Anécdotas del vino en familia

38 respuestas
    #32
    Letroncio
    en respuesta a jacomur

    Re: Anécdotas del vino en familia

    Ver mensaje de jacomur

    Sí, yo también la he escuchado y leído. Incluso en inglés. Pero no suena muy creíble. En cualquier caso como dicen en Italia: "Si non è vero, è ben trovato".

    Aitor Alegría (Letroncio). Peña El Sarmiento

    #34
    Miryam777
    en respuesta a Unnovato

    Re: Anécdotas del vino en familia

    Ver mensaje de Unnovato

    Yo he conseguido algo más grande, he conseguido que en los bares del pueblo de mi marido ( eran tres, ahora dos ) pongan copas en condiciones con el vino, eso si, también han subido el precio del vino, por si se rompe la copa que es más cara. Eso me dijeron y se quedaron tan panchos. Saludos

    #36
    Megapauer
    en respuesta a garnatxo

    Re: Anécdotas del vino en familia

    Ver mensaje de garnatxo

    Yo he tirado la toalla con lo de compartir buen vino con algunas personas.

    Como dices... si tengo una comida con un cuñado que ve como el summum el Prosecco de Freixenet y que todos los blancos deben ser "afrutados" (vamos, dulzones)... pues ni me molesto en abrir ciertas cosas y siempre tengo una caja de Anna de Codorniu o parecidos para salir del paso.

    Luego están los que todos los vinos les parecen fuertes y que el ideal es el Marqués de Cáceres. Pues para qué molestarse si un PSI o un Martinet Bru ya les parece aguardiente...

    Y luego están los que les encanta probar cosas y disfrutar del vino, con quienes me lo paso en grande y procuro sorprenderles con cosas que descubro y con lo que voy aprendiendo de todos vosotros.

     

    #38
    Joaquin1965

    Re: Anécdotas del vino en familia

    La anécdota con la que siempre más me he sonreido de los vinos en familia ha sido siempre las comidas de navidad, en casa, con mi suegra (q.e.p.d).

    La cuestión radicaba en que, afortunadamente, hace años que el vino de navidad (25 diciembre) que tomamos es un ünico de Vega Sicilia, con más o menos años según me da. Y mi mujer siempre tenía la ocurrencia de decirme: "Díle a mi madre lo que cuesta este vino" (para pincharle, por supuesto).

    A lo que yo le respondía siempre (sabiendo ya por dónde iba): 300 (o los que fueran) euros. Y mi suegra, genio y figura -y pensionista-, siempre respondía lo mismo: "300 (o los que fueran) estacazos te daba".

    Otra muy buena, también navideña, era cuando yo de joven, 17-19 años, aún no me había aficionado al vino. Y mi padre (q.e.p.d.), con el mismo ritual que yo, descorchaba una de sus mejores botellas -normalmente, Riojas, del 64, 68, 70- y me decía: ¿quieres probarlo? Y yo le decía, no, no déjalo, afirmación que acompañaba con el gesto de echar mano a la botella de sidra de 100 pelas.

    Afortunadamente, la anécdota duró poco y puede aprovecharme de beber con él alguno de los mejores vinos que he probado.

    Un saludo!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar