Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO) en Valencia
  

Restaurante Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

132
Datos de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
54 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Gallega
Vino por copas:
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes noche

Teléfono


132 Opiniones de Rías Gallegas (RESTAURANTE CERRADO)

Se pasan con los precios, la comida buena de verdad, pero escesivamente caro.

Nueva cena del trio
La verdad es que nos sorprendio de forma muy grata.Excepcional menu degustacion.La materia prima excelente.La carta de vinos de lo mejor el personal se nota que conoce la carta que tiene Vale pena ir a Valencia para comer en este Restaurante.Indispensable para un amante de la gastrono, calidad, calidad y calidad, cocina de superproducto, el comedor acogedor, el servicio del vino muy correcto,gran pasado y muy prometedor futuro para este buque insignia de la Gastronomia valenciana.

Muy grata sorpresa, se acabo lo de la cocina clasica gallega (aunque siguen manteniendo los clasicos de siempre). De la mano de un joven cocinero la carta ha dado un giro de 180 grados con platos perfectamente elaborados y terminados, nada que ver con en clasicismo anterior. La vajilla tambien se ha puesto acorde a los nuevos platos y al moderno local. Probamos la carne tipo kobe que no por poco conocida deja de ser realmente excepcional y ademas dificil de encontrar por esta zona. Por nombrar algunas de las muchas novedades que encontramos destacar los huevos con carabineros y caviar, ensalada de vieiras con miel trufada y la merluza rellena de centolla (espectacular).
Muy recomendable aunque elavado de precio como es natural por la calidad de los productos y el servicio y entorno. Volveremos

Tomamos el menú desgustación que comprendía un total de 10 platos. Todos ríquísimos, ninguno que podamos calificar de "especial" pero si de buena elaboración y materia prima. Abundante comida entre los diez. El precio como siempre, al final, algo elevado, aunque en este casó valió la pena. El servicio de camareros, pues como es ya normal: regular.
Un sitio recomendable donde comer bien.

Muy buena calidad precio
el menu de san valentin muy bueno a 65 € x persona
decoraccion moderna,servicio excelente

El restaurante logrado en decoración, la comida realmente exquisita, con una calidad inmejorable, la carta de vinos adecuada con muchas referencias que colman cualquier gusto, pero el precio rematadamente desorbitado (lo que te imagines que te pueda costar lo multiplicas por dos y aún te quedas corto).

Pésima relación calidad precio pero no porque la calidad sea mala ya que es bastante buena. El problema es que el precio es increíblemente caro. Para dos personas...10 gambas, 1 sólo segundo, 2 postres, 2 cafés (sin copas) y una botella de vino blanco normalito....total 300 euros (me olvida también del pan, agua y dos refrescos). Lo dicho demasiado caro incluso si tengo que volver invitado

Agradable local con un servicio esmerado y profesional. Buenísimas vajilla, cubertería y cristalería, buen servicio y tratamiento del vino (aunque no fui el encargado de pedirlo) Comida con una relación calidad precio excesiva (no se puede cobrar 10 euros por una almeja). Bacalao (plato principal) excesivamente salado. Anchoas agradables. Buenos berberechos y exquisita empanada. Postres sosos. Café flojo.

La reciente reforma le ha dado aires de modernidad a este local, con un aspecto más juvenil y ha solucionado los problema de sonoridad que tenía el antiguo local. Desde luego les ha quedado bonito, desde la entrada hasta los salones privados.
Por lo demás, la base de la cocina sigue siendo la misma, cocina gallega sin sorpresas, con un estupendo producto, un servicio muy profesional y una excelente carta de vinos.
Muy buenos los chipirones con habitas, las anchoas, la empanada gallega, las verduras a la plancha y las croquetas. De postre un impresionante pastel de naranja. Menos me gustó en entretot de buey a la plancha.
Los precios pueden variar mucho en función de lo que pidamos, sobre todo si elegimos entre carne o pescado, pero en general son altos.
Posibilidad de pedir botellas de 3/8.

Local amplio con buena distribución de mesas y reservados. La decoración es algo recargada, rancio abolengo en estado puro, pero sin llegar a molestar.
Materia prima de lujo para una cocina sencilla pero bien trabajada, de producto.
Bodega nutrida, algo clásica en tintos pero excelente en blancos, que es lo que realmente marida con estos platos.
Servicio atento y profesional.
El único pero es su elevado coste aunque no hay que olvidar que la base de estos platos es costosa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar