Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO) en Valencia

Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

132
Datos de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
54 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Gallega
Vino por copas:
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes noche

Teléfono


132 Opiniones de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

Volvimos a cenar al Rias Gallegas y la verdad es que valió la pena de nuevo.
Elegimos el famoso menú de 30 € + IVA, en el que podían haber variantes.
Entrantes:
- Empanada gallega: todo un clásico
- Ensalada de atún: la escogimos en vez del pulpo por probar algo nuevo, y la verdad es que la elección fue mas que satisfactoria. Excelentes sabores, muy fresca, sobre todo, por los calores que están haciendo ya
- Crujiente de vieras: sin comentarios
- Manitas de cerdo rellenas: nos la dieron a probar, para compartir. A pesar de su aspecto tipo "blandi blue", cuando la pruebas, se te van todos los complejos.
Plato de cuchara:
- Escogimos la crema de puerros y el salmorejo, muy suave la primera y con gran sabor el segundo
Pescado/carne:
- De pescado fue una merluza rellena de centollo y de carne, un lomo alto. Los dos platos con un gran nivel, no pudiera destacar uno por encima del otro
Postres:
Aquí elegimos el mismo, la sopa de coco con helado de maracuya y piña. Despues de comer durante casi 2 horas, este postre es perfecto por lo suave que es.
Al final, de regalo unos petit fours, junto con un té rojo y uno blanco, y un licor de hierbas.
Se agradece los posibles cambios en los entrantes y que el precio del menú se mantenga.
Volveremos pronto...

Que Alejandro ha sabido orientar y encontrar una nueva estrategia a su negocio está fuera de toda duda. Defiende con maestria un fantástico menú por 32€ IVA incluido, el cual ha variado (plato de cuchara y segundos) desde la última vez que estuve, pero que no sólo mantiene, si no mejora su calidad.
El servicio muy implicado, disfruta con lo que hace, y eso se nota cada vez que se acercan a la mesa.
No hablaré mucho de los entrantes y primer plato, perfectos. De segundo, esta vez optamos por la carne, lomo alto, muy bueno de sabor, punto de cocción y tamaño.
Más que mejorada la nueva carta de vinos. Optamos por un Clos Dominic Vinyes Altes (42,60€), a falta de descontar el descuento Verema.
Para disfrutar también de su carta de ginebras, muy buenas referencias.
Un restaurante apto para todos los gustos y con una relación calidad precio muy difícil de mejorar. Recomendable con los ojos cerrados.

Tal como dije, volvería para probar ese menú del qual está todo dicho. Sobre la comida diré, pués, que por muchos comentarios que leas, no puedes llegar a imaginar la cantidad, calidad y presentación de los platos que configuran dicho menú. Todo excelente con una mención especial para el bacalao: de lo mejor que he probado jamás. Nos encantó.

Del local, servicio, menaje.. ya hablé en otro comentario. Profesionalidad, distinción... todo un placer.

Mención especial, otra vez, para la carta de vinos que me parece espectacular por su extensión (pocos restaurantes acumulan tantos vinos blancos). Disfrutamos con un Gramona Sauvignon Blanc.

Y reiterar por enésima vez la increible RCP de este menú "Rías Gallegas". Seguramente de lo mejor de Valencia. Aunque nos pilla un poco lejos volveremos sin dudar.

Con tantos comentarios (ayudados por la oferta a Verema) no pudimos evitarlo y fuimos a probarlo. Local agradable y moderno, bastante amplio, aunque las mesas y las luces no parece que estén preparadas para una cena en pareja, sino más para ir con más gente y a disfrutar de otra manera.
El servicio atento, aunque quizá demasiado rápido en el servicio de los platos (basta decir que pedimos el menú y mientras decidíamos el vino un aperitivo (martini) y llegó el primer plato incluso antes que el martini.
Buen servicio del vino en copas Schott (muy altas por cierto) con referencias en la carta interesantes, sobre todo en vinos gallegos, y a buen precio (que aún mejora con el descuento de 6€). Nos decantamos por un Noa a poco más de 30€.
Nos decantamos con el menú Rías Gallegas, en el que destacó el crujiente de vieira y cococha muy bueno y con una presentación muy agradable. La crema de boletus muy sabrosa y perfecta ejecución en el rape que me pedí con foie. Buena presentación, muy agradable a la vista y no se escatimó en cantidad.
El postre, un cremoso de chocolate con sal y aceite, muy sabroso, que se puede acompañar con vinos dulces por copas (en mi caso un Tostado de Costeira).
En definitiva cocina agradable a los sentidos y una RCP muy buena, con buena atención del servicio y una extraordinaria calidad en la materia prima.

La verdad es que ha sido una gran sorpresa el giro que le han dado a este emblemático restaurante, siempre en la lista de los más elegantes y con mejor cocina de Valencia. El montón de comentarios positivos que ha tenido en esta sección de Verema en los últimos meses nos animaron a ir. No habia estado desde que hicieron la última reforma del local, que le ha dado un aire más moderno. Mesas amplias, más pensadas para comidas de 4 o 6 personas que para parejas.

La oferta del menú "Rias gallegas" es absolutamente rompedora ofreciendo lo que te dan y en ese marco por 30 euros. Empanada gallega, pulpo a feira, crujiente de vieiras y cocochas, un plato de cuchara que estuvo bien resuelto (crema de boletus) y luego una estupenda merluza a la gallega, perfecta de frescura, calidad (una pieza de 8 kilos decia Alejandro) y cocinada al vapor, lo único que no nos convenció fue la salsa con mucho pimentón que se le pone por encima, demasiado contudente para mi gusto con una materia prima tan excelsa. Yo creo que con un chorrito de aceite de oliva extra virgen habria estado mejor, aunque entonces ya no sería a la gallega. Quizás se podria dar a elegir al comensal como aliñarla.

En el apartado de vinos están trabajando una carta más amplia. Muy bien en el apartado de blancos gallegos y con algunas referencias de blancos internacionales interesantes. Lo que más noté a faltar fueron espumosos, a este tipo de cocina le va mucho el Champagne o el cava, creo que anuncian que dispondrán de 20 referencias de Champagne en breve. Nosotros optamos por un Fillaboa Finca Montealto 2007 (30€) perfectamente servido. Quizás las copas Schott empleadas para el vino son un poco demasiado altas, me sorprendió ese diseño tan estilizado. Posteriormente un postre (que pidió mi pareja, estaba muy bueno), acompañado por un buen dulce Tostado de Costeira. Luego un té, tienen una selección interesante (más de lo que suele ser habitual encontrar en los restaurantes españoles). Yo opté por un verde chino de la variedad Gunpowder. Finalmente gin-tonic muy bien preparado. En definitiva, magnifica calidad-precio para el entorno, servicio y calidad de comida ofrecida. Esta estrategia de ofrecer menús a precios muy competitivos deberia ser seguida por más restaurantes españoles de cierto nivel. Y la idea de ofrecer descuento de 6 euros en el vino por ser usuario de Verema también es magnífica. Desde luego, un lugar para volver con frecuencia.

Dados los últimos comentarios referente a este restaurante, decidí arriesgar y efectuar la reserva. Respecto al local, decir que mantiene un ambiente muy agradable, combinación de maderas y cristales ácidos, manteles de lino y coperío de nivel. Muy acertada la iluminación.

Pero vamos a lo que toca, nos decantamos por el menú de marisco (75 € + iva) siguiendo ese día la recomendación del metre, y porque llevábamos la idea de comer algo de marisco. El servicio diligente, atento y sin agobiar, y el del vino correcto.

La cuestión es que después de haber probado este menú, apenas recuerdo haber comido en otro sitio a este nivel, de preparación, calidad y cantidad (y eso que estuve en Galicia recientemente). Ostras, almejas de carril, quisquilla, centolla, gamba rayada (espectacular), cigala enorme, vieiras y navaja, terminando con merluza fresca con patata y verdura en su jugo. Solo lo puedo resumir en una palabra: impresionante . Manteniendo un precio muy ajustado, teniendo en cuenta la calidad de la materia prima. Por favor, no dejéis de probar los postres. Nos hicieron el decuento del vino viniendo de verema e invitación a vino dulce. Volveré y pronto.

Todo del máximo nivel.El local,manteles,cubiertos y copas.El ambiente,cómodo y muy tranquilo,el servicio de diez.El tempo de la cena,ni acelerado ni demasido lento.Los puntos de cocción y de temperatura excelentes, y qué poco frecuentes.Cenamos el famoso menú.Todo muy trabajado ya.Ni un fallo.Calidades y cantidades.De verdad,perfecto.La empanada jugosa,sabrosa,El pulpo a feira y con cachelos, con sabor,en su punto de todo, y respetando el orden.La vieira,estrictamente en su corte más noble y con las verduritas sabrosísimas y sin exceso de aceite.El caldo gallego con sabor casero, como en cualquier aldea del interior de Lugo ó Pontevedra.Y la merluza de las de verdad.Nos dijeron que el bicho pesó 8 kilos.No creo que tanto,pero era de las de antes.De las que pasan la vida comiendo otros pescados y van acumulando en sus carnes todos esos matices.Y a la gallega, como más lucen los peces de verdad.Exacto el punto y esencial la salsa.Insuperable.Dos postres también caseros y típicos,tarta de Santiago y heladito de vainilla..Sencillos,pero muy ricos.Añadimos al menú media docena de ostras.Fantásticas,como siempre.Grandes,carnosas,musculosas,no grasosas,y con sabor a ellas solo.No las hay mejores ni más frescas en Valencia.Botella de cava Dominio de la Vega Especial,cortados y un orujo de los buenos.Eso es cenar como Dios ó la Santa Compaña mandan.Una gozada.Todo por 134 eur.Lo dicho.¡Qué gozada,Alejandro¡Vosotros sí que superareís la crisis¡

En esta ocasión acudí con mi familia a comer, para celebrar sendos cumpleaños (mi madre y el mío)y la verdad es que como siempre al más alto nivel, aun tratándose del menú que tan popular les ha hecho ultimamente en Verema. En el global, el servicio,profesional y amable; la atención, precisa; la comida, de muy buena materia prima y elaboración; el vino, con referencias muy interesantes; y los tés, que aqui reciben el trato que se merecen, fantástico. Añadir, que están empezando a introducir alguna variante en el menú y que esto, para aquellos que hemos ido varias veces, hace que resulte estimulante volver. Sólo puedo que felicitar al equipo de Rias Gallegas, por haber hecho que pasasemos un día muy agradable en su casa. Vino Lalama 2005, muy interesante y Alvarez Nolting Chardonnay 2007.

Está claro que mantener un menú degustación durante bastante tiempo permite conseguir una ejecución de los platos muy perfecta. Pero para eso hay que saber hacerlo bien desde el principio.
Esa fue la sensación que obtuve anoche cenando en este restaurante.
Unos platos muy conseguidos, sobre todo el crujiente de vieiras con cocochas al al pil-pil.
Los vinos y su servicio de matricula. Solo falto el envinado. ¡Como te echo de menos Mariló!
Tomé un albariño del 2003, sin crianza en madera, solo botella, que estaba fantástico. Pazo de Señorans selección de añada. Después un Lalama de Dominio de Bebei, Ribeira Sacra, muy bueno también. Este a sugerencia del maitre.
Además a todo esto hay que añadir un precio excelente para el resultado que se obtiene cuando se cena así.
Para repetir pronto, si varían el menú.
http://www.ojoalplato.com/archives/1392

Aunque en algún comentario anterior juré no volver, todas las notas positivas de los últimos tiempos me llevaron a incumplir mi promesa con mucho gusto. Tomamos el menú de marisco (75.-eur). Empanada de aperitivo, ostra y almeja fresca. Como eramos cuatro nos prepararon al centro una centolla exquisita, con mezcla de huevas y creo que un toque justo de vino pues aquí el riesgo es pasarse. Seguimos con unas quisquillas, percebes (buenos de sabor pero de pequeño tamaño), zamburiñas con picadillo (buenísimas), un par de excelentes gambas y media cigala a la plancha, está última algo floja.
De segundo yo tomé rape con foie, perfectamente cocinado, ración abundante y sabor intenso. La carne que probé de otro comensal también excelente (poco hecha para mi gusto pero cada vez soy menos carnívoro).
Postre cremoso de chocolate con aceite y sal. Contraste de sabores del chocolate sobre todo con la sal. Muy rica también la torta de Santiago
Para beber pedimos un Guitian 2006, seguimos con Terras Gauda y estuvieron atentos para decantar un Dalmau al principio en espera de los segundos. A todos nos gustó más el Guitian pues el Terras pecaba de una alta acidez. El Dalmau 2002, un rioja sin sorpresas, aunque menos potente que otras añadas que yo recordaba. Por último cafés con mignardises y un Lismore12 años.
El servicio de vino excelente y el servicio en general también. Cambio de platos y cubiertos constante. Siempre atentos a que no falte nada en la mesa. Sobre el local y calidad del "utillaje" poco que añadir a lo dicho por otros foreros; nivel muy muy alto. Además buena RCP, no solo hicieron el descuento Verema (cosa que mi amigo no podía creer) sino que además nos invitaron a los licores. Realmente ahora sí, Rías Gallegas merece la pena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar