La cuchara, el cuchillo, el tenedor... y ¿el teléfono móvil?

62 respuestas
    #9
    Craticuli
    en respuesta a Gastiola

    Re: La cuchara, el cuchillo, el tenedor... y ¿el teléfono móvil?

    Ver mensaje de Gastiola

    Si ya, seguro que vas a comer y estas con el portátil encima de la mesa escribiendo la critica para Verema y sin hablar absolutamente con nadie, jeje.

    #10
    kopicki
    en respuesta a Jeronimo

    Re: La cuchara, el cuchillo, el tenedor... y ¿el teléfono móvil?

    Ver mensaje de Jeronimo

    El día que estuve comiendo en La Embajada en Junio teníamos una mesa de 5 maduras casi sesentonas jugando con sus smartphones y contándose los mensajes que les mandaban tíos y si eso se podía considerar infidelidad, en fin que al principio sentía cierta curiosidad pero a la media hora ya casaba el tema y nos dieron la comida.

    #12
    Arrebatos

    Re: La cuchara, el cuchillo, el tenedor... y ¿el teléfono móvil?

    Llega un pequeño grupo de hombres y mujeres de aspecto distinguido al restaurante, un restaurante caro y conocido por su excelente cocina y mejor servicio, y solicitan al camarero que sale a su encuentro la mejor mesa del local. Éste los acomoda muy amablemente en una mesa apartada junto a los ventanales, desde donde se divisa una magnífica panorámica de la ciudad. Echan una rápida y desganada mirada a través de los cristales y acto seguido sacan sus flamantes iPhones y empiezan a toquetear la pantallita.

    Tras un tiempo prudencial, regresa el camarero y les pregunta si ya han decidido lo que tomarán. Entonces ellos levantan la mirada y visiblemente contrariados por la interrupción, cogen la carta y eligen al azar, probablemente lo más caro. En todo el rato que llevan sentados a la mesa no se han dirigido la palabra.

    Casi de inmediato aparece el sumiller con una excelente botella, sin duda la más cara. Escancia el vino y les solicita su aprobación. Vuelven a levantar de soslayo la mirada y, uno tras otro, vacían de un trago las copas, que vuelven a dejar con amanerada indiferencia sobre el mantel. Al poco rato aparecen dos camareros llevando una sopera en un carrito. Preparan la mesa con platos, cuencos y cubiertos y les sirven una humeante y deliciosa crema. Durante todo el solemne ritual el distinguido grupo no ha levantado ni un momento la mirada, que sigue fija en sus pantallitas mientras deslizan los dedos sobre ella. Los camareros se retiran con el mismo sigilo con que han aparecido.

    Tras un buen rato, quizás quince o veinte minutos después de haber sido servidos, uno de ellos levanta la mirada, deja su aparato sobre la mesa, coge la cuchara y prueba la crema. Le comenta algo a su compañero de la derecha, que también deja el aparato y la prueba. Contrariado, suelta bruscamente la cuchara contra el plato y grita al camarero, que acude raudo a atenderles. La crema está fría. Esa es la grosera queja. El camarero, incrédulo pero manteniendo la compostura, trata de justificar el motivo por el que se ha enfriado, lo que parece irritar todavía más al distinguido grupo, que con altiva arrogancia y haciendo gala de todo su desprecio, se levanta de la mesa y se larga sin comer la crema y sin pagar la cuenta.

    #13
    Javier46
    en respuesta a Jeronimo

    Re: La cuchara, el cuchillo, el tenedor... y ¿el teléfono móvil?

    Ver mensaje de Jeronimo

    Pues que me parece una soberana estupidez ir a un restaurante y estar dale que te pego al movil. A un restaurante se va a comer , a beber y a compartir vivencias. En definitiva se va a lo que se va y a disfrutar. personalmente , el movil lo tengo encendido porque no tengo mas remedio y odio si me suena o me interrumpen en una comida o una cena

Relacionados
  • Más leído
  • Más recomendado

- No hay entradas a destacar -

- No hay entradas a destacar -

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar