Restaurante Azurmendi en Larrabetzu

Restaurante Azurmendi

Datos de Azurmendi
Precio Medio:
172 €
Valoración Media:
8.6 10
Servicio del vino:
7.7 10
Comida:
9.5 10
Entorno:
8.8 10
Calidad-precio:
8.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Larrabetzu
Dirección: Barrio de Leguina, s/n.
Código postal: 48195
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos y las noches de lunes a jueves

Teléfono


49 Opiniones de Azurmendi

Nuevo espacio vanguardista amplio , luminoso, acristalado, amplio e impoluto para seguir disfrutando de esta excepcional cocina. Nueva carta de vinos con casi 500referencias. Mejor servicio, más numeroso, coordinado, atento y capaz de agradar a cualquier comensal. Nuevas creaciones en el menú con la personalidad y la esencia de Eneko. Las creaciones descritas a la perfección por Oscar , van dejando paso a otras diferentes pero con un denominador común que parecen querer escribir la historia de Azurmendi. Sensacionales alcachofas sobre una base de pimiento asado gelatinoso que parece prolongar su delicado y genuino sabor sin final. Me impresionó el pichón sobre un trocito de bosque con avellana sorpresa , hongitos y hojas. Cigala con trazo de remolacha y codorniz marcada en la plancha, arriesgado, complejo y en apariencia sencillo por su integración. Castañas sobre tierra en el postre. En definitiva un gran menú(120 euros), rebosante de creatividad, sutilezas, técnica, plasticidad y delicadeza , pero con la fuerza y la potencia de jugos y caldos reducidos. Un privilegio

Magia en las elaboraciones , texturas, sabores ,olores y arte en las presentaciones , se conjugan varios sentidos , incluido el visual , con representaciones de lo que vas a comer como es el caso de los chipirones de anzuelo , comentar que la persona , que lleva la sala , Jon , tiene una buena memoria , pues se acordaba de nosotros del años pasado , nos dio la opción de cambiar algún plato del menú degustación , que ya hubiésemos probado ,y a excepción de los dos aperitivos , que van a ser un clásico del Azurmendi ,el huevo trufado a la inversa , ya descrito y los raviolis de rabo envueltos en pan y jugo meloso de su cocción , también comentados , optamos por cambiar la ostra , pues la huerta , que ya hemos degustado varias veces , no la cambiaria nunca.

Por lo tanto nos comimos un bogavante asado con refrito de hierbas y aromas de te ahumado, delicioso, un aceite verde, pero verde hierba, con sabor herbáceo, eso si agradable y bien combinado con el bogavante.

También como novedad, Centollo en dos servicios, original vajilla de presentación, un digamos vaso con jugo de centollo, aire de sus corales, y encima otro recipiente con la carne del centollo, huevas crujientes y picatostes, muy bueno y sorpresivo.

A continuación la huerta, que ya he descrito por activa y pasiva, me encanta.

Ahora viene otro top , como en le caso de la huerta , en su día , no me pude reprimir y repetí , contadas son las veces que me ha dado por repetir , la huerta , este plato que os relato y algún postre de queso.

A modo de estofado de salazones: Panceta ibérica, anchoas, vegetales, con cremoso de idiazabal , me gustaría saber expresarme mejor de lo que se , para poder definiros esta experiencia , pero hay lo que hay , una textura , como la miel , se te quedan los labios pegajosos , como un risotto , pero con chalota , espárragos verdes , panceta , todo ello , y hay esta la cosa de su textura y melosidad , con un caldo de patas de cerdo , exactamente una brunoise , elaborada con un caldo de patas , espectacular , y sazonado con anchoas en salazón , de Bermeo , además tenia tres esferificaciones de queso idiazabal , pero de las que saben como dios manda.

Chipirón de anzuelo, croqueta de tinta y toffe de cebolla morada de Zalla, espectáculo , plato presentación hecho a propósito , textura perfecta , croqueta cremosa y distinta .

Papada confitada a fuego bajo , desuelle de setas y suero de pimientos asados en casa , muy rico , y también con sorpresa , en el plato de ponen un cuarto de la flor sechuan button , para que después de comer la papada te la tomes a modo de desengrasar el paladar , la sensaciones son extrañas en boca , cosquilleos a veces , por la falta de costumbre , desagradables , pero efectivamente cumple su función.

Fresas y rosas , helado de fresas , pétalo de rosa caramelizada , mas bien azucarada , un merengue y como telonero , te pone en un cuenco en medio de la mesa , que hecha aromas de pétalos de rosa , todo un espectáculo de sabores y sentidos.

Chocolate apasionado , chocolate y fruta de la pasión , en varias y diseñadas formas , también sobresaliente , luego de petit tours , tres bolas de chocolate en un elegante estuche individual y con distintos rellenos .

Respecto al servicio profesional y cercano, cuando hay que serlo, atentos a servir el vino y a ponerte la silla, ambas cosa que no es que me vayan mucho , pero es el protocolo.

Para beber un clásico , do ferreiro , 23+iva , la carta un poco corta y caótica , pero ya están , para dentro de un par de semanas , con una de 500 referencia y puesta al día , agua panna 4€ , infusión 2,5 , gin-tonic Premium 9+iva .

Menú , dos aperitivos , cuatro entrantes , pescado , carne y dos postres + petit tours -95€+iva , que es lo que pondré , me pareció excelente para la magia que pasamos .

No obstante en comparación con otros dos estrellas, para mi, le faltaban un par de platos mas, y eso si, por supuesto un aumento del menú, y tras charlar con Jon, nos comento , que en breve abrirán el restaurante gastronomico , un poco mas arriba de donde esta ahora , dejando este para eventos y también como gastro , para un menú de cerca de 40€.

Nos enseño fotos ,y la verdad que va a ser algo digno de ver , espectacular , en tamaño , la cocina , y en diseño el local , y ahí , nos dijo que tendrían dos menús uno de 95 , y otro de 115 , con un par de creaciones mas , la verdad toda una expectativa para Vizcaya , pues para mi es lo mejor que tenemos , con diferencia y ahora si , con un proyecto para subir , mas .

El que se acerque y quiera conocer la bodega de txakoli , pues este restaurante esta enclavado en una bodega , Gorka Izagirre , tiene que advertírselo a la gente del restaurante , pues ellos son los que la enseñan a eso de la 1.

  • ESPECTACULO

  • DELICIOSA

  • ORIGINAL

Si bien es cierto que Azurmendi ya tiene mucho ganado gracias, como en muchos restaurantes del norte, a su enclave privilegiado (los verdes montes, la tranquilidad…, de Larrabetzu), también es cierto que es más difícil sorprender al comensal en estas Tierras Vascas, donde la competencia, desde los más pequeños sitios de tapas hasta los grandes restaurantes, es impresionante.
El local es de gran atractivo, un grandioso conjunto de madera y piedra que lo hace muy elegante, a la vez que acogedor.
La cocina es muy imaginativa y creativa y, en sus platos, Atxa da tanta importancia a los sabores como a los aromas.
El servicio, correcto y muy profesional, quizá algo escaso en el del vino.
Así, de entrantes tomamos el famosos "Bogabante Smoke", bogavante asado con refrito de hierbas y efluvios de té ahumado, un "humo” o “smoke" que absorbes cuando lo destapan a tu vista.
Huevo trufado y cocinado a la inversa, refrescante.
De plato principal, Cordero y Cochinillo guisado y deshuesado, buenísimo sabor y, también, presentación.
Y de postre, Musgo en la pared, una crema de manzana y espuma que es servida en una pizarra colocada en vertical. Espectacular en presentación, aunque, para nuestro gusto, no tanto en sabor.
En definitiva, merecida estrella cuando nosotras lo visitamos que, seguro que merecidamente, ha aumentado a dos desde entonces. Habrá que ir a comprobarlo.

¡Ah!, por si nos lees en esta ocasión, Gracias, Jose, magnífico diseñador, por poner nombre e imagen a nuestras opiniones.

Nuevas creaciones que incrementan y asientan impresiones previas. Sensacional el plato de salazones, un plato salado¡¡¡, anchoa, panceta y verduras , diferentes texturas, fidelidad y claridad del producto, versátil, sorprendente. Excelente las dos versiones del centollo, magnífica , colorista presentación, complejo y delicado. Chipirones en su tinta, sobre un plato en escuadra marino, quizás a un nivel inferior a los dos anteriores, pero tb delicado , creativo y riquísimo. En fin, un nuevo avance de este restaurante a través de este menú, que lo encunmbra al máximo nivel, no sólo en Vizcaya , en todo el estado.

Cocina original, visualmente sorpresiva y con respeto y ensalzamiento de la materia prima. Agradable local con vistas preciosas, lástima la autovia tan cerca pero tan apenas se ve, edificio muy bonito de piedra madera y cristal
Elegante vajilla, manteles etc. Servicio justo de personas, entre 3 llevan toda la sala incluido servicio del vino.
Optamos por el Menú Geroko:
- Huevo trufado y cocinado a la inversa. Inyecta el caldo de trufa muy caliente de forma que el huevo se hace desde dentro (solo es la yema)
- Raviolis de rabo envueltos en pan y jugo meloso de su cocción. Esplendida presentación y el jugo como para pedirles un botecito
- Ostra con gel de mar, Salicornia y aromas naturales extraidos del mar. Espectacular y eso que no me va el marisco, hay un alga que parece extraido del mar con la ostra y realmente no es un alga sino un hongo cortado de una forma especial. Original con el Nitrogeno humeante
- Centollo en 2 servicios, en el primero apoyado sobre la base va la carne del centollo, huevas crujientes, flores de cebollino y picatostes que le dan un crujiente tipico del centollo. Abajo en la base jugo y aires de los corales del centollo. Una locura
- La huerta. Me parece una presentación que merece la pena ir alli aunque sea solo para probar este plato. Una huertecita chiquitita, con su zanahoria, su calabacin, col, etc... sobre una base de tierra oscura, que no es tal, sino que es berenjena deshidratada y coloreada para que parezca tierra y por debajo la patata y una crema-pure de berenjena. Plato de artista
- A modo de estofado de salazones, Panceta, anchoas, vegetales y cremoso de Idiazabal. Detalle de una anchoa aparte chiquitita para bajar la sensacion final. Sabrosisimo
- Chipiron de anzuelo, croquetas de tinta y toffee de cebolla morada todo esto integrado en un escenario de metacrilato a modo de dos postales del fondo del mar en relieve de forma que parece que los chipirones van por el fondo del mar. La cebolla y las croquetas de tinta magnificas, el chicpiron que te lo dan para tomarlo con pinzas, es quizás lo más "normalito" de la comida.
- Papada confitada a fuego bajo, desuelle de setas y suero de pimientos asados, con un detalle salado de huevas de caviar aparte. Exquisito
- Frutas del Bosque naturales con yogur , su helado, y un vasito de vino de bayas (no era vino, eran bayas trituradas). Un azucar hilado de color rojizo con hierbabuena. Exquisito postre, las texturas de las frutas del bosque espectaculares.
- Fresa y rosas, original, rico, un montaje tb de petalos de rosa en el centro de la mesa al que le vierten un agua de rosas con nitrogeno liquido y lo tapan de forma que por los orificios sale un humo con aroma a rosas.

Lleve un Aquilon 2008 que nos permitieron abrir consultado previamente y tomamos también un Baigorri Blanco fermentado en barrica 2006, que estaba algo plano pero marido bien con la racha de platos de ostra, centollo. Cafes y un GT a mediasen la terraza donde nos ofrecieron unas delicias de chocolate.

Un "Orgasmo culinario" compartido con Bilbis (lo cual exacerba las sensaciones) que me invitó a este lujazo con lo que no pongo el precio de la comida. Habia dos menus uno de 65 y otro de 95 euros (el que he escrito)lo pongo como información y para justificar tb la nota que le pongo en RCP

Un restaurante en el que la comida justifica las 2 estrellas que tiene

Decepcionante

He estado dos veces:

La primera vez fue hace dos años y comí un menú degustación de 80€ + IVA espectacular, de esos que sales encantado de la vida diciendo "aquí hay que volver, qué agusto me he quedado!!". Aunque al final con Iva y bebidas te terminas dejando más de 100€ por comensal. pero si el menú lo requiere los pagas a gusto.

La segunda vez ha sido hoy, (julio de 2011) y hemos elegido el menú degustación Bertako de 75€ + iVA (también tenían el menú Geroko de 95€ + iVa, cuyas diferencias a priori no me parecían lo suficientemente interesantes como para elegirlo).

El menú Bertako se compone de un huevo a la inversa trufado (el de siempre), ravioli de ravo (rico y escaso), guisantes con gelatina de ibérico (duros, salados y sin ningún tipo de interés), morcilla con salsa de alubia roja (la morcilla muy fina y la salsa de alubia demasiado fuerte y salada), kokotxas al pil pil (buenisimas pero escasas), y cordero con laminas de oregano y provenzal (el cordero bueno y escaso y las láminas especiadas destrozan el plato). El vino elegido 4kg mallorquín riquisimo nos lo sirven ya abierto, y el riquisimo pan nos lo sacan con escasez y miramientos continuos (prestaban más atención a llenarte la copa para que te terminaras lo más rápido posible la botella del vino y así pidieras otra y sin embargo había que suplicar que te trajeran más pan). El postre helado de fresa y rosa con merengue y un espectaculo de humo bajo con aroma de rosa para deleitarnos con el perfume (bonito, pero a esas alturas y sabiendo que el banquete ya había terminado y seguíamos con hambre ya no nos hizo ni ilusión el efecto).

Después de esto me vengo a casa a hacerme un bocadillo porque me he quedado a medias. y he pagado 206 € para dos. No me compensa. y la mitad de los platos no han cubierto mis expectativas. Decepción.

En resumen, he vuelto a Azurmendi con la fantasía de volver a deleitarme con el espectáculo de la última vez, y lo único que se ha repetido ha sido el precio, En lo demás ha sido tan decepcionante que de momento no me vuelven a ver por allí.

Hay veces que las personas que consiguen hacerse un nombre se piensan que los clientes somos tontos. No sé con qué sensación se saldrá si se pide el menú Geroko, pero desde luego que el menú Bertako, me parece en mi humilde opinión una verdadera estafa. La próxima vez me iré al Etxanobe del Palacio de Euskalduna, que de momento no me ha defraudado nunca y me parece la mejor opción de Bilbao hoy por hoy.

Comida un soleado viernes, el restaurante está solo y aislado junto a la autovía pero el entorno es fantástico, prados verdes, ovejas, e incluso algún pequeño viñedo de txakoli. Habíamos reservado ese mismo martes y no hubo ningún problema para encontrar sitio, de hecho pese a que el restaurante sólo tiene 10 mesas, no estaba lleno. Elegimos el menú degustación Geroko, el más largo de los dos (95 euros + IVA). El Bertoko cuesta 20 menos, y también nos ofrecieron un tercero al módico precio de 32 euros pero que únicamente tiene dos entrantes y después a elegir entre una carne y un pescado.

El Geroko que tomamos tiene 2 entrantes, 6 platos y 2 postres. Las raciones son pequeñas, a lo mejor no es el sitio más adecuado para gente con buen apetitito. El servicio es bueno, llevado por un equipo muy jóven, algunos de los camareros tienen menos de 25 años.

A destacar un plato que se llama "La Huerta", de presentación magnífica y pletórico de sabores. Me gustó mucho también la pechuga de codorniz cocinada a baja temperatura. El último de los postres, chocolate apasionado, que está hecho con fruta de la pasión es simplemente perfecto.

El servicio del vino un poco justito. Pedimos un 4 kilos 2008 de Mallorca que estaba genial y servido a buena temperatura, pero no nos mostraron en ningún momento el corcho ni se ofrecieron a decantarlo ni a envinar las copas.

En definitiva, un sitio muy recomendable pero con mucho camino por delante y posibilidades de mejora.

Imprescindible y efectiva esa evolución. Necesaria para mantener lo conseguido. Se ampliará la carta de vinos. La carta ya lo ha hecho. Se incorporan nuevas sensaciones y desafíos sin perder la esencia. Arrecife , codorniz con su jugo, estética sensaciones, potencia y el sello de Atxa integrados, sensacional.Lo tradicional, el gusto de lo sencillo con el instinto de lo expresivo, sin carer en el minimalismo, y tampoco en los excesos.

Saludos,lo primero decir que como comenta el titulo estoy encantado por las únicas dos estrellas que tenemos en Vizcaya,dicho esto,es mi tercera vez,siempre me ha gustado mucho la creatividad y la vanguardia de Eneko Atxa,si en el comentario anterior que hice, decía que me parecía ,que le faltaba un par de platos para mi gusto,en esta ocasión ha estado mas que correcto ,empezamos con gel de ibéricos con esponjoso de patata y flores silvestre,seguimos con huevo trufado y cocinado a la inversa,le inyecta un jugo de trufa caliente,en la yema,te lo comes de una vez ,muy rico,Ostra con gel de mar,Salicornia y aromas naturales extraído del mar,la huerta,esta espectacular,racion algo mas pequeña que la vez anterior, emulsión de tomate raf ,remolacha liofilizada,pasada por horno(queda color oscuro,color tierra)y pequeñas verduritas al dente y riquísimas,en su conjunto queda como una pequeña huerta, después raviolis de rabo envueltos en pan y jugo meloso de su cocción,el rabo se desacia en la boca,y el pan que lo rodeaba hacia la textura de un ravioli,morcilla hecha en casa con clado de alubias de arraño,berza y vegetales,sublime,calidad de producto,y el caldo de alubias muy conseguido,rodaballo sobre estofado de begi handi,patatas y ajo,y por ultimo cordero guisado y deshuesado,crujiente,su jugo y micro-vegetales, también muy rico,de nueva sorpresa el primer postre,musgo en la pared,crema de manzana,y una espuma con varios aromas y hierbas,puesto sobre una pizarra,y colocado verticalmente,te lo traen,buena puesta en escena,luego ya te lo dejan en la mesa para que te lo comas de final chocolate apasionado,realmente rico,el servicio muy atento y cordial,bebimos txakoli,por que al menu le va bien y por que ademas el restaurante es el de una bodega de txakoli,interesante para ver también,con la carne una copa de tinto baigorri crianza,mi citadelle con fver,y desde luego la relación calidad-precio,la mejor que me he encontrado,pues no habían subido el menú,y seguía a 80€ ,y no conozco ningún dos estrellas que puedas comer así por ese precio ,reconozco una cosa,que ademas le comente a el,se tiene que poner mucho las pilas, subirá el menú lógico,pero tiene que subir las expectativas y el nivel para mantener esas estrellas,pues si lo comparo con el Mugaritz,el Poblet o con Can roca(cuando fui tenia dos estrellas),no tiene nada que ver ,esta a años luz de esos sitios,pero estoy seguro que con la creatividad y buen hacer,lo conseguira.suerte

Por fín, vuelve a sorprendernos Eneko con tres nuevas propuestas culinarias en su menú degustación a la altura de la mítica huerta. La morcilla con miga de puerro y crema de alubias, resulta estéticamente impecable, lo rústico excelso y que paladar, exquisita crema contenida en el círculo crujiente. rememorando sabores básicos con una intensidad y nitidez únicas. El musgo en la pared, prodigioso, impactante en su presentación, texturas increibles de manzana en un marco de pizarra maravilloso. Y el postre apasionado, otro concepto, chocolate fluido, fruta de la pasión. De nuevo estética impecable, gustosidad, riesgo, equilibrio y sorpresa. Personalidad, sentir la técnica en manos del artista, todo un privilegio que irremediablemente te hace sentir, emocionante

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar