Lusco 2008

Vino Lusco 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,3
Calidad-precio:
6,6

Bodega: Adega Pazos de Lusco
D.O./Zona: D.O. Rías Baixas
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Sin crianza
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: 100% Albariño del Pazo Piñeiro y de la zona de As Neves.
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Crianza de seis meses sobre lías.

Varietales: 100% Albariño del Pazo Piñeiro y de la zona de As Neves.

51 Opiniones de Lusco

Amarillo pajizo. Tiene notable intensidad, con excelente definición, hay notas de cereal tostado, pan recién horneado, algo de manzana verde y también de flor blanca. En boca tiene una ataque intenso, entra algo dulce, tiene cuerpo medio, muy buen paso, cuerpo medio, muy buena acidez y gran persistencia. Muy buen vino....

Amarillo limon, limpio y brillante con algún reflejo verdoso
Nariz media con hierba, limón, y fruta blanca
Paso por boca con cuerpo medio y sabor de recorrido medio

Color amarillo pajizo con reflejos dorados, presenta unas burbujas muy finas y alguna partícula en suspensión.
En nariz mucha levadura, cítrico, se distinguen notas muy agradables de melocoton, gana en complejidad con el paso de tiempo.
En boca es intenso, largo, un punto salado y con una muy buena acidez. Resumiendo, me ha encantado.

Presenta un color amarillo dorado, con irisaciones verdosas, limpio, luminoso y brillante. Su lagrima es, cuando se produce, ancha y cae lentamente.

En nariz, al principio, le cuesta mostrar sus encantos, pero cuando lleva una media hora abierto, empieza a mostrar una compleja gama de aromas: manzana, cítricos (pomelo, limón), fruta tropical, melocotón y ciertos toques herbáceos y florales.

En boca, muestra elegancia y sutileza. Buena acidez, y gran frescura, se aprecian las notas cítricas y florales con algo de cereales y matices herbáceos. El postgusto es medio, dejando una mezcla mineral y algo de salinidad.

Un albariño complejo en nariz y fresco en boca, que permite el deleite de los sentidos.

Exquisita y cuidada presentación de la botella. Todo un lujo a la vista.

Fase visual: Amarillo dorado. Limpio y brillante, con ligero toque verdoso. Lágrima
de poca intensidad.
Fase olfativa: Floral y cítrico que posteriormente pasa a oler a piña.
Fase gustativa: Predomina el cítrico y es ligeramente salino. Fresco. Muy agradable en boca.

Sorprende satisfactoriamente a lo esperado de un Albariño.

A destacar la cuidada presentación de la botella!!!!!!

Visual.- Amarillo dorado, brillante.
Olfativa.- Aroma a flores blancas y fruta de hueso.
Gustativa.- Fresco y frutal de recorrido corto.

Como decía en el título,,,,,,, un Albariño diferente a los que he probado.

y no lo digo por el vino, sino por mí que no pude estar en la virtual y ya se sabe que el hombre propone...
El vino en visual es muy atractivo con un color amarillo-dorado con reflejos verdosos, limpio y brillante. En agitación lágrima fina y viva.
En nariz tiene un inicio claramente floral -flores blancas-, con notas cítricas y toques de fruta amarilla. En mi caso sentí una ligeras notas salinas y minerales. No es explosivo, pero es limpio, sin defectos.
En boca muestra muy buena acidez. Retronasal en el que las notas florales y cítricas marcan sobre el resto, y un ligero amargor final que lo hace elegante, de buen recorrido y "adictivo".
Reconozco que soy DoFerreiro_foro, pero me ha gustado este Lusco 2008.

Desde que abrí el paquete tuve la sensación de que íbamos a catar un vino de los que después recomiendas. La presentación excelente, como me gustan, sencilla pero elegante y exquisita.

Un agradecimiento, antes de proseguir, por la personalización de las cartas, todo un detalle!

En cuanto al caldo, destacar su color amarillo dorado con abundante brillo. Igual que el embotellado, elegante.

Por lo que respecta a la fase olfativa, destacaría ciertos olores a plantas verdes y frutas cítricas. Éstas continuan en el paladar mezclándose y ofreciendo un buen paso freco.

Sin duda, un vino que volveré a consumir. Gracias a Verema y a la Bodega por esta oportunidad.

Color amarillo con toques dorados y brillantes.
Aroma de mediana intensidad donde sobresalen las flores, frutos blancos, toques de frutos de hueso, hierbas de varios tipos y cítricos.
En boca es fresco, el paso de boca tiene muy buen equilibrio para ser un 2008, hay expresividad frutal y cierta complejidad, recuerdos florales y frutales, el final no es muy largo pero tiene buena persistencia frutal y floral.
Esta bastante bien, teniendo en cuenta que los albariños no son de mis vinos preferidos ni muchísimo menos.

En primer lugar, la presentación de la botella es presagio del gran vino que pudimos catar.
La etiqueta es sencilla y expresiva. Tal vez te resulte probar un vino blanco tres años después de su añada. Sin embargo después lo comprendes y te quedas con la pregunta ¿y si hubiera reposado otro año más en botella?

VISUAL: Amarillo pajizo, capa media, algún que otro destello. Muy luminoso.
OLFATIVA: Realmente complejo. De inicio aparecen matices tropicales, aunque luego pasa a un aroma más mediterráneo como el melocotón. Conforme se va abriendo, aparecen las levaduras. Su complejidad lo hace realmente interesante.
GUSTATIVA: Lejos de resolver las incógnitas que plantea en nariz, se acentúa su misterio en boca. Muy sabroso, tal vez algo salino, pero con gran amplitud que recorre el paladar. Y duradero, muy duradero. Pese a ello, invita a una copa más, y otra, y otra... La acidez que se advierte en nariz no requiere salivación en boca.

Como digo, el mejor albariño que he probado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar