Restaurante Mina en Bilbao

Restaurante Mina

56
Datos de Mina
Precio Medio:
92 €
Valoración Media:
8.2 10
Servicio del vino:
8.1 10
Comida:
8.9 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 55,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos a la cena, lunes completo y martes a la cena

Teléfono


56 Opiniones de Mina

Justo enfrente del Mercado de la Ribera recién reformado, en el Muelle Marzana, se encuentra el restaurante Mina, cuyo nombre debe a la existencia de un antiguo yacimiento en el mismo emplazamiento. Aventura empresarial solitaria de Alvaro Garrido, uno de los jóvenes sucesores de la cocina vasca. Atraídos por los comentarios de algunos cómplices gastronómicos, y aprovechando que teníamos un evento en Bilbao, hemos aprovechado para realizar una visita a esta restaurante.

Mina solo oferta menús degustación, con la única variante del número de platos, siete ó diez, incluyendo los postres. Esta propuesta provoca desconocer lo que se va a comer, lo cual aporta siempre su punto de tensión; y una mayor responsabilidad por parte del cocinero, ya que es él el que elige por ti. Parece que la apuesta se va asentando en Bilbao, y Alvaro elige el menú dependiendo de la temporada, del mercado, de la confianza en los pequeños proveedores de alrededor, y también (según él mismo nos confesó) del tipo de clientes.

Nos hemos encontrado una cocina equilibrada entre platos más personales y arriesgados como la cebolla de Zalla en texturas ó el begi handi a modo de risotto, con otros que nos han parecido más clásicos como la torcaz con crema de patata ó el pichón de Bresse con setas de temporada pero que vienen con algún aporte para remarcar ciertos contrastes. Planteamiento controlado en relación a su incitación gastronómica, dejando en algunas creaciones trazos de alto nivel de talento y de estar capacitado para proponer una cocina todavía más personal.

Comenzamos por un aperitivo de tomate de Busturia con una sopa vizcaína de berberecho. Ligero y fresco.

Seguidamente el primer aperitivo, la cebolla de Zalla en texturas. Crujiente, en crema, en gelee, al vino tinto, cocina. Sabor y texturas. Un plato que representa una de las cualidades que me han provocado enamorarme de la gastronomía, la transformación de un producto “básico” en un plato excelso a base de talento, imaginación y técnica. Una delicia.

Begi handi (calamar del Cantábrico) a modo de risotto. Se trabaja con el cefálopodo, que se corta en pequeños dados, como si fuera arroz, y se acompaña de toda una serie de ingredientes como jengibre, cilantro, aceituna negra liofilizada ó simplemente seca. El punto del calamar es perfecto, el sabor del plato complejo, mezclando gustos ácidos, y picantes. Un conjunto para reflexionar, y que no se encuentra en la memoria gustativa.

Aprovechando los últimos de la temporada, viene a la mesa el bonito del norte a baja temperatura servido con berenjena al té rojo, miel y soja. Conjunto cantábrico- asiático, con un contraste de temperaturas agradable, templado el bonito, caliente la emulsión. Perfecta la unión entre los ingrediente con un resultado sápido uniforme en los diferentes bocados. A destacar.

Como primer plato de carne, un guiso de torcaz sobre crema de patata y terrina de foie casera. La paloma resulta suave tanto en su textura como en su sabor. Esto provoca que se tenga que controlar la potencia del foie para que no desvirtúe el ingrediente principal del plato; y bien que se consigue. La combinación crema-foie me parece de una contundencia tremendamente controlada para mantener el sabor fino del ave. La salsa se acompaña de unos cacahuetes que le dan ese toque hindú de los currys que suelen acompañar a un ave de menos clase como el pollo.

Pasamos a la señora del mar, a la merluza del Cantábrico acompañada de jugo de pimentón y verduras de caserío. Pescado de sabor suave, hasta delicado que a mi modo de ver, no acepta cualquier punto. Se presenta perfecta, mediante un golpe de plancha y luego entre 8-10 minutos en el horno a 100ºC. Plato sencillo, bien ejecutado, ya que la sopa de la especia no es preponderante, sino que aparece de forma liviana. Me recordó a una merluza a la gallega pasada por el túnel de la finura.

Y para finalizar la parte salada, nos trajeron un pichón de Bresse asado servido con calabaza balsámica y setas de temporada. El ave en su entorno, es decir en el bosque que viene representado por las setas. La calabaza guisada aporta dulzor de cara a compensar el fuerte impacto sápido del ave.

El mundo dulce empieza con un prepostre, en concreto con una crema de almendra, leche granizado, y limón helado . Frío, refrescante, y hasta podríamos decir que llega a limpiar la boca. A destacar la elegancia de la crema de almendra. El segundo acto denominado chocolate y frambuesa combina el dulce representado con un helado, un bizcocho y una crema del cacao con el ácido simbolizado por la frambuesa.

En resumen, propuesta balanceada entre riesgo y clasicismo, que se soporta en la temporada, el mercado y los proveedores. Alvaro demuestra gran conocimiento en platos como la cebolla de Zalla, y reminiscencias de Manolo de la Osa en su tendencia hacia la caza.

Restaurante que merece la pena una visita para todos los cómplices cercanos a Bilbao, y seguimiento periódico de la evolución de este joven cocinero. Nuestra visión es que existe todavía camino por recorrer hacía una apuesta todavía más personal.

Ya, sabéis que para ver unas fotos que dan hambre...y leer lo que se debate..http://www.complicidadgastronomica.es/2012/10/restaurante-mina-apuesta-personal-de-alvaro-garrido/

No voy a describir el sitio que ya lo han hecho estupendamente anteriores compañeros.
En cuanto al menú:
Como siempre un platito de aceite, en este caso de un aceite de la zona de Cáceres, para ir haciendo boca con el estupendo pan que tienen. Muy rico, un sabor con cierto "picor" que se deja untar.
De primero Txitxarro ahumado al romero con crema de coliflor y gelée de esencia vegetal, estupeda combinación de sabores.
Seguimos con bonito del norte con berenjena al té rojo y su jugo. Pues será berenjena pero el resultado conjunto es impresionante.
Conejo escabechado sobre terina de foie casera. Otro plato de diez, cada cosa por separado y la mezcla mejor aún.
Merluza del Cantábrico acompañada de pisto y pilpil, a mi fíjate que este plato me encantaría más con bakalao pero quizás sería demasiado sabor. Estupendo el pilpil.
Presa de cerdo ibérico con crema de alubia ligeramente picante y tamarindo. Muy rico también aunque no he conseguido encontrar el sabor de la alubia.
De postres, primero una crema de almendra,lichi graniado y limón helado, un postre fresquísimo, la mezcla de sabores es inmejorable.
De segundo plátano, café y oliva negra, vamos a mejor, si es posible.
Sigue ese acierto total en la conjunción de sabores.
De regalo nos traen un azúcar moscovado con yogurt de lima. Estupendo remate a una magnífica cena.
Para beber un José Pariente Verdejo 2011, un vino que cada día me gusta más, además con el día que ha hecho hoy, creo que pocos vinos, por muy caros de sean, maridarían mejor con el menú descrito.
Invitación de la casa a sendos Px de naranja, que aunque yo prefiero el Px sin añadidos, tengo que reconocer que se deja beber.
En resumidas cuentas, un servicio maravilloso que a mi particularmente me gustaría que fuese más "cercano" pero ellos atenderán para un público más exigente. No hay motivo para quejarse.
El servicio del vino es mucho más que correcto y a mi la verdad es que el local me sigue gustando y no cambiaría ni una silla.
Hay gente que se queja de la zona, de que es un poco apartada y quizás ves gente no siempre muy "guapa" en las inmediaciones pero yo personalmente prefiero ver jóvenes tomando botellón que directivos de Bankia tomando champán con mi dinero.

Segunda vez que paso por este restaurante despues de algun tiempo y me ha dado sensación de sobriedad. Creo que se han pulido detalles y la experiencia a sido mejor si cabe que la primera vez.

PAra no extenderme en la carta al detalle, a destacar:

la panceta sobre crema de patata.

CEbolla morada de Zalla.

Tras un enunciado sin muchas explicaciones, el depliegue de imaginacion y tecnica para conjuntar sabores y texturas se presenta en el plato.

Ls postres merecen un apartado especial, en los que tambien el juego entre sabores y texturas es sobresaliente.

CArta y servicio de vinos mas que bien, carta amplia y servicio impecable.

Vino para la ocasion Abel Mendoza Malvasia 2010, pudo muy bien con toda la comida. Para el cordero optamos por la posibilidad de pedir una copa de tinto, siendo el elegido un Pinot Noir de Borgoña que lamentablemente no recuerdo el nombre pero que estaba muy,muy rico.

Precio por persona: 69 por persona.Cafes e infusiones incluidos.

Lo dicho, creciendo.

Quedamos con el amigo Oscar4435 para pasar el dia en Bilbao y tras tomar unos vinitos por el centro, nos acercamos a este magnifico restaurante dando un paseo.
Situado junto a la ria y frente al mercado de la ribera, tras atravesar una gran puerta y dejar a la derecha su pequeña pero bien surtida bodega, se accede al comedor, de decoración mas clasica de lo que cabría esperar, eso si, las mesas perfectamente vestidas y con una separación entre ellas mas que considerable.
Excelente recepción, muy amable, con recogida de abrigos incluida.
Ya sentados, optamos por el menú degustación largo a 69€ y tras echar un vistazo a la carta de vinos, que sin ser muy extensa, está muy bien escogida y con unos precios realmente ajustados, hablamos con el maitre/sumiller y le comentamos si cabría la posibilidad de maridar el menú, a lo que no opuso ninguna pega, el precio 29€.
Los platos:
-Aperitivo de requesón con hierbas aromaticas e infusión de su suero, quizas un tanto soso, un poco de sal en escamas le vendría de perlas.
- Esparrago de temporada con yogurt de curry blanco y jugo de oregano, rico y refrescante.
-Foie a la cerveza con tartar de gamba blanca de Huelva y emulsión de avellana, magistral, un plato para el recuerdo.
-Ostra Gillardeau napada en mantequilla salada y pan especiado, no me hizo mucha gracia.
-Txitxarro ahumado al romero sobre crema de coliflor y gelée de esencia vegetal, otro plato tremendo, muy bueno.
-Hongo de temporada sobre crema de patata, producto de primerisima calidad, muy rico.
-Yema de huevo de oca en salazón con pencas al azafrán y Martini blanco, rica y curiosa presentación, donde una espuma verde hacía las veces de clara.
-Salmonete asado acompañado de sopa de tuetano y alcachofas de caserío, otro plato de 10, excelente.
-Molleja de ternera glaseada, servida con setas de temporada y trazo de café, plato contundente y lleno de sabor.
-Merengue de piña, mascarpone casero y helado de melisa, combinación perfecta de texturas y sabores.
-Platano, café y oliva negra, nunca un platano dió tanto de si.
Los vinos del maridaje:
-Señorio de Rubios 2011 (Rias Baixas)
-Itsas Mendi Urezti 08 (Txakolí de Bizkaia)
-Grimau (Cava)
-Cerveza Pilsner Veltins
-Massuria 08 (Bierzo)
-Patrick Puize 2010 (Chablis)
-La Atalaya 09 (Almansa)
-Martín Berdugo 06 (Ribera del Duero)
-Olivares 06 (Jumilla)
Todos ellos servidos en copas de calidad, perfectos de tª y sin escatimar, incluso rellenando alguna vez mas las copas.
Durante la sobremesa, dimos cuenta de unas infusiones, cafes y un par de GTs de Mombasa, con los cuales, nos sacaron un postre mas a modo de petit fours.
El cocinero salió a saludar y estuvimos un buen rato conversando e incluso nos reveló algun secreto de sus recetas.
Sin duda una magnifica velada.
Y si estais por Bilbao ya sabeis, visita obligada.

  • Salmonete asado acompañado de sopa de tuétano y alcachofas de caserío

  • Txitxarro ahumado al romero sobre crema de coliflor y gelée de esencia vegetal

  • Foie a la cerveza con tartar de gamba blanca de Huelva y emulsión de avellana

Alvaro Garrido, en su sobrio pero acogedor restaurante frente al mercado de la Ribera, ejecuta una cocina muy personal, de gran talento, técnica, expresividad, con platos que insinúan, algunos muy técnicos, sabrosos, profundos, con exhuberancia de sabores y especias que dejan recuerdo (vainilla, café, cacao, canela, plantas aromáticas…)
Lo extraño es que después de 7 años abierto, Mina siga en fase de expansión. Imagino que, al mínimo chispazo mediático, reventará el panorama gastronómico de Bilbao.
Sólo ofrecen 2 menús (con posibilidad de algún cambio): 7 platos (52 € + iva) y 10 platos (69 € + iva). Tomamos el primero que consistió en aperitivo, 3 entrantes, pescado, carne y 3 postres:
- Requesón en su suero avainillado.
- Txangurro, emulsión de yema y pasión.
- Sopa Kanala (caldo de ave con verduras, pan, ajo, perejil y almejas) con verduras de caserío. Buenísima recuperación de esta sopa.
- Ravioli casero de perdiz. Increíble
- Merluza con sopa Bullabesa.
- Paletilla cordero lechal, con crema de pan de especias y café. Como cambio para uno de nosotros, nos ofrecieron Presa láctea.
- Sorbete de tamarillo (tomate arbóreo del Perú que no nos convenció) con coco y manzana verde. Texturas
- Chocolate con chiboust de Bourbon.
Acompañando al café, nuevo postre.
Todos los platos a un alto nivel, sobre todos los entrantes. En cuanto a los postres, siendo resultones, reiteraban una simple combinación de elementos en diferentes texturas, a falta de algo más para resultar brillantes.
Optamos maridar el menú (20 €) con Manzanilla en rama?, cava Grimau Rv Familiar, Petit Chablis Patrick Piuze09?, Saxum09, Manuel de la Osa04, Olivares08. Muy correcto, buen precio y servicio.
Muy buenas impresiones en sala, cubertería, mantelería y copas, dejándonos el recuerdo de un restaurante con gran personalidad donde todos creen en lo que hacen y lo hacen bien.

Sin entrar en disquisiciones subjetivas de si es el mejor o no, no cabe duda de que Alvaro es capaz de desarrollar un gran cocina , creativa , rupturista y fundamnetada en guisos y recetas clásicas que exigen trabajo, atención y producto. Sus creaciones están compensadas , ya asentadas, exigen tiempo , paciencia y dedicación, sin dejar por ello de imprimir su sello personal. En mi opinión un gran restaurante, diferente, que merece mayor atención

Cómo digo en el título siento discrepar de los comentarios anteriores. No entiendo cómo se puede valorar con un 10 la cocina de Mina. De todos los platos de su menú sólo destaco ( eso sí, este plato sí me resultó excelente ) una crema de patata con un guiso de caza ( con liebre, conejo, foie...) y los postres. Casualidad que ese guiso nos lo sacaron aparte ( gran detalle ) tras indicar que no nos había gustado nada una vieira con guiso de callos de bacalao al curry rojo ( en el menú indicaba que era con crema de patata y foie ). El maridaje de los vinos sí me gustó.

Sin duda el mejor restaurante de Bilbao. Una apuesta por una cocina de mercado que merece la pena degustar. Una calidad excelente en todos sus platos. Si no te gusta algo del menu degustacion te lo cambian sin problemas. Excelente carta de vinos.

Ya no me acuerdo de cuantas veces he comido en este restaurante, creo que desde que lo abrieron, por lo menos una vez al año, no falla, y desde la primera vez hasta la de hoy, solo puedo decir que no solo mantienen un alto nivel , sino que cada vez me parece que lo van superando , cocina de producto, sustancia y sabores , esta vez me recordó en algún plato a los que probamos en las rejas, no en vano Álvaro y su mujer han estado trabajando junto a Manuel de la Osa , Álvaro dos años, y hay cosas que da gusto que se aprendan , no obstante se nota ,por supuesto el arte de Álvaro , combinando platos de sustancia , con otros mas ,digamos, livianos , del menú que os relato no puedo destacar ninguno en concreto , pues para mi todos y cada uno de los platos son destacables y de magnifica consecución y elaboración, este menú es el de 69€ , tiene otro con tres platos menos a 54€ , para este segundo menú, mas corto, tiene un maridaje , bastante majo por 20€.

Para beber me decante por un vino mallorquín, blanco, Quibia a 17€ , por no tomar siempre verdejo , rico , para finalizar un gin-tonic de 50 pounds a 8,5 , bien.

Ahí mi espectacular menú, al menos para mi.

Melón infusionado en palo cortado con tartar de gamba blanca de Huelva , un 10

Bonito del cantábrico confitado con berenjena al te rojo, un 11

Txangurro en salsa de yema de huevo de caserío, un 12

Ostra Gillardeu tibia con chutney de ciruela , un 13

Conejo escabechado con foie a la sal, esto si es un buen escabechado y no lo que me comí en Zamora no hace mucho , ya no puntuó , pero ir sumando sorpresa y asombro.

Vieira asada sobre crema de patata y costilla de ibérico , cada día me van mas las mezclas mar y tierra.

Merluza servida con guiso de pocha fresca, otra gran combinación.

Codorniz de bresse asada sobre guiso de callo de bacalao, soberbio, y todo en raciones mas que de sobra y os lo dice un gran tragón.

Leche de caserío ala vainilla con helado de frambuesa y chocolate con chiboust de bourbon , de postre y con sabor a bourbon , como dios manda .

Una velada estupenda , el servicio atento y profesional , todo el equipo magnifico y Edu segundo de cocina, que dará mucho que hablar, seguro, con semejante maestro.

  • Ostra Gillardeau en chutney de ciruela

  • Txangurro en salsa de yema de huevo de caserio

  • Melón infusionado con palo cortado

Pues para debutar en este restaurante, no esta nada mal. Menu degustacion unico , 5 platos principales y dos postres. Posibildad de aumentar los platos hasta 10, metiendo 3 mas en entre los principales. Tambien existe la opcion de elegir un maridaje por copas para cada uno de los platos.

Optamos por esta ultima opcion y no defraudo en absoluto, muy ensamblados los platos con el correspondiente vino. Vamos al grano.

1er plato:Conejo escabechado sobre Foie a la sal/Forstmeister geltz ziliken 2008 Riesling.

Muy buen plato, y mira que a mi el conejo no me hace mucho chiste... pero muy bueno el escabechado, una carne sueltisima y conjuntando con el Foie de maravilla. El Riesling perfecto... un semidulce con una acidez perfecta, redondisimo y rico, rico. Maridaje perfecto.

2ºTxitxarro Ahumado al romero sobre pimiento rojo asado y ralladura de macadamia./Grimau Reserva de la Familia (cava)

Muy rico, un aporte de naranja que habia por ahi , hacia el conjunto muy rico, buen maridaje en este caso tambien.

3ºKokotxa de bacalao sobre crema de patata y papada./Hacienda Araucano Carmenere 2009 (chile)

Sin palabras para este plato, riquisimo una sensacion de sabores brutal, la crema de patata riquisima,con algun aporte de Boletus que habia por ahi, cebollino y avellanas tostadas para ensamblar todo en conjunto, la Kokotxa finisima..... el unico pero, que se colaron con el vino y lo sacaron a destiempo, unico problema de la comida, enseguida el Maitre se dio cuenta y nos pidio disculpas. No pasa nada, somos humanos. Lo subsano invitandonos a un postre mas de la cuenta. El carmenere muy rico, una buena intensidad aromatica, y muy bien ensamblado con plato. Para mi el mejor plato de la comida.

4ºMerluza acompañada de caldo de Ave y esparragos de temporada/ Egia Enea 2010 (Bizkaiko Txakolina) Bien la Merluza, el caldo finisimo y rico, pero a mi no me convence demasiado el plato en si y el Txakoli muy bueno pero en esta ocasion no acabe de verlo del todo.

5º Paletilla de cordero Lechal con crema de manzana y Rebozuelos./Brunnus 2008 (Montsans). Espectacular la paletilla, se desacia en la boca los rebozuelos como un guante al cordero y la manzana buen acompañane. El Montsans cumplio con creces, el vino mas potente de la comida y ensamblo de cine con el plato.

Postres.

Albaricoque con cacahuetes/Chocolate con Chabross de Bourbon/ PAr naranja (Huelva) Px,zalema y la particularidad de estar macerado con naranja.

Espectaculares los postres, sorrpendentes y sorprendente el Px "anaranjado".

Servicio muy atento sin caer en la pesadez, un cafe excelente e importantisimo el Pan, un mal pan resta mucho en una comida. El detalle de un cuenquito de Aceite de oliva virgen para ir untando el pan en Aceite muy muy sencillo pero un tanto sin duda.

Precio 80 por persona Aprox. Sube un pelin el tema del Maridaje pero merece la pena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar