Restaurante Calima en Marbella
  

Restaurante Calima

26
Datos de Calima
Precio Medio:
171 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
9.0 10
Entorno:
8.8 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 100,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


26 Opiniones de Calima

Nuevo nombre (ahora pasa a llamarse Dani García) para este restaurante que tras el cierre invernal, esta semana ha reabierto con nueva ubicación en el hotel Puente Romano.
Aunque el Puente Romano puede considerarse un hotel más lujoso que el Don Pepe donde se ubicaba antes, creo que el cambio no ha sido a mejor. El local es bueno, pero no tiene las espectaculares vistas al mar que tenía el otro ni la separación entre meses es la misma (siendo aún así suficiente).
En cuanto a la cocina, nos decantamos por el nuevo menú degustación que sigue a un gran nivel en cuanto a la calidad, presentación, ejecución, etc aunque quizás no nos resutó tan sorprendente como otro menús que hemos disfrutado en Calima.
El servicio bueno, profesional, amable y correcto. El hecho de que no se escatime en personal de sala unido a una menor amplitud del local, da a veces la sensación de que el servicio está algo apelotonado.
Carta de vinos magnífica aunque algo subida de precios. Buen servicio de vino.
La sensación general es muy buena (algunos platos siguen en mi memoria), pero quizás le falta algo (el local?) que hace que la experiencia no sea tan redonda como era en el antiguo Calima.

Fue un regalo de cumpleaños que disfrutamos mi mujer y yo. Y desde luego puedo decir que la celebración fue magnífica.
Accedimos al restaurante a través del Hotel Melià Don Pepe donde aparcamos.
El ambiente de la sala deja como punto de referencia principal las mesas y la cocina ejerce como punto de fuga de la perspectiva de la sala, tal vez en competencia con las vistas del exterior, pero no hay que dejarse deslumbrar y es preferible girar los ojos hacia la cocina desde donde nos llegarán las mejores sensaciones.
El servicio entonado, atento y a la altura de lo que sirven. Hechas las presentaciones, elegido un vino que sirviese como simple fondo a la degustación, empiezan a llegar los platos.
El dialogo que establece Dani García buscando los sabores tradicionales, añadiendo contrastes de sabores foráneos, de texturas y de temperaturas alcanza momentos sublimes: la patata brava, el turrón de almendra helada y foie, la ostra remolacha, el fondo de mar (sensacional), el paté de perdiz frío/caliente (excelente), la patata limón en salsa, el ajo-blanco de anguila (para mí lo mejor), el gazpachuelo de coliflor y camarón, y finalmente, dentro de los postres, la tarta de avellana crujiente. Ciertamente hubo platos que mantuvieron un nivel más discreto (especialmente los que incluyen cítricos) como la Vieira naranja/limón, la pasión lima-limón, o la gacha miga de cangrejo, platos que no nos llegaron. E incluso en el último postre (el plátano magú) había algún sabor que desentonó (el yogurt??). Pero el resto contribuye a una magnífica descripción de la filosofía que Dani manifiesta: la rosquilla ibérica, el caviar con dátiles y crema de hierbas, la empanadilla de mi madre, el huevo sin huevo, la raya soasada o el pecho de cochinillo.
En definitiva, una cena en Calima es sin duda una magnífica experiencia, todo un lujo poder disfrutarla, sería por eso que la sala estaba llena (mucho extranjero con comentarios sobre el magnífico nivel de la cocina española)

El lugar es precioso,..sin duda para quedarse el dia y la noche, pero...3 mesas con la nuestra 4. Como ha cambiado con la crisis, ahora, crisis o no, yo veo familias comiendo cerca de nuestro barrio y se gastan buena pasta, y repiten bebidas y copazos, la noche la gastan.
Aqui se viene a disfrutar de 22 a 24 platos, sino repites.
La sala mejorando cada vez mas. El gerente de sala trabaja mucho y se le ve poco en dias con pocas mesas, pero era el sumiller de años previos. Nuestro Sumiller actual es el mediatico Godoy, grandisimo donde los haya ademas de afable, cordial y dominador de su genero.

MENU:
Rosquilla iberica, empandilla de mi madre: novedosos, sorprendentes.
huevo y turron de foie, tomate nitro: clasicos ricos de verdad
Algo espectacular es el fondo rocoso, parece de verdad el fondo marino, como un Belen de navidad. Es ganadora de cualquier certamen mundial.
canailla ceviche: No es lo suyo los ceviches.
Cerezas con nata: demasiado queso y cremosidad en boca que ya viene rompiedo en otros platos, aunque el sabor en conjunto es bueno
El tenderete de boquerones, es cuan menos grotesco en su presentacion , recordando un sucio tenderete o un profilactico. Los boquerones , deben ser jugosos, y aqui se quedan acuosos. No me gustó
sardinas a la sal: bien sin mas

Hasta aqui, no me creo a la velocidad que nos sacaron los platos, vamos ni Bolt en las Olimpiadas corrio tanto. No me pregunteis porqué....pero no se nos hizo agradable la velocidad, ya que en ediciones anteriores fueron mas suaves, acompasados y tranquilos. Puede ser por prisa, ya que solo hay 1 menu y muchos platos, pues en otros años habia menus mas cortos. Hay diferencia en comer y beber tranquilos a comer y beber angulados.
Los panecillos bien, el champagne muy bien. El vino fue un rioja moderno a buen precio, pero me despache a gusto leyendo toda la carta. seguimos,....

Cangrejo,...hecho miga mas bien. No tenia buen sabor
Bearnesa bien, coco muy poco. Me gusto, pero me quede con mas ganas, ya que fue aireoso.
Raya y berenjena, a mi partener no le gusto, a mi si por el toque braseado y porque era raya que no habia probado nunca.
Steak y molleja correctos, con buenos sabores, bien conjuntados y salvando un menu de 7 raspado.
En postres mejora mucho solo puedo decir que el unico que note un poco frigo-dedo fue el jaque mate, soso de relleno y choco con sabor a prefabricado.
Los quesos muy bien, pero por las tirillas que te parten o cortan, te soplan una buena minuta, es mejor pagar un poco y comer mucho queso, que por otra parte nadie va a darse una comilona a estas alturas del menu.
Cafe y Px muy bien.
Seguiremos valorando cada año un menu especial para gente especial

Eran muchas mis ganas por comer en este restaurante, y probar la cocina de Dani Garcia , y la verdad es que no me defraudo , si hasta ahora no había podido ser , es por lo lejos que me pillaba esta zona , así que dada la situación laboral y social , que vivimos , quise echar el resto y conocer esta cocina y la de Aponiente , así que me pille un vuelo , de esos que hay que coger con varios meses , para que te salgan bien de precio y jugartela y me plante en la zona , que nunca se sabe , no hay que dejar para mañana , lo que quizás no puedas hacer mañana .

La verdad necesitaba esta cocina, creativa, sorprendente, contradictoria, nada es lo que parece, de hay el titulo cocinacontradicion , que además es el eslogan que acompaña en la pared a su nombre .

No se si será el sucesor de Adria (¡ojo¡ , nadie crea como Adria, sigue siendo un mago , sin ejercer, al menos cara al publico) , dada mi ignorancia no lo afirmare , pero si que son veintidós creaciones , que te sorprenden , en elaboración , textura ,presentación , producto y con cierta sencillez, creo que utilizando menos productos exótico , aunque algún cítrico japonés también había , y sobre todo dejándome comer pan , y mejor aceite Castillo de Canena , primer día de cosecha , tanto la arbequina , como la picual , se fueron alternando , durante bastante rato , combinadas , con panes de diversos cereales , yo me decante por el de cerveza , acompañaron , maravillosamente todas las increíbles creaciones .

Porque esta muy bien eso de que platos como los de Adria , alimentan el espíritu (que a los que nos gusta la gastronomía ,nos vale con eso), pero los que ya me han visto , saben que yo además tengo que alimentar mi estomago , y Dani hace las dos cosas , y solo por darme pan y aceite.

A continuación relato el menú, sin demasiadas explicaciones, pues son sensaciones, que no se relatar, nunca dije que lo supiese hacer.

Menú Oximoron 2012-05-29

Rosquilla ibérica, aérea, dulce, acida con sabor a cerdo, pero sin serlo.

Empanadilla de mi madre , empanadilla, pero la masa, de rechupete.

Huevo sin huevo y turrón de foie , te lo sacan junto , en una cáscara de huevo , tienen ajo blanco con algo amarillo que no me acuerdo , creo que estaba demasiado disperso , con las expectativas , se que estaba delicioso , pero no había huevo , y el turron de foie , espectacular para dos amantes del foie , como somos mi mujer y yo.

Tomate nitro, otra sorpresas, esta os dejo la foto.

Fondo rocoso, homenaje a la tortilla de camarones, pero también con percebes, y la textura , de la tortilla , mas como un snack .

Cerezas con nata, como imaginareis el aspecto era a eso, pero era foie con una crema, delicias , como dice mi niña.

Garbanzos en remojo , forma de garbanzo , pero sin serlo.

Tenderete de boquerones, original presentación, la verdad es que las fotos os lo harán ver, rico y original.

Cañaílla ceviche, dos moluscos que no conocía, el caracol, valla, pero lo que es la almeja, que parecía una ostra pequeña, estaba de muerte.

Sardinas a la sal, ni la sal era sal, ni el papel de plata, se quedaba en el plato, eso si el pescado era pescado.

Caviar, esto merece una mención aparte, pues también, es extra del menú, a 19,50+iva , por persona , mi curiosidad por probar el caviar de Riofrío , era grande , mi ignorancia , respecto a este producto , también , algunas huevas de esas falsas , una experiencia en Praga , en un hotel de un balneario , que me encanto , y barato y poco mas , comento esto para poneros en antecedentes , quizás por eso me pareció un full , súper salado , con una especie de crema por encima y datiles , vamos un chasco , tiene lolin , huevas de anchoa , mejores , que este caviar en concreto , de hecho lo comente con una persona que también lo ha probado , y que tiene acceso a través de un conocido , al caviar ruso , y dice lo mismo que un ignorante del caviar como yo , que este caviar , que se sirve en el Calima , no vale lo que cuesta ni de lejos .

Gacha-miga de cangrejo, un suculento caldo de cangrejo ruso, muy sabroso.

Bearnesa emulsionada, encebollado y coco, presentado como un nido, estaba también muy suculento.

Raya soasada con berenjena frita, excesivo sabor, quizás por el soasado, que daba cierto amargor, cosa que pretende el chef.

Steak-alcaparra-tartar , potente , sabroso .

Molleja Moruna, no es un producto que me vaya mucho, pero parece estar de moda, bien.

Aquí te ofrecen fuera de menú queso, y como soy un boca chancla, pues para dentro, probé varios quesos ,Selles-sur-cher de solonia, frances, serre de estrella de Portugal( el pariente portugués de la torta del casar), queso de grazalema , junto con el de la sierra de cazorla los mas sabrosos, además un poco de toma piemontese italiano , Stilton al oporto de belgica y para acabar single gloucester ingles, este extra me costo 28€+iva , eran cachos como mi dedo meñique , que no es tampoco enorme , no os fiéis por el cuerpo , la verdad no se si 28€ , es mucho para un sitio así , para mi si , lo que me hace sonreír , es que consideran que fueron dos raciones , a 14€ , pues como para comer una ración.

Postres, Nenúfares de pasión y te, rico.

Gusanos de seda, tan cual, presentados en una caja de gusanos y con la misma forma, solo que de color rosa.

La mariposa , otra sorprendente presentación , bonita y pintoresca.

Choco-lagavulin-café , de presentación mas normal , estaba también a la altura.

Jaque mate , te traen un tablero de ajedrez , con un peón negro y otro blanco de chocolate.

Tarta nupcial , enorme tarta de plástico de donde van sacando los pettit tours .

Para beber una botella de blanco nieva pie franco a 35€+iva , un atraco, creo.

De aperitivo me tome una copa de cava , cosa que no suelo hacer , pero me dio ,7€+iva ,un oporto para los quesos , 10€+iva , una copa de tinto , nada del otro mundo por 8€ y un gin-tonic de blue riboon , a 16€ , en proporción lo mas aceptable , una manzanilla a 4,80+iva, agua mineral de litro a 4,80, también.

Diré que el menú sin extras es de 146€+iva , que para las sorpresas que hay , merece la pena , los extras , exagerados , ni el caviar , ni el queso ,lo volvería a pedir , sobre todo el caviar , el vino exageradamente caro , la botella vale 10€ , los de las copas , mas o menos en la categoría de las estrellas ,conclusión la relación calidad precio del menú es buena , con el resto de complementos , lo dejare en correcta.

El entorno perfecto , salías a la terraza y tenias la playa a la vista, el interior , moderno , la cocina a la vista acristalada , la vajilla , original , en todo , incluyendo cubertería propia , el servicio profesional , atento y cercano .

Otra cosita, y ya acaba la chapa, el coche lo podéis meter en el Meliá , sin cargo alguno , era sábado y estábamos tres mesas , no es temporada de veraneo y la crisis , se nota , yo por lo menos tengo algún remordimiento, que antes no tenia , lógico .

  • nada es lo que parece , esto no es un postre

Hola a todos de nuevo.
Volvi a calima con expectativas nuevas, ya que sabia el cambio de la zona de terraza (espacio para fumadores!!) y de la única opción de 1 menu largo.
Creo que se deberia respetar un espacio de parking para todos los comensales de Calima, las 16 mesas. Habia eventos en el hotel y casi no encontramos un hueco.
Llegada solitaria y entrada hasta la cocina. Nadie en recepción, que raro no?.
Aparece un camarero agradable y ya uno superior y nos llevan a una mesa muy relajante, pero antes de sentarme decido un aperitivo en la zona de nueva terraza. Muy bonita. Una manzanilla me abre el apetito.
Me siento sin que me diga nadie nada, porque estan trabajando a destajo, sin parar.
Tomo copa de KRUG, exquisito, como siempre.
Comienzan con aceites picual y arbequina en contraste con varios panes: Crujiente coca,cereales, centeno, fermentacion acida (muy novedoso).
Leo el menu y elijo un Rioja para la mitad del menu. Creo que la primera mitad tambien pega un tinto, pero continue con champagne.

Ahora paso a describir lo que fue el menu para mi:

- Canutillos de crema (queso y marisco, pero no lo explican): 9
-Alga crujiente y toro de barbate: 8.5
-Turron, foie y yuzu, con la mano, a la boca: INCREIBLE!!.: 10
-Huevo con ajo blanco, pimiento en el fondo, espuma vaporosa: 9.8
-Yogourt: Foie con oporto (algo fuerte) y crema de parmesano: 9.5
Creo que estos 3 ultimos platos tienen algo de parecido en boca, muy ricos pero con pocas diferencias.
-Kebab: 0. Creo que no aporta nada y sabe a un barato dirham.
-caja de espetos: El humo 10. El Ginger 0, y las colas del espeto molestan para quitarlas si no las quieres comer. Lo mejor la presentación.
-Quisquillas:5. No son quisquillas de las pequeñitas y se peagn en los dientes por ser gelatinosas.
-Parmentier de higaditos: pollo con pure algo espeso y muy denso, pero gran sabor. Creo que este plato sobra en el menu porque llena y rompe la tranquilidad hasta ese momento. Presentacion 10. NOta 9
-Croquetas rota: Sabia a refrito la croqueta. El calamar de pota un 6 porque aunque estaba muy bueno, era demasiado natoso.
-pipirrana nitro con tomatito: 9.2. la helada era muy fina. Presentacion mas floja hasta ahora.
A partir de aqui, es dificil seguir un buen ritmo gastrico.
-Gazpacho con percebes de 10. Regaliz 9.5. Presentacion 10.
-ceviche de concha fina, No sobra. Excellente y mejorando en el plato, una evolucion culinaria: 9.4.
-Nido de huevo de gallina clueca con cerdo, no con jabugo, el conocido, caldo muy gelatinoso y con hilos. Un 7-8
-Ventresca de cazon sin sal y una perfecta emulsion naranja: 9.9
-Cocido rondeño, perfecto con zanahoria dulce: Un 8.5, pero es que ya vale de dumpling, por favor!.

Los postres muy sosos:
-palomita nitro con muy poco sabor
-Pasion y melocoton a la par de sosos. El helado de yogourt algo acido y la crema de hierbaluisa muy rica.
Falto algo de pasion en los postres y como no, de chocolate. El melocoton ton ton de por si es tonto y sin sabor, y asi fue.

Petit fours y cafe arabica sublimes, un 10000!!!.
podia molestar el ruido de la gente o el aroma del puro de los arabes de al lado , como siempre derrochadores y sin educacion.

Volvere seguro. Nota global:9

Primera visita a Calima y la experiencia no pudo ser más positiva. Tengo que reconocer que los restaurantes de cocina de autor, creativa o como la quieran llamar me dan miedo puesto que no es la primera vez que sales de uno de estos "templos culinarios" con hambre y los bolsillos vacíos.
No es el caso de Calima en absoluto.
La cena consistió en un menú de 17 platos, todo ellos sorprendentes y geniales, con una variedad de materias primas, presentación y ejecución inigulables. Sobre materias primas tradicionales (ventresca, foie, bacalao, atún...) se iban sucediendo platos con reminiscencias japonesas, andaluzas, thai...
Podría estar horas describiendo los platos, pero no habría palabras para resumir la sensación de estar sentado en Calima disfrutando de semejante festín.
El servicio es perfecto. Algún comentario anterior hace referencia a su juventud, dato cierto, pero no menos cierto que su profesionalidad impecable, pendentes en todo momento que no faltara pan, vino, aceite, agua.... Los platos eran servidos (sin las matadoras esperas entre plato y plato) al unísono a cada comensal, acompañado en todo momento de un breve explicación sobre los mismos, sin rasgo alguno de altanería o arrangancia (no hay nada peor que un camarero resabido).
La carta de vinos es amplísima y su servicio excelente.
Volviendo a la comida, hay que recalcar la búsqueda de la perfección en los pequeños detalles: gran variedad de panes, aceites y excelente tabla de quesos (la única que he visto capaz de igualar a la del Santceloni en Madrid).
El entorno es magnífico. Decoración muy bonita (cocina transparente), con amplia separación entre meses y todo ello con vistas al mar.
Por último, el precio. Después de dejarme 250 euros por comensal, la primera tendencia es a puntuar mal la relación calidad/precio. No obstante, creo que la experiencia lo justifica plenamente. No es un restaurante más y por tanto no es comparable. Lo que ayer viví en la cena, va más allá de la comida y por tanto los 250 euros por comensal los considero muy perfectamente invertidos (aquí, para gusto, los colores -hay gente que le hace más ilusión ir un fin de semana a Madrid y dejarse 1.000 eruso para a ver un madrid-sporting que puede quedar 0-0-)
En resumen, fantástico.

fantastica cena. Un restaurante muy especial, producto espectacular y tecnica super fina. Todos los platos sorprenden, todos tienen sorpresa estetica y de gusto, la puesta en escena supera a algunos de los tres estrellas que hemos visitado. Carro de pan y petitfur increibles. Carta de vinos completa. Lo unico que vimos en contra es la mala señalización para llegar por el parking del Melia.

Empiezo por decirles que tenia muchas expectativas en este restaurante que dicen los entendidos que es un santuario del arte culinario.reserva para seis comensales (uno de ellos como si no estubiera por que no probo ni un solo plato)solo hay dos menus elegimos el excelence (116)este se compone de 15 platillos. con una puesta en escena excelente y guardando los tiempos correctamente en casi todos los platos.la palomita nitro( congelada) la bolita de papel que nos exploto y nos mancho la ropa el huevo sin huevo (sin fuste) piñones con gamba roja(cruda) caviar calima (bueno) remolacha ahumada y bacalao(excelente) nenufares de puchero(insustancial)almendrado (almendras con una salsa rara)salmonete moruna (bueno) pescadilla de marbella(rica)gazapo guisado (excelente)turron de foie y yuzu (lo mejor)tocino pasion(muy bueno) chocolate aereo y whisky(para olvidar)mencion especial el plato verde que te quiero verde+ percebes(desastroso) que pinta un tomate verde congelado con unos guisantes y dos cositas que parecian percebes(lamentable)en resumen hoy por hoy al restaurante calima se va por el nombre por que esta en marbella y por que se quiere tirar el dinero.

Bonito local con un emplazamiento ideal, donde sólo hace falta que quiten las marquesinas de plástico enclavadas en el paseo marítimo que entorpecen un poco la bonita vista del mediterráneo. La decoración minimalista y elegante en todos sus extremos, el servicio atento y rápido y la comida muy buena en general. Te ofrecen dos menú y como suele ser habitual en nuestras primeras visitas optamos por el más largo, se componía de lo siguiente:

APERITIVIVOS:

- Palomita nitro (7). Sorprendente.
- Tortilla de camarones cristal (8). Un clásico de la casa.
- Turrón de foie y yuzu (10). Exquisito.
- Huevo sin huevo (8).

PLATOS:

- Nenúfares de puchero (8,5). Muy bonita la presentación.
- Verde que te quiero verde (10). Nos encantó.
- Caviar Calima (8). En la crítica de abajo tienen razón, demasiada mantequilla.
- Piñones con gamba roja (8,5). Muy bueno.
- Cigala, ajoblanco y brevas (8,5). Muy bueno también.
- Almendrado (9). Nos fascinó.
- Remolacha ahumada y bacalao (9). Delicioso el bacalao.
- Dashi ibérico (7). Tal vez no le cogimos el punto, pero estaba bueno.
- Salmonete moruna (8,5). Un pescado que nunca falla.
- Pescadilla de Marbella bearnesa (8,5). Siempre es resultón.
- Gazapado guisado (7,5). Bien pero no para tirar cohetes.

POSTRES:

- Tocino pasión (7,5). Sorprendente pero sin excesos.
- Chocolate aéreo y wisky (8). El chocolate siempre se agradece.

BEBIDAS:

- Moët & Chandon.
- Fino Inocente Valdespino.
- Shatz Chardonnay.
- Agua.
- Pedro Ximénez.
- Café.
- Té.

PAN:

- Incluímos este apartado porque el pan no alcanzó las perspectivas que teniamos, fue verdaderamente lamentable: La brioche de las peores que hemos comido últimamente, y tres clases más de pan que probamos no conseguían ni el aprobado. ¡Dani! Espabila y mira a ver porque te falla el tema de la harina.

RESUMIENDO: Otro restaurante a tener muy encuenta por la capacidad creativa de su Cocinero y el buen sabor que plasma en sus obras.

Creo que lo que tiene de bueno es el lugar donde se emplaza y la comida.

Voy a relataos errores y matices de la comida del calima durante nuestra cena, que hay que tener en cuenta siempre que se quiera añadir otr estrella. fueron comentados con la sala y no hay que darle más importancia:

Tras un buen recibimiento, visualizamos mucha gente en la cocina, uf que ritmo. La mesa en primera linea. Muchos mosquitos, les hace falta algo que los ahuyente.

El sumiller muy joven pero me parece JASP. El jefe de sala era el anterior sumiller y tiene más presencia y tablas, al igual que otros juveniles que llevaban la sala esa noche, quizá poco empaque. Es dificil este oficio y cambian mucho de partido político.

Comida:
-Pan regaña muy salado
- La brioche vulgar y no se puede sacar del molde de carton. Muy mal
-El caviar de riofrio es mejor sin la mantequilla que se apodera de el
-El carpaccio de gamba con helado de piñones tenía un aroma extraño a iglesia cerrada de navarra, un poco raro
-El ajo blanco con huevas de arenque e higo estaba salado en demasia
- los encurtidos son un plato muy pobre.

bebida:
-Bien aconsejados, pero cuando el blanco perdia Tª, pedi más hielo, y se llevaron la cubitera , dejando el vino blanco ala aire libre (10 min) hasta que volvieron con la cubitera. El jefe de sala salio al paso y se dio cuenta, menos mal. Error grave.

Decir que el tomate verde es espectacular, pero la ostra es de 5.

volveremos el próximo año.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar