Restaurante Korpilombolo en L'ESCALA (Girona)

Restaurante Korpilombolo

Datos de Korpilombolo
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
8.3 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
8.6 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
9.2 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: L'ESCALA (Girona)
Dirección: Calle del Mar, 28
Código postal: 17130
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,69 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche y lunes. Del 19/12 al 07/01, ultima semana de febrero y primera semana de noviembre

Teléfono


47 Opiniones de Korpilombolo

Acudimos gracias a una pareja de amigos locales que nos referencian el buen hacer de los dueños.

Local pequeño, muy pequeño, 7-8-9 mesas, de dos, colocadas de forma que pueden ser de dos o de cuatro. Ubicado en segunda línea de mar, entre callejuelas más o menos estrechas (pasa un coche con comodidad), sin nada a destacar de la fachada ni del entorno… muy normal y sencillo.

Es un local con música ambiental, agradable, con decoración correcta y algo “apretado”, los armarios del vino por aquí, la cafetera profesional pero pequeña, por allá…al lado del pasa-platos… en resumen, todo tirando a minimalista, incluso en el servicio, dueña en sala, dueño en cocina. Nadie más. No afecta (algo sí, pero nada dramático) el espartano número de recursos humanos. Uno tiene la sensación de que alguien sacó escalímetro, o la cinta métrica, y se puso a medir…tanto los espacios, como los tiempos, como las raciones….esa sensación de escandallo, de cost controling, todo sujeto a las manos firmes de los que llevan el barco y que te permite tener un menú de 3-4-5 platos por persona y un vino correcto a un precio que ronda los 40/50 euros persona.

La elaboración de la carta junto al juego de “todo a compartir”, facilitan la secuenciación de platos, a un ritmo correcto. Las cantidades, la calidad, las cocciones…. Todo está bien y ajustado a unos precios pequeños bajos que te permiten (emocionalmente hablando) “repetir” o doblar raciones sin pensar ni poner muchos problemas.

Comimos bien, muy bien. El servicio del vino es básico, sin aspavientos, pero tampoco tirando el vino…. Carta corta pero diversa, con vino de la zona, algo de Francia… bien.

Mantelería, cubertería, loza, copas…todo correcto, cambiando a cada plato, cristal Riedel…etc.

Espartano pero disfrutando, tanto por la variedad como por la excelencia en el trabajo, tanto dentro como fuera… muy recomendable y muy necesario, es posible hacer restauración, vivir dignamente sin jornadas maratonianas eternas.

Cierto es también, que la cercanía con Francia creo que les aporta un grupo de clientes que, sin la exageración de hace 40 años, goza de una potencia económica distinta a la autóctona.

En resumen, agendado y se lo recomiendo.

Hacia algo mas de tres años que no visitábamos a Anette y Pau en su restaurante Korpilombolo y ya empezábamos a tener ganas de volver a verles ...
Así que aprovechando el puente que nos brindaba nuestra fiesta nacional decidimos ir a pasar el fin de semana del 14 de Julio a un pueblecito situado tan solo a 10 km de L' Escala, lo que nos permitía desplazarnos rápidamente y sin ningún problema. a la capital catalana de la anchoa

Teníamos reserva para el viernes 14 de Julio a las 21 horas. No voy a describir nuevamente el restaurante, pues ya lo hice en mis anteriores comentarios y también lo han hecho perfectamente muchos otros compañeros de Verema.

A nuestra llegada, fuimos muy bien recibidos por Anette, excelente anfitriona, con quien pudimos hablar durante toda la cena de unas y otras cosas que habían sucedido durante estos tres últimos años ... y eso con la sala llena y dando un servicio impecable. Quiero hacer hincapié que del comedor se encarga únicamente Anette y de la cocina Pau, verdadero hombre orquesta de los fogones, quien como siempre, nos dio la bienvenida desde su centro de operaciones.

Nos dejamos aconsejar por Anette y pedimos 8 platillos para compartir.

Como entrantes tomamos :

Gelat d'alvocat amb Anxoves, tomata confitada i cruixent de pa Helado de aguacate con Anchoas, tomate confitado y crujiente de pan. Muy pero que muy bueno.

Sardina marinada amb caviar de raïm, pols de tomata i oli de carbó Sardina marinada con caviar de uva, tomate en polvo y aceite de carbón. Un clásico del Korpi. Riquisimo.

Cocktail de gambes “versionat” Coktail de gambas a su manera, presentado como si fuese un caldo, gambas excelentes y una cabeza crujiente a degustar en primer lugar. Una versión muy personal puesta al día. Muy original y muy buena

Esqueixada de bacallà Esqueixada de bacalao. Tan sencilla en apariencia y tan rica...

Carpaccio de gambes amb oli d'alfàbrega Carpaccio de Gambas con aceite de albahaca. Un producto de 10, entre las manos de Pau, da como resultado un platazo de 10.

y como segundos :

Calamar a la planxa amb cous-cous de verdura Calamar a la plancha con cous-cous de verdura, yo diría que el cefalópodo casi nadaba... de tan fresquísimo que estaba. Excelente, perfectamente cocinado y acompañado de un buen cous-cous elaborado con especias finas y sutiles.

Espatlla de xai amb crema de formatge de cabra i menta (Ver foto en el primer comentario) Paletilla de cordero con crema de queso de cabra y menta. Muy bueno.

Acompañamos la parte salada con un excelente pan, con y sin tomate, de masa madre elaborado por ellos.

Como postres, nos decantamos por un clásico de la casa Sopa de vainilla amb regalèssia salada i sorbet de mandarina (Ver foto en el primer comentario) Sopa de vainilla con crujiente de regaliz salado y sorbete de mandarina.
Intenso y fresco, con mucha personalidad. Creo que lo hemos tomado en cada visita al restaurante y no será la ultima, es una delicia.

Para beber, tomamos una botella de agua filtrada "Korpilombolo" y una botella de vino blanco crianza servido en unas buenas copas Riedel Ull de Serp, Finca La Closa DO Empordà 2015 Celler Arché Pagès (Capmany), Cepajes 100 % Macabeu. Fermentado durante 22 días y envejecido durante 6 meses en barricas nuevas de roble francés. Me pareció fresco, con buena acidez, envolvente, muy largo y persistente en boca. Hacia tiempo que quería probarlo y me gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés y unos chupitos de licor de regaliz que elabora Anette, muy buenos, regalo de la casa.

La cuenta ascendió a 44,77 €/persona. Muy buena RCP. La cocina del Chef Pau Lòpez Solés, ha evolucionado y se ha consolidado muy positivamente desde nuestra ultima visita. Si antes nos parecía buena ahora aun nos ha parecido mejor. Perfecto dominio de la técnica, platos con mucha personalidad, producto fresco de temporada y de proximidad ... y el servicio de sala, dirigido con mucho acierto y simpatía, sin tiempos muertos, por Anette, nos hace sentir como si estuviésemos en una cena de amigos...

Seguramente si el Korpilombolo estuviese ubicado junto al mar, tendría como mínimo un "Bib Gourmand"...
Al final de la cena estuvimos charlando un buen momento con Pau sobre gastronomía en general y sobre el panorama culinario de la zona, conversación a la que posteriormente se añadió también Anette, que fue muy interesante... y muy enriquecedora.

Restaurante a descubrir, si no lo habéis hecho ya.
Volveremos y espero que esta vez será mucho mas pronto.

  • Calamar a la plancha con cous-cous de verdura

  • Carpaccio de Gambas con aceite de albahaca

  • Esqueixada de bacalao

  • Coktail de gambas a su manera

  • Sardina marinada con caviar de uva, tomate en polvo y aceite de carbón

  • Helado de aguacate con Anchoas, tomate confitado y crujiente de pan


Un verano complicado, problemas de diferentes tipos, han hecho lo que parecía imposible, que nos pasáramos todo el verano sin visitar uno de nuestros restaurantes preferidos, el "Korpi".

Afortunadamente aquí no ha cambiado nada, tan solo los habituales "llenos" que hacen más que aconsejable la reserva previa. Y es que hasta en esa famosa página de restaurantes sale como el numero 1 de L’escala, algo que en Verema habíamos descubierto hace años.

Así que vemos al tajo,

  • Y en el tajo no podían faltar las Anchoas de L’Escala. Espectaculares, con el toque personal de Pau y acompañadas con pan casero.
  • Ni la Sardina Marinada, con caviar de uvas y aceite de carbón.
  • Rosa pidió una ración, pero yo pedí dos de Steak Tartar. El de la foto es el mío.
  • un Calamar con Cous-cous y verduras.. Ese lo pidió la parienta.
  • Uno que no podía dejar de pedir Pulpo con Parmentier y huevo a 65º. Tan bueno como el de las pulpeiras gallegas pero con huevo a 65º .
  • Rosa acabó con un clásico del Korpi, el Atún Rojo con aceite de hierbas y tomate confitado. Pues tan rico como aparenta en la foto.
  • Y para no ser menos yo con los Canelones de carne con crema de Trufa.. Este plato solo tiene un problema, y es que yo estoy acostumbrado a los canelones de mi madre, y ella me hace platas de veinte, no de dos, jajaja.

    Postre.
  • Sopa de vainilla con regaliz salada. Un clásico que recomiendo a todos los que paséis por allí.

    Para beber:
  • Un Colet Navazos.

    Resumiendo:
  • Con ganas de volver.
    • Atún Rojo con aceite de hierbas y tomate confitado.

    • Calamar con Cous-cous y verduras

    • Mi Steak Tartar

    • Sardina marinada con caviar de uvas y aceite de carbón

    Con la ilusión que suponía conocer el Korpi llegamos a L'Escala puntuales como siempre que utilizamos Jeronimo's Airlines para llegar a nuestro destino.

    Del local está todo dicho. Atmósfera familiar e íntima, un punto austera y funcional logrando en todo caso hacerte sentir cómodo y a gusto.

    Tras los pertinentes saludos la amable Anette nos acomoda y comenzamos a degustar unos ricos AOVEs, concretamente un Guadalimar jienense, un Verdot de l'Empordá y un Marqués de Griñón de la provincia de Toledo, todos ricos y diferentes gustándome especialmente el último. Se acompañaban del pan casero elaborado por ellos mismos que estaba tremendamente gustoso.

    De esta forma comenzamos a confeccionar la comanda. Finalmente una parte al centro y otra al gusto individual quedando así la cosa:

    Croqueta de Chorizo Picante, Miel y Camembert. Suavidad intencionada tanto en los tonos picantes como dulces de los ingredientes que combinaban a la perfección con la cremosa bechamel. Atención.

    Patatas Bravas. Cuidada versión de bonita estética simétrica con las patatas cortadas en pequeñas rodajas. En boca se deshacían por el logrado punto de cocción. Guiño.

    Anchoas con Pan y Tomate. Poco a decir sobre este producto estando en L'Escala. A cerrar los ojos y a disfrutar. Viaje.

    Carpaccio de Gambas con Aceite de Albahaca. Nuevamente la materia prima de calidad salta a la palestra precisando una manipulación tan escasa como esencial. Bocado del cercano mar. Inmersión.

    Tataki de Vaca Vieja "Rubia Gallega" con Maíz. Correctamente ejecutado y bien acompañado de una suave crema de maíz pero al que no le supe encontrar la intensidad esperada. Expectante.

    Pulpo con Parmentier, Huevo a 65º y Aceite de Trufa. Cuando lo pedí sabía que era una apuesta ganadora, más que nada porque los dos Restauranteros veteranos en este local también lo pidieron sin dudar. Acierto pleno. Punto del pulpo, finura y sabor del parmentier que mezclado con el huevo te sube a la luna a toda velocidad. Estratosférico.

    Sopa de Vainilla con Crujiente de Regaliz Salado. Fondo intenso en la medida que necesitaba la combinación con el curioso y conseguido regaliz. Frescura.

    Para beber, además de un par de aguas acabamos con las existencias en nevera del Colet Navazos 2009 y, cortesía de la casa, una botella de Rimarts Gran Reserva 40 con el que brindamos por el cumpleaños de Pau.

    Un buen café para concluir.

    Sobre el servicio destacar que Annete te lleva en volandas en todo momento con su perenne semblante sonriente, solventando con profesionalidad y diligencia cualquier duda, consulta o petición.

    En resumen, poco se puede añadir a las opiniones aquí vertidas sobre este restaurante. Buen producto, estudiada planificación, conocimientos, técnica y sobre todo ilusión y honradez transmitidas con gran simpatía. Disfrutamos mucho también fuera del plano gastronómico compartiendo mesa y risas con parte de nuestra familia catalano-veremera que siempre nos recibe con los brazos abiertos. Un placer.

    • Sopa de Vainilla con Crujiente de Regaliz Salado

    • Pulpo con Parmentier, Huevo a 65º y Aceite de Trufa

    • Patatas Bravas

    Y fue lo primero que hicimos nada mas llegar, sabíamos que el apartamento no nos lo entregaban hasta las 16:00h, así que llamamos para reservar mesa.
    Paseo de rigor para encontrar la nueva ubicación y allí que nos presentamos, local bastante mas pequeño que el anterior pero igual de acogedor y con la ventaja de poder gestionarlo entre ellos dos.
    Ya sentados a la mesa y tras presentarnos y tras los saludos, abrazos, risas y demás, nos ponemos al lío.
    Con la nueva oferta de pequeños platillos, montamos un menú degustación bastante amplio y variado:

    - Carpaccio de reno con queso fresco y gelatina de menta, cortesía de Anette.
    - Terrina de foie y anchoa con confitura de higos.
    - Carpaccio de gambas.
    - Pulpo con parmentier y huevo cocinado a baja tª.
    - Carpaccio de salmón con helado mostaza
    - Meloso de ternera
    - Tataki de vaca vieja "Rubia Gallega"
    - Panceta con vieiras y mango
    - Postre, no lo recuerdo, pero fijo que estaba bueno ;-)

    Todos los platos rozaron un gran nivel y no sabría por cual decantarme.
    Hacer mención especial al pan de masa madre que elaboran ellos mismos, muy, muy bueno y a la degustación de aceites y sal, marca de la casa.
    Para la cría pedimos unas croquetas de chorizo, miel y camembert, una hamburguesa de Black Angus y una bola de helado de chocolate.

    En cuanto al vino, disponen de una carta que si bien no es muy amplia, si que tiene referencias bastante interesantes y muy bien de precio, nos dejamos aconsejar por Anette y nos propuso un Edetana 2010, un blanco de Terra Alta que maridó perfectamente con el menú, servido perfecto de tª en buenas copas Riedel y con su cubitera correspondiente.
    También probé una copa de vino dulce INO de Masia Serra al que fui invitado.
    Terminamos con unos ricos cafés y me permití la licencia de tomarme un GT.
    Tuvimos la enorme fortuna de coincidir y conocer al amigo Joan Thomas y familia, encuentro breve pero de lo mas enriquecedor.
    Nos despedimos de Pau y Anette después de una entretenida charla con la misión de volver a visitarlos seguro.

    • Carpaccio de reno

    • Capaccio de gambas

    • Panceta con vieiras y mango

    De vuelta a casa, y para hacerle descubrir a nuestra hija, el restaurante de Anette y Pau, telefoneamos el dia anterior y reservamos una mesa para el domingo al mediodía, pero esta vez no fue al horario francés, fue al horario de alguien que si me lee comprenderá...

    Tras ser recibidos muy cordialmente por los propietarios y almas del restaurante, nos situaron en una mesa justo al lado de otra en la que se encontraba... quién ? pues Sergio (Quintiman) y su familia, a quien tuvimos el placer de conocer y con el que entablamos una agradable conversación, eso si demasiado rápida, pues estábamos desgraciadamente un poco justos de tiempo.. Ellos tenían que instalarse en el hotel pues acababan de llegar a L'Escala y nosotros teníamos aun que hacer 230 km para volver a casa. Espero que en una próxima ocasión podremos compartir mesa para conocernos mejor.

    Compartimos,

    Carpaccio de reno con queso fresco y gelatina de menta Como siempre, excelente.

    Siguieron individualmente,

    3 Croquetas de chorizo, miel y camembert Muy buenas
    3 Brick de camembert Bueno
    3 Pulpo con parmentier y huevo cocinado a baja temperatura. Tan bueno como siempre
    2 Tataki de vaca vieja "Rubia Gallega". Como decía Jerónimo en su comentario, hay que probarla. Excelente
    1 Hamburguesa de Black Angus con salsa bearnesa Excelente
    1 Canelon de carne a la crema de trufa Un clásico...

    Tomamos un buen pan con tomate.

    De postre tomamos,

    2 Sopa de vainilla con sorbete de mandarina y regaliz salada Otro clásico para nosotros
    1 Coulant de chocolate con toffee y flor de sal Excelente

    Acompañamos la comida con 3 cervezas artesanales, una copa de vino blanco Castillo de Peralada "cigonyes", gentileza de la casa y una botella de agua.

    Finalizamos con dos buenos cafés ofrecidos por Anette .

    Pagamos 28,33 €/persona. Muy buena RCP. Muy recomendable. Volveremos.

    • Hamburguesa de Black Angus

    • Restos del Tataki de vaca vieja "Rubia Gallega"

    • Pulpo con parmentier y huevo cocinado a baja temperatura

    Buscaba mi suegra un sitio "bueno, bonito y barato" para invitarnos a celebrar su cumpleaños y naturalmente, acabamos en el Korpi.

    Afortunadamente se nos ocurrió reservar, ya que como viene siendo habitual en nuestras últimas visitas el Korpi estaba lleno hasta la bandera.

    Poco que comentar del servicio a cargo de "la sueca", (que además de guapa derrocha simpatía y ganas de agradar), tan solo que es el complemento ideal de Pau. Ambos forman un tándem que se complementa perfectamente, y mientras Pau se esfuerza en sus fogones, Anette lo hace en la sala logrando que todo salga redondo.

    Comida para cuatro personas, y que como es habitual en el Korpi.......

  • …. empieza con una degustación de Aceites. Por cierto que el pan no es un pan cualquiera, es un pan que hacen en casa con masa madre y que está de p... madre. Los aceites en esta ocasión de l'Empordà, de Toledo, y de Jaén.

    A partir de aquí fueron lloviendo platos, algunos repetidos para varios comensales, y alguno para compartir


  • De este por ejemplo cayeron dos Anchoas de l'Escala con pan con tomate. El conjunto de un buen pan con una buena anchoa de l'Escala, hace de un plato sencillo algo sublime.

  • Y de este uno, Carpaccio de gambas. Gustó y mucho, en esta ocasión no lo probé, pero lo he hecho en otras ocasiones.

  • Este lo pidió la suegra, Merluza con Espuma de Suquet. Y se chupó los dedos.

  • De este cayeron dos, Pulpo con parmentier y huevo cocinado a baja temperatura. Al ver la foto todavía salivo, ¡Dios que cosa más buena!!!

  • Rosa se atrevió con una Cazuela de Sepia con albóndigas. Por lo visto le gustó.

  • Y un par, Panceta con vieiras y mango. Casi todo lo que me gusta o es pecado o engorda, así que llegaré al infierno con unos cuantos kilos de más.

  • Y de este otros dos, pero podían haber caído unos cuantos más Tataki de Vaca Vieja Rubia Gallega. Como decía el torero, un plato que se puede definir en dos palabras, im presionante. Esta vaca gallega, vieja y rubia fue el colofón, lo que podríamos definir como "comida con final feliz". No dejéis de pedirlo si tenéis ocasión.

    El postre:


  • Uno de Sorbete de “algo”, no recuerdo si de Mojito o algo parecido.

  • El resto nos tiramos por la Sopa de vainilla con sorbete de mandarina y regaliz salada. Un postre que crea adicción, todo el que lo prueba repite..

    Y para beber:


  • Entre otras cosas, dos botellicas de Colet Navazos Extra Brut 2009. Uno de mis cavas preferidos

    Poco se puede añadir a este restaurante, uno de mis preferidos. En la cocina del Korpilombolo prima la calidad del producto con un mínimo tratamiento que potencia su sabor natural.


    Como dijo el General Douglas MacArthur, volveré.




    • Tataki de Vaca Vieja Rubia Gallega

    • Pulpo con Parmentier, Huevo a 65 y Aceite de Trufa

    • Los Aceites del Korpi

    De vuelta a casa, desvío a L'Escala y rumbo al Korpilombolo donde ya teníamos organizada nuestra visita a Anette y Pau.

    Llegada como previsto a las 13h, excelente acogida por parte de Anette que nos coloca en la mesa que nos había asignado, por cierto muy bien situada, enfrente de los fogones de Pau. No voy a describir nuevamente el restaurante pues ya lo hice en mi comentario del 24 de febrero pasado. Paso pues directamente a explicar el menú que nos confeccionamos gracias a los buenos consejos de Anette y de Pau, desde la cocina.

    Empezamos con la degustacion de los buenos aceites de oliva, que nos esperaban en la mesa con el excelente pan artesanal echo por ellos mismos y que acompañó toda la comida.

    Para compartir

    Anchoas de l'Escala sobre pan con tomate Excelente calidad de producto y buen pan. ¿ Que se puede pedir mas... ?

    Salmón marinado excelente salmón de Noruega presentado en forma de 4 tacos y acompañado de pan casero de estilo nórdico y mantequilla del Cadí. Muy muy bueno, sobre todo teniendo en cuenta que el salmón no es uno de mis pescados favoritos...

    Carpaccio de gambas Volvimos a repetir como en la primera visita. Buena presentación y excelente producto. Impactante

    Gamba pequeña de Palamós 100% producto de calidad, presentadas casi crudas, excelentes , comerías hasta la saciedad.

    Y después :

    2 Pulpos con parmentier y huevo cocinado a baja temperatura De nuevo repetimos este excelente plato. Tan bueno como la primera vez.

    Panceta con vieiras y mango Este plato lo tomo MC, pero yo tuve la suerte de poder probar la panceta, porque nuestra pareja de amigos pidieron también este plato y ella de religión judía, no había relacionado la panceta con el cerdo y no la comió, por lo que me la cedió y tuve la suerte de degustarla. No probé las vieiras pero la panceta estaba buenísima, cocinada a baja temperatura durante toda la noche. Mi mujer encontró el plato excelente.
    Me gustaría indicar que no le cobraron el plato a nuestra amiga, que si que comió las vieiras que acompañaban la panceta y le propusieron un nuevo plato para sustituirlo. Me parece un gesto que les honra y es de agradecer.

    Hamburguesa de Black Angus con salsa bearnesa cortada a mano, excelente carne muy poco hecha, tiernisima y de excelente sabor. Me encantó.

    De postre cada uno tomamos la sopa de vainilla con sorbete de mandarina y regaliz salada Delicioso postre y muy ligero.

    Regamos la comida con un vino blanco de la zona que nos aconsejo Anette, un Ctonia DO Empordà de Masía Serra, variedad Garnatxa blanca que se maridó bien con lo que comimos y también tomamos 1 botella de agua.

    Finalizamos con unos buenos cafés y Anette nos invito a unos buenos chupitos de regaliz salada y vodka. Cuando nos marchamos el restaurante estaba lleno.

    La nota ascendió a 33,00 €/persona. Excelente RCP. Tuvimos la ocasión nuevamente de hablar un buen momento con Pau y Anette, excelentes anfitriones, que te hacen sentir muy a gusto... La cocina de Pau es excelente, y el servicio de sala está llevado perfectamente por Anette. Solo puedo desearles que continúen en esta linea. Restaurante muy recomendable. Volveremos cuando estemos por la zona.

    El domingo al mediodía, antes de volver a casa, decidimos hacer un alto en el camino e ir a visitar ( no sin antes haber reservado el dia anterior ) Korpilombolo. Tras haber leido los excelentes comentarios de Antoni_alicante, Manubcn, Obiwanferran, Jeronimo, Coro, etc, etc,etc... estábamos moralmente obligados a conocer la cocina de Pau.

    El restaurante está situado detrás de la fachada marítima, a caballo entre el casco antiguo de la Escala y la nueva zona residencial del Paseo marítimo, fuera de los senderos turísticos. La sala, regentada por Anette, excelente anfitriona y esposa de Pau, es pequeña y está decorada con muy buen gusto y tiene mucho encanto. Las mesas están bien vestidas, con buena manteleria y cubertería. No están muy separadas las unas de las otras pero si lo suficientemente dentro del espacio reducido de la sala. El servicio del vino es bueno, tienen servicio de vino por copas y para los amantes de la cerveza disponen de 4 o 5 tipos de elaboración artesana.

    Como ya han explicado mis compañeros de Verema, la carta se compone de platillos de medias raciones, lo que te permite confeccionar el menú totalmente a tu gusto y a tu presupuesto. Anette aconseja degustar de 3 a 5 medias raciones por comensal y si es posible compartirlas.Pienso que tiene mucha razón. Es lo que hicimos y si hubiésemos querido comer más por pecado de "gourmandise" no hubiéramos podido acabar con todo con normalidad.

    Tras haber degustado tres buenos tipos de aceites diferentes con un extraordinario pan elaborado por ellos mismos, empezamos la comida.

    Lo compartimos todo excepto un plato que no era compartible.

    Comenzamos con una Terrina de foie y anchoa y confitura de higos Muy original con la anchoa incrustada en el bloque de foie (muy bueno). Excelente debut que no hacia mas que cumplir nuestras expectativas.

    Seguimos con un Carpaccio de gambas Muy bueno.

    Aconsejados por Anette degustamos un excelente Carpaccio de reno con queso fresco y gelatina de menta Excelente carne de un sabor muy suave y agradable. Chapeau !!

    Siguió un Pulpo con parmentier y huevo a baja temperatura. De este tomamos un plato cada uno, dada la dificultad de compartirlo y "tant mieux" !! Delicioso...

    A continuación degustamos un Canelon de carne a la crema de trufa Excelente, de esos platos que no se olvidan.

    Vino después una Cazuelita de sepia y albóndigas también muy buena y con la salsa necesaria para untar el buen pan de la casa.

    Finalizamos los platillos salados con una Brocheta de rape con arroz venere. El rape en su punto exacto de cocción, como nos gusta... el arroz también. Estaba buenísimo.

    De postres tomamos, aconsejados muy sabiamente por Anette, una Sopa de vainilla con sorbete de mandarina y regaliz salada, esta última en procedencia de Suecia, pues este tipo de regaliz no existe por nuestros lares. Postre delicioso, que la próxima vez no compartiremos, seremos egoístas y cada uno degustará el suyo con placer.

    Anette nos ofreció unos chupitos de regaliz salada y vodka, preparados por ella, que estaban buenos. Finalizamos con dos excelentes cafés, regalo de la casa. Regamos la fiesta con 2 copas de vino blanco Cigonyes de Perelada, uno para cada uno, una cerveza artesana Mossa y una botella de agua.

    La nota ascendió a 36,13 € /persona .Excelente RCP. Cuando llegamos, pasamos un buen momento hablando con Anette y Pau, antes de que el restaurante se llenase (como buenos vecinos de la Galia a las 13 h ya estábamos sentados en la mesa que escogimos.) Pudimos conversar sobre la gastronomía en general y particular, de todo un poco... Son muy amables y simpáticos. A titulo anecdótico, Pau supo que yo era Joan Thomas poco tiempo después de haber entablado la conversación.
    Restaurante muy recomendable. Volveremos y posiblemente muy pronto.

    El Serbal, el Padre, Korpilombolo… Son algunos ejemplos de esa lista que supongo que muchos usuarios habituales de este portal tenemos en mente sobre lugares que nos gustaría visitar. Me refiero a esos establecimientos que son valorados en Verema con bastante frecuencia, que no dejas de leer cada vez que alguien “cuelga” una valoración de éstos, que van generando en tu interior una especie de simpatía y ganas de visitarlo y que incluso llegan a dolerte cuando, de tanto en tanto, reciben una crítica menos buena. Pues, como les decía, no me pregunten por qué pero el Korpilombolo era uno de ellos.

    Se planteó la posibilidad de visitar la Costa Brava y elegimos l’Escala como un buen punto para establecer nuestro “campamento base” y, desde allí, visitar ciudades y playas al norte, al oeste y al sur. Decirles que realmente fue un acierto y, de volver a la zona, seguramente buscaríamos alojamiento en la misma ciudad. Poco después de realizar la reserva en el lugar de alojamiento caigo en que estamos en la ciudad del Korpi y ello me causa una gran alegría. Una vez ya allí probamos de efectuar reserva telefónica para esa misma noche. Nos dicen que está completo y concretamos la reserva para el día siguiente.

    El restaurante se ubica en el Centro de la ciudad, en la zona más concurrida, pero un pelín aparatado del paseo y de la primera línea donde hay infinidad de restaurantes. Por la tarde nos han avisado que no lleguemos antes de la hora establecida en la reserva porque, de hacerlo, seguramente no nos podrán atender con el trato que merecemos. Me parece un buen detalle. Tomamos una cerveza antes y nos encaminamos al lugar. Nos recibe Annette de manera cordial y sonriente y nos acompaña a la mesa. Una veintena de comensales distribuidos en 5 o 6 mesas completamos el local. No hay ninguna sensación de agobio, aglomeración, turisteo… Reina la calma, la educación, el disfrute… Sabiamente aconsejados por Annette que nos explica cómo funcionan las comandas, pasamos a estudiar la carta. Nos ha comentado que el tamaño o proporción de todas las propuestas de la misma viene a ser parecido y que sería aquello que consideraríamos una “media ración”. Por lo tanto, si lo normal en un restaurante de menú es pedir dos platos, aquí corresponderían unos cuatro platos por persona. Nos sugiere pedir en torno a unos 8 platos para compartir entre los dos. Hay muchas propuestas en carta. No sé decirles. ¿Veinte? ¿Treinta? Les diré que casi todas ellas me resultaron atractivas y que quedaron muchas cosas interesantes por probar como las vieiras con panceta, las croquetas…

    - Tartar de atún con helado de washabi: Plato fresco, muy fresco tanto en lo que se refiere a la sensación en boca como a la calidad del producto. Un arranque espectacular.

    - Salmón marinado: cuatro dados de un excelente salmón acompañado con unas tostadas de pan casero y unas porciones de mantequilla. Otro excelente bocado.

    - Terrina de foie con anchoas de l’Escala: Porción grande de foie micuit con las anchoas “incrustadas” en su interior. Se acompaña con gelée de higos, pero lo tomamos mejor si. Rico, muy rico.

    - Gambita de Palamós: Un buen puñado de gamba de pequeño tamaño lógicamente salteada con un aceite excelente. Vicio puro, tanto la gamba (muy fresca) como el aceite.

    - Huevo a baja temperatura, bacalao, guisantes y trufa: Lograda combinación de los tres ingredientes. El punto del huevo el adecuado.

    - Raviolis de butifarra: cuatro, de tamaño mediano y sabor fino pero muy bueno.

    - Taco de atún con aceite de hierbas y tomate confitado: preparado como si se tratase de un tataki. Nuevamente destaca la frescura del producto.

    - Canelón de carne con crema de trufa: Espectacular. Plato sencillo pero con un sabor de los que te dejan recuerdo.

    - Hamburguesa de vaca vieja con salsa bearnesa: Noveno platito que añadimos más tarde a la comanda visto que todavía nos cabía bien. Carne seleccionada excelente.

    - Coulant de chocolate: correcto, pero tal vez no a la altura de los nueve platos que le antecedieron.

    Para beber tomamos Veratón de Campo de Borja al que me tiré de cabeza nada más verlo pues no es fácil encontrarlo en carta en restaurantes de mi zona. La copas son Riedel y el servicio del vino me pareció correcto: tapón depositado en la mesa, dan a catar… Después se sirve uno mismo cosa que a mí, personalmente, me agrada más que tener una persona constantemente pendiente de mi copa.

    Hablamos con Pau y Annette una vez concluida la cena, pues nos quedamos los últimos, sobre gastronomía, vinos, sobre la restauración en el Empurdà y en la Marina Alta, sobre Verema… Conversación fácil que emana pasión por su labor, ilusión (mucha), ideas claras y esperanza en el futuro. Como comenté una vez en un hilo en el foro de gastronomía, éste es uno de esos restaurantes con alma que tanto me gusta. Enhorabuena y a seguir por ese camino.

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
    Cerrar