Restaurante Angelita Madrid en Madrid
  

Restaurante Angelita Madrid

24
Datos de Angelita Madrid
Precio Medio:
47 €
Valoración Media:
8.3 10
Servicio del vino:
9.3 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas:
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos

Teléfono


24 Opiniones de Angelita Madrid

Tenía la referencia de El padre y eso ya era garantía de calidad. Con Angelita han solucionado el problema que tenían: el local. El actual es amplio, luminoso y dotado de la infraestructura suficiente.

David no estaba en sala, creí verlo organizando en cocina. Una pena no poder hablar con él de vinos, pero estuvo bien suplido por el encargado, un chico italiano.

Unos cincuenta vinos por copas, todos excelentes. Destacó un riesling trocken.

De comida puerros a la brasa con salsas varias, tataki de salmón con crema vietnamita y presa ibérica a la brasa con crema de boniato. Buen pan de masa madre y excelente servicio. Raciones perfectas para dos personas.

Un valor seguro en Madrid.

Una pena que la coctelería adjunta no abra hasta las 17'30. Debería abrir a las 16, tras las comidas.

Bar de vinos y bistro en la planta calle y gastrococtelería en la planta sótano. En el bar de vinos decoración austera con predominio de madera clara y mesas sin mantel, un mural canalla al fondo del local y una gran barra para un picoteo y una degustación de vinos más informal con una enorme vinoteca a la vista tras ella. Reserve un lunes a las 22:30, para 10 personas. David (que es uno de los dueños) me aconsejó para la cena comida para compartir, y con cada plato maridar con diferentes vinos, ahí estuvimos todos de acuerdo en que David cogiera las riendas, que por cierto fue un acierto. Tomamos para compartir : Cecina cortada a máquina. Correcta y muy acertada, presentada en una tabla de corte de madera. Continuamos con unos tomates de la variedad corazón de buey. Riquísimos. Seguimos con ración de pisto con yema,uno de los platos imprescindible de La Angelita elaborado con los tomates de su huerto ecológico de Zamora. Contundente y sin complejos. Lo siguiente fue una rica sopa de cebolla. Arroz con chipirón. Terminamos con pluma ibérica y puré de berenjena.Carne de gran calidad con ingredientes perfectamente integrados. Llegados a este punto, nos preguntaron si queríamos continuar comiendo, ofreciéndonos una tabla de quesos, y a posteriori el postre . En unanimidad, decidimos que ya había sido suficiente, por cantidad, estábamos saciados.Ración de pan muy bueno y crujiente. Y todo regado con estos estupendos vinos ; ( imagen) Servicio amable e informal. El concepto me gustó mucho, especialmente porque es un verdadero wine bar en el que puedes disfrutar de lo lindo si eres amante del vino, más teniendo en cuenta que la oferta gastronómica es muy digna y está a la altura.

Una carta de vinos excelente, no sólo por la variedad de referencias sino por el buen gusto de la selección. Una extensa oferta de vinos por copas y medias copas. Y una carta de comidas corta, pero bien resuelta en el restaurante, con producto de calidad y verduras de la huerta familiar en Zamora. En la Coctelería de abajo, el mejor barman de la ciudad: calidad y creatividad...y una carta distinta para comer a cualquier hora de la noche, cuando no has podido reservar arriba. Y el personal, de primera: todos saben asesorar a los clientes y su trato es espléndido. Uno de los mejores de Madrid.

  • Lomo saltado

  • Carne excelente de Zamora

Me enteré el pasado viernes de que la gente de El Padre habían vuelto. Hacía tiempo que no comentaba por aquí, la ocasión lo merece. Cómo no ir a conocer su  nuevo 'garito'. Sigue la misma línea que su predecesor, a una escala más reducida. Buena sorpresa ver a David repartiendo sabiduría con los vinos. La carta ya te da una idea de que tipo de restaurante es, una hoja con comida y 5 hojas dedicadas al vino (jerez, tinto, blanco, espumoso y dulce). De aperitivo ponen un canapé de salmón y unas olivas, luego compartimos media de queso (bien), media de embutidos (muy ricos), media de callos (espectaculares, con 10 días de nevera, triturados), media de steak tartare (muy bueno) y una presa ibérica guisada (buena también). Una copa de ribeiro, una IPA, una botella de La Vallada 2014 servida en copas top que nos gustó mucho. De postre una rica torrila con dos copas de vino dulce, un malvasía de las bodegas Bermejo (Lanzarote) y un Pedro Ximenez. La comida como en El Padre casera y sabrosa, los vinos bien elegidos. Buena atención toda la comida. Al terminar bajamos a conocer la sala donde el otro hermano se luce con los cocktails: se lo pusimos fácil con dos gintonic, servidos de forma espectácular ambos. A 55 por cabeza sin las copas. Repetiremos pronto.

Teniamos que probarlo en una nueva visita a Madrid, ya sabiamos que íbamos sobre seguro después de las experiencias en El Padre y los comentarios en Verema.

Con reserva muy previa para asegurar la mesa, tuvimos una agradable conversación con David, charlando sobre las experiencias en El Padre, y su evolución a este nuevo local, y como no, sobre comida y vino, nos comentó la carta y el fuera de carta y nos aconsejó sobre la cantidad de platos y la posibilidad de medias raciones, así como el  tipo de vinos una vez decido que íbamos a comer.

El local está descrito, elegante, pero el hecho de partir una mesa de cuatro en dos mesas de dos, hizo que nuestra mesa estuviese demasiado cerca de nuestros vecinos, las conversaciones se interferían.

Empezamos con algo de verdura.

Media de ensalada de pimientos, buen comienzo con muy buena materia prima como no podía ser de otra manera.

Media de pisto con yema, la yema por un lado que pinchas y repartes por el plato y la clara por separado a modo de crujiente. muy sabroso y fino y elegante a la vez, suave en boca, muy buena elección.

Seguimos con carnes.

Media de canelón rossini con trufa, fuera de carta, la media es una entera en muchos lugares, prueba de fuego ya que somo catalanes y los canelones en Catalunya son bandera. Muy buen relleno, casi no recuerdo lo que llevaba, pero seguro algo de foie y secreto o pluma con algo mas, bechamel cremosa y suave y el toque muy acertado de la trufa, un par de rodajitas encima del canelón.

Pluma ibérica, esta vez ración entera, buenísima carne, sabrosa, muy masticable, tierna, acompañada con chips de boniato y una cremita también de boniato dulce, creo recordar, un colofón perfecto.

Vinos. Para las verduras, un par de copas de El triangulo tinto, DO VT Cádiz, para la carne El Gordo DO Yecla, mas expresivo y con mas cuerpo.

Por supuesto, buenas copas, a pesar de pedir el vino por copas, antes te lo dan a probar, junto con una explicación del vino.

Un pequeño borrón, en el segundo vino nos dieron a probar uno, que no recuerdo, sin percatarse de que era el culo de la botella y llenó la copa de precipitaciones, no lo pudimos beber, se cambió son problema.

Rematamos con una tabla de cuatro quesos, donde destacamos uno de cabra y el queso con toques de trufa, acompañados con una copa de De Muller delicioso.

Un café y la constatación de que no nos habíamos equivocado en nuestra visita relámpago a Madrid.

 

Cambio de tercio, en cuanto estilo de cocina, e incorporación de Ana, así que ya estábamos los tres.

Nos acercamos hasta este bullicioso local, lleno hasta las trancas y empezamos una cena muy completa.

Esta descrito el local y su historia, decir que me lleve una grata sorpresa a encontrarme con la persona que llevaba el tema vinos en la Candela, en transito hacia otro futuro destino.

Así que como ya me distingue , directamente me saca con unas ricas aceitunas , una copa de manzanilla pastora , del tema de vinos , poco puedo decir que no se sepa , una maravilla de carta , tanto por copas , como por botellas y además referencias de todos los estilos y para todos los gustos , yo al menos encontré las referencias perfectas .

Empezamos con un aperitivo de salmón ahumado en rollito de lechuga, sabroso.

Sashimi de pez mantequilla, salsa bilbaína, otra vez, triunfa este estilo en la cocina nipona, tinta de calamar, verduras encurtidas y huevas de tobiko , todo bien combinado y mezclado rico , probé solo el pez mantequilla y la verdad , ni fu , ni fa , 12,5€ .

Media ración de entremeses, presa ibérica de Guijuelo, chorizo picante casero de Zamora, pastrami, salchichón de casa Sendra y huevas de maruca, todo de primera calidad, 12€.

Tomate raff, suelen tener de huerto propio, pero todavía era pronto, con nieve de burrata, aun así estaba muy bueno, media 10€.

Sardina ahumada, rabanito, pepino y pimientos de la huerta de Zamora, esta bien eso, producto de calidad, media, 9,5€.

Steak tartar con un toque ahumado, buen solomillo y preparado como tiene que ser, muy bueno, 18,5€.

Entrecot de vaca, lomo bajo a la plancha, patata asada y seta shitake, calidad, textura y rico sabor, 27€.

A mi me sacaron tres quesitos, uno del Loira, uno madrileño y uno manchego con trufa, muy buenos y perfectamente acompañados por pasas, y mermeladas.

Uxue y su madre compartieron una original tarta de chocolate por 6€.

Para beber ademas de la manzanilla, 3,5€, una copa de blanco lovamor, 3,25€, otra de blanco komokabras , 3,75€ y una botella de tinto Corral de los altos de Viña zorzal , 18€ , me encantan los tintos de esta bodega , una maravilla el apartado de los vinos , una gozada y la comida de calidad , sin complicaciones , algún guiño a la cocina de fusión , pero de pasada , calidad, producto y huerta , muy bien , salimos encantados y claro , acabamos tomando un gintonic en la parte de abajo , donde han montado un local para la sobremesa abarrotado , súper preparado el gin , de esos que a los puristas no les gusta , infusionando cosa , etc , 10€ , perfecto y otro cóctel sin alcohol para las chicas , 7,5€ , una velada completísima .

Ya me da verguenza comentar tantas veces y tan bien sobre lo que hacen los hermanos Villalon... pero es que es para quitarse el sombrero. Calle Reina  en obras cortada y levantada sin sitio ni para andar.. pues un miercoles  mediodia y lleno el local..

Comida para 3 personas donde 2 de ellas no  conocian el sitio y venian de fuera. El vino no  fue complicado  ya que querian probar algo de Madrid y tomamos  Initio Las  Moradas de Isabel  Galindo.. vinos hechos por mujeres. Me encanta este vino.

La comida todo a compartir como  es habitual aqui cuando voy.

* Tomates  de la  casa. De Litos. Un DeLito no  comer esto..

*Los pimientos asados en leña.  burtales

* Pisto . plato  del dia. con yema de huevo y un picadillo de algo que no recuerdo. Excepcional

* Presa  iberica sobre pure de berenjenas . Platazo. Carne de 10

* Lechazo asado a baja temperatura perono recuerdo  el resto .  EStaba riquisimo.

 

Terminamos con unos wiskies.. riquisimos.. japoneses abajo en la esplendida cocteleria cada vez mas decorada y con mas gusto.. dilatando la comida hasta mas de las 18.30. Un placer y un lujo tener esto en Madrid.

El  precio  no  pudo ser mas  ajustado. 44 euros  por persona todo incluido ¡¡ Mis amigos  quedaron encantados o  mas

Cada vez se superan. En el restaurante me ha sorprendido la profesionalidad de todo el personal. Antes no era mala pero ahora está patente el buen rodaje. La Cocina a más cada día y por supuesto la inmejorable atención de David.local a reventar incluso con reservas en barra. Y alguna mesa se dobló.. ojo era miércoles y julio finales..
Cena para tres con bebida en manos de David y comida a compartir.
& un aperitivo (si cobrar) de un tartar de salmón sobre una ostra. Antes degustandonun aligote agradable para el calor
& pulpo brasa en su jugo con parmentier de patata. Plato rediseñado muy rico. Con un cremant del Jura chardonnay
& steak tartar. Si el día anterior delire con el de Maldonado 14.. este no quedó atrás. Un Artífice canario de listan negro lo acompañó
& secreto con Alí pebre. Plato nuevo y redondo. Un amontillado Fossi de Primitivo Collantes que no conocía. Impactantes comida y bebida
& Mero sobre lentejas negras y azafrán. Muy rico y con una calidad 10 de materia prima. Algo caro(nos avisó) ya que eran casi 30 euros. Muy bueno y abundante ración. Este fue con una garnacha blanca con algo de chenin que no conocía . De Scala Dei.. priorato. massipa. Me dejo algo fría. Poco expresiva en nariz.

Para terminar una tabla con 6¶quesos. Genial el Comte y el manchego con trufa. Acompañados de un monastrell afondillado de Alicante llamado Recóndita Armonía y luego de un desconocido vino licoroso del Alentejo llamado Mouchao que no me apasionó por ser muy muy jovencito aún.

Fin de cena abajo con Mario que nos preparo unos GT artesanales con alcohol base.

Una pena que ya no tengan Schweppes.. parece que hay algún enfrentamiento y solo hay Fever Tree que está muy muy mala.
Que pena que Schweppes no lime asperezas... peor para ellos.. bueno y para mí porque el GT no me gustó mucho..65,euros por persona para una noche de lujo.
No se puede pedir más. Grandes los Villalon !

Nos habian recomendado este restaurante , fuimos a comer. Los platos exquisitos, entremeses angelita, pimientos asados y carrilladas, nada que objetar
Fuimos a este lugar por que nos habian comentado que lo peculiar del sitio era el maridaje de los vinos . PARA NOSOTROS ESE MARIDAJE NO EXISTIO. Habia una persona, supongo que uno de los dueños muy ocupado en atender a 4/5 Mesas, SUPONGO AMIGUETES,con los que se volco sacandoles viños y espumosos. A nosotros ni nos pregunto, vamos como si no existieramos, por tanto nos decidimos a pedir una botella de albariño dado que nadie nos ofrecia nada en particular, con ellla empezamos y terminamos la comida.
ES UNA PENA PUES LA CALIDAD PRECIO LA VIMOS RAZONABLE Y LOS PLATOS EXQUISITOS PERO EL TRATO Y EL SERVICIO NULO ES DECIR CERO.
CREO QUE ES UN RESTAURANTE DE AMIGUETES, EL RESTO NO IMPORTAMOS,
DECIDIDAMENTE NO VOLVEREMOS, SUERTE

Comida para dos en un soleado dia. REservamos la noche anterior y ya David se habia encargado de prepararnos algun vino asi como nuestra mesa preferida en la cristalera.
Servicio de agua y una rica longaniza a modo de aperitivo. Un detalle que me gustó es que preguntan si quieres pan.. imagino que si no lo pides no lo cobran. En este caso merece la pena el buen pan que tienen por lo que lo pedimos cobrando 2,50 por ello.
La carta tiene algunas variaciones y quisimos probar algo nuevo en elaboracion que no en producto.
En cuanto al vino una vez decidida la comida tomamos un riquisimo Vara y Pulgar que cayó entera mas dos copas adicionales porque queriamos queso y ya no teniamos vino.
Comento lo comido:
* Aperitivo de una crema que no recuerdo bien. Sé que me gustó
* Media de ensalada de pimientos . Esos riquisimos pimientos asados a la leña y ligeramente confitados
* Media de pisto OX. Muy rico. Presentado de otra forma pero igual de bueno
* Una tapa de callos. David nos invitó a ello porque alabó los callos que ademas hacen con pata. Pero casualmente habiamos comido el dia anterior y al decirle que no queriamos otra vez, dijo que al menos teniamos que probarlos. Un detalle de la casa entre otros tantos que tienen.
* Pollo de corral en pepitoria. Para mi fue una decepcion porque tenia un sabor de fondo que no logré identificar y que me estropeaba el resto del plato. Mi pareja si dió buena cuenta de ello y le gustó bastante. Una pena para mi.
* Tabla de 3 quesos conteniendo un original queso de cabra que David habia tenido en Oporto. Una maravilla de contraste acido dulce.

Esta vez nos ibamos al cine y no pudimos tomar copa final.
La cuenta mas que razonable: 72,30 €

De las atenciones y profesionalidad de los hermanos, no tengo que decir nada que no haya dicho otras veces... salvo que cada dia van a mas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar