Scharzhofberger Kabinett 1998
Vino Scharzhofberger Kabinett 1998
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
Alemania
Tipo de Vino:
Blanco
Graduación (vol):
10,00%
Varietales:
100% Riesling
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 50 a 99,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.61
/
98
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,3
ELABORACIÓN
Uvas sobremaduras, no constan detalles de crianza
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Scharzhofberger Kabinett
OPINIONES
9

Ahora esto es una joya maravillosa ¡¡¡

Aun a riesgo de hacerme pesado, mejor dicho más pesado todavía, no puedo evitar el redactar una nota de cata cada vez que pruebo una botella de este maravilloso vino, cosa cada vez más rara, puesto que ya me quedan muy muy pocas. Nada que añadir a lo indicado hace dos años. Espectacular y maravilloso.

Este maravilloso vino parece que haya llegado a un momento culminante de esplendor, aunque esto es siempre difícil de afirmar; el aroma es absolutamente delicado y delicioso con flor blanca, flor de azar, finísimos hidrocarburos, y fósforo.
La boca es absolutamente excepcional, equilibrada y redonda, explosión de sabores.

Lo dicho, su mejor momento por ahora.

Dorado limpio y brillante.

Nariz de buena intensidad, de una complejidad y superposición de capas que sencillamente nos asusta. Cuando tienen más de 10 años, los vinos de este pago y productor dejan un bouquet de hidrocarburos increíble por su finura e integración. Además, en este caso añade frutas blancas frescas, piel de cítricos, especias dulces, trazas minerales e incluso efluvios florales. Con más aire aparecen recuerdos ahumados y balsámicos. Una joya, un vino para recrearte una y otra vez en su nariz.

En boca es la finura, la redondez, la mineralidad. Sin ir sobrado de acidez tiene lo que hay que tener, dejando tras su paso liviano y sensual unas deliciosas sensaciones de frutas blancas y tonos minerales con una persistencia amargosa que invita a seguir disfrutando de su compañía. Quizá no sea un vino para guardar mucho más, pero ahora da la sensación de estar en su momento más perfecto de consumo.

Hay una cosa que está clara en el riesling alemán y es que Egon Müller está un escalón por encima del resto. Esto quizá no se ve hasta los 10 años de guarda, momento en que sus vinos cambian y adquieren una complejidad inigualable. Este “sencillo” Kabinett no es más que una muestra de ello, una auténtica nueva dimensión entre los Kabinett. Un vino y una noche para el recuerdo.

Amarillo verdoso.
Hace unos meses abrí una botella con unos amigos y era un autentico volcán de hidrocarburos en plena erupción, no lo decantamos, en esta ocasión sí lo mantuve 4 horas ventilando. Ahora produce un delicado y fino aroma marcado por los hidrocarburos pero con mucha flor blanca, amarilla y piedra caliza.
Boca con medio cuerpo, sauve, delicado, mucho fósil, un poco amargo, delicado y elegantísimo. Sigue maravilloso.

Las llanuras se están llenado de flores. Flores blancas, verdes, lilas, multicolores. Flores primaverales, jóvenes y frescas. Flores delicadas y salvajes. Al fondo, fragancia delicada de keroseno y petróleo.
¡ Qué cambio tan grande en un año!
¡ Cuanta vida , cuanta hermosura¡

Llanuras de piedra y tierra. Muy a lo lejos, discretísimas, las flores. No se si me acerco o me alejo de ellas. Es igual. Hoy en tí se posó la diosa Armonía.

Otra botella de este gran vino. Decantado 18 horas.
Color paja muy claro.
Aroma de mayor a menor: mineral ( tierra seca, piedras), hidrocarburos ( gasoleo, neumáticos, goma); hierbas secas ( romero y farigola); Flores en último lugar y muy discretas. Olfativamente en momento un poco cerrado.
En boca sedoso con entrada y paso de boca muy suave, muy equilibrado, enormemente mineral, pleno , llena la boca, un poco amargo, ha desaparecido todo el carbónico , muy buen retroolor, largo con final especiado. A destacar su enorme acidez que lo integra todo.

Amarillo pajizo muy claro; ribete medio y amarillento bien marcado.
Olor potente y muy complejo, limpio e intenso, recuerda a flores ( violetas) hierbas ( farigola ) bajo monte, citricos ( limón), minerales, piedras, pizarra, balsámicos ( resina y madera fina). El olor evoluciona y aparecen al cabo de una hora notas de agua salada o algas, anis y hojas secas. El queroseno está presente y se potencia con el tiempo, curios, pero en modo alguno desagradable.
En boca es seco, de una gran elegancia y muy equilibrado; notable presencia de aguja, retroolor muy presente con continua presencia de queroseno. Acidez integradora muy viva.
Comparándolo con una botela de la añada 2000 que abrí hace poco creo que esta se carácteriza por ser más seco ( el otro tenía una nota de dulzor que aquí no encuentro), más carbónico al menos inicialmente y mayor complejidad olfativa, en general más serio sin que haya perdido un toque de picardía.
En definitiva es un gran vino, seductor y elegante, de los que enamoran "alegro ma non troppo". Ideal con un concierto para piano y orquesta de Mozart

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar