Vinos "industriales". ¿Siempre malos?

33 respuestas
    #31
    Unnovato
    en respuesta a garnatxo

    Re: Vinos "industriales". ¿Siempre malos?

    Ver mensaje de garnatxo

    Hola,

    Artificial solo significa que lo ha hecho el hombre, que no surge espontáneamente de la naturaleza. Y a mi modo ver, el vino, igual que los jamones o los quesos, lo hacemos las personas. Y tú mejor que nadie sabes que para que el vino salga bueno, el hombre le tiene que poner su buen empeño. Si no, ¿de qué tanta enología y tantas personas dedicadas a ese menester?

    El problema es que parece que el hombre ha tenido un empacho de ciencia y vivimos una suerte de involución en lo que concebimos como bueno y malo. Que sea artificial no significa que sea malo. El dichoso Covid es natural y las vacunas son artificiales, para que nos entendamos.

    Pero vaya, que al final esto solo es cuestión semántica y estoy de acuerdo en lo que tú dices: habría que definir exactamente en qué cambia esa categoría especial de vinos respecto a los corrientes, y ponerle un nombre que no juegue con las palabras para crear una ventaja competitiva basada en nada.

    Un saludo

    #32
    Juanjosantos

    Re: Vinos "industriales". ¿Siempre malos?

    Buen hilo.

    Estoy de acuerdo en (casi) todo lo que se ha aportado y veo que hay mucho sentido común en las opiniones.

    Esto de las modas en los vinos, es lo que es, ya vamos teniendo experiencia.

    Hace 15-20 años, nadie hablaba de vinos naturales, se hablaba sobre todo de Vinos de Autor, Vinos Modernos y el estilo, al menos en vinos tintos era el Parkerizado de entonces: vinos con mucho color y capa, alta extracción, sobremaduración de la uva, potentes, tánicos, persistentes en boca,... se hablaba poco de blancos, de rosados, de espumosos y, no te digo ya, de generosos, eran unos auténticos desconocidos pues el tintocentrismo lo inundaba todo. Era otra época, donde todos nos creíamos "muy modernos", donde a los vinos clásicos se los arrinconó por una década o más y perdieron mucho valor de cara a un gran séquito de snobs vinícolas de la época.

    No hay más que leer unas cuantas notas de cata en Verema.com de la primera década del 2000 en cuanto a clásicos riojanos como Faustino Gran Reserva, 904, Ardanza, Arana, Tondonia Reserva,... La mayoría, con la coletilla, "clásico" que casi siempre lo terminaba minusvalorando por entonces. Sí, a veces se decía que eran buenos o muy buenos vinos, elegantes, con mucha vida, etc... pero clásicos al fin y al cabo. Lo clásico estaba denostado.

    El que gustaba de ese estilo de vinos, tuvo conocimiento, visión más allá, fue independiente de modas, tuvo algo de presupuesto y aprovechó, con un poco de dinero pudo conseguir un fondo de bodega espectacular en vinos clásicos a precio de derribo pues poca gente los quería. Actualmente, esos vinos que pagó a precio de saldo, en Reservas y Grandes Reservas de prestigio y de buenas añadas, se cotizan ahora a precios elevados (o desorbitados).

    Posteriormente, entre 2012-2014, empezó a virar la tendencia y a coger mayor protagonismo este último estilo de vinos: los clásicos, muchos de los cuáles, han disparado su precio. Un Castillo de Ygay Gran Reserva 2001, en el año 2010 se podía adquirir perfectamente por 33-36€. Hoy, raramente se consigue por menos de 90-100€ en añadas como la 2009, la 2010 pasa de los 100€ y del 2001, si queda algo por ahí, te pueden pedir lo que quieran (150-200€ perfectamente de un vino que costaba la quinta o la sexta parte hace una década). Un 904 que en 2014 se podía conseguir por 25-30€, actualmente si lo consigues a 40-45€ es una gran oferta pues ya supera los 50€. El 890 que costaba no más de 60€ hace 6-7 años, ahora no baja de los 110-120€...

    En paralelo al auge de los tintos clásicos, vino el auge de los blancos también clásicos (y desconocidos para mucha gente) del estilo Tondonia, Gravonia (han duplicado su precio en 10 años), así como los Tondonias Rosados (que costaban 10€ en 2010 y ahora cuestan de 50-60€ para arriba)...

    Y, algo después pero casi en paralelo con este auge de vinos clásicos, desde 2015-2016, tenemos el auge "cajón-desastre" de los vinos llamados "naturales", "ecológicos", "biodinámicos" que alguna gente cree que son lo mismo, pero no, no son lo mismo pues un vino ecológico no tiene por qué ser natural y un vino biodinámico puede serlo sin ser natural.... y con esta moda ha venido gente muy honesta, con conocimiento, amor por el terruño, que quiere recuperar métodos de elaboración ancestral con calidad pero también muchos cuentistas aprovechados subiéndose al carro a descubrir e inventar de nuevo la rueda apuntándose a la nueva moda (como hace 15 años estaban subidos a la del Vino de Autor potente y sobreextraido que alcanzaba altas puntuaciones Parker).

    El caso es que "el mercado" lleva un poco locos a los consumidores no muy avezados (y a los avezados a veces también) con esto de las modas pero al fin y a la postre, yo que bebo vinos "industriales" de tiradas muy largas, largas, medias, cortas, vinos naturales, ancestrales, ecológicos, biodinámicos, etc, lo que me importa es que el vino me guste y me sea placentero dentro de su categoría, que esté bien hecho, que me satisfaga por el precio pagado e independientemente del postureo, las historias contadas (inventadas o no), las variedades raras en proceso de recuperación y si la tirada es de 600 o 300.000 botellas. 

    Si el vino no me gusta, ya me pueden cantar misa con cantos gregorianos que no repetiré y no recomendaré el vino (no puedo recomendar algo que no me gusta porque no soy comercial de vinos ni me gano la vida bebiendo vino). Y me va a dar igual si el vino es de la variedad X ultradesconocida y de hace 2000 años, si está elaborado por el método ancestral, ecológico, industrial, si tiene 18, 36 o 120 meses de rima, si cuesta 10-20 o 100€, si tiene 89-97 o ningún punto Parker (sencillamente porque no lo cata ni evalúa),...

    Si el vino no es de mi gusto, no lo disfruto, encima, me cuesta beberme la botella y tengo que plantearme si lo que sobra lo empleo para cocinar o acaba por el fregadero, no sirve de nada todo el humo, cuento, viña prefiloxérica de 100 años, puntuaciones o demás argumentos de venta.

    Ante todo, el vino ha de estar bueno, estar bien hecho y, sobre todo, gustar y dar placer al consumidor (aquí puntualizo, placer evidentemente, dentro del precio pagado pues no se puede exigir lo mismo a un vino de 10€ que a uno de 100€).

    Llevamos unos años que, con el afán de querer atraer al consumidor, incrementar el consumo de vino y crear tendencias, se ha dado más importancia a la botella, al formato, a etiquetas raras o llamativas, a contar historias, a darle un aire de romanticismo pero... ¿ y el vino? ¿ y el contenido ? ¿ responde o no responde ? Porque si el contenido de la botella es luego humo mediocre y no me dice nada, tenemos unas expectativas muy altas pero luego un Bluf!! como una catedral.

    En la victoria mereces beber champagne; ¡en la derrota lo necesitas! (Napoleón Bonaparte. 1769-1821)

    #33
    Arrutzi_Najera

    Re: Vinos "industriales". ¿Siempre malos?

    Llego tarde y hay muchos comentarios de los que suscribo todo y de algunos otros, no tanto.

    Honestidad, industrial, natural. En el medio hay muchos matices y vinos tan distintos como singulares.

    No me cabe ninguna duda que el vino existe gracias a la materia prima y a nuestra intervención, en la viña, nunca encontraremos vino, nunca. Pero en el proceso intervenimos de acuerdo al resultado final. Si yo elaboro un depósito de 1.000 litros, la temperatura y poco más me ocupara. Si el depósito es de 10.000 ya me la juego mucho más y no dejaré al azar absolutamente nada, aunque de la otra manera tampoco, pero siempre es más fácil. 

    Lo que valoro es el resultado al "margen" de como se ha elaborado, lo lleva implícito. No por hacer pocas botellas es sinónimo de bueno, para nada, y de igual modo elaborar millones te condena al ostracismo, hay muchos vinos notables.  

    En fin estoy apunto de no poner el comentario pues hay otros mejor expresados y claros, redundo y no quiero enfrentar los conceptos -industrial-natural- ambos son naturales, provienen de la fermentación de la uva, no hay polvos mágicos, por otro lado nos resultaría más caro elaborarlos de esa forma. Pero si que tenemos que tener claro, que unos se intervienen más que otros, con correcciones y carencias de todo tipo, la industria enológica lo soluciona todo y sin duda lo mejor es, obtener nuestro vino, con una excelente uva equilibrada y con personalidad.

    Un abrazo.  

    Si os apetece leer más os dejo mis aventuras en www.grupdetast.com

    #34
    Sarabe

    Re: Vinos "industriales". ¿Siempre malos?

    Personalmente, si un vino me gusta no me cuestiono mucho la "intervención". Es más, me he llevado muchos chascos con vinos "naturales" y a lo más que he llegado es al típico "no está mal" pero supongo que esto va por gustos. 

    Cuando veo, en vendimia, los remolques a tope y chorreando mosto, parados mientras el tractorista toma café camino a la bodega siempre pienso lo mismo; o esto lo "intervienen" fuertemente o se echa a perder. El caso es que bebo los vinos de la bodega a la que iban los tractores  y es netamente superior a muchos "naturales". Es un poco como esto que se dice de que "ahora, se hacen buenos vinos en todas partes...". Pues claro!, porque, ahora, se interviene y existen técnicas y conocimiento para corregir casi cualquier carencia o exceso en cualquier parte en bodega y en viña. Está esto mal?, para mi no, lo que yo quiero es beber un buen vino (que me resulte agradable y me invite a seguir bebiendo cumpliendo, por supuesto, las exigencias sanitarias y enológicas). 

    Dicho lo cual, si además de conocimiento y técnica, en una bodega existe mimo de la uva, la vendimia y todas y cada una de las fases de vinificación pues miel sobre hojuelas. Saludos.

    Vino, conversación, buenos alimentos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar