Tilenus La Florida 2007

Vino Tilenus La Florida 2007

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
90
Puntuación Media:
8,1
Calidad-precio:
6,1

Bodega: Bodegas Estefanía
D.O./Zona: D.O. Bierzo
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Varietales: 100% Mencía
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: A partir de cepas de Mencía de más de 70 años de antigüedad. Se elabora en un depósito de inoxidable, fermentación espontánea con levaduras autóctonas y envejecimiento en barrica francesa de tostados suaves durante 12-14 meses. Finalmente descansa en botella durante un largo periodo de tiempo. La producción limitada de esta finca, permite mostrar las características y las particularidades de cada vendimia.

Varietales: 100% Mencía

Consumo: Tómese entre 16 y 18º de temperatura.

11 Opiniones de Tilenus La Florida

Picota de capa alta con ribete granate. Buena intensidad con aromas de fruta negra madura, tostados, un punto mineral, punto balsámico fresco. En boca tiene una entrada potente, con una buena acidez, tanino presente, con una sensación picante final y un buen peso de fruta.

Capa media, color granatoso con tintes ocres. Correcta acidez pero demasiado tánico para mi gusto; tras leer catas más antiguas no entiendo cómo ha podido perder esa sedosidad de la que hablaban.

Aromas a ciruela negra, algo de cuero nuevo, algo de pastelería francesa, buen aroma pero que lo mata su excesiva astringencia.

ANÁLISIS & CATA. Un MUNDO de SENSACIONES

Mencía atlántica, fresca y noble. Apasionante en su nariz, aromas que juegan al unísono entre las sensaciones de frutillos rojos silvestres, toques procedentes de la barrica como tostados y chocolate negro, además de ahumados y bosque umbrío. En boca su textura es puro terciopelo, rugoso por su mineralidad, fino por su nobleza y joven aún, con buen crecimiento en el futuro. Un vino de excelente RCP.

Soberbio este tinto del Bierzo, en un gran momento ahora. Cereza picota mostrando ya toques granates y tejas. Naiz tremendamente elegante y de cierta intensidad, con fruta en su punto de madurez, maderas nobles y exóticas, finos cueros, especias como el clavo de olor, canela, curry, pimienta negra, aromas a café con leche, bollería, sotobosque sobre un fondo floral y, sobre todo, mineral y de terruño.

En boca es carnoso, taninos sedosos y pulidos, acidez correcta, aterciopelado y marcadamente amargo, largo y elegante.

Rojo cereza de ribete rubí. Limpio y de capa media.
Nariz de media intensidad con notas a madera húmeda, café, floral, toffee y azúcar tostado.
Entrada fresca, acidez vertical, tanino pulido, algo de fruta, notas salinas, elegante y con notas de talco. Un puntito amargo hacia el final de recorrido le aporta longitud.

Rojo picota con ribete granate casi teja.
Capa media. Lágrima media de recorrido rápido medio teñida.
La nariz de entrada es frutal con posteriores matices resinosos, una nota animal no demasiado afortunada y algún recuerdo floral.
La entrada potente, acidez algo chocante, taninos demasiado ásperos, con algún toque balsámico y madera basta, un Mencía deslabazado, carente de elegancia , cítrico y nada logrado, encima, caro, lo siento, no me gusta nada. Extraño para esta bodega.

A la vista se presenta con un color picota, con los destellos y bordes de color granatoso aún, con una capa bastante alta, brillante y con una buena lágrima.

En la nariz se presenta con una media intensidad, con la fruta de tipo negra y silvestre, detalles de balsámicos, y con algún tostado de la madera.

En el paso por la boca, lo primero que me ha llamado la atención es su nivel de acidez, bastante presente la fruta, escasa presencia de la medra y los taninos presentes sin llegara a resultar astringentes. Fase final no muy larga.
No me esperaba que este vino, estuviese con su edad, aun con necesidad de esperar para coger su mejor punto en la curva de consumo.

Otra demostración de las sorpresas que nos generan los vinos

Color picota con ribete granatoso de buena capa.
La nariz es de buena intensidad, fruta roja y negra, ahumados, tostados, balsámicos, notas especiadas y fondo mineral.
En boca tiene buena entrada, resulta fresco, sedoso en el paso, buena acidez, estructurado, tanino vivo, notas de fruta y crianza en buena armonía, final de buena longitud tras el que quedan curiosas notas florales sobre tostados y mineralidad.
Muy rico y equilibrado, para disfrutarlo ya.

Vino encerrado en una botella borgoñona y vestido con una sencilla y clásica etiqueta muy propia de la casa.
A la vista rojo picota de capa media alta, limpio, brillante. Lágrima fina e intensa que se desliza con parsimonia por la copa. Menisco rojo granate e incipientes y débiles notas teja.
En nariz frutas del bosque con una intensidad media, notas de la madera de su crianza.
En boca encuentro frutas del bosque, cerezas, arándanos, monte bajo, fruta sin sazonar, algo de verdor, taninos domándose, ahumados de su crianza, con volumen, corpulento, te llena plenamente la boca, buena y viva acidez que le dará vida por delante. Buén paso de boca. Es largo. Me da una permanencia de 2,30 minutos. Es un vino que dentro de 1,5 o 2 años estará más afinado e integrado. Podía haber esperado en su apertura.

Color rojo cereza. Nariz algo abigarrada, con matices terciarios como los cueros finos y la pimienta. Notas de tabaco, hojarasca, con un fondo como de tierra húmeda y champiñones. La fruta se muestra recordando a las grosellas y moras, con matices vegetales y de carbón. En boca es rico, rápida e intensa retronasal con sensaciones terciarias nobles ( cueros y maderas viejas ) además de cierto tueste de barrica y los frutillos del bosque. Buena acidez que lo hace ágil en el paso de boca, fresco y persistente. Posgusto algo secante que une los taninos con la acidez del vino, dejándolo quizás un pelín puntiagudo en su final, pero rico en su conjunto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar