Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

23 respuestas
    #1
    Joaquin1965

    Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Llevo mucho, pero que mucho tiempo, comprando vino a particulares. Es más, cada vez que llevo a cabo una compra de este modo, me viene a la mente abrir, por razones que muchos imaginareis, un hilo, básicamente irónico, en el que se describan las particularidades de las diversas personas con las que me he venido encontrando en tan lúdica -y, a la par, afanosa- tarea.

    Estoy seguro que, los que como yo, han actuado de este mismo modo identificará a alguno de los sujetos que más abajo describo, algunos de los cuales pueden, sin problema, encasillarse en más de una categoría. Si hubiera alguno más, bien estará la identificación del mismo. Vamos allá.

    1) El “enterao”. Confesaré abiertamente que es una de las especies que más me gusta. Se caracteriza, en lo básico, por comenzar la negociación con la frase “No sé si sabes que ésta es una de las mejores añadas de X y que sólo se hicieron Y botellas”, para añadir, a continuación “de éstas ya no se encuentran”. Son gente entrañable, a las que, en su inocencia, les tomas incluso cariño y con las que es imposible cerrar un trato, dado que se creen hasta el final lo que dicen y no los sacas de la lección que te pretenden dar.

    2) El “informao”. Otra especie simpática. Estos son los que llaman a bodega para informarse de cuánto vale su botella y pedirte lo mismo tal/cual. Abundan entre los que tienen vegas sicilias. La frase de “es que en vega Sicilia me han informado de que mi botella del 68 vale 2000 euros”. Un cásico. Por lo demás, hay una subespecie particularmente interesante: la que te pide aún más de lo que le han dicho en bodega y juro que los hay. Con un par. Estos se dejan las yemas de los dedos renovando anuncios a diario en mil anuncios.

    3) El “leído/oido”. Unos auténticos crack. Son los que leen -u oyen- que en Sothebys se ha subastado una botella de Romanee Conti por 60.000 euros o una colección particular de magnums del presidente de vega Sicilia por 600.000 euros y pretenden endilgarte la botella del abuelo por lo mismo para irse a un Resort en verano. Les dices aquello de “oiga, que le juro que lo que usted vende no es lo mismo” y entonces te llaman de todo, menos bonito, claro. Unos fenómenos.

    4) El “escuchador”. Abundantísimo en número -la especie que más- y ejemplo del mundo al revés. Vende algo por lo que “escucha ofertas” sin fijar, cuando menos, un precio aproximativo. Son gente curiosa -y, a la par, jugadores de ventaja- que, a lo que se ve, cuando se compraron un coche en el concesionario o un piso en la promotora hicieron una oferta (al concesionario o a la promotora) compitiendo con otros en secreto en vez de pagar lo que le pedían o negociar el precio. Con estos es habitual - por lo menos en mi caso- no llegar a ningún sitio y que, al final, se queden sin vender nada, salvo que tengan una botella o conjunto de botellas absolutamente excepcionales, en cuyo caso sí puedo entenderlos. Suelen poner precios imposibles y, a los 2/3 días, acaban bajando el precio de modo importante porque se dan cuenta de que no cuela.

    5) El “imposible”. Unos auténticos fenómenos. Pueden subclasificarse en 2 especies: a) los imposibles del todo -que o bien no ponen forma de contacto o no te contestan nunca ¿Para qué leches pones entonces el anuncio?- Y b) los imposibles en la negociación, más cabezones que un maño caminando por la vía del AVE con el tren detrás chiflando y que no se bajan del burro ni para atrás. Piden 300 y ojo no ofrezcas 299, que es que no. Sueles acabar agotado, maldiciendo, y sin botellas.

    6) El “tierno”. Ponen unos anuncios que, nada más leerlos y ver las fotos, te sacan una sonrisa porque ya te puedes imaginar el percal. Son del tipo “Botella de vino reserva del año 1969. No la hemos tocado en 30 años, ni siquiera para quitarle el polvo”. Al fondo se suele observar, por lo general, un trastero que no ha visto una escoba desde la 1ª guerra mundial. Evidentemente, una empresa condenada al fracaso. 

    7) El “flamenco”. Estos son los que venden en plan chulo. De los que te dan ganas de contestarles, pero que no pierdes el tiempo con ellos. Los anuncios son del tipo “este es el precio y no me hagas perder el tiempo”, “lo vendo por esto y, si no, no molestes”, “no tengo prisa, así que esto es lo que hay”. Vamos, lo que se dice unos prodigios del marketing. 240 días después les escribes y siguen en el mismo plan Rambo. Sin palabras.

    8) El “cansino”. Son aquellos a los que un día llamas para preguntarles qué botellas tienen y que, al no interesarte, das por cerrada la conversación. 3 meses después los tíos plomos te siguen dando la tabarra diciéndote que te ofrecen las botellas más baratas y que “si no te interesan”. Más pesaos que un collar de melones o una vaca en brazos.

    También es cierto que hay gente maja -de hecho, escribiendo esto he cerrado una compra con uno-, con la que se puede hablar y con la que llegas a acuerdos satisfactorios, pero, en lo que a mí me toca, no son los más, sino los menos. En fin, hasta aquí mi experiencia…

    ¿Y vosotros?, ¿qué os habéis encontrado en este mundillo de la vente entre particulares?

    Un saludo!

    #5
    Tantra84
    en respuesta a Joaquin1965

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Joaquin1965

    Se nota que has comprado unas cuantas botellas de vino, jajaja. Grandioso post ;)

    Por número de anuncios, sin duda "el escuchador" o "el tierno" son mayoría en número.

    Pero ojo, que luego ves niveles de vino en ciertos vendedores profesionales y te entra la risa por los precios que piden. Los hay incluso con muy buenas valoraciones en ciertas páginas de puja en las que claro, no vas a puntuar mal porque el tipo era encantador.

    Hay incluso páginas en las que te venden el vino de tu año (de nacimiento) en las que a petición de las fotos te dicen que sólo se mandan tras hacer el ingreso por el importe de la botella. Todo unos visionarios de ¡las compras a ciegas!

    Para completar la decena de vendedores singulares añadiría:

    9) el "lotero": vendedor que normalmente gusta desprenderse de sus botellas por lotes, en los que por lo general hay morralla y alguna botella decente que es la que da caché al conjunto (y sube el precio). Cuando le dices que sólo te interesa tal o cual botella dice que no vende por separado (porque es maniático pero no tonto). También hay particulares que disponen de una enorme cantidad de botellas del mismo vino (normalmente caro) y que no se desprenden de una sola botella ni a tiros, se ve que habitualmente reciben pedidos de China, Rusia o Bahrein.

    10) el "manitas": este es uno de los más graciosos, puesto que te da noticias una vez realizado el pago y cuando estás a la espera de la botella. Normalmente se les ha resbalado la botella cuando la estaban embalando (mentira cochina, les han ofrecido más pasta y así anulan el acuerdo) o bien la meten en una caja de zapatos "a pelo" y ponen "Frágil" con rotulador en el exterior para que el señor de correos la trate como si fuera un collar de diamantes. El resultado es obviamente recibir la botella rota, con lo cuál empieza un periodo divertido de reclamación con Correos en función del valor declarado, condiciones de envío, etc.

    Saludos maestro ;)

     

    #6
    Joaquin1965
    en respuesta a Tantra84

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Tantra84

    Jaaaaaa. Muy buen complemento de las especies en cuestión!!

    Conozco a unos cuantos de los profesionales a los que te refieres y, bueno, es su negocio. Ahí cada cual verá, pero, en efecto, hay de todo, como en botica.

    Muy bueno lo del lotero: "se tiene que quedar con las 200" jajaja. Efectivamente, hay veces que tienes que llevarte cada morrallada... Yo de esos ya prescindo. No me compensa salvo que haya algo muy muy especial. Oye, y lo cabezones que son! Me comentaba un colega de por aquí que estaba en conversaciones con un señor de 82 años que tenía un quintal de botellas, que las queria vender todas y que iba a consutar el precio en bodega... Pero hombre, con perdón, ¿te las vas a llevar al otro barrio...? Vale que no quieras que te engañen, y que estás en todo tu derecho, pero ya forzar la máquina a esas alturas...

    Y bueno, lo de los manitas de traca. En realidad, serían los manazas, distinguiendo dos especies: a) el manazas jeta -el primero que describes-, que roza la estafa; y el manazas torpón, la segunda, a los que -es cierto- les suplicas que te manden todo envuelto en porexpam o, lo más habitual, en papel burbuja y lo mandan a la brava encogiéndose de hombros después si se rompe.

    Y ya que viene al paso (que he tenido un "darme cuenta") está también "el despistao -o desinformao-". Estos aparecen cuando te tienen que hacer el envío y te dicen que "cómo lo hace". Oño, pues por correos o agencia de envíos, alma de la caridad. Cierto es que te alegan "que nunca lo han hecho" -y será cierto-, pero hombre, que yo tampoco he escalado el Everest y sé lo que hay que hacer para subir el Moncayo.

    Un fuerte abrazote!

    Un saludo!

    #8
    Joaquin1965
    en respuesta a Tantra84

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Tantra84

    He encontrado a uno en mil anuncios que es para morirte. Es de la especie "escuchador" pero en cachondo.

    Pone que escucha ofertas y cuando miras la foto de las botellas, ves en segundo plano un cartelón que pone "BIENVENIDO PACO". Y claro, te entra la risa.

    Un abrazo.

    Un saludo!

    #9
    Tantra84
    en respuesta a Joaquin1965

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Joaquin1965

    Jajajaja, grande Paco, parece un personaje de las pelis de Berlanga.

    Otro con el que me he topado en ocasiones es el "Si te he visto no me acuerdo": Contactas con ellos, fijáis un precio, todo estupendo y no vuelves a saber de él. Le escribes de nuevo diciéndole que estás a la espera de sus datos para enviarle la pasta y nada, ha desaparecido de la faz de la tierra. Por lo general suele ser una variante avanzada del "escuchador", ya que probablemente hará la misma jugada con varios compradores como tú y venderá las botellas al mejor postor.

    Abrazote!

    #10
    José Gabaldón
    en respuesta a Tantra84

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Tantra84

    Eso me ha pasado a mi pero con botellas de whisky, me contestaba al minuto y a la hora de la verdad, se ve que se lo ha tragado la tierra, chicooooooooooooooooooooooooooooooo, di que no te interesa y punto.

    Un saludo.

    #11
    Joaquin1965
    en respuesta a Joaquin1965

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Ver mensaje de Joaquin1965

    Respondiéndome a mi mismo en un antiguo hilo, creo haber encontrado una nueva categoría de vendedor de botellas, el vendedor/asesor, que te describe, de forma minuciosa, el tipo de vino que vende. Acabo de ver un ejemplo real hace 10 minutos en relación a un vega sicilia único ya con unos años.

    La descripción sintética que hace del mismo es la identificación de las uvas, dando, asimismo, la nota de cata, la cual reza de la siguiente manera: "sabor a chocolate, con frutas escarchadas y una almizclada mineralidad. multitud de taninos, en consonancia con la glicerina". 

    Un saludo!

    #14
    Lovecft

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Vaya fauna por dios...jajajaja

    No está muerto aquello que yace eternamente. Y con el paso de los eones, hasta la muerte puede morir

    #15
    Abreunvinito

    Re: Vendedores de vino singulares: las compras a particulares

    Genial.

    Me hubiera gustado estar contigo en esas relaciones. Hubiera sido muy divertido verlo desde la "barrera".

    Saludos

    el mejor vino es el que se comparte www.abreunvinito.es @abreunvinito

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar