Restaurante Calima en Marbella

Restaurante Calima

Datos de Calima
Precio Medio:
171 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
9.0 10
Entorno:
8.8 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Málaga
Localidad: Marbella
Dirección: Av. José Meliá, s/n
Código postal: 29602
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 100,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


26 Opiniones de Calima

Dani García desarrolla una cocina creativa y estética, dónde las presentaciones y el efecto cromático cobran una importancia especial.Asentada ,casi de forma milimétrica, en productos y guisos de la tierra, la desarrolla, la imagina y la eleva al máximo nivel, conservando siempre un sentido clarificador, ligero, suave y delicado, marcando así claras influencias orientales. La puesta en escena es espectacular, sin reparar en medios, apostando a lo máximo, aq a mi entender lo recibido hasta el momento no es demasiado para tamaña apuesta. Local elegante, distinguido, espacioso, íntimo y encarado al mar, aq esto pueda provocar cierta sensación de asfixia húmeda en algunos momentos( nada recomendable para un buen vino y una buena comida sutil. El servicio es correcto, atento, pero algo estereotipado, uniformado, algo inflexible, sin llegar a conectar de forma individual con la particularidad del cliente. Buen servicio del vino, con amplias y caras referencias. Copas correctas, aq se hechan de menos las otras....Probamos un menú más clasico que nos gusto y satisfizo: claridad, cromatismo, elegancia, sutileza en los sabores, fidelidad y síntesis del producto, la tierra y la imaginación con la tierra. Espectacular tomate raf , caviar, gazpacho de cerezas, tocino y manteca y como debe ser finalmente, muy rico y sabroso. Me resultó fascinante el coquito nitro, por su estructura, complejidad, estética, arquitectura y sabores tan sorprendentes como golosos.
En definitiva, un gran restaurante, merece más , creo que la segunda está al caer, caro, pero fascinante en su integración de la tierra y la vanguardia gastronómica

Ya que el viernes pasado estuve en una de esas experiencias culinarias de las que merecen la pena, pasaré a relataros cómo transcurrió nuestra cena en el Calima de Dani García en Marbella.

La expectativa era media, había oido decir de todo, desde que es el mejor cocinero andaluz y que Ferrán Adriá le considera entre los 5 mejores cocineros de España hasta que no está mal pero que el precio era excesivo para lo que ofrece. Creo que para apreciar este tipo de comida de vanguardia lo primero es olvidarse del precio (por lo menos durante la cena) y sobre todo tener la mente abierta y buena predisposición. El estado de ánimo es fundamental para poder disfrutar plenamente de las sensaciones que ofrece la alta cocina.

Llegamos al Calima, que está en el Hotel Don Pepe de Marbella sobre las 21h30. El sitio muy bonito y amplio con vistas al paseo marítimo. La cocina es vista, lo cual es siempre interesante de observar, sobre todo cuando ves a Dani García probando de los platos, ¿me estará metiendo sus dedos en mi plato te preguntas? jeje, suponemos que no…Bueno, vamos allá con el menú.

Entrantes, los finger foods, ya que se comen con los dedos, fueron seis:

Palomita nitro de aceite de oliva y tomate raf, curiosa textura, muy buena presentación, con el nitrógeno líquido debajo echando humo.
Tortillita de camarones de cristal, muy rica aunque menos impactante.
Mollete de antequera cocinado en papel de aluminio y relleno de galete de atún, el interior fue sorprendente con una salsa muy sabrosa.
Turrón de foie y yuzu, para mi la tapita más rica, la combinación era espectacular.
Ajoblanco malagueño cuajado, el caramelo de la ensalada de pimiento y espuma de lichis, la más original, un huevo cortado a 3/4 y dentro la mezcla (para este sí q había q usar cucharita), el caramelo estaba increíble, me gustó más cada cosa por separado que mezcladas.
Manzanilla al cuadrado, una copa de cocktail de manzanilla con una especie de aceituna esférica, lo dejo para el que le guste la manzanilla, yo no me encuentro entre ellos.

Entre medias nos trajeron diversos panes (mollete, pan de aceite, pan de agua, de aceituna negra, regañá, piquito gigante…), todos muy buenos y un par de aceites de variedades picual y aberquina. El vino blanco correcto, pero sin más. Seguimos con los platos:

Caldo frío de puchero infusionado con hierbabuena, flores de humus y huevo de codorniz pasado por agua, plato bastante bueno, las flores de humus eran lo mejor del plato, se deshacía en la boca, una textura y un sabor espectaculares.
Falso tomate raf relleno de pipirrana, gazpacho verde de aguacate con quisquilla de motril, para mi el plato de la noche, muy currao el falso tomate con una fina capa brillante roja de yuzú? y las típicas hendiduras del raf, original y riquísimo.
Ajoblanco helado de piñones con gamba roja, miel de trufa y queso en aceite, el plato hondo tenía un sobreplato por encima con agujeros por el que salía el humo del nitrógeno líquido con un carpaccio de gamba que se sale y el helado de ajoblanco muy logrado.
Zanahoria morada de cuevas bajas con bacalao fresco, jugo de naranja y comino, bien sin más, no nos causó un gran impacto.
San Pedro asado con gazpachuelo malagueño de cítricos y migas de harina de maíz y tomate semiseco, el pescado estaba superior y el gazpachuelo (sopa malagueña hecha con mayonesa, patata y pescado) también me pareció muy bueno.
Cabra malagueña asada con su asadura con ajo negro y puré ras el hanout (especia moruna). Ya con el botón del pantalón desabrochado, tocaba el plato de carne. Como casi siempre en los restaurantes de este tipo, el plato de carne me suele decepcionar un poco, entiendo que es complicado “inventar” teniendo que usar carne como elemento principal. Aquí sería el plato donde le daría la razón a aquellos que dicen “déjate de comida minimalista y dame un buen chuletón”. Aun así, el cabrito no estuvo mal tampoco…
Un trozo de Sierra Nevada, iceberg de piña con maracuyá, hinojo y gengibre. La verdad es que el postre era muy original, tal vez un puntito demasiado ácido para mi, pero muy rico, rico y con fundamento.
Luna de Marbella, su reflejo en el mar, chocolate blanco con mandarina y yuzu, el reflejo en el plato precioso y el postre también muy bueno.
Durante los platos me tomé un vino tinto de la zona de Málaga, que superó mis expectativas, realmente hay vinos en España desconocidos para el gran público y que tienen un gran nivel. Y después del festín, una tila y los petits fours, que según los ibamos probando, se iban superando…

Como véis, el menú está compuesto platos clásicos de la cocina andaluza y sobre todo malagueña con el toque de modernidad y espectacularidad que le ha sabido dar Dani García.

Si queréis ver las fotos de los platos, os invito a visitar el blog de "adostiempos":

http://adostiempos.wordpress.com/

Nueva visita al restaurante Calima, ¡y las que me quedan aún! Cena para dos con vistas a la playa. Sin necesidad de pedirlo, el personal adecúa los toldos en función de que la brisa viniese más o menos fresca. Servicio amable y perfecto, como siempre. Tomamos el menú largo (Calima Experience), compuesto de once entradas, tabla de quesos y dos postres. Para beber, un Calvente blanco, frutal y fresquito, que armonizaba genialmente con la cena y la noche de verano. Buen surtido de pan y aceites para acompañar.

Para el que desee conocer todos los platos, en la pagina web está la lista completa. Yo haré referencia sólo a los que más me impactaron. Merecen destacarse los encurtidos que abren el menú, evolución corregida y ampliada de las aceitunas nitro del menú 2008. Eso es modernizar la cocina tradicional. Maravillosos también el huerto sobre porra antequerana, con los falsos tomates, el carpaccio de gamba roja y las quisquillas de motril. Se agradece que tras unos años de predominio de platos de mar en el menú, aparecieran un foie cocido a baja temperatura con uva pasa rellena de sidra ice wine (maravilloso) y un dumpling de colitas de cerdo ibérico con carabinero asado, plato de alto riesgo de resultado espectacular.

Dejo para el final lo que más me gustó: el dashi de cerdo ibérico, con cuajo de manteca colorá y papada confitada con habas, que aunque suene a matanza, grasa y pringue es una de las sopas más finas y elegantes que he tenido el privilegio de tomar jamás.

Antes de los postres pasa el carro de los quesos. Merece la pena dejarse asesorar porque hay gran variedad y estilos.

Postres muy imaginativos, sobre todo las zanahorias de leche merengada sobre huerto de galletas oreo.

En definitiva, sigue evolucionando y sorprendiendo la cocina de Dani García. Lo único malo, la digestión de la cena. Qué noche más larga, Dani... podrías dar almuerzos!

1-por fin un rato para escribir . Tenia ganas de dar mi valoracion . Además ahora que está cerrado y seguramente en Marzo descubriremos nuevas sensaciones en el templo de la gastronomia andaluza. Menu degustación calima : 11 platos , incluidos dos aperitivos , que son el gazpacho de cerezas y nieve de queso fresco y el conocido foie con manzana y mascarpone . Creo que el menu se compone de sobresalientes platos y de otros menos emocionantes . Los falsos tomates nitro rellenos de remolacha , albahaca y pipirrana , se alterna con caldo dashi con panceta ibérica que no dice nada. Igual ocurre con una increible lubina salvaje presentada como la moraga , fiesta tradicional en las playas malagueñas , que frente a un taco de foie cocido a baja temperatura , no resulta facil compensar el menu . Con lo postres ocurre algo parecido , bellisima luna de marbella y su reflejo en el mar y algo basto el iceberg de piña , que simula ser un trzo de sierra navada .
Para beber , de aperitivo , una copa de Raventos de nit , a 13 € la copa y un magnun de Quincha Corral a 115 € . Eramos 6 personas y tomamos 6 copas de cava , lo digo para explicar el precio final . Ah , se me olvidaba , nos ofrecieron un surtido "mini" de quesos 24€, y 6 cafes o infusiones que se mueven entre 4,5 y 6 € , ademas de cobrar 8 € por comensal en concepto de servicio .
2- Teniendo en cuenta que mis valoraciones son muy particulares , y dandole mucha importancia a la creatividad y el dominio de las tecnicas de Dani , considero que el menu degustacion es de un precio correctisimo , vajilla cubiertos entorno y servicio en general .
Pero creo algunos detalles no me permiten dar maximas puntuaciones , debido sobre todo al precio de lo periferico , cava 13€ la copa (8 € de coste la botella) , cafes 6€ , no elegimos los petit fours (posibilidad que se incluye), y 8€ de servicio por comensal (que no incluye ningun aperitivo ). Circuntancias que hacen subir la cuenta a 170 € por persona o lo que es lo mismo cerca de 30.000 pesetillas de las de antes. REspecto al carro de quesos , pues majestuosos , y creo que 24 € el surtidito , es correcto con el simple hecho de ofertar, 60 variedades nos dijeron ?.

Me encanto fue una cena inolvidable nos pedimos menú degustación largo y menú degutacion de vinos IMPrESiONanTE. Empezamon con champan y cada vino que nos ofrecían era mas bueno nos sorprendió muy gratamente uno de Málaga que se llama botanic muy bueno y los platos para que contar algo único una experiencia única y maravillosa volveré sin duda y lo recomiendo a todos el servicio magnifico

El local me parece precioso, el servicio impecable y atento y la comida una experiencia unica del máximo nivel. Sabores intensos y elegantes. Lo pondría entre mis cinco favoritos a nivel naciona.

Jure que no haría mas valoraciones de restaurantes, pero creo que Calima se merece algo mas de lo que se lee en esta página....esta claro que no es el local indicado para aquellos que a una iluminación tenue y sutil de este u otro sitio, la catalogan de mala iluminación, o los que critícan encontrarse venas en los higados de pato, o que a un plato que no le escalde los morros lo tacha de estar helado e incomible......
http://orgasmosgastronomicos.blogspot.com/2009/07/calimacocinacontradicciono-descubrir.html

SALUT¡¡¡¡¡

Comentario de dos visitas realizadas en los veranos de 2007 y 2008 respectivamente. En ambas ocasiones tomamos el menú degustación largo "Menú Calima". Ubicado en el Meliá Don Pepe, frente al paseo marítimo, la cena tiene lugar en una amplísima terraza con vistas al mar. En la segunda visita habían hecho reformas, con una champanería en la antesala del restaurante y la cocina vista tras una cristalera, donde puede verse a Dani García dirigir a su equipo en todo momento. Servicio atento y discreto. El tempo de la comida suele ser cadencioso aunque sin tiempos muertos, permitiendo disfrutar de cada plato sin necesidad de esperar al siguiente. Ambos años abrían dos clásicos de la casa, importados de los tiempos de Tragabuches: gazpacho con cerezas y foie con manzana caramelizada. Imposible describir la totalidad de los platos (los podéis ver en la página web). En todos había algo que los hacía únicos, como el plato del fondo del mar, increíble en su presentación, la urta a la roteña (sashimi a la roteña quizás?), el sublime emblanco malagueño, la patata de la feria que se come con el papel o las moragas, con las brasas y la sangría sobre la mesa. Imaginación y tecnología punta al servicio de la gastronomía. Magnífica carta y servicio de vinos. En el 2008 incluyeron en el menú tabla de quesos (impresionante el carro) y petit fours a demanda. Comer en Calima es una experiencia para recordar.

Sin duda cada dia tengo mas claro que las estrellas michelin son una milonga, si calima no tiene no una si no 2 estrllas es simplemente porque las estrellas no las concede alguien que sepa de esto.Daniel Garcia hace un fantastico homenaje a su tierra elaborando productos de su region de manera sobresaliente.Fantastico ravioli de rabo , sobresaliente carrillada , raciones generosas y postres de ensueño , buen servicio de vinos aunque algo alto de precio (la plazuela Bod. mas que vinos 75 euros)

Fuimos al calima para disfrutar de la cocina de este gran cocinero Dani Garcia, y nos gustó, cenamos un menu degustación atrevido y moderno, al entrar nos ofrecieron un aperitivo, el cual nos cobraron, el menu fue bastante largo , pero con porciones muy pequeñas. El servico fue poco atento, ecepto el del sumiller que nos atendio profesionalmente y nos recomendo muy bien un blanco y un tinto.
Lo que tambien me gustaria puntualizar es que cenamos bien pero encontramos los precios muy caros para lo distendido.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar