Restaurante La Cuina de Boro (CERRADO) en Valencia

Restaurante La Cuina de Boro (CERRADO)

72
Datos de La Cuina de Boro (CERRADO)
Precio Medio:
51 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
8.6 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Campanar
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


72 Opiniones de La Cuina de Boro (CERRADO)

Desde su traslado a Valencia tenía pendiente esta visita a la Cuina de Boro.

Local amplio, muy bien decorado, con mobiliario cómodo. Vajilla y cubertería muy buenas.

Nos prepararon un menú equilibradísimo, muy abundante, consistente en:
Ensalada de pato con alcachofas y reducción de PX
Milhojas de verduras gratinado
Croqueta de chipirones en su tinta con crema de carabineros
Crujiente de morcilla de Burgos con habitas y cebolla caramelizada
Lomo de corvina salvaje
Rabo de toro estofado
Postre

En dicho menú destacaría la calidad de la materia prima y el respecto a sus sabores, con el toque justo de creatividad. Espectacular la croqueta de chipirones en su tinta y el rabo de toro.

Servicio eficaz y simpático con Mayte en la sala, ejerciendo de sumiller con discreción y elegancia. Muy buen servicio del vino. PVP sin vino.

Hola Amigos: Como ya os comente fui a este bonito restaurante a degustar el menu de la quedada de Verema, con un par de retoques, y sali convencido de haber degustado justo o quiza mas, mis expectativas de degustacion, "parece un trabalenguas pero a buen entendedor pocas palabras bastan", en fin paso a resumiros cual experiencia fabulosa sentí.

Bueno para empezar Mayte es majisima, mas de lo que esperaba, y nos hizo un maridaje fenomenal casi como el de las trece botellas de vino de la quedada jajaja, conte un total de 7 copas, intentare poner lo que recuerdo de cada una, aunque no soy entendido ni mucho menos en el bonito arte del vino, disculpenme.

Primero empezamos con un jerez "bastante fuerte", y uno de lo cambios "en vez de tomar el gazpacho de remolacha", nos puso un -Ajo blanco con carpaccio de carabinero y melocoton, bueno antes de hablar de este plato quiero dejar una cosa clara, esto es una critica y como tal quiero ser sincero, pero ante todo es una opinion personal, bueno al grano.

Despues de probar este plato casi hubiera preferido no seguir "pero menos mal que seguí", como podeis entender este plato no me gusto en absoluto una textura arinosa, fria, en fin que no. Aunque la presentacion muy bonita.

Ahora vendria la Coca de sal, sardina y huevo, plato que cambie por el siguiente:

-Escalibada sobre tosta de pan con hueva de corvona y maruca. Acompañado de un vino blanco de la zona del Bierzo, muy rico, este plato buenisimo, con 5 o 6 tostas de estas me pego una merendola genial jajaja, el punto de las huevas con los pimientos de la escalibada hacen una mezcla muy rica.

-Ensalada templada de pulpo con verduritas y pil pil ligero de ajo, plato correcto, esperaba mas, pulpo con gelatina pelin dura, continuamos con blanco del Bierzo.

-Salmonete Kataifi al pesto, plato buenisimo a la vez que original, plato de pescado superior en su punto de coccion, y la envoltura todo un descubrimiento.

-Cambiamos a un tinto suave de Toro creo recordar, para poder seguir despues con otro blanco. Para el plato de -Seta rellena trufada, plato muy sabroso pero creo que escesivamente consistente, empachaba un poquillo, pero estaba muy bueno.

-Crujiente de morcilla de Burgos con habitas y cebolla caramelizada. Este tambien muy rico rico, una mezcla de sabores muy jugosos junto a esos originales brotes de esparrago.

-Pasamos al plato estrella para mi gusto: Arroz de rape con cigalas y setas: Sublime, Extraordinario, Fantastico, para ir un dia a comer solo arroz como plato principal, acompañado con un vino blanco que ya no recuerdo. A mi mujer este plato tambien lo valora como el mejor.

-Lomo de mero, a la hierbabuena, este plato es distinto, cuanto mas comias mas gustaba, partiendo de que el primer bocado no gusta mucho, acaba gustando, quiza sea porque parece primero un mojito con pescado, y termina siendo un pescado con mojito, del 1 al 10, un 7.5.

-Terminamos con un Rabo de Toro, bien conseguido en su punto con una cremosidad muy buena, aqui queria tomar un Monastrell, y mayte nos sorprendio con uno llamado Mona el cual estaba muy sabroso, vino de la tierra de Valencia, que compite bastante bien con los excelentes Monastrell de mi tierra MURCIA, parece que habiamos cenado, mi mujer no podia mas y para los postres Mayte nos aconsejo mantenerlos pero a medida, osea nos los hizo mas pequeñines, y acertó.

-Nos prepara dos copas, un chivite dulce riquisimo y otro blanco achampanado italiano tambien muy rico y fresco, para acompañar:

-Canutillo de piña rellenos de mousse de coco, realmente maravillosos, sabor y textura muy especial. Y

-Hojaldre con crema y frutos rojos, solo bueno y correcto ya que la mermelada casera de frutos rojos es pelin empachosa y dulce, pero rico al fin y al cabo, me lo acabe todo todito.
-Cafe solo, bastante bueno, y llegamos a un apartado importante, preguntamos por los GT.

Pido Citadelle, pero o que lastima no quedaba, Mayte me aconseja un Brecon reserva especial con tonica porsupuesto Fever Tree con twist de lima, y no prepara dos GT en vaso grande con mucho hielo, estaban riquisimos, para poder digerir un poquito la super cena que nos habiamos metido pal cuerpo. Y asi termino una velada genial charlando con Mayte ya que nos quedemos solos los tres en su bonito restaurante de La Cuina de Boro, a proposito sus padres son muy simpaticos y estan en la cocina, precisamente este Domingo nos invito a ir a un cena Mexicana, pero que lastima que ya volviamos a nuestra tierra y no podiamos ir, lo dejaremos para otro momento, bueno no me enrrollo mas, voy a intentar subir unas fotos de los platos, espero que hallais disfrutado mi comentario. Chao. A Mayte nos invito a los GT, todo un detalle por su parte, ya que quedemos muy satisfechos.

Fuimos 4 personas a cenar a este restaurante. Se respira seriedad y buen trato. El restaurante esta montado perfectamente, muy refinado sin estridencias, decorado con mucho gusto. Tomamos un taboule de langostinos, setas rellenas, crujiente de morcilla, bacalao con pisto confitado, y lo mejor de la cena, el arroz con bogavante. No estaba bueno, estaba superior. En general toda la comida muy buena, sin llegar a ser excelsa (excepto el arroz). Postres para compartir, agua y cervezas.
En los vinos nos dejamos guiar por la sumiller: un blanco verderon muy bueno y un tinto gran claustro, tambien magnifica eleccion. El servicio del vino es muy bueno.
Otro gran restaurante en Valencia para no fallar. Precio: 214 euros, lo cual me parece muy muy razonable para lo que cenamos.

Local amplio y luminoso, tiene la bodega a la vista nada mas entrar y, en una zona alta, un par de saloncitos privados. Mesas bien separadas, mantelería, coperío, etc. de buena calidad.

Unas cervezas y una manzanilla y pasamos a tomar menú degustación: primero nos traen un aperitivo de la casa que es una ensladita de pulpo que no resultó ser gran cosa, Luego una coca de sal con sardina y huevo de codorniz, cebolla y pimiento. Ingredientes resultones que hacen un bocado muy sabroso aunque la coca estaba muy dura. Milhojas de verduras fantástico, crujiente de morcilla de Burgos con habitas tiernas y cebolla caramelizada muy buena con ración muy pequeñita, arroz meloso de pollo y conejo sabrosísimo (diversidad de opiniones al respecto en la mesa), entrega de bonito con cebolla y tomillo que se apoderaba algo del sabor general del plato y rabo de toro correcto.
De postres canutillo de piña natural relleno de Mouse de coco muy ricos acompañado de un Tokaji Disznoko 5 puntoyos y luego un pastelito de chocolate fantástico con un PX Toro Albalá. Cafés, pacharan Baines y whiskies Bruichladdich y Talisker.

El vino. Aquí es donde destaca, a mi juicio, el restaurante, en su sommelier Maite. Mujer muy seria, nos fue aconsejando en función de los gustos de la mesa, dando un servicio del vino ejemplar, con explicaciones, temperatura, envinado, cambio de copas, etc. La carta de vinos, confeccionada por ella, evidentemente es una carta estupenda. Tomamos un Muro Bujanda y un Gran Tábula 2003.

Reconozco que en cuanto a la comida y tras los comentarios leídos, esperaba mas; unos platos mejor que otros, todo estaba bueno, pero no aprecié ese punto que marca la diferencia. El precio me pareció algo elevado.

Viernes noche, poca clientela, el verano es criminal para los locales de la ciudad, todo el mundo huye al campo y la playa.
El local es amplio, luminoso y muy bien acondicionado. El estilo no es el mío, pero eso es una apreciación muy personal. Es elegante, retro, con lámparas de lágrimas y decoración de cuando mi abuela,con papel o tela en las paredes. Pero elegante. Las mesas inmejorables. Copas Riedel.
La atención impecable,las cartas de vinos y platos muy correctas, con muchas sugerencias y tentaciones.
Tomamos tres entradas para compartir, ensalada de pulpo, ensalada de perdiz escabechada con setas, y chipirones con habas y ajos tiernos. Solo una pega al escabeche, muy fuerte para nuestro gusto.
De segundos, pescados de playa, suquet de peix y bacalao con pisto. Todo muy bueno.
Postres excelentes.
De vino Guitian sobre lías, le pregunté a Maite que tal con los platos que habíamos pedido y me dijo que muy bien. Supongo que no fue diplomática, a nosotros nos armonizó bien.
Copas de vino dulce para acompañar a los postres y un excelente café Montecelio. Estoy inmerso en una cruzada por que los cafés del final de las comidas sean del nivel de lo ofrecido con anterioridad. Algunos te arruinan el postre.
En conclusión cenomos bien y muy bien atendidos.

http://www.ojoalplato.com/archives/1913

En Valencia no abundan los restaurantes temáticos, y si además son Maite y Boro quienes deciden adentrarse en estos menesteres, la respuesta no puede ser otra que la de no perdérselo. Cena temática mejicana, decoración del local y noche amenizada con trio de mariachis (decir en este punto que se trató de dos rondas de canciones para no cansar al personal, muy correctos y sin molestar a los comensales).
Cena compuesta por:
- Cucharita de guacamole y totopo. Muy buena, guacamole sin triturar como toca.
- Quesadilla de frijoles. Muy buenas también, me encantaron.
- Burrito de parmesano. Muy destacable.
- Chile en nogada. Muy bueno.
- Tamal. Muy bueno.
- Mole poblano. Destacable.
De postre, dulce de tres leches que estaba magnífico, y para terminar con café y tequila.
El precio del menú no incluye la bebida. Restaurante lleno.
Magnífica iniciativa que viene a confirmar que quién no se mueve, en este momento, no sale en la foto.

Creo que al acudir a este restaurante he corregido un clamoroso error en mi "curriculum" gastronómico en Valencia. Acudimos al mediodía y de entrada nos impactó la decoración amplia, luminosa, elegante y cómoda. Nos decidimos por unos entrantes donde destacó el salmonete anteriormente citado y luego por dos arroces. Excelente el arroz del "senyoret" y excepcional el meloso de setas, rape y gambas. En los postres yo me decanté por el coulant y me pareció francamente bueno. En el tema de los vinos nos dejamos aconsejar por Maite quien, después de preguntarnos algo sobre nuestros gustos, nos recomendó un Finca Sandoval y un Finca Malaveïna que cumplieron a la perfección. Estuve ojeando la carta y me pareció muy buena para mi gusto. El servicio perfecto, atento pero sin agobiar. Repetiré la próxima vez por la noche para ver como resulta en las cenas. Creo que lo voy a poner en mi top si mantiene el nivel en las próximas visitas. Del precio no opino por que fui invitado (lo cual siempre ayuda a ser positivo...)

Al entrar en el local llama la atención, su calidez y la amplitud entre las mesas, algo cada vez menos habitual.
Eres recibido por Maite y su cordialidad hace que de entrada ya te sientas cómodo.
Una cocina clásica y de mercado pero totalmente adaptada a la actualidad, tuve la suerte de cenar un día y de comer otro.
La cena fue una entrada de perdiz escabechada suave y con un excelente equilibrio (para mi un forofo de escabeches), me pareció estupenda, un lomo de salmonete con pasta Kataifi y alga nori estupendo, termine un san pedro en cama de cebolla confitada con hierbabuena, un placer delicado, un postre con crema de tocino de cielo con naranja amarga que me hizo, eso, subir al cielo, lo acompañe con un Les Corbins Meursault 2007 - Vicent Dancer.
La comida, una pequeña entrada de crujiente de morcilla de Burgos con habitas tiernas y cebolla caramelizada y después dos arroces sublimes en punto y sabor (solo se iguala con otro de los restaurantes donde me atrevo a pedir un arroz), uno seco, arroz del senyoret y otro meloso con pollo de corral, alcachofas, bajoqueta (judías verdes) y garrafón, rematado con unos canutillos de piña natural rellenos de mousse de coco y ron, en esta ocasión tome un vino tinto estupendo y totalmente desconocido para mi, Clos du Rouge Gorge, 2005.
Luego gin con distintas ginebras, me llamo en especial la atención la nueva Gvine.
El servicio perfecto en todo, con Maite como jefa de sala y sumiller, una fuente constante de sabiduría en vinos, puros y destilados, pero que se muestra con una humildad, que solo los que saben pueden permitírselo, nariz de plata en el 2006, finalista sumiller en Mayo de 2009 de habanos de la Comunidad de Valencia y en ¿octubre a la nacional?, toda una garantía, tanto en la cocina como en la sala.
De verdad todo un placer.
El precio no incluye, vino, puro ni Gin.

Qué bien se come, se bebe, y se trata al cliente en este local!

Fuimos 3, un buen amigo al que quería que probase la experiencia, acostumbrado a acudir a este tipo de locales. Quedó encantado.

3 entrantes (para mí lo mejor de la carta)
Segundos, pescado del día en suquet para mí y bacalao para el resto (en Portugal es la comida nacional, lo hacen sublime, y éste es el local de la ciudad donde más se asemeja a la calidad del bacalhau de nuestros hermanos de península).
de postre, si te gusta el chocolate, no tienes elección.

No doy detalles, el que quiera que vaya y pruebe. Si luego decepciona, no me volváis a hacer caso.

El vino merece mención aparte. Si eres un "bebedor medio", ni experto ni neófito, de esos que son capaces de reconocer por lo menos la mitad de las referencia de una buena carta de vinos, déjate aconsejar por Maite. Se acordaba de lo que pedí en mi última visita, y de esto hace meses. Me encanta aprender, y probar nuevas experiencias, pero sólo me dejo aconsejar de la gente que merece el calificativo de profesionalidad.
Pero lo que me hace calificar el servicio de extraordinario es: muchos buenos someliers no oyen al cliente. Si se les pregunta, responden sin intentar conocer los gustos del cliente. Aquí no ocurre ésto, luego la probabilidad de que el consejo guste al consumidor es muy alta.

que se haya celebrado aquí una quedada de verema no me parece casualidad.

Las copas, a cuenta de la casa, sublimes.

RCP muy bueno.

el local, distancia entre mesas, copas riedel, etc... guindas para el sobresaliente.

Larga vida a este local!!

Una de las mejores noches que hemos pasado. Comida y bebida. RCP de lo mejor viendo como está el panorama.

Más vale 33 imágenes que 100 palabras...

http://vinsimes.blogspot.com/2009/03/la-cuina-de-boro-la-bodega-de-maite.html

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar