Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO) en Valencia

Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

132
Datos de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
54 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Gallega
Vino por copas:
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes noche

Teléfono


132 Opiniones de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

Siguiendo las críticas de los veremeros, decidimos, por fin, probar en este valor seguro.
Pedimos el menú Rías Gallegas (32 € con IVA) tantas veces descrito:
- Empanada gallega magnífica, muy conseguida la pasta.
- Pulpo en su punto, un acierto la sal Maldon.
- Vieiras con verduras, excelentes la presentación y los sabores: exquisita superposición de texturas.
- Plato de cuchara: salmorejo y, en mi caso, garbanzos con manitas. Una delicia de plato, los garbanzos aparecen pelados, las manitas deshuesadas muy melosas. Presencia muy agradable de ñora. Junto con las vieiras, lo mejor en mi opinión.
- Rape con foie. Buena ejecución.
De postre, tarta de Santiago con helado de queimada y chocolate con sal Maldon. De acuerdo con otros comentarios: la tarta mejoraría si fuera más densa. El helado, muy original.
Notable servicio del vino (Joseph Drouhin, Chablis), de una carta espectacular, todo un sueño encontrarse algo así. El sumiller, al igual que el resto de camareros, algo frío, aunque siempre atento.
El local tiene una decoración agradable y moderna, aunque los baños desmerecen. Me gustó sentarme a cenar en sillón. También el descuento de 6 € por el vino.

Nueva visita a uno de los grandes de la capital valenciana. Nuevamente optamos por el menú Rias Gallegas de 32 euros, que como ya se ha comentado por aquí puede que sea de los mejores en relación calidad/precio.

En esta ocasión tomamos los siguiente platos, que tuvieron la amabilidad de servirnos el plato principal en dos medias raciones:

-Empanada gallega: Perfecta
-Pulpo a la gallega: Pulpo tiernísimo, con su justa medida de patata y pimentón. De los mejores que he probado.
-Ensalada de ceviche de rape: Buena. Ración XXL que al final me acabó cansando un poco, para mi gusto los trozos de rape excesivamente grandes.
-Caldo Gallego: Que simplicidad pero que exquisito, con sus grelos, sus alubias y su patatita.
-Atún rojo con mostaza y miel: Materia prima de primera, el atún muy poco hecho, como a mi me gusta, que casi se podría haber llamado el plato 'Tataki de atún'.
-Lomo alto vacuno: Buena calidad y muy tierno, acompañado de patatas y pimientos de guernica.
-Tarta de santiago con helado de queimada: Aceptable, a mi personalmente me gusta la tarta de santiago más compacta, más como un brownie, esta era demasiado "aerea".

Terminamos con infusiones y unos petit fours para acompañar.

Para acompañar la cena pedimos un Riesling bastante económico, 24 euros, Monchhof Riesling Urziger 2007, que nunca había probado y me pareció tremendo, con ese toque mineral y cítrico.

Mi recomendación, si alguien aún no ha visitado este restaurante, no debería tardar en hacerlo.

Como cada vez que acudimos la familia de La Pitanza a las Rías Gallegas sólo tenemos elogios para cada punto. El enclave excelente, la sala amplia y bonita.

Esta vez nos decantamos por el menú Rías Gallegas (creo que ése es el nombre, sino perdona Alejandro pues hace un par de semanas y me flojea la memoria); Empanada gallega buena, pulpo a Feira muy bueno y un plato para degustar las manitas que merecen mención aparte, EXCEPCIONALES.

Después de esto un pescado a elegir de la carta, yo probé el atún (de nuevo) y estaba delicioso, el resto de comensales no recuerdo.

En cuanto al vino la carta ya te deja boquiabierto, hay una barbaridad de referencias escogidas con gusto y a precios razonables. El servicio del vino muy bueno en copas Schott, temperatura perfecta. Elegimos un albariño que no recuerdo recomendado por Alejandro, de nuevo gracias, nos acompañó la cena perfectamente.

Postres, un cremoso de chocolate, tarta de santiago todos excelentes.

Tomamos copas de pacharán (Baines) y orujos blancos. Todo ello con cafés por menos de 50€ me parece una relación calidad precio de las mejores de Valencia sino la mejor. El servicio atento y amable. Gracias Alejandro!!!

Que maravilla !!! Comida para dos , llegamos a las 13,45 horas , todo el restaurante y servicio para nosotros . Que bonito , que atentos . Comemos a la carta . Entrantes para compartir : empanada gallega ( viene con el pan ) , croquetas de marisco ( sabrosas ) , navajas muy buenas , pulpo gallega ( perfecto )y vieiras buenísimas . Regamos la comida con Moet Chandon Vintage 2003 rose , espectacular . Carta de vinos de campeonato ( un tomo ) .
De platos principales : lomo de atún rojo marinado y rape plancha con foie , ambos muy buenos . De postre una tarta de cafe muy buena .
Volveré ( claro , cuando pueda ... ) . RCP justificada . Que placer comer así !!!

  • Tarta de café .

  • Rape plancha con foie .

  • Lomo de atún rojo marinado .

Finales de julio 2009.
céntrico, discreto, buena distribución de mesas, bien iluminado, servicio amable y aceptable.Probamos porque desde Verema nos informaron del menu a 32 + iva + vino.
De primero empanada, de segundo pulpo, de tercero vieiras con verduras, un plato de cuchara a elegir entre los tres de la carta (los puerros con textura muy buena y sabor), un segundo a elegir (el lomo alto veteado, el atun abundante y bueno, el rodaballo bien. Los postres aceptables.
4 personas. bebimos un pago de cosecha nocturna (fresco en el primer servicio y no tanto después) y un mauro del 2008, anunciado en carta como de 2007 escanciado con algo de poso.
con el ostre 4 copitas de casta diva y para el café nos obsequiaron con unas pastitas.
Precio.- 217€.
Conclusión.- Se puede y debe ir de vez en cuando para comer y beber en un lugar agradable sin que te sangre la cartera y sobre todo si cambian un poco el menú.
Detalle. Pude fumar (2 cigarrillos)y ellos me facilitaron el tabaco y el fuego. Era el único que fumaba y la ventilación permitió que nadie lo notara.

Fuimos a cenar 4 personas. El entorno perfecto, muy bien recibidos. Las ,esas perfectamente montadas, buenas copas y cubertería. Para compartir almejas (las mejores que he comido en mi vida) y gambas (también muy buenas). Para cenar: 2 platos de entrecot de lomo alto (en su punto perfecto), merluza rellena de centollo (muy bueno también) y crujiente de vieras y cocochas (lo mejor junto con las almejas). Una botella de vino blanco que no recuerdo cuál fue, y un tinto enate merlot. Agua, cervezas y refrescos. 2 copas de PX y 2 postres para compartir. Precio 311 euros.
Aunque parezca caro la materia prima es excelente, el trato perfecto, teniendo en cuenta que el restaurante estaba lleno. Si se quiere cenar bien y con probabilidad cero de fallar en la elección este restaurante es perfecto.

No había visitado todavía este Restaurante, un poco asustada por los comentarios escuchados sobre sus elevados precios.
Al oir hablar insistentemente sobre su menu de 30 €, además del boca a boca, es imprescindible visitar los comentarios de este portal, me atreví a visitarlo y ha sido una experiencia muy positiva y recomendable.
El local exquisito, el servicio impecable y la comida....de lo mejor que he probado ultimamente.
La empanada, un poco escasa. El pulpo en su justa medida, muy tierno. La vieira muy bien acompañada de unas verduras y una cococha de bacalao.... sorprendente.
El caldo gallego muy reconfortante y el plato fuerte, realmente es fuerte, por cantidad y por calidad, ya que me tomé un extraordinario bacalao.
Lo único que me defraudó un poco fué el postre, un chocolate con exceso de sal maldon, acompañado de un adorno de caramelo un tanto blando y pegajoso.
De beber un Cava Tantum Ergo Pinot Noir Rosé a un precio muy razonable 28,48 €.
En resumen una experiencia muy recomendable y con una extraordinaria RCP.

Estuve hace un par de sábados con unos amigos y el resultado fue el esperado.Eramos ocho

y todos salimos encantados tanto por el trato como por la comida.Pedimos el menú de 30

euros y cómo siempre,es apostar a caballo ganador.Por último,nos tomamos una copa allí

preparada magistralmente!!

He de comenzar diciendo que si bien soy un asiduo de Valencia, es una ciudad donde me cuesta trabajo encontrar sitios a los que pueda dar una alta valoración. He tenido grandísimas decepciones (y sonadas por mi crítica) como La Salita, muchas veladas de mala relación calidad precio (casi siempre por mediocre calidad a alto precio) como Casa Roberto, Bamboo, Alto y Mar de Bamboo, La Marcelina, Sushiclub, Netherlands y varias correctas como Maridaje, Masía Romaní, La Lluna. Pero pocos sitios que recomendaría sin dudarlo, hasta ahora me limitaba a Casa Salvador y Casa Joaquín o Las Dunas.
Hacia tiempo que tenía en cartera Rias Gallegas, pero no acababa de cuajar. Y cuando me enteré (hace tiempo) de que además habían puesto un menú bastante apañado, pues todo se concretó más rápido.
El sitio estéticamente es casi un plagio de una de las mejores marisquerías gallegas de Madrid: O´Pazo (eso sí, si bien Rias Gallegas es sin duda un buen restaurante, O´Pazo es un nivel de otra galaxia, IMPRESIONANTE!). Paredes en colores oscuros con telas en vino tinto. Los reservados tiene las paredes claras. En cuanto a mantelaría (hilo blanco), vajilla (mayoritariamente Villeroy&Boch) y cristalería (mayoría de Schott y algo de Spiegelau), poco que objetar, a alto nivel. Quizás el usar como plato para el pan un plato cuyo diseño es para el uso conjunto con una taza de café, si bien busca originalidad queda raro. Sí que mencionar que la cubertería no está a la altura de las circunstancias: nulo diseño y altamente desgastada y rayada.
Nos decantamos por el menú que todos comentan y que poco añadiré: empanada muy correcta, pulpo a la gallega excelente (de los mejores que he probado en los últimos meses) con su puntito de pimentón picante, crujiente de vieras y cococha al pil-pil (aquí sólo correcto, las vieras bien pero el sabor de la cococha y el pil-pil, poco claro. El crujiente utilizado como separación, de sabor demasiado aceitoso) y crema de calabaza al curry como plato de cuchara. Bastante rico.
Como plato principal pedimos el lomo de atún a la mostaza y el bacalo fresco con pil-pil de hongos. Ambos platos estaban muy ricos y en su punto de preparación.
De los dos sólo yo pedí postre: Tarta de Santiago con helado de queimada. La verdad es que poco tenía que ver el resultado con el nombre, ya que la tarta era más un bizcocho recubierto de azúcar glass y el helado estaba bastante insípido. Aún así, no se puede decir que estuviera malo porque el bizcocho era esponjoso y el helado agradable. Café correcto con servicio de marca Nescafé y degustación de azúcares.
En al carta eché en falta más opciones en carne habiendo sólo dos. Y un detalle que me pareció "alarmante" en una marisquería que se tilda de gallega: cigalas de Noruega y ni rastor de nécoras. A mi, me hizo evitar pedir marisco o el menú de marisco.
La carta de vinos correcta pero me resultó escasa a nivel nacional, sí teniendo referencias extranjeras pero no de alta calidad. Precio muy correctos. Pedimos un Terras Gaudas 2008 y previamente un aperitivo de Martinis blancos.
Finalmente con el café unos detallitos dulces y un chupito de orujo de hierbas casero muy rico.
La atención buena sin ser sobresaliente.
Como conjunto, desde luego un notable alto ya que la base (la comida) tiene esa nota, el conjunto de local + atrezzo también y el resto no desmerece.
Al final la cuenta ascendió a 98€ para dos personas. Lo considero buena relación calidad precio.
Sin duda, se puede repetir.

He probado hoy el menú "Rías Gallegas" y he quedado gratamente sorprendido . La empanada gallega estaba super crujiente y la cantidad no es excesiva como para llenar en exceso, laa cocochas con vieras , sin duda lo que mas me ha gustado impresionante,muy buena materia para ser un lunes . El plato de cuchara , crema de puerros correcto y el plato principal tanto el de mi compañero atún rojo como el rape con foie estupendos. Muy bien el servicio , con la cadencia perfecta sin agobios pero sin pausas. Me ha gustado la carta de vinos con muchas referencias internacionales que invitan a la experimentación. He pedido una copa de blanco nieva pie franco 2.007 y me han abierto la botella. Hemos salido a 38€, creo que dan mas de lo que pagas , y eso es novedad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar