Restaurante La Seu en Denia
  

Restaurante La Seu

33
Datos de La Seu
Precio Medio:
34 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
6.7 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 23,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos noche y lunes

Teléfono


33 Opiniones de La Seu

Cena de grupo acogidos al menú de empresas de más nivel. Local ya descrito y ubicados en el salon del fondo n mesa alargada y muy justos por ser hasta 21 para cenar

El menú es un todo incluido. El servicio fue dificultoso por las estrecheces. Se forzó la toma de blanco (¿más barato?, ¿no cambiar copas?); los cambios de platos, etc.. fueron un poco contra corriente a psar de un camarero con dedicación exclusiva. En grupo, vale todo, que se nota poco.

Para cenar y al centro de la mesa para compartir: pan de focaccia hech a la leña con tomate, alioli; un aceite Olivo por la Paz. Destacable conjunto.

. texturas de alcachofas, bonito y  berberechos con cítricos: curiosa mezcla de ingredientes para un mismo plato, pero los elementos por separado eran buenos y no desentonaron en el conjunto. Muy arriesgado.

. ensalada de pulpo de Denia, chips de verduras, aguacate, wakame, mango y vinagreta mediterránea: de nuevo muchos ingredientes diferentes aunque poco conexionados

. coca de figatell de sepia, picada tradicional y cebolla caramelizada: muy bueno.

. huevo poché con foie a la brasa, salteado de setas y patata trufada

. entrecotte de Angusblack premium a la brasa con guarnición del chef (otros optaron por pescado: colitas de rape): un acierto en la calidad de la carne. Acompañaron unas patatas fritas con muy poca gracia

. postre La Seu: sobre la base crujiente frutas y crema. Vistoso y bien de sabor.

Para beber unas cervezas de entrada, agua con y sin gas (Viladrau). Cava Nodus prescindible. En vinos tranquilos: Musgo blanco y Viridiana roble 2016 para cumplir el precio.

Cafés e infusiones finales sin extras.

.

.

Buscabanos un buen restaurante tras un fin de semana de relax en Denia, tras poco buscar, porque aparecio en seguida, encontramos La seu, y tras ver los comentarios decidimos ir a probar.

Conforme entras en el restaurante te das cuenta que no va a ser un restaurante cualquiera...una pared de botellas a la izquierda, un arbol lleno de opiniones de los clientes en forma de tarjetitas colgando del arbol, un ascensor a continuacion de una pequeña barra, buena pinta!!!

Tras echarle un vistazo a la carta, que todo sea dicho, es original peo un poco incomoda, es una caja al estilo Happy Meal by McDonalds a la que no paras d dar vueltas para poder leer el menu, nos decidimos por el menu del dia:

- Pan y torrajo de ajoaceite: Curiosa forma de preparar el ajoaceite, extendido sobre dos rodajas de pan tostadas con la superficie gratinada. Dos tostadas mas con aceite y un tarro de tomate natural rayado. Muy acertado!!!

- Tataki de atun, rucula, tomate y helado de almendra frita: El tataki de atun, por si solo, bastante insipido, por no decir que no sabia a nada, pero tras mezclar todos los ingredientes del plato, indicar que era cuanto menos curioso, mucho sabor a almendra que no dejaba que el resto de ingredientes tomaran protagonismo. Dejemoslo en un plato correcto, nada mas.

-Carpaccio de robellones con bonito en escabeche y salsa agridulce templada: Que decir de los rebollones, hasta con tierra y recien cogidos del suelo estan buenisimos. Al bonito aun le estoy buscando el escabeche, lo cual no quita que estuviera buenisimo, y la gran olvidada del plato, la salsa!!! Ojala pusieran un puchero de esa salsa para ponerle a todo!!!!!Muy buen plato, fresco y desenfadado, la verdad es que supo a poco, muy acertado!!!!

- Salteado de alcachofas huevo poche y crema de boniato: Me han dado ganas de pedir la receta!!!,Que bueno estaba, las alcachofas tiernisimas, el huevo perfecto (Si te gusta poco hecho) y la crema...pues eso...crema de boniato, pffff. Pero lo importante, es que el plato estaba para repetir una y mil veces, j****, MUY BUENO!!!un 10!!!

- Capuccino de calabaza, cacahuetes y jamon iberico: Arriesgado, desde luego no te lo esperas, pero bastante acertado.

Y como plato principal habia para elegir, meloso de atun con calabaza (haloween fue hace poco....jejejeje),arroz a banda y meloso de carne y boletus edulis. Elegimos:

- Meloso de carne y boletus edulis: Cosa curiosa, olia mejor que sabia, pero estaba muy bueno, muy, muy, muy bueno!!!!!

Postre: Compota de manzana con helado de limon: No penseis en la compota de toda la vida, nada parecido, pero estaba realmente muy bueno, otro 10!!!!

Por lo tanto, a pesar de todo lo que le hemos dado (de cańa) hemos salido llenos, y con ganas de volver lo antes posible, un restaurante moderno tanto a nivel d decoración como de platos, servicio correcto, y solo decir, que VOLVEREMOS.

El local no es que sea bonito, es lo siguiente ¡Premio para el arquitecto de interiores! Lo dejamos aquí, que tiene que estar muy descrito.

Nos acomodaron en el patio. Luminoso y espacioso. Pegados a la visible cocina, detalle este que me gusta. Los ves trabajar de forma organizada, cada uno con su cometido, y el que recoge las comandas dirigiendo, tal y como debe ser. Chicote aquí se iría aburrido. Equipo numeroso en cocina, servicio de sala joven y atento, sabiendo lo que te pone y hasta dónde puede llegar. Gracias a todo esto la comida transcurrió con una celeridad admirable.

Los aseos, visita obligada, sirven para otear más y mejor el local. Estos se encuentran en la 2ª planta. Cabe reseñar que hay ascensor.

Mi mujer y yo nos acomodamos al menú (20 €.), y los chicos a la carta. Además, otra cosa que me sorprendió es que hicieran los arroces individuales. De manera que cada uno pidió a su gusto, compartiendo los entrantes, que aquí sí que coinciden.

Unas Croquetas de jamón ibérico que según ellos estaban muy buenas.
Unas Patatas bravas ecológicas Diabólicas sin diabolizar. Es decir, se las sirvieron ante el temor del picante con la salsa separada en dos cuencos, alioli y el propio picante, para que con mesura se fueran poniendo. Patatas pequeñas enteras y con su piel a las que le hacen un hueco, ya que de normal la combinación de salsas va ahí.
Y un Arroz a banda para uno, y una Paella de carne y verduras para el otro.

Menú La Seu

- Pan y torrajo de alioli.

- Gazpacho de sandía con salazón y tomate seco.

- Ensalada de fruta y queso de cabra.

- Brocheta de atún y calamar con wok de verduras.

- Copa de tortilla de jamón y bacalao.

- Arroz meloso de sepia y atún con ajos tiernos.

- Mousse de coco, helado de fruta de la pasión y crujiente de chocolate.

Todos los entrantes a buen nivel. Se trata de una cocina creativa bien resuelta pero que no llega a niveles muy altos. Aún así, la propuesta, la intención, y el precio, hacen segura una próxima visita.

El pan tostado se servía, unas rebanadas con la costra del alioli cuando toca plancha, y otras tan sólo con AOVE.
Acertado este gazpacho, pero hubiese sido mejor que el atún y el bacalao estuviera cortado a tiras para no tener que llevarte de sopetón toda la loncha.
La bechamel de queso de cabra sobre la ensalada, con naranja y nueces entre otras cosas, le daba un sabor suave.
El entrante que particularmente más me gustó fue el de esa "brocheta", que no era tal, donde el calamar fresco y previamente marcado daba muchísimo sabor, así como una soja concentrada sobre la verdura.
La deconstrucción de tortilla tenía su punto. Parmentier de patata en el fondo, huevo a baja temperatura enmedio y el bacalao, jamón y las tiras de patata deshidrata arriba.
Aprobado por los pelos en la parte tradicional. El arroz con perfecta cocción, pero venía por momentos cierto olor a "puerto", supongo que por el atún, y los ajos tiernos no llegaban a conectar. Casi disfruté más con las sobras del enano, el de carne con verduras.
Mucho sabor a maracuyá en el postre, y dando un contraste tostado ese chocolate planchado.

Tienen buena carta de vinos, nada larga, pero considero que bien escogidos.
Optamos por el cava, Aire de l'Origan 2009. Lo disfrutamos mejor en las Spiegelau de vino y rechazamos las de flauta, que no me parecieron gran cosa.

Agradecer que con el postre nos pusieran como detalle unas copas de mistela de Teulada que estaba de muerte, que era pura naranja confitada.

El resto de bebidas se redujo a un par de botellas de agua y una Coca-Cola.

Posiblemente, viendo los precios, es más que probable que opte por la carta en esa próxima visita. Ya no es por huir del arroz, no se puede juzgar por una vez, sino por ver hasta dónde llegan en los platos principales.

Local de corte moderno, con diferentes ambientes, bodega acristalada a la entrada y buena separación entre mesas. Comimos cuatro personas en una junto a la visible cocina. Tomamos el menú del día (25 euros) que consistía en seis entrantes y un arroz elegido entre tres. En concreto: pan y torrajo de ali-oli (el pan de la comida, en su punto de crujiente), gazpacho de remolacha y fresa con anchoa (buenísima la anchoa), ensalada de naranja, bacalao y vinagreta picante (fresca y sabrosa, con el picor justo), coca de pesto con sardina marinada y pisto de verduras y albahaca (muy buena la masa, insuperable la sardina), salteado de calamar con papada ibérica, puerro y almendra (tierno y con sabor) y gamba de Denia hervida (carnosa, sabrosa, exquisita). El arroz elegido fue el meloso de pollo con habitas tiernas y berenjena frita (con bastante sabor y el arroz en su punto). El postre consistió en una mezcla de diferentes cremas y helado de avellana, creo recordar (todo rico). Todo ello fue acompañado estupendamente por un fresquísimo Enrique Mendoza Chardonnay 2013 (17 euros), servido a la temperatura correcta y elegido entre los de una bien surtida carta de vinos a precios no inflados. Café rico. Cristalería, cubertería, mantelería y vajilla, buenas. El joven servicio, eficiente.

Pase la semana de reyes en Denia, un lugar donde hay una variada oferta gastronómica. Me adentre en el casco antiguo para llegar a mi destino recomendado por amigos. La Seu me dejo impresionado, una excelente casa restaurada con todos los detalles y un fresco aire al mediterráneo, aunque vayamos al grano que es su cocina, que por cierto es de cristal con todo a la vista donde se apreciaba un excelente orden y limpieza. Al llegar una señorita muy amable nos acompaño a nuestra mesa situada al lado de una gran bodega de cristal, aunque preferíamos enfrente de la cocina pero no pudo ser porque el restaurante estaba lleno.
Nos decidimos pedir de la carta aunque había un atractivo menú de mediodía muy económico para todo su contenido. Empezamos con una copa de ensaladilla con espuma de anchoa como aperitivo de la casa, buenísima y un acierto la espuma de anchoa que potenciaba la ensaladilla, seguimos con unas gambas rojas de primera hervidas, cocción y punto de sal excelentes aunque en Denia hay muy buenos sitios donde tomar unas buenas gambas rojas, a continuación seguimos con un sashimi de caballa con texturas de berenjena, recomendable 100%. Bosque de manzanitas de foie, un plato que nos pareció muy laborioso y delicado,lo volvería a tomar. Un bocata de sepia de bar, que era una hamburguesa de sepia excelente con una picada de pistacho y lámina fina de pan crujiente.
Aún nos faltaba el arroz a banda y no podíamos más(cuidado porque las raciones son bastante abundantes),pensamos en degustar una cucharada únicamente. Fue imposible debido a lo increíblemente bueno que estaba el arroz,el grano,el caldo de pescado de roca,el sabor...todo de 10. Con razón me explico que no lo saquen acompañado de limón. Si somos sinceros nos llevamos una gran sorpresa,ya que no parece un restaurante especializado en arroces como muchos de la zona
No pedimos postre como se comprenderá,pero la comida la acompañamos con un vinazo,el PSI de Pingus a 34 euros un chollo de precio para este vino.
La cuenta perfecta para todo el producto que tomamos,si que es verdad que me decepciono el cubo donde nos la trajeron, era vulgar y nada digno de este restaurante.
Visita obligada si estáis por Denia.

Domingo, 4 amigos no sabemos donde comer. Nos enteramos por un amigo que hacen la jornada del arroz a banda en Dénia. Miramos los restaurantes participantes y decidimos ir a la Seu que tiene el menú por 15€:
2 entrantes, arroz a banda y postre.
Una vez en el local, nos recibe un chico que resulta ser un amigo mio que hacia tiempo que no veia. Me recomienda escoger el menú del dia:
6 entrantes, varios arroces para elegir y postres variados.
Vale la pena pagar un poco mas y tener mayo variedad pensamos los 4.
Los entrantes:
-Pan con torrajo y tomate
-Chupito de all i pebre, con raya y cangrejo: Suave, el cangrejo frito muy bueno
-Tataki de atun con algas: El atun sabroso y las algas muy buenas tambien
-Sepionet en su tinta: Exquisito
-Cigalitas con ajetes: Buenas, aunque en la última ocasión me gustaron mucho más
-Huevo poché trufado con salsa de parmesano y setas: Para mojar pan
El arroz:
Había varios para elegir y nos decantamos por el meloso de foie con setas.
El punto del arroz estaba algo crudo, a mi que me gusta "al dente" no me desagradó del todo pero a los otros comensales si.
Quizas fué el plato que menos gustó, una pena, le faltaba potencia al caldo, el foie era casi imperceptible y las setas poco potentes.
Postres:
Sorbete de mango: flojo
Bizcocho de calabaza: Bueno pero algo seco.
Soufflé de chocolate: Bueno
Bebidas:
-Corazon Loco Blanco 2012
-Louis Latour Chablis 2011

El servicio está bien aunque en el tema de los vinos estan flojeando, la carta es mas escueta y tienen menos referencias internacionales. La camarera estaba muy verde en el tema de vinos.
Como ejemplo decir que, al no ver en la carta vinos dulces le comenté que me dijeran que tenian de dulce para acompañar los postres y me dijo que mistela unicamente. Le pregunté si tenian PX, Oporto o Tokaj, y me respondió sorprendida que si "¿esos no son vinos de aperitivo?". Fué a preguntar y volvió diciendome que en efecto, tenian todo lo que yo había preguntado y que pidiéramos lo que quisiéramos que invitaba la casa.
Yo tomé un Tokaj y mis compañeros un PX. Pero de la marca no tenía ni idea la camarera por lo que yo que soy muy curioso y me gusta saber lo que bebo antes de irnos pregunte en la barra y aunque me costó (tuve que buscar al camarero amigo mio) al final descubrí que el PX era el Gracia de Montilla y el Tokaj el Oremus Late Harvest 2008.
Precio:
22€ menú x 4= 88
Corazon Loco = 15
Chablis = 23
Total= 126 --- 31,50€ por persona

Buen local, buena comida en general y muy buena RCP.
En la cocina hay gente joven y en la sala también por lo que he notado un bajón con respecto a mi ultima visita.
Deberian tener en cuenta estos detalles: Punto de arroz y el tema de los vinos (mayor formación al respecto)

P.D: Aunque sigo opinando que es un local a tener en cuenta si se visita Dénia espero que no sigan teniendo estos errores de cocineros principiantes (como he leido en anteriores comentarios) porque les puede pasar factura.

En nuestra visita a Denia era una de las posibles alternativas para comer. Los positivos comentarios y el precio del menú eran sus bazas. Así que al final optamos por descartar otro local recomendado debido a que allí se celebraba un evento y reservé para comer sábado a mediodía.

El entorno ya está suficientemente comentado así que no me extenderé. Sin lugar a dudas no puede dejar indiferente a nadie: Bodega acristalada a la entrada, espacios diferentes, primer piso con un comedor más reservado, ascensor.... En fin un gran despliegue de medios en el que no escatimaron gastos.

Al entrar nos ofrecen dos mesas y elegimos una de la pequeña y coqueta sala del fondo con una combinación de colores que nos gustó. Nos traen las cartas y primera sorpresa: El menú cuesta 22e al ser sábado: 6 entrantes, arroz y postre. Al hacer la reserva y preguntar me informaron que el menú eran 18e.

Entrantes

Gazpacho de fresa: refrescante

Torrajo con alioli y pan con tomate: muy bueno, aunque luego me cueste digerirlo. El alioli es uno de mis asignaturas pendientes

Ensalada dos salazones: Correcta

Bacalao con pan de aceituna negra: Cumplió

Revuelto de setas y foie: Flojo, el foie brillo por su ausencia

Cigalitas con ajetes: Bien, se agradece algo de marisco en estos menús.

Principal

Arroz a banda: Llegamos a la gran desilusión. La presencia (me remito a la foto) de la paella es impecable pero el punto de sal pasadísimo. Prefiero que se queden cortos (se puede subsanar medianamente) pero en los arroces no se porque se tiende a pasarse. Y lo que me parece más grave muy muy aceitosa. Estoy acostumbrado a verlo en la paella de pollo y conejo pero en un arroz a banda¡¡¡. No es lo normal desde luego.

En un local de confianza hubiera devuelto el arroz a cocina pero aquí entre la celebración, no ver más que gente muy joven detrás de los fogones, el poner en un aprieto a la amable camarera que nos atendió... pues que me aguanté las ganas.

Postres

Bizcocho de chocolate y fruta de la pasión con piña

Los postres cumplieron. Rematamos con dos cafés (1.90e ).

La carta de vinos más amplia de lo habitual y a precios doblando tienda.

Tomamos dos cañas de cerveza (2e) y dos copas de vino blanco Viñas del Vero (3e)

En cuanto al servicio muy rápido y eficiente. La camarera (Shirley) que nos atendió toda la comida un encanto.

Quizá las expectativas eran altas y el fallo del arroz truncó una comida que hasta el momento se estaba desarrollando de forma correcta con algún altibajo. Para mí es un menú con demasiados entrantes aunque el precio sea muy bueno para Denia. Al final he intentado hacer una nota media con la puntuación.

  • Arroz a banda

  • Sala

  • Sala

Situado en la zona de Loreto, lugar muy ambientado y con una enorme oferta de bares y restaurantes.
El local es puro diseño, desde su arquitectura, hasta las mesas, las sillas, la cubertería, hasta para ir al baño lo haces en ascensor panorámico, parece mas bien que vas a comer en un museo de arte contemporáneo.
La cocina está acristalada y puedes ver como trabajan los cocineros.
El menú cuesta 18€ y se compone de un aperitivo, cinco entrantes, un arroz a elegir entre tres elaboraciones y postre.
Mientras esperábamos a ser servidos nos tomamos un par de cañas.

- Aperitivo, crema de coliflor con huevas, buen comienzo, bocado muy fino.
- Pan con tomate y aceite y con allioli gratinado, digamos que este es el pan para acompañar la comida, puro vicio.
- Ensalada de bacalao, membrillo, aguacate y frutos secos, pues tal como suena, refrescante, buena conjunción de elementos.
- Bonito con berenjena a la brasa y queso de cabra, el bonito se presenta ligeramente marinado, casi crudo, sobre un puré de berenjena a la brasa y el queso de cabra en una salsa muy fina.
- Salteado de alcachofas con presa de "Angus Black" las alcachofas están guisadas y posteriormente pasadas por la plancha, quedando con un punto al dente que a mi personalmente me encanta, se acompaña de pequeños trocitos de carne a la plancha y unas gotas de asadillo para ligar el conjunto.
- Guiso de setas, huevo poché y trufa, un plato muy bien ejecutado que siempre gusta volver a probar.
- Arroz meloso de sepia y cigalitas, presentado en caldero, mas que meloso yo diría mas bien un poco caldoso, muy bueno, con bien de tropiezos y dio como para repetir otra vez.
- Postre del taller, creo recordar que era una crema de chocolate con helado de jengibre sobre migas de galleta y cítricos, pongo foto.

En cuanto al vino, tienen una correcta carta, con igualdad de blancos y de tintos, alguna referencia interesante y precios razonables.
Elegimos para la ocasión un Enrique Mendoza Chardonnay 2011 a 17€, servido perfecto de tª en copas Spiegelau, con su cubitera de diseño y siempre atentos a rellenar las copas.
Terminamos con unos cafés y con unas copichuelas de mistela, estas últimas invitación de la casa.
Yo creo que poco mas se puede pedir por este precio.
Totalmente recomendable.

  • Postre del taller

  • Guiso de setas, huevo poché y trufa

  • Salteado de alcachofas con presa de "Angus Black"

Mañana con un taller de comida aprendiendo de Diana (convaleciente del hospital y sin perder la sonrisa) algunos secretillos de cocina.
Menú concertado para grupo de 19 tras el taller por lo que se incluyó algunos de los platos que preparamos. El precio incluyó el taller y un pica pica antes del mismo en el hotel (precioso) de los propios dueños, por lo que no se valora.
Para beber Laudum tinto ecologico 2011 y verdejo Gorgorito 2011 aparte de aguas varias y cervezas de barril. Lástima de carta de vinos my interesante y bien de variedad (incluso variedad de precios) con sobrecargo de x 2 aproximado.

Para comer al centro: ensalada de rúcula, con bacon membrillo a tacos pequeños con crema de queso interesante; Sashimi de caballa muy bueno. De forma ya individual: extraordinario huevo cocido a baja temperatura con crema de patata trufada y setas; excepcional gamba roja (x1) de buen tamaño y punto de cocción perfecto; arroz caldoso de sepia y verduritas (al dente) buena base pero falto de materia prima. De postre tarta Sacher (regular) con turrón de chocolate blanco (muy bueno) con sorbete de coco (muy bueno).
Cafés e infusiones finales.

El entorno desde los baños hasta los comedores y ambiente ya descritos en otros comentarios. Sorprendentes sillas con respaldo de varillas de estera que permiten cierto balanceo, muy pesadas de mover pero cómodas. Mejor la cocina que el servicio. Me ha parecido una sitio muy interesante que merece visita obligada.

Decidimos ir a tapear y cenar a Dénia.
Despues de tomar 2 vinitos por la zona (Marisushi y la mítica casa Benjamín) decídimos ir a cenar a La Seu.
En la calle está anunciado el menu de noche por 20€ sin bebidas.
En la entrada está la bodega a la izquierda y la barra a la derecha. Siguiendo adelante se llega al salón, increible, techo con espejos y de una altura de 2 pisos. El restaurante es una finca de 2 pisos histórica del casco antiguo de Dénia donde han vaciado el interior y por el lateral derecho y frontal han conservado el segundo y tercer piso. En el primer piso esta situado otro salón y otra cocina (encima de la de la planta baja, que está a la derecha del salón) y en el segundo piso estan los servicios (hay que verlos, fabulosos). A los pisos se accede por escalera y por ascensor.
Bueno... a lo que vamos, la comida:
6 entrantes, un segundo fijo y el postre, 20€

1, pan con alioli tostado encima y pan tostado solo. Se sirve tambien tomate a parte. El pan con alioli suave y bueno, pero no comimos mucho ya que no queriamos llenarnos antes de hora.
2, perla de mejillón tigre. Un tigre sin concha presentado como un huevo en un cubo pequeño. Rico.
3, ensalada de verduras a la brasa, queso fresco y anchoas. Las anchoas exquísitas.
4, coca de berenjena a la llama con caballa y tomillo. La coca como las de mi madre y la caballa en su punto. Ración generosa.
5, huevo poché con alcachofas, trufa y jamón ibérico. El camarero nos dijo que era el mejor plato para su gusto y la verdad que tenía algo de razón. Sabrosa mezcla la salinidad del jamon con la suavidad de la yema de huevo y el toque de la patata trufada. Muy bueno.
6, salteado de cigalitas con ajos tiernos. Excelente. Fresquísimas las cigalitas, pequeñitas y muy sabrosas. Buena ración.

El segundo era un lomo de buey con verduritas de temporada (rabano, patatitas, calabacín y zanahorias pequeñitas con el tallo).
Muy sabrosa la carne y de tamaño medio (muy aceptable después de todas las tapas). Si hay que poner un pero es el punto de la carne que a mi gusto la hicieron demasiado ya que pedí poco hecho.

De postre, helado de frambuesa con brownie de chocolate sobre crema de coco. El helado riquísimo, el brownie consistente y potente, la crema muy suave (mejor ya que no me gusta el coco). Aquí el problema fue que el postre iba regado con virutas de coco y las tuve que apartar ya que no me gustan nada (pero esto ya es culpa mia, a uno no le puede gustar todo).

Cuberteria buena y copas spiegelau.
Carta de vinos aceptable, referencias de la zona (Alicante y Valencia), Rioja y Ribera, y pocas de otras D.O. En cambio si tenian referencias extranjeras.

Primero pedimos un riesling de Alsacia, Leon Beyer 2010, bastante correcto (20€) y luego un tinto Viña Sastre Roble 2010, me soprendio, muy bueno, nariz joven y frutal, y en boca todo lo contrario, fina madera, tostados, tabaco... (18€).
Servicio correcto, dan a probar y rellenan las copas continuamente.
En el segundo vino pido consejo y acertaron en la recomendación.

Bueno, la atención la dejo para el final por que es lo que más me sorprendio:
Inmejorable en cuanto a la atención de los camareros.
No tocamos las botellas para nada, siempre atentos a rellenarnos las copas. Gran trato. Increible para lo que pagas de la cena.
Eramos 3 personas, 3 x 20€, mas los vinos 20€ y 18€, total 98€.
Sitio 100% recomendable.
Ya tengo un sitio donde ir para cuando tenga algún compromiso y quiera quedar bien sin salir escaldado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar