Clos Dominic Vinyes Baixes 2005

Vino Clos Dominic Vinyes Baixes 2005

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
8,6

Bodega: Celler Francisco Castillo
D.O./Zona: D.O.Q. Priorat
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Mayoritariamente Cabernet (40%) y Merlot (30%). El resto es Garnacha, Carinyena y picapoll tinta todas ellas de cepas viejas , y algo de carinyena y garnacha jóvenes.
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Mayoritariamente Cabernet (40%) y Merlot (30%). El resto es Garnacha, Carinyena y picapoll tinta todas ellas de cepas viejas , y algo de carinyena y garnacha jóvenes.

23 Opiniones de Clos Dominic Vinyes Baixes

Picota granate vivo. En nariz, de buena intensidad, destacan las notas de fruta negra muy madura, algunos toques de hidrocarburos, algunos toques florales (incluyendo violetas y pétalos de rosa roja) y un suave toque de bizcocho. En boca tiene buen ataque, cuerpo medio, cierta untuosidad, taninos firmes, bastante carnosos, muy buena acidez y buen recorrido.

Picota de buena capa y ribete teja con todo el carácter de su terruño, con apunte de mentol, monte bajo, recuerdos de frutos rojos y mineral, con buena entrada en boca, potente y fresco, con personalidad pero a la vez elegante y muy agradable, de largo recorrido y persistencia.

Visual_ Rojo picota de capa media alta, ribete granate en el que empiezan a aparecer tonos tejas. Limpio y brillante. Lágrima fina, abundante, glicerina de caída lenta ligeramente tintada.
Nariz_ Buena intensidad. Sigue empezando con las notas de esmalte, pero casi de inmediato aparece la fruta roja y negra madura, con algún recuerdo de tapenade. Finos tostados, notas de caja de puro y recuerdos de café. La mineralidad aflora dándole mucha tipicidad y elegancia. Balsámicos de hierbas de monte.
Boca_ buen volumen en la entrada. Que se prolonga en la boca, dándole untuosidad que acompaña a una buena estructura. Taninos integrados y presentes, un poco secantes que le dan un agradable amargor. Buena acidez. Largo con recuerdos especiados y balsámicos.

Visual_ Rojo picota de capa media-alta, ribete granate. limpio y brillante. lagrima densa abundante, ligeramente tintada.

Nariz_ Como bien comentan en un principio se nota ese acetato, la laca de uñas, típica òr otra parte de los Priorat, que al irse nos deja una fruta rojo y negra madura, sin excesos. Los tostados muy finos, recuerdos de cacao algo de torrefactos muy bien integrados. También los balsámicos tienen protagonismo sobre un fondo mineral.

Boca_ Entrada media, quizás esperaba unpoco más de volumen, tanto en la entrada como en el paso de boca, bien estructurado y con una buena acidez, taninos ligeramente secantes aún, aunque bien integrados y de muy buena calidad. Largo en el paso de boca con presencia de la fruta roja y leves tostados.

Picota cubierta con ribete granate en evolución, de muy buena capa. Lagrimea con finura y generosidad, tintando la copa.

En nariz es muy, muy intenso de entrada y nada complejo. La laca de uñas se apodera de todo siendo misión imposible detectar otros aromas. Pero una vez agitada y agitada la copa, el vino adquiere su verdadera dimensión en nariz y muestra una gran complejidad: fresas con pimienta negra, ciruelas negras, café, madera, violetas, vainillas... y ese fondo mineral pizarroso tan prioratino.

En boca es espléndido: cremoso, potente, concentrado, golosón... Pasa con una ligereza que engaña, pues es una ligereza explosiva. Trazas de pastelería, licores, tostados... Soberbia acidez. Cuando se va despidiendo, lo hace con otros sabores, como natillas de café y pacharán. Un amargor tipo godello pero en masculino...

Un 2005 que todavía marca en la parte delantera, que deja seca, seca.

Sobresaliente RCP, a mi me costó mucho menos de lo que consta en la ficha por la oferta Verema, pero el precio que marcaba sin descuento era 20€.

Al abrir y decantar, se muestra algo distante.
Aromas iniciales de barnices y lacas, redondo en boca, pero poco más.
Con el tiempo, decantador y algo de fresco, se transforma en una apisonadora.
La nariz, bien, frutos negros, luego rojos, minerales?....
Pero en boca, a sus taninos integrados, se incorpora un paso de boca tremendo, con un peso sedoso y bestial que sobrepasa a todo lo que he tomado ultimamente. Todo sedoso e integrado.
Nariz de intensidad media, pero con un paso de boca( a la hora y media) tremendo.
Bueno, bueno.

Confitados, ceniza de puro, mentolados, hierbas y ese toque de pizarra o suelo que transmite magia, una hermosa boca, una bonita sensacion de fruta roja con balsámicos, notas de terruño, cálido...

Color cereza picota muy intenso de capa media-alta, ribete granatoso y abundante lágrima que colorea la copa.
En nariz fino aroma a frutas rojas muy maduras, notas muy minerales y florales con toques a vainilla y el rastro de su permanencia en barrica.
En boca es un vino con caracter y elegancia, cremoso con cierta golosidad, su acidez muy acertada, sabrosos y dulces taninos bien pulidos, buen final mineral y afrutado con buena persitencia.
Precio: Sobre 17 €, comprado hace casi 2 años.

Tras unos meses en la bodega, pruebo este vino, uno de los básicos de la bodega, pero que no lleve a engaño, para mí un vino FANTASTICO en mayúsculas.

Vista: Picota oscuro con ribete morado, de capa media, lágrima abundante que tiñe la copa.
Nariz: De intensidad media-alta, pese a que no lo he decantado y lo he abierto 10 minutos antes, enseguida se abre. Muestra fruta roja, muy mineral, especiado y floral.
Boca: Impresionante entrada, carnoso, en un gran momento, acidez perfecta, taninos dulces e integrados. Persistencia en boca alta.

Hacía un año que no probaba este vino, pero sin lugar a dudas uno de mis favoritos en el segmento de los priorats de precio medio.

Clos Dominic describe que sus tierras son “de brujas y vino”; y por lo visto mucha razón deben tener, pues el Priorat sí que es tierra de vinos y los vinos de esta bodega sí parecen amparados por la brujería y la Luna.
De los parajes de La Tena y Les Garranxes, de los calderos de las brujas que allí se esconden nace un blanco ajerezado, un Vinyes Altes espectacular y este amplio y fresco Vinyes Baixes.
Es un vino de capa media, que desborda aromas de tabaco; las notas farmacológicas, unidas a las reminiscencias minerales que evocan licoreias dejan laderas rojas abiertas y entregadas a las resinas balsámicas, al grafito, a los cacaos amargos y a ese café de apenas un segundo, el que se mastica y no se bebe. Acto seguido, sotobosque, violetas y flores silvestres, como el madroño de su naturaleza que se une, tal levaduras, a la piel de las uvas para mostrarse en el vino.
En boca es sorprendentemente ligero, singular y refrescante mientras se potencia el cassis, el cuero y se deja paso a los recuerdos vegetales englobados en una sensación táctil sedosa y amplia.
Carnes de caza, asados potentes y tiempo de reposo para ver su augurada evolución, pueden ser escobas y sombreros para este caldero de noche de luna llena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar