Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Aceptar

Restaurante Aizian

40
Datos de Aizian
Precio Medio:
71 €
Valoración Media:
8.3 10
Servicio del vino:
8.8 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
7.9 10
Fotos:
 

Reservar en restaurante Aizian

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 39,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos,1-15 agosto,1-15 enero,semana santa

Teléfono

Restaurante Aizian Aizian Aizian en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Aizian Aizian Aizian en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Aizian Aizian Aizian en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Aizian Aizian Aizian en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Aizian Aizian Aizian en Bilbao torrija Restaurante en Bilbao bakalao Restaurante Aizian falso rissotto Aizian milhojas de queso y crema de castaña Aizian en Bilbao salmonete,otro descubrimiento Restaurante en Bilbao sopa de chipiron, increíble lo rica que esta Restaurante Aizian Aizian Aizian Aizian Aizian en Bilbao Aizian Restaurante en Bilbao Aizian

Descripción
El restaurante Aizian se encuentra ubicado en la planta baja del Hotel Meliá, en Bilbao, a 10 minutos del Museo Guggenheim. Cuenta con un comedor principal para 65 comensales, uno semi privado para 12 y otro privado para 20 comensales.

Con una cálida atmósfera proporcionada por la madera y unas vistas inmejorables del parque de Doña Casilda, el restaurante Aizian fue diseñado por Ricardo Legorreta para ser representativo en Bilbao de la  mejor  cocina vasco navarra tanto de autor como de pinxos.

Confeccionan una cocina de autor en el restaurante Aizian con fuertes influencias de la cocina tradicional vasca. Jose Miguel Olazabalaga, el jefe de cocina posee varios premios y distinciones como el galardón al mejor cocinero joven de España de 1998.
40

Opiniones de Aizian

Añadir valoración
Aizian
Servicio del vino: - 10
Comida: 7 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 7 10
7.0 10
Miguelbc

Miguelbc 11/01/17 13:37

Fecha de visita*: 07/01/17

... impuntual.

Este establecimiento llevaba en nuestra lista de posibles mucho tiempo, quizás demasiado. Coincidiendo que fuimos a ver un espectáculo a Bilbao y nos quedaba a escasos cinco minutos caminando decidimos llamar para reservar mesa.

Llamo, explicó la situación y me dicen que si llegásemos más allá de las 22:30 les haríamos una faena porque es la última hora a la que sirven mesa. Mila y yo, alucinados, remarcamos la situación y les diremos que seremos puntuales salvo debacle en el espectáculo.

Llegamos antes de la hora. Nos revisan de arriba abajo tanto la jefa de sala como gente del servicio. Indicamos la reserva y nos acomodan. Mesa amplia y bien vestida.

Ojeamos la carta, fuera de ella parece que no hay nada de nada, y vemos que hay ostras... un plato ya decidido. Seguimos ojeando y nos decantamos por lo siguiente.

Nos traen los entrantes. Salmón por un lado y lo otro no recuerdo que era, pero estaba años luz del salmón.

- Ensalada de bogavante. El bogavante, del Cantábrico. Perfectamente cocido, acompañado de unos canónigos así como unos tomates cherry deshidratados. Vamos, que el plato está bueno por el producto.

- Ostras a la plancha. Dos piezas por comensal, envueltas sobre bacon. Nos sorprendió porque en la carta no nos pareció leerlo por ninguna parte. Estaban bastante buenas pues aún con esas había regusto a ostra.

Ya en los segundos.

- Mila escogió merluza, con una salsa de erizos. Realmente buena la calidad del producto. Cocinado casi de diez. Muy buena ración, la verdad que estaba muy buena.

- Por mi parte, ciervo. Hacía mucho que no lo comía y me parecía una buena opción. La carne clavada como me gusta, sangrante. Muy rico.

Ojeamos los postres. Había visto una mesa con un poco de queso pero tampoco tenía tanto hambre y encima estábamos cenando. Me conformaría con una tarta de queso azul. 11€ la ración. Para mí, injustificados.

Remarcar una cosa. Solicitamos lo posible sin sal y así fue. Parece mentira, pero siempre lo indicamos y no siempre nos hacen caso.

Hay cierta variedad de pan. Lo primero que probamos fue de leña, calentito y con la noche que hacía se agradecía. Mi segunda opción fue de maíz, nada del otro mundo.

Acompañamos la cena de agua y Coca Cola.

¿Comimos bien? Sin duda.

¿Volveremos? Ni de bromas. No nos gustó el detalle por teléfono con la exigencia de puntualidad cuando luego entró una mesa casi a las 23:00 y su recibimiento fue, digamos, más afectivo. Pienso que debes tratar a todos los clientes por igual. El servicio nos pareció seco, distante. Raro en general, salvo por la persona que sirvió la Coca Cola.

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
Gastiola

Gastiola 08/12/16 23:00

Fecha de visita*: 07/12/16
Precio por persona: 66.0

Restaurante muy comentado en esta página. Sigue siendo en mi modesta opinión uno de los mejores de la capital. Un elegante espacio donde te atienden de maravilla y donde se come estupendamente.
Como llegamos tarde no podemos optar a su menú degustación así que tiramos de carta. Nos deleitan con un par de aperitivos en forma de crema de lentejas y tomate con su “tierra”.
El pan es punto y aparte. Varias opciones, a cada cual más apetecible pero en mi caso tengo que darle al de maíz. No siempre tengo la oportunidad de catarlo. Maravillosamente rico.
Como entrantes yo me decanto por unos tallarines de begihaundi. Presentados en una preciosa cazuela de metal. Acompañados de una yema de huevo cocinada a baja temperatura. Están de muerte. Finísimos con muchísimo sabor. El huevo es un acompañante perfecto. Buena sintonía entre ambos productos. Platazo.
Mi prima ha preferido algo más “clásico” pero uno de los platos que deberían ser obligatorios en la carta de un restaurante. Yo he tenido la ocasión de probarlo en numerosas ocasiones y creo que siempre con buenos resultados. Hongos salteados, huevo a baja temperatura y royal de foie en dos tiempos. Un plato regado por un caldo que se come en dos partes. Primero los hongos con el huevo, posteriormente, caen a la parte baja del recipiente los restos de la yema de huevo y el caldo que se mezclan con el foie. Exquisito.
Como segundos ella elige la lubina plancha con puerros asados y emulsión de romescu. Todo perfecto. Incluso esa salsa que no suele ser demasiado de mi agrado está un tanto distinta a la que he degustado en ocasiones, más a mi gusto. Buen producto y excelente calidad del pescado.
Yo “ataco” un rape asado con carbón de txipis y crema de apio-nabo. Nuevamente alto nivel. Calidad y perfecta la mezcla. Más esponja que carbón así que facilísimo de degustar. Mucho sabor a txipis. La crema suave y agradable. Otro plato destacable.
En el asunto vinícola y muy bien aconsejado por mis compis de catas, me decido por un Organza Sierra Cantabria 2012. Viura. Malvasís y Garnacha blanca. Crianza en barricas de roble francés. Al abrir la botella la nariz es suave y en boca se muestra casi hasta “facilón” pero a medida que respira tanto sus aromas como su cuerpo ganan y mucho. En breve disfrutamos de un vino con presencia de madera pero muy a mi gusto. Incluso mi “difícil” compañera de viaje me comenta que está muy rico. Buena señal. Un postgusto largo, un vino con mucho cuerpo. Gracias majetes, habéis acertado.
Dejo que la “sana” elija un postre y tengo suerte. Se decide por una espuma de arroz con leche con helado de maracuyá. Un postre fresquísimo. La espuma finísima, el helado sorprendente, potente. Dos sabores contrapuestos pensados para “casarse”. Matrimonio perfecto. No podemos estar juntos pero mucho menos separados. Genial idea. Refrescante cien por cien pero a la vez te hace “tiritar”. Bien, muy bien.
Como no podía ser de otro modo, Mi acompañante pide la carta de infusiones y se decide por un “agua pintada”. Una de Rooibos con naranja. Yo lo siento pero no puedo con esos olores y menos aún con esos sabores. Será “muy sano” pero lo sano y lo rico muchas veces no coinciden precisamente con mis gustos.
Mi “cortao” clásico me satisface muchísimo más. Además nos los acompañan por su ya clásicos detalles “fin de fiesta” en forma de crema de chocolate, madalena y teja. No fallan nunca. Creo que sería una pena que cambiasen.
Pues una cena de altísimo nivel. Sigo pensando que este local se merece esa estrella que fue un tanto “fugaz”. Esos entendidos sabrán el porqué pero en mi modesta opinión no han sido justos.
Para ver alguna foto: http://gastiondo.blogspot.com.es/2016/12/restaurante-aizian-bilbao-tuchelin-dira.html

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 7 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: - 10
8.0 10
Bilbis

Bilbis 17/03/16 10:30

Fecha de visita*: 16/03/16

Recuerdo los inicios de este restaurante, fueron espectaculares.Muchos pensamos que era el marco ideal para desarrollar una gran cocina, pensabamos en una estrella inminente. Una gran carta de vinos, un sumiller dinámico y rompedor, el marco incomparable, neoyorkino..elegante, lo sigue siendo. Un buen menú: el foie en costra, la vieira , el pulpo asado, un buen bacalao, algo de caza y la torrija claro. Encima no se disparaba de precio. Pero la estrella no llegaba y cambios en el menú tampoco. Dejamos de creer en la estrella y los cambios en el menú no llegaban. Llegó la estrella y los cambios en el menú , no llegaban. Se fue la estrella y los cambios en el menú no llegan...

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
oscar4435

oscar4435 09/03/16 08:16

Fecha de visita*: 23/01/16
Precio por persona: 85.0

Como en los últimos años, celebramos nuestros cumpleaños en este mes, en un lugar especial y este año no iba a ser menos , así que fuimos al Aizian , para nosotros , sin duda una estrella michelín , si la ultima vez que valore este local en verema , lo titule “justicia” , no podía ser menos el titulo de este año “injusta michelín “ , pero a ultima hora he preferido otro titulo , esta guía , la cual me jacto de seguir y de valorar , para mi es de las que menos errores comete a la hora de sus valoraciones , sin embargo en esta ocasión se equivoca , para nuestro entender , claro.

Siempre se decía que este local no conseguía la estrella , porque los servicios estaban fuera del restaurante , ya que es uno de los dos restaurantes del hotel en el que se encuentra ubicado , sin embargo el año pasada recibió la merecida estrella y este año se la han quitado , pues bien no lo entiendo , para su criterio queda .

Como siempre la sala la llevan dirigentemente, más mujeres que hombres, de hecho las tres féminas que nos atendieron son personal fijo y de muchos años, cosa que se agradece ya que hablamos de una impecable atención.

Mesas grandes, bien separadas, vajilla y cubertería de primera, siempre lleno o casi y casi siempre en la sala alguna familia celebrando, la verdad nos encontramos muy a gusto siempre, desde el primer día, hasta la fecha.

Carta de vinos, que para un entendido seria corta, pero para los muchos profanos que andamos por el mundo, esta bien surtida de varias D.O.

Lo primero hacer algún cambio en el menú degustación que ya traía estudiado desde casa, yo cambie un par de platos y a Ana un postre de queso, sin ninguna pega, nada de consultas al chef, aquí estamos para agradar y hacer las cosas fáciles.

Elección de pan, centeno, maíz, blanco o nueces y pasas, muy buenos todos.

Empezamos con unos aperitivos de salmón marinado en casa con crema de apio nabo y una mus de aceitunas, crema de piparás y dos trocitos de anchoa, uno en aceite y otro en vinagre, vamos lo que llaman una gilda destructurada.

Como primer entrante, una ostra a la plancha sobre mousse de coliflor, velo de Euskaltxerri y aire de mar con toques cítricos , sabroso , el cerdo le daba carácter al plato y la ostra a la plancha , le resta un poco de sabor a mar , pero aporta una textura mas acorde con el conjunto .

Langostinos y cardos salteados, con semicuajo de mejillones y erizos, los langostinos pelin sobre macerados, para mi gusto, pero conjuntados con el cardo, ricos y el semicuajo potente.

Para ana pulpo a la plancha con cenizas de carbon vegetal, buen trozo, muy sabrosa, acompañado de un ali-oli de miel y a modo de trozo de carbón, una yuca hervida en salsa de txipiron.

Aquí el primer cambio, yo me pedi unos tallarines de txipiron, sobre velo de su tinta, ali-oli de calabaza, marmita de txipiron y brotes de cebolla, me resulto tan atractivo el enunciado, que aunque era de otro menú me lo pedí en vez del pulpo, así probamos las dos cosas, ambas muy buenas y es que el calamar en crudo o como es en este caso con una cocción a baja temperatura, esta muy bueno.

A continuación y siguiendo con el menú, lamina de foie sobre falso risotto de espárragos, almendras y tofee de maíz dulce, muy bueno, calidad y sobre todo producto, muy buen contraste entre el graso foie y el falso risotto.

Rape marinado en soja y asado, sobre cebolleta asada, chalotas, tomate pomodoro y trazo de ajo negro , el rape muy bueno , en su punto , quizás pelin potente la mezcla de miso y soja que le cubría , pero que no afecto al interior .

Pichón en dos cocciones, pechuga sangrante y muslo confitado, parfait de su hígado, eso un clásico en los menús, esto para Ana a mi ya sabéis que no me va el pichón, he aquí el otro cambio, a mi lomo de ciervo con mermelada de remolacha, magnifico macarone de remolacha y chalotas, sonrojando y perfectamente elaborado, aunque he descubierto que es una carne que tampoco me va mucho, pero eso es cosa mía, entre Uxue y su madre dieron cuenta de las carnes y quedaron muy bien las dos.

El primer postre, helado de queso fresco sobre crumble de manzana y toques ácidos a ana le sacaron otra cosa, el helado muy rico, creo que los hace, al menos antes así era, mi amigo Diego, un italiano que hace los mejores helados que he probado.

Para rematar el dulce una cuajada de chocolate blanco con velo de maracayá y mango, de cine, tanto uno como otro, lácteos, chocolate blanco, que lico.

Yo al principio de la velada les había pedido media ración de tarta de queso azul, espectacular, que textura tan cremosa, que sabor tan delicado, con el justo toque del queso azul, cojonuda, tuvieron el detalle de no cobrarlo, a gusto lo hubiese pagado.

Para Uxue un arroz con tomate y un huevo frito y buen plato de fritos, pero buenos, de calidad y helado de vainilla, todo ello por 25€, menú infantil.

Los menús 74€ , todo iva incluido , como debe ser , la botella de quibia sobre lias , 17€ , agua litro , 3,3€ , infusión 3€ y un orujo de hierbas muy bueno , 4,4€ , gota a gota se llama , una copita de ribera para la carne , cair , 4,4€ , rellenado de copas y servicio de vino muy profesional.

Resumiendo, una velada de celebración, siempre lo he recomendado, lo seguiré haciendo, para mi es uno de los cuatro o cinco, mejores restaurantes que tenemos.

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 7 10
Calidad-Precio: 10 10
8.5 10
Atni

Atni 09/12/15 12:20

Fecha de visita*: 05/12/15
Precio por persona: 80.0

Escapada de puente a Bilbao, tres días en los que uno de nuestros objetivos era deleitarnos con la gastronomía de la ciudad, nuestra primera parada el sábado al mediodía en el estrellado Aizian, que ocupa los bajos del Hotel Melià. Local muy bonito, sobrio, elegante y moderno. Buena separación de mesas, muy bien vestidas, hilo musical (un poco alto el volumen en mi opinión, pero yo es que ya no soy mucho de comer con acompañamiento musical) y recepción correcta. El servicio atento, muy educado y bastante serio al principio, un poco distante, aunque luego mejoró. vajilla y copas de nivel. Tienen carta y 3 menús, nos decantamos por el menú tradicional (49€ + bebidas) la opción que nos pareció más atractiva.

- Empezamos con unos aperitivos muy ricos, galletitas de tomate con hierbas, yuca frita, manzana con crema de foie y unos pequeños bocaditos de pan con jamon. Elección de pan, entre diversas opciones (De maiz, de centeno, de nueces y pasas, al horno y alguno más que no recuerdo). Probamos varios y estaban todos muy buenos.

- Primer plato, BONITO MARINADO SOBRE MIGAS DE TOMATE Y CREMA DE CEBOLLETA, muy buen pescado, casi crudo, vaya, marinado y rica la crema. Las migas de tomate, en cambio, con textura de una mousse bastante pastosa no aportaban demasiado al plato. Correcto

- TALLARINES DE TXIPIRÓN CON ALLIOLI DE CALABAZA Y VELO DE TINTA. Uno de los que más nos gustaron. Buena presentación, que te aconsejan "destruir", mezclándolo todo. Así lo hicimos y el conjunto estaba sobresaliente, muy gustoso, con intenso sabor marino. Rico

- KOKOTXAS DE MERLUZA A LA PLANCHA SOBRE PATATA ROTA Y SALSA VERDE DE ALMEJAS. Otro platazo. Las kokotxas se deshacían en la boca, la patata al punto dando consistencia al plato y muy sabrosa la salsa verde. Me hubiese comido otro plato.

- MERZLUZA DE ANZUELO A BAJA TEMPERATURA CON PIL PIL DE SUS ESPINAS Y EMULSIÓN DE ERIZO. Junto a los dos anteriores, de lo mejor de la comida. Como saben cocinar el pescado en Bilbo !!!! Un buen taco de merluza, fresquísima, plena de sabor sin una espina, las dos salsas le daban potencia y salinidad. Un gustazo de plato.

- PRESA IBÉRICA A 64º SOBRE PESTO DE PISTACHOS Y SITAKE ENCEBOLLADO. Carne muy gustosa y tierna, si bien cada vez más en los restaurantes gastrónomicos, los pases de carne son los que menos me sorprenden. No se si es porque al final del menú estás ya saturado o porque las preparaciones suelen parecerse bastante y sorprenden menos. Estaba rico, pero le faltaba ese elemento que te hace exclamar. El pesto de pistachos casi imperceptible, buenas las setas con cebolla y decoraba el plato una pequeña croqueta que no supimos identificar y no se especificaba en la descripción. Parecía algún tipo de verdura rebozada, pero no lo supimos ni tampoco preguntamos. Correcto.

- De postre nos sirvieron TARTA DE QUESO AZUL CON HELADO DE MEMBRILLO. Memorable, creo que la mejor tarta de queso que he probado hasta la fecha. Calentita, textura cremosa, intenso sabor del queso azul y muy rico el contraste frío del helado de membrillo. Broche de Oro.

Para beber, y siguiendo los comentarios de algún forero, queríamos probar un Txacolí y elegimos Itasmendi Nº 7 (17€), que no conocíamos y nos pareció excelente, una grata sorpresa. Afrutado, complejo, con mucho cuerpo. Para el pase de carne pedimos unas copas de vino tinto, por la única razón de que se nos había terminado el Txacolí que por otra parte creemos que hubiese aguantado perfectamente el envite de la Presa Ibérica. Pedimos dos copas de Cair D.O. RIbera Del Duero que nos gustó bastante.

Cafés en la terraza, acompañados de una mousse de chocolate, tejas y galletitas de mantequilla a modo de petit fours, aunque tras el postre nuestros estómagos estaban ya bastante rendidos. Para rematar, un Gin Tónic de Seagrams y una copa de Cava. Pagamos 160€ por dos personas, una RCP que me parece francamente buena. Disfrutamos la experiencia y puntúo AIZIAN como muy recomendable!!

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 10 10
8.9 10
oscar4435

oscar4435 11/03/15 19:57

Fecha de visita*: 20/12/14
Precio por persona: 90.0

Mas vale tarde que nunca, por fin la michelín ha hecho justicia con esta casa, desde mi primera visita hace años, esperaba este galardón para JOSÉ MIGUEL OLAZABALAGA LEGARRETA, (http://www.restaurante-aizian.com/aizian/el-chef) , cocinero del que pocos habéis oído hablar , dada su discreción y dedicación a este local , desde aquí felicitarle a el y a su equipo .

El local esta la planta baja del hotel Meliá, siempre me ha gustado una decoración en madera, moderna, pero nada estridente, servicio siempre atento, femenino y con traje típico, a excepción de las jefas de sala, siempre un ambiente muy agradable que acompaña a la buena gastronomía.

Empezamos con el menú degustación, tras un aperitivo de patata trufada con jugo de setas.

Comenzamos con sardina ahumada en casa sobre tomate texturizado y mousse de ajo blanco, con el enunciado solo ya os podéis hacer una idea, todo con la sutileza de sabores y la buena técnica del chef.

Ravioli de cigala con sopa de hinojo y praline de avellanas.

Lasagna de morros de ternera-sepia con jugo de txipirones y aire de pimentón.

Taco de bacalao ahumado al momento con aromas de otoño (castaño).

Salmonete a baja temperatura sobre manitas-begui y sopa de berberechos y tomates asados.

Cochinillo deshuesado con pure de zanahorias y naranja y salsa de soja.

De primer postre, soufflé de pistachos y chocolate blanco con sorbete de Yuzu y kunquat.

Y para acabar helado de café sobre una milhojas de manzana verde y crema de gatzatua (cuajada).

Siempre unos petit fours para el café y el gin.

La descripción general es unos enunciados que hacen honor al producto de la zona, km0, con una técnica bien pulida y respetando sabores, vamos una visita obligada si estáis por Bilbao, junto con la Mina y el Zarate mis tres restaurantes preferidos.

Menú degustación: 65€+iva, ahora lo ha subido a 67€, muy razonable, dos euros, nada que ver con otros locales que han conseguido la estrella.

Para beber, el que no me falla nunca, el nº7 de itsasmendi a 17€, infusión a 2€+iva y gin de millers con fever a 13€+iva, el gin-tonic es lo que mas caro me pareció, pese a estar acostumbrado a que te cobren en los restaurantes mas que en los pubs .

Por ultimo, volver a felicitar al equipo de la casa y recomendar la visita.

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
Gastiola

Gastiola 20/01/15 22:21

Fecha de visita*: 05/01/15
Precio por persona: 86.5

Quería yo hoy un sitio un tanto especial y aunque ya he pasado unas cuantas veces por aquí, el hecho de su reciente y muy merecida estrella michelín y además el haber tenido la infinita suerte de haber probado dos de sus nuevos platos, me animan a que Marijo conozca el restaurante.
Siempre he dicho que es uno de los restaurantes más elegantes que conozco. Sensación de tremenda amplitud. Mesas grandes, estupendamente vestidas. Vajilla de calidad, cubertería, copas de excelente tamaño. Con la flor de pascua luciendo en cada mesa.
El servicio es magnífico, profesional , amable y simpático y la jovencísima sumiller, con la que ya había tenido el placer de cambiar opiniones, una enamorada de los vinos, incluso del tinto de año, frío, eso sí. 
Nos acercan las cartas aunque yo vengo con la idea de cenar el menú degustación. Eso sí, primero hago que mi compi eche un vistazo por si algo no es de su agrado. Es muy agradecida y una estupenda comedora así que no encuentra pega alguna y a por ello que nos vamos.
Para beber nos decidimos por un blanco que sé que me va a gustar. Un blanco de Rioja, concretamente un Allende 2009. Un vino de las varietales Viura y Malvasía y envejecido durante 14 meses en barricas de roble francés.
He leído por ahí que se recomienda su consumo entre 2012 y 2015. Pues creo que le he pillado en su momento óptimo. Está simple y llanamente espectacular. No soy ni mucho menos un experto pero uno, además de su corazoncito, tiene su propio paladar y me ha encantado. A día de hoy este es, sin duda alguna, el tipo de vino que más me gusta. Acidez ideal, es denso, casi diría que cremoso. No hemos usado la cubitera, estaba bien fresco y ha ido ganando a lo largo de la cena. La última copa, tomada después del café me ha hecho olvidarme de esos vinos dulces de postre que tanto me gusta.
Nos acercan los panes para elegir. Tres tipos, a cada cual más rico. Marijo se decanta por uno rústico y yo, no tengo remedio, me tiro de cabeza a mi pan de maíz. Es un vicio. Repito, repetiré siempre, que me parece un bizcocho.
Como aperitivo nos ofrecen unos mejillones muy naturales sobre una salsa. Hay hambre y casi no nos da tiempo ni a verlos. Pero están riquísimos.
Comienza la cena en sí con una Sardina ahumada en casa sobre tomate texturizado y mousse de ajo blanco. Producto de excelente calidad. Esto es lo que es. El ajo está ahí pero se nota más su picor que su sabor. Suave, muy bien conseguido y que hace del conjunto un verdadero logro.
Llega ahora el que al parecer de mi compi ha sido “su plato estrella”, el Ravioli de cigala con sopa de hinojo y praline de avellanas. Hay que reconocer que está “divino de la muerte”. Menudo sabor….. marcado el sabor del marisco que destaca sobre el resto de ingredientes. Uno sabe lo que está comiendo porque lo pone en el papel que te dejan enunciando los platos pero uno, lo siento, sería incapaz de descubrir los sabores. A mi lo que realmente me importa es que lo consiguen. Consiguen que uno disfrute y que incluso cierre los ojos para apreciar mucho mejor esa estupenda conjunción saporífera.
Aparece ahora uno de los platos que tuve en honor de probar en Aretxondo durante la experiencia gastronómica a la que fui invitado por Gure Sukalkintza y que ha sido, ahora ya a mi parecer, el plato de la noche. La Lasagna de morros de ternera y sepia con jugo de txipirones y aire de pimentón.
Como sabor más destacable el del morro, sin duda alguna pero aquí “cada músico” hace su papel haciendo que la melodía final, suene de maravilla.
Un plato que al parecer está encantado a todo el mundo e incluso gente que tiene más bien problemas a la hora de comer morros, salga por la puerta diciendo que su concepto ha cambiado.
El primer pescado, el Taco de bacalao ahumado al momento con aromas de otoño, creo que “paga” el castigo de venir después de lo que viene, en mi modesta opinión, cambiaría yo el orden de los productos que quizás sí alterase el resultado. Está riquísimo pero como son sabores muchos menos marcados, el plato anterior hace que pienses que no tiene el sabor que quisieras.
Solucionado inmediatamente con otro de los platos estrella, el Salmonete a baja temperatura sobre manitas-begi y sopa de berberechos y tomates asados.
Una buena pieza, al punto idóneo. Ni más ni menos. Estupendo, sabroso, jugoso. Veo disfrutar tanto a Marijo con él que me permito pasarle un pequeño trozo para que siga disfrutando aún más. Muy rico.
Pasamos a la carne, Cochinillo deshuesado con puré de zanahoria y naranja y salsa de soja. Creo que yo ya había probado todos los platos pero este me sigue sorprendiendo. Una carne que hace unos años yo hubiese sido incapaz de comer. Pero aún recuerdo el primer sitio donde lo cené de esta guisa, en el Zaldiaran en Gasteiz y me sorprendió y aún hoy sigue haciéndolo. Está impresionante. Jugoso a más no poder y con este toque tostado de la piel que hacen un conjunto maravilloso. No quitéis jamás este plato de la carta, por favor. Es uno de los mejores que he probado jamás.
Nos llega ahora el primero de los postres, curiosamente, mi compañera no es excesivamente de dulces y además la cena no ha sido precisamente excasa pero a lo tonto, da buena cuenta del plato. Un Souflé de pistatxos y chocolate blanco. Dulce, muy dulce. Me gusta. Casi pienso en mi leche condensada….. el helado que acompaña es más amargo y la mezcla gana puntos. Un buen postre que yo hubiese preferido dejar para el final.
Y para terminar otro de los platos nuevos del menú, otro de los degustados en Aretxondo, el Helado de café sobre milhojas de manzana verde y crema de gatzatua(Cuajada). Este postre es más ligero, mucho más fresco, por eso digo lo que de que hubiese comido este antes para romper con lo salado y quedarme con el dulzor del Souflé pero de nuevo demuestran mucho arte en cocina. Un plato con muchos ingredientes que consiguen llevar al conjunto a lo más elevado. De diez.
Salgo a tomar un poco el fresco y echar un poquito de humo. El vicio es el vicio y al llegar me encuentro con los detalles “fin de fiesta”. Las ya más que típicas tejas de este restaurante que están simplemente riquísimas y unos trozos de turrón muy adecuados para las fechas. No tiene uno precisamente hambre a estas alturas, el menú es consistente, mucho más que suficiente tanto para probar su cocina como para salir satisfecho.
Un par de riquísimos cafés y ese último trago a esa botella de blanco me hacen salir por la puerta con el convencimiento de que volveré.
Para ver las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/2015/01/restaurante-aizian-tras-la-estela-de-la.html

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
kebi

kebi 09/01/15 19:38

Fecha de visita*: 26/12/14
Precio por persona: 73.0

Le prometí a mi amigo Juan Pablo (un forero que por ahora no se anima a contarnos su extenso bagaje gastronómico) que escribiría en Verema sobre mi paso por el Aizian, sobre todo después de que le ha caído esa estrella Michelin que según muchos comentarios hace ya tiempo que merecía. Los dos tenemos además hijos de parecida edad que apuntan maneras de gourmet y en esta ocasión nos acompañó nuestro chaval de 15 años, que la verdad disfrutó de la cena como nadie de los que aquel día llenábamos el comedor. Ahí va el relato.
Poco que añadir sobre el marco, elegante y cómodo. El servicio estuvo bien, especialmente la simpática camarera que nos sirvió muy acompasadamente (mucho más explícita que la un tanto estirada maître que nos tomó la comanda con muy pocas explicaciones). La carta de vinos no es excesivamente larga y yo creo que está seleccionada atendiendo al criterio de una buena relación calidad precio; más bien escueta en el apartado internacional y en el de Riberas, algo más prolija en Riojas y completada con una selección corta pero interesante de vinos de otras denominaciones. Precios contenidos, buenas copas y servicio de sumiller, como cabe esperar en un sitio de esta categoría. Nosotros bebimos un tinto Laurent Combier 2011 de Crozes-Hermitage, me pareció que no suelo tener muchas oportunidades de probar vinos franceses y además tenía un precio comedido (he visto que cuenta con una crítica favorable en Verema). Creo que elegimos muy bien y acompañaba perfectamente todos los platos del menú.
Se ofrecen dos menús interesantes, el degustación y el tradicional, pero preferimos elegir nosotros mismos de la carta y probar lo que nos apetecía, sin pasarnos pues ya se sabe que los excesos a la hora de cenar se pagan con noches toledanas. La selección no es fácil, entre otras cosas porque éramos tres, casi todos los primeros se venden en medias raciones y la maître no ayudó demasiado para orientarnos. Como aperitivo sirvieron una rica crema (no recuerdo de qué) con espuma de foie, muy prometedora. Luego nuestra elección de entrantes, que consistió en dos medias de vieira asada, alcachofas en texturas y salteado de espárragos y hongos (aunque lo más tradicional sin duda excepcional, quizá lo mejor de la cena), otras dos medias de falso rissotto de pulpo y patata con ali oli de mejillones (posiblemente lo que menos me convenció, aunque tuvo éxito en la mesa y estaba verdaderamente bueno) y una media de tallarines de txipirón con ali oli de calabaza y velo de su tinta (sorprendente, exquisito). Como principales mi mujer y el chaval pidieron minifalda de Wagyu a baja temperatura con piquillos caramelizados y milhojas de patata y bacon (una invitación a la gula, un plato de alta cocina tradicional) y yo lubina a la plancha con un falso cous cous de txipirones y tofee de cebolla morada de Zalla (el pescado de escándalo, el tofee de cebolla espectacular, el falso cous cous le daba el toque más moderno aunque me dejó algo más frío). Los postres fueron: tarta de queso azul con helado de membrillo (quizás algo más convencional aunque mi hijo la disfrutó como si fuera la mejor del mundo) helado de queso fresco sobre crumble de manzana y toques ácidos (postre ligero y a la vez goloso) y espuma de arroz con leche con helado de maracuyá y tofee de nata (también espléndido).
Mi sensación es que es un restaurante de alta cocina clásica adaptada al siglo XXI. Buenas raciones, elaboraciones en las que no se intenta epatar y que respetan mucho el sabor del ingrediente principal (la vieira, la lubina, la falda de ternera), con salsas ligeras y originales (inolvidable el toffe de cebolla) y pequeños guiños modernos en texturas, a veces para mi gusto muy logrados (los tallarines de txipiron) y otras no tanto (el falso risotto, aunque claro, es cuestión de gustos). La impresión final es de máxima satisfacción y además a un precio razonable, bastante más ajustado de lo que suele pagarse en los templos estrellados (apenas algo más de lo que he apoquinado en mis últimas visitas a asadores tradicionales, con la diferencia de que aquí la cocina es compleja y minuciosamente elaborada). Creo que es de los sitios que más contentos hemos salido (unánimemente, los tres). Sin duda repetiría (porque además y según dicen, una de sus virtudes es la regularidad). Sobresaliente.

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10
Gastiola

Gastiola 20/07/14 03:21

Fecha de visita*: 13/07/14
Precio por persona: 65.0

En el mes de mayo, en las redes sociales, Gure Sukalkintza nos propuso elegir un menú representativo de los tres restaurantes que gestionan: Andra Mari, Aretxondo y Aizian. Menú colaborativo. Menú Gure Sukalkintza.
Yo voté por mis platos favoritos. He tenido la inmensa suerte de disfrutar en varias ocasiones de todos y cada uno de sus locales y conocía un poco sus propuestas.
Evidentemente los gustos son cosa muy particular y al final, únicamente el postre era una de mis elecciones. Bueno, está bien que sea al menos, el remate de la experiencia.
Una vez votados los platos y elegidos nueve de ellos, los cocineros remataron el menú con la elección de seis de ellos.
Ahora, comenzando con Aizian, van a dar ese menú a probar a sus clientes y como no podía ser de otra manera, uno se apunta y si puede ser el primero mejor.
En una noche que más parece de comienzos de primavera que de verano, nos acercamos a la capital para tras tomar un par de potes, dirigirnos al citado restaurante.
Ya lo he descrito en más ocasiones, es un local muy elegante, es uno de los restaurantes que conozco que me da más sensación de estar en un sitio “no permitido” para mi pero siempre salgo con la sensación contraria. Siempre he salido contento y satisfecho y hoy no ha sido diferente. Hemos salido bien servidos.
En una de sus amplias y estupendamente vestidas mesas, nos acomodamos. Hay buena entrada, buena señal tal y como están las cosas.
Como la propuesta es un menú cerrado con vino y cafés incluidos, lo primero que hago es preguntar por el vino que servirían y evidentemente no hablamos de nada del otro mundo así que decido cambiarlo por algo que nos permita disfrutar en su justa medida del menú en cuestión. Es total y absolutamente entendible que por ciertos precios no puedan ofrecer vinos de cierto nivel. Eso sí, al pagar la cuenta, me he dado cuenta de que me han descontado el vino del menú. Un detalle que no siempre se tiene con los clientes.
Así que como tenía una cuenta pendiente con él, necesitaba yo volver a intentarlo. La última vez que lo bebí me dejó un poco “desilusionado” y mis buenos consejeros en asuntos “vinoteros”, me dijeron que dejase pasar un tiempo para volver a beberlo, Que la botella iba a darle más puntos.
Pues lo comprobaremos. Albariño Do Ferreiro Cepas Vellas 2011.
Cuando la sumiller se acerca a presentarno y darnos a probar el vino, le comento que como está lo suficientemente frío no nos ponga cubitera. Su reacción, que no es precisamente la primera vez que me ocurre es casi de alegría. Dice que lo más habitual es que la gente enfríe los blancos de tal modo que a fin de cuentas daría igual beber este que cualquier otro vino.
Como digo yo, sería como catarlo recién salido del dentista, con la anestesia en pleno efecto.
Pues aunque me parece un muy buen vino, quizás por las espectativas, quizás porque aún tampoco ha pasado demasiado tiempo, sigue sin enamorarme. Repito y repetiré las veces que hagan falta que está muy rico. Pero ha vuelto a no emocionarme. Igual simplemente es que no somos “compatibles”. Prometo darle una tercera oportunidad, se la merece.
Nos acercan el pan, tres propuestas distintas, tres propuestas muy sugerentes. Mi compi se queda con uno de pasas y yo, más “terco” que un “arao”, en mis trece. Pan de borona de maiz. Si me encanta…. Para qué narices voy a cambiar.
Pues comenzamos con el menú “colaborativo”, con el menú Gure Sukalkintza.
Verduras salteadas y crujientes con tempura y jugo de carne. Plato del restaurante Aretxondo. Las verduras en su punto exacto, ese “cras-cras” que las hace tan apetecibles. Además, como la txikita no es demasiado amante de la verdura, me pongo las botas. El jugo de carne les da un toque exquisito y jugoso. Muy buen comienzo.
Setas sobre patata y ravioli de huevo. Del restaurante Andra Mari. Este ya no me dejan ni olerlo, El huevo presentado en una “bolita” que hay que explotar con cuidado. Esto hay que comerlo mezclado. Un plato con un sabor tremendo. Riquísimo. Al ir finalizando nos ha venido al recuerdo la carne asada con patatas que ambos conocemos tan bien y que he tenido la inmensa suerte de comer en muchas ocasiones. Cocinada por un ama de casa que sabe mucho de hacer buena comida. Bueno, quien sabe……..nunca hay que perder la esperanza.
Pollo en costra de pistatxos. Igualmente plato de Andra Mari. Casualmente la semana pasada lo cené allí. Al menos hoy ha sido una ración más ajustada porque la verdad es que el menú va resultando bien consistente. Muy rico, buena carne de buen animal. Se nota esa grasa de color amarillento tan característica de pollos criados de otra manera. Jugosa la salsa y crujiente esa costra de pistatxos. Muy rico, buena propuesta. Otro del que no me “regalan” ni una pizca, buena señal.
Vieira asada, alcachofas en texturas y salteado de espárragos y hongos. Plato de casa, del restaurante donde estamos. Ya nos comenta la camarera que las alcachofas no están en su mejor momento. La temporada ha pasado. No obstante, esa vieira está genial y esos espárrados “hechos sin hacer”. Textura natural. De nuevo plato notable.
Solomillo de ciervo con migas de maíz y jugo agridulce. Volvemos a Galdakao, volvemos a Aretxondo. Esto es producto, muy bueno por cierto y punto. Al cortarla engaña, parece que está más “tiesa” pero no. Está en su punto. La caza no es solomillo de ternera. Además con estas texturas hay que masticar más y con ello, disfrutar más tiempo en boca. Muy bien lograda y muy rica de sabor. Incluso la que es un poco más “complicada” para comer, ha disfrutado dejando el plato limpio. Que los cocineros aprecien en su justa medida este hecho. Olé.
Llegamos al postre, llegamos a algo que si algún día llegáis a cenar en Aizian, debería ser un opción muy sugerente: La Torrija de pan caramelizada con helado de arroz con leche y canela.
Simplemente espectacular. El helado es puro arroz con leche, sin más. Pero un arroz con leche de los buenos. Sabor y más sabor. La torrija co-jonuda. Dulce en su justa medida. No empalaga pero “endulza”. Plas, plas, plas, plas. Un aplauso.
Una infusión y un rico cortao dan por terminada la cena. Somos prácticamente los últimos en abandonar el restaurante. Plenamente satisfechos en todos los sentidos. Contundente menú. Buenas propuestas. Buena idea que se va a seguir ofertanto después en los otros dos restaurantes del grupo. Si podéis, animaros, vais a disfrutar, os lo garantizo.
El menú en sí son 55 euros (Iva incluído) con vino y café. Nosotros hemos pagado 25 a mayores por el cambio del vino.
Pues nada, sabemos que volveremos pero hay que recorrer muchos caminos más. Que todo el mundo merece una visita. Creo que este restaurante puede, sin duda alguna, ser una buena opción para ese “cielo estrellado” de la gastronomía.
Para verlo con fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Aizian
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 7 10
8.1 10
Gastiola

Gastiola 27/03/14 17:32

Fecha de visita*: 22/03/14
Precio por persona: 85.0

Nueva visita al que en mi modesta opinión es uno de los mejores y más elegantes restaurantes de Bilbao y también, coincido con Oscar, uno de los más regulares que conozco. De aquí es difícil, a mi nunca me ha sucedido, salir descontento.
Hoy juega nuestro Athletic en casa y además coincide con la hora de la cena, quizás eso suponga que la clientela ha sido muy “europea” y lo digo por el horario. Por aquí somos más “tardíos” a la hora de sentarnos a la mesa y para cuando nos hemos acomodado había ya algunos comiendo el postre.
Desde luego que entorno precioso, mesas de excelente tamaño, vestidas de manera notable, cambio constante de cubiertos, platos, todo al detalle. El servicio atento a todo, explicación detallada de cada plato servido.
Las opciones siguen siendo el menú Tradicional por un lado, la carta por supuesto y el menú degustación que dado que tiene nuevas propuestas, ha resultado ser hoy el elegido.
Para acompañar la cena, la elección ha sido relativamente fácil, hace poco cené con su hermano más joven y quería probar esta añada.
Billaud-Simón Petit Chablis 2010. Tiene una nariz muy frutal, yo me quedaría quizás con un toque de pera y algo de limón. Entra estupendamente en boca y tiene una intensa acidez que te invita a degustarlo suavemente. El postgusto es largo y con un ligero amargor. Me ha gustado mucho este vino. Y cada día estoy más convencido que un buen vino blanco es perfecta para acompañar casi la totalidad de los platos de cualquier menú.
Te ofrecen el pan, varios tipos, me quedo con el de pasas y nueces. Con un menú tan contundente como el de hoy, un simple panecillo ha aguantado el tipo puesto que no había sitio para más.
Comenzamos con el aperitivo. Tartar de salmón. Pues rico, despiertan las papilas gustativas, una arrancada ligera para empezar.
Ensalada de tomates y anchoas marinadas sobre pesto y aceite texturizado De nuevo un plato ligero pero muy sápido. Curioso lo del aceite, un sabor no demasiado marcado. Todo ello, de excelente calidad, consigue que el plato en su conjunto resulte fresco a más no poder. Interesante propuesta que nos da un pequeño empuje hacia lo que nos viene. Evidentemente vamos de menos a más.
Vieira asada, alcachofas en texturas y salteado de espárragos y hongos Buena calidad de la alcachofa, bien preparada, suave, estupenda textura. La vieira está de rechupete y la salsa que lo acompaña es así mismo muy fina.
Seguimos pensando que esto va a ser “fácil” pero más tarde nos iremos dando cuenta de que esto va “en serio”.
Ravioli de cigala con sopa de hinojo y praline de avellanas
Un plato muy bonito, con colorido, sigue resultado fresco y sin demasiadas complicaciones. Vamos en ascenso pero todavía no es necesario el uso de “oxígeno” para seguir ascendiendo.
Huevo a baja temperatura con salteado de hongos, ñokis de carranzana y jugo de cebolla morada de Zalla
Esto ya es otra cosa muy distinta. Aquí hablamos de sabores muy marcados, el queso potente y el jugo donde se “bañan” el resto de los ingredientes, con más sabor aún. He pensado que incluso demasiado potente. Los hongos excelentes. El huevo otro tanto. Aquí ya el nivel de trabajo para la nariz y la boca es menor puesto que descubres prácticamente todos los diferentes matices de cada componente. Un señor plato que ya empieza a hacernos ver que con hambre precisamente no vamos a salir.
Lomo de San Pedro con endivias amargas y picada de tomate y almendras El valor principal de este plato es, por supuesto, el pescado. Excelente nivel del producto y sublime su punto de presentación. Rico, con mucho sabor, la piel perfecta, crujiente pero sin estar quemada. La “carne” del pez en su punto perfecto. Yo soy como soy y casi prefiero comerme estos pescados sin “molestos” acompañantes por muy ricos que estos puedan estar.
Ciervo marinado con pure de higos en vinagre de modena
Aunque no soy yo un “amigo” demasiado íntimo de los platos de caza, dado su potente sabor y que generalmente no es sencillo conseguir darle esa textura más parecida a la carne que estamos acostumbrados a comer, tengo que reconocer que estaba muy rica. Los higos estás de rechupete pero me sucede como con el pescado. Soy de comer la carne “a pelo” y las salsas participes pero sin “avasallar”. De nuevo la salsa que acompaña el plato tiene un sabor muy potente. Esto ya empieza a ser un menú degustación de elevado poder alimenticio. Luego vendrá el típico “listillo” que dirá que en este tipo de locales se pasa hambre. Creo que es evidente que no.
Pasamos al primero de los postres, un postre fresquísimo, muy digestivo, muy fácil de comer y desde luego que ese “maracuya” le da un toque de sabor ligeramente “tuercemorros” como diría yo. Esa carita que ponen los bebés cuando (que tire la primera piedra quien esté libre de pecado) les damos un trozo de limón a probar.
Espuma de arroz con leche ,helado de maracuya y tofee de nata
El segundo postre ya es más goloso, más dulce pero está rico de ganas. Un postre muy “a la moda” pero que no deja de triunfar.
Soufflé de chocolate. Pues lo dicho, rico, muy rico.
Terminamos con un par de buenos cafés, la pena muy grande de no haberme tomado algún buen vinillo de postre (sobraba Chablis) y la seguridad de que aquí vuelvo sí o sí.
Para ver las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Club Verema

Próximos Eventos Verema 2017

Experiencia Verema Valencia

Viernes 24 y sábado 25 de febrero de 2017.

Experiencia Verema Mallorca

Lunes 6 de marzo de 2017.

Portugal Decanta by Verema y Terras de Portugal. Madrid (Nuevo)

Lunes 27 de marzo de 2017.

Experiencia Verema Marbella (Nuevo)

Lunes 3 de abril de 2017.

Experiencia Verema Sevilla (Nuevo)

Lunes 15 de mayo de 2017.

Experiencia Verema Madrid

Lunes 19 de junio de 2017.

Salón de Vinos Especiales. Madrid

Lunes 2 de octubre de 2017.

Experiencia Verema Bilbao

Lunes 9 de octubre de 2017.

Experiencia Verema Alicante (Nuevo)

Lunes 30 de octubre de 2017.

Experiencia Verema Vigo

Lunes 13 de noviembre de 2017.

Experiencia Verema Barcelona

Lunes 27 de noviembre de 2017.

Ver más restaurantes en Bilbao
Robapaginas_Vinos

Novedades de Verema

Ya puedes votar los Premios Verema 2016

Un año más os presentamos las candidaturas a los Premios Verema 2016.Podéis votar dentro de las doce categorías disponibles a vuestros candidatos favoritos para ganar los Premios Verema 2016.

Vota los Premios a los mejores Foreros Verema 2016.

Como es tradicional, Verema.com quiere premiar a los foreros más participativos del año anterior en tres categorias (Foros, especialmente el de vinos, Vinos catados y Restaurantes)

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia:

Rankia: Finanzas, Economía, Bolsa y Banca

Copyright © 2000 - 2017 Verema Interactiva S.L.U. Aviso legal - Política de cookies - Quienes somos.