálsamo. La fruta sabe esperar y nos da frescura y carnosidad en forma de ciruelas y cerezas.

Catado durante el Encuentro Verema.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar