Carmelo rodero 2016

Vino Carmelo rodero 2016

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Bodegas Rodero
D.O./Zona: D.O. Ribera del Duero
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 100% tempranillo
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 9 meses en barrica de roble francés

Varietales: 100% tempranillo

2 Opiniones de Carmelo rodero

Rojo picota de capa alta con pequeño ribete granate. Nariz de fruta del bosque bajo matices lácticos y cremosos. Hay notitas vegetales y verdosas, especias, hojarasca verde, tostados de unas barricas que no se me antojan nuevas, o por lo menos no todas ellas, pero tienen una importante influencia sobre el estilo del vino. Al final percibo una pequeña discusión entre lo clásico y lo moderno sobresaliendo lo primero en un 55 % ( para que nos entendamos ). En boca es rico, placentero, jugoso por el coupage con la Cabernet Sauvignon, paso fluido que llega hasta un posgusto donde se percibe quizás más lo vegetal y lo especiado por retronasal donde también salen las notas de tierra de maceta, pero siempre dejando en boca esa sensación de jugosidad, cierto volumen y cremosidad que tienden a parecerse a lo medicamentoso. Al final sale una notita secante a la que creo ayudan los taninos tanto de la uva como de la madera. Este vino tiene una proyección a más tiempo, aun hay matices por ajustar respecto al desarrollo terciario evidente en botella y las conclusiones. Al mismo tiempo tiene todo lo que debe de tener para ese triunfo final, perfecto ¡!. A veces los vinos se elaboran proyectándolos a más años y otras veces para el consumo inmediato, incluso hay veces que se nos quedan por el camino ( es lo habitual ), porque nadie es perfecto y menos el consumidor ( doy fe propia de ello ). En Ribera del Duero la utilización de las variedades internacionales da mucho juego para la configuración de una boca jugosa y cremosa desde el principio, es y ha sido una tentación para todos los enólogos que han jugado con ella y con la madera nueva bajo una uva vieja. Al final siempre nos tendremos que decidir por apostar más por la nariz o bien por la boca, y sobretodo por esperar unos años más a la botella. Con el tiempo nos daremos cuenta de que los estilos de los vinos dan su razón de ser a ellos mismos y a la Bodega, pero los culpables de los juicios rápidos son los prescriptores / críticos periodísticos y nosotros mismos, que nos creemos por encima de los mismos vinos y no vamos cogidos de la mano en “modo paseo”, que es como debe de ser. No olvidemos que los vinos son como nuestros primeros amores ( novias/os ), intensos, que se quedan para toda la vida en nuestros recuerdos y que de repente salen a partir de los 50 años más emotivos que nunca.

Color cereza, limpio, lágrimas ligeras.
Aromas a fruta roja, fresa, mora, frambuesa, notas lácteas, una nariz muy frutal, seductora.
En boca es un vino redondo, equilibrado, agradable de tomar, la madera no resta ningún protagonismo a la fruta, que sigue siendo abundante y de calidad, elegancia, goloso, persistencia media.
Para mi gusto un claro ejemplo de lo que debería ser un vino, fruta, equilibrio, elegancia y la madera en segundo plano. Muy recomendable por unos 9 euros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar