Alaïs 2008
Vino Alaïs 2008
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
100% mencía de la parcela Costa de Alaïs.
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.97
/
95
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,3
Opiniones de Alaïs
OPINIONES
3

Dos años después de mi anterior comentario me decido a descorchar mi última botella de este gran vino.
Abierta con una hora de antelación.
De color rojo picota de capa media, ribete en tonos rubí y lagrima densa que tiñe la copa.
En nariz se muestra muy expresivo, donde los aromas de frutillos silvestres entremezclados con notas vegetales y florales se hacen claramente los protagonistas, mas sutilmente aparecen notas ahumadas, lácteas, sotobosque y trazas minerales.
En boca es pura frescura, con una acidez muy viva y los taninos que aún se dejan notar, postgusto realmente largo, con recuerdos de frutillos silvestres, notas ahumadas y ese toque vegetal que tanto me gusta.
En cata a ciegas lo hubiera confundido claramente con un merenzao o brancellao de gran calidad.
Lo he disfrutado mucho.

Botella comprada en la bodega. Abierta y decantada con una hora de antelacion.
De color rojo picota de capa media, ribete entre rubi y violaceo y lagrima densa que tiñe la copa.
En nariz muestra ciertas notas de reduccion que desaparecen rapidamente con la decantacion, se atisba algo de fruta roja y alguna que otra nota de violetas, pero lo que realmente predomina son las notas de bosque umbrio, montebajo, tierra humeda, mentolados y balsamicos, tambien aparecen ligeras notas lacteas y un fondo siempre presente de café negro.
En boca tiene una entrada fresca, con bastante fruta, gran carga mineral, taninos todavia presentes y una acidez bastante marcada, el postgusto es bastante largo y te retrotrae de nuevo al bosque.
Me queda otra botella a la que daremos una larga temporada de guarda.

Elegante botella para una mencía con caracter propio.
Rojo rubí intenso, ribete violaceo, de capa media y lágrima muy fina. Presenta pequeñas precipitaciones de sales tartáricas.

En nariz es muy peculiar. Quizá con demasiados aromas de reducción al principio, poco a poco se va abriendo mostrando una nariz intensa, mineral, con la fruta un tanto escondida pero que cuando aparece envuelve todo el conjunto. Moras, notas de pasteleria, se va abriendo con el tiempo y es más sutil, más elegante.
Los elaboradores aconsejan decantarlo dos horas antes y nosotros no pudimos hacerlo, por lo que guardé la copa hasta el final de la cata (variedades autoctonas gallegas) y fue un gran acierto. A alguno de los asistentes, a los que al principio les habían molestado esas notas de reducción de las que hablaba, dos horas después les pareció un vino diferente. Yo he de reconocer que me gustó desde el principio, complejo, pero muy atrayente...

En boca me parece una delicia. Con buena entrada, ligero en el paso, frutal, un poco secante pero en ningún momento molesto. Persistente, largo en boca, amplio, con buena acidez.
Un vino al que le queda aún mucho recorrido y mejorará sin duda, pero que ahora mismo puede transmitir mucho ya a los que buscan vinos expresivos, con caracter y representativos de su tierra.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar