Restaurante Aizian en Bilbao

Restaurante Aizian

Datos de Aizian
Precio Medio:
71 €
Valoración Media:
8.3 10
SERVICIO DEL VINO:
8.8 10
COMIDA:
8.3 10
ENTORNO:
8.2 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Bilbao
Dirección: Lehendakari Leizaola 29
Código postal: 48001
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 39,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos,1-15 agosto,1-15 enero,semana santa

Teléfono


Opiniones de Aizian
OPINIONES
43

Segunda vez que visito este restaurante del que guardo muy buen recuerdo aunque han pasado ya varios años desde aquella primera vez. Creo que en esta ocasión nos equivocamos pidiendo el menú degustación porque no nos convenció mucho. Tomamos lo siguiente:

Vieiras con jugo de pepino y apio, migas de pan de maíz y jengibre
Falso rissotto de pulpo y patata con ali oli de mejillones
Alcachofas con velouté de berberechos , hongos y guisantes
Tallarines de txipiron con ali oli de calabaza y velo de su tinta
Lomos de San Pedro a baja temperatura con emulsión de erizos y alga codium
Cabrito de azpigorri sobre migas de anís y mollejas y polvo de ajos tiernos
Sopa de azafrán, bizcocho de aceite de oliva y sorbete de cacao
Milhojas de chocolate y naranja

De todos ellos sólo el cabrito nos gustó de verdad, pese a que los lomos de San Pedro y el postre de sopa de azafrán también tenían su punto. Todo lo demás la verdad es que nos pareció flojito.

Por otra parte el servicio es realmente excelente, amable, atento, sonriente, ... magnífico. Y el servicio del vino de los mejores que se pueden encontrar en Bilbao para mi gusto, envinando el decantador y las copas (unas Schott, concretamente el modelo Burdeos diría yo) y sirviendo con profesionalidad.

Habrá que volver para comprobar que ha sido sólo una mala elección de la comida por nuestra parte.

Aizian parece mantener en el tiempo una calidad gastronómica sosenida, sin desarrollar, pero sin perder escalones.Varios menus propuestos, uno de ellos de 50 euros con los clásicos de la casa: lumagorri crujiente con huevo, falso rissoto de pulpo, bonito marinado y excelente torrija. Varían algunos ingredientes, las presentaciones, pero manteniendo la esencia de cada plato.Buen servicio, amable , atento. A mí particularmente el restaurante me encanta, con su ambiente neoyorkino, elegante, confortable y sobrio. Mantiene un alto nivel, como siempre en la carta de vinos, aconsejada y administrada con acierto por Delia

Es la cuarta vez que como en este restaurante. He ido durante los últimos 3 años. Es uno de los poco sitios donde todo los sabores son puros y precisos. Intentar describirlo no merece la pena, ya que cualquier fan del buen comer lo tendrá entre sus obligados.
La última vez pedí ciervo y vieira (por supuesto el jamón va por delante), el vino, otra maravilla.

Saludos,ayer después de años, volví al Aizian,por unas cosas o por otras,no había vuelto,pese a tener muy buen recuerdo,y me quede sorprendido, de como siguen manteniendo un nivel muy alto de cocina, técnica,producto,etc,etc ,el sitio para mi bonito,esta dentro del hotel Melia en Bilbao,el servicio muy agradable,sitio tranquilo,todo muy bien, había dos platos,la sopa de chipiron y el salmonete,que me los hubiese podido comer en un restaurante de estrellas, y no me hubiese sorprendido de que este sitio las tuviese ,pero junto con la Mina en Bilbao y el Maralba en Almansa,son sitios que no entiendo porque no tienen ni siquiera una estrella,me imagino que por algo sera,tipo no hay aparcacoches o yo que se,pues la cocina y el servicio se lo merecen.A continuación os pongo el menú degustacion ,me lo tome con un txakoli Itxasmendi nº7 y una copa de tinto para la carne,basagoiti 2005,otra cosa el precio de los vinos,de lo mas asequible que he visto,no se pasa, tenían vinos que en tienda valen 22€ a 29€.
Terina de foie caramelizada con compota de manzana asada y cereales

Navaja de "Laureano" al natural con esparragos en texturas

Sopa de chipiron y cebolla morada de Zalla con ravioli cremoso de su tinta

Vieiras sobre arroz crujiente de hongos y sopa de txangurro

Salmonetes sobre jugo picante de zanahorias y aceite de regaliz en polvo

Lomo de ciervo con alcahofas a la plancha y mermelada de vino tinto

Fluido de pistachos y chocolate blanco con sorbete de cacao amargo

Milhojas de Caranegra y castañascon helado de almendra tostada

  • milhojas de queso y crema de castaña

    milhojas de queso y crema de castaña

  • salmonete,otro descubrimiento

    salmonete,otro descubrimiento

  • sopa de chipiron, increíble lo rica que esta

    sopa de chipiron, increíble lo rica que esta

Buen restaurante gastronómico junto a la ría de Bilbao.
Tomamos el menú degustación, muy completo, con variedad y calidad:
Sardina ahumada con mouse de ajoblanco y gel de tomate - bien
Canelón crujiente de Luma Gorri con ravioli de huevo y sopa de garbanzos - excelente
Panceta de cerdo asada suave con berza encebollada y espuma de pochas- muy bien
Arroz cremoso de hongos con kokotxas plancha y pil pil de trigueros - muy bien
San Pedro confitado, berenjena en escabeche e infusión de mejillones - bueno
Lomo de ciervo con rabanitos confitados y mermelada de olivas negras - bien
El Postre: Café, Copa Y Puro - muy bien
Cuajada con infusión de fresas y helado de talo - bien
Carta de vinos extensa y con unos precios muy buenos. Tomamos un Finca Viladellops blanco (xarel·lo muy glicérico y mineral, muy bueno) y un par de botellas de Clio 2006 a 32€! Muy atento y simpático Antonio, el sommelier.
Muy buena experiencia rematada con un buen malta y un habano Montecristo edición limitada 2008 acompañado de una master class del tema por parte de Josep Maria que me hizo ver la pasión que tienen algunos por los habanos como yo por el vino.
Muy buen restaurante.

En estos momentos, una de las mejores opciones (sino la mejor) para comer una alta cocina con mezcla de tradición y creatividad en el segmento de 60-80€ en Bilbao. Ademas tienen un menu ejecutivo y otro de noche que hacen que puedas jamar mas barato en un gran local. refrendo las opiniones sobre la amabilidad del servicio y el sumiller. a destacar su tostada o torrija y esperar que el cambio de gestion del hotel (de Sheraton a Melia) no afecte para nada a su buen hacer.

Restaurante del Hotel Sheraton Bilbao (5*). Muy amplio, con buena separación entre mesas, ambiente acogedor sin alardes de lujo.
Servicio atento, especialmente por parte del sumellier Antonio. Simpático, agradable y buen profesional. No aturde, te excucha.
Carta basada en productos tradicionales pero de elaboración en muchos casos actualizada. Cesta de panes variados y todos muy ricos.
Cena para mi solo.
Menú degustación tradicional (56€):
Plato de jamón de Euskaltxerri con pan de maíz, tomate y oliva de arbequina (bien).
Canelón crujiente de Luma Gorri (pollo autóctono) con ravioli de huevo y sopa de grabanzos (espectacular, para repetir).
Arroz cremoso de mejillones y berberechos con espuma iodada (perfecto, intenso sabor a mar).
Kototxas de merluza al pil pil (muy ricas, pero puestas presentadas sobre aceite en vez de pil pil; un tanto pesadas).
Rabo guisado con ajos dos texturas (brutal pero de textura delicada).
Degustación de quesos con alti-bajos (alguno exageradamente curado, seco).
Torrija de pan con helado de arroz con leche y canela (muy, muy rico).

Vinos: Carta más bien amplia, muy actualizada. La parte de blancos con una 80-90 referencias. Precios moderados en los carillos (por ejemplo, AN 2004 a 38€). Pedí un blanco Itsasmendi Nº 7 2008 (14€ + IVA) pleno de aromas e intenso en boca(este vino va a más), servido a temperatura perfecta y en copa Schott.

Dulces de la casa en la sobremesa.

Precio total: 78.64€

No cobran servicio/pan/aperitivos

Gran restaurante, cómodo( excepto los servicios que están lejos), elegante, amplio y distinguido. Servicio atento, adecuado y sin excesos.Maravilloso sumiller Antonio, modesto, amable y simpático, que sabiendo mucho de vinos, siempre está dispuesto a agradar al cliente adaptándose al mismo.Sin duda un lujo y un valor seguro del restaurante. La cocina es grande , consistente y asentada en muchos años de profesión y experiencia de la familia Asúa. Se degustan platos sabrosos, tendentes a lo tradicional en ocasiones algo excesivos o monótonos, en ocasiones sorprendentes , creativos y ligeros (como el tartar de cigalas o la naranja sanguina). A precios razonables se puede degustar un menú tradicional u otro más¨"avanzado" y provocador, además de una amplia carta , por supuesto. Todo un placer poder vistarlo

Cuando escuché por primera vez la propuesta gastronómica para el entonces proyecto hotel Sheraton Bilbao, aprecié lo inteligente del proyecto. La cocina seria y consolidada del Andra Mari en uno más de los símbolos de este nuevo Bilbao.
Unos años después, apreciamos con total rotundidad el éxito del proyecto. Atención cuidada, sala amplia, hotel de lujo, y personal serio, atento y discreto, confirman un ambiente agradable para disfrutar de una cena excelente (después de una pobre tarde de toros en Bilbao).
Y la cocina, seria, correcta y con detalles brillantes como el tartar de cigalas con erizos, guacamole y yema confitada, sencillamente soberbio. De plato fuerte, una merluza con patatas en salsa verde y huevo a baja temperatura, que define las señas de identidad de este restaurante: buena materia prima y una ejecución correcta, sin alardes de modernidad pero directo al buen paladar.
En cuanto al vino, tomamos un Allende, vino que nunca falla.

El Aizian es, hoy por hoy, el mejor restaurante gastronómico de Bilbao. Su cocina resulta altamente gratificante, sabrosa, simple en sus planteamientos pero elegante. La tradición reflejada en sus platos, de inspiración vasca, aparece en contraposición con la modernidad que destilan sus preparaciones.

El comedor es, ante todo, muy agradable, con las mesas situadas a una distancia considerable unas de otras, lo que ayuda a disfrutar de la comida con tranquilidad. Acertadamente decorado, con maderas claras en sus paredes y grandes ventanales que asoman a un parque de nueva contrucción, destila modernidad y sigue el estilo de lujo urbano marcado por el hotel Sheraton en el que se ubica.

El servicio, realmente eficiente y muy discreto, hace su trabajo dejando al comensal disfrutar de la comida. Además, viene complementado por un excepcional sumiller que es lo mejor del mismo: profesional, experimentado, pero sin milongas. La carta de vinos, es lo suficientemente extensa como para ofrecer una opción a cada cliente. Los vinos, a precio moderado (Barón de Chirel 2001 52€).

En cuanto al precio, nada que objetar, pues el local y la cocina que se ofrece van acordes con el mismo. Hay que añadir, que Olazabalaga ya ostentó una estrella michelin en Andra Mari. A ver para cuando una para Aizian...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar