La Rioja Alta 890 Gran Reserva 1995

Vino La Rioja Alta 890 Gran Reserva 1995

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A. ( Haro )
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,70%
Varietales: 95 % tempranillo, 3 % graciano, 2 % mazuelo
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción

Elaboración: Crianza en barricas usadas de roble americano durante 72 meses y afinamiento en botellero durante más de 6 años. Embotellado sin filtrar. Acidez volátil : 0, 94 g/l.

Varietales: 95 % tempranillo, 3 % graciano, 2 % mazuelo

Consumo: 2011 - 2020

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - 2020.

10 Opiniones de La Rioja Alta 890 Gran Reserva 1995

Y aún le falta para llegar a su momento más alto. Es más, diría que está joven y con un gran potencial de mejora.

El color aún se nos muestra muy pero que muy vivo, con una capa media-alta, un ribete atejado y el color del conjunto aún brillante.

La nariz es una fruta madura, compotada, especiada, con toques de humedad iniciales y suave guinda en licor. Luego se va abriendo y nos muestra una fina vainilla que va ganando intensidad, mineralidad, toques de ebanisteria, suave champiñón, cuero, cacao, toques de coco, café, monte bajo.... Me lo esperaba más reducido, pero es que se ha abierto como un león con una buena aireación. Y con unos balsámicos y notas muy frescas.

En boca es sedoso, potente, con esa fruta especiada dando el callo. La entrada es cremosa, con una buena acidez y una mineralidad marcada. Cacao amargo, coco, notas de café torrefacto, matorral, ese bombón de licor.... Tiene una buena materia y un tanino totalmente aterciopelado y dulce. Es largo y frutal, con una buena carga balsámica fresca. La madera muy integrada, presente, pero que deja expresarse a la fruta. Muy buena estructura, como para aguantar un par de década mínimo.

Un peazo de vino ya en este momento, pero con unos excelentes mimbres para crecer y crecer en botella. La que me queda, la dejaré una laaaaaaaaaaaaaaaaaaarga temporada en la bodega! 

P.D.: además, me costó 30€ la botella... Un chollazo!

Rubí con ribete rojizo y capa media-alta.
Media intensidad en nariz, algo cerrado en el inicio y un tanto perezoso, necesita de una buena dosis de aire. Poco a poco nos va dando notas de una fruta de corte licoroso pero muy bien definida, un fondo mineral, especias, balsámicos, tabaco de pipa, granos de café. Con mucha materia por eclosionar, profundo, dándonos matices poco a poco.
En boca es potente y estructurado, con buena acidez, largo, con ciertas aristas por pulir, uno de esos vinos que denominamos como rocosos por su excelente materia pero a la que todavía le falta mucho para redondearse, a la hora de estar en copa es cuando comienza a expresarse. Final de fruta en licor y especias, tanino firme. Persistente.
Muy interesante este 890 del 95, un vino con una portentosa estructura y con mucha materia que indudablemente necesita de muchos años de guarda para que vaya eclosionando, pero sí que nos dio la sensación de seriedad, calidad y sobre todo largo recorrido. Absurdo abrir una ahora.

Cereza no muy intenso,capa baja,borde teja.Vainilla.Guindas en licor.Algo de trufa.Hongos.Crianza clásica.En boca su gran acidez marca un trago muy jugoso envuelto en todo lo que ya predijo la nariz.Retronasal cremoso y largo.

Rojo sangre con destellos marrones y ribete teja. Turbio y con poso minúsculo. Capa relativamente alta para tratarse de un clásico con casi veinte años a sus espaldas.
Aromas profundos y misteriosos, es uno de esos vinos con los que compensa tener la nariz metida un rato dentro de la copa. Detectamos fruta negra, pimiento, toques mentolados, nuez moscada, canela, mercado árabe, piel curtida, caza, madera mohosa, desván, cacao y humedad.
En boca nos encontramos con un Rioja de los buenos; el paso es fino y refleja el paso de los años no porque esté desvaído ni mucho menos, sino porque las notas aparecen ensambladas y maduras. Conserva mucha frescura y una relativa astringencia con una madera marcada que no camufla los sabores. Aparte de los tonos mencionados en la fase anterior observamos café y hojas de sen.
Final licoroso que deja recuerdos balsámicos y a After Eight.
Un 890 en una fase interesantísima, plagado de complejidad y tradición, bebimos otro 95 hace unos meses y ahora confirmamos las anteriores sensaciones.

De color cereza granatoso de capa media-alta, cerrado, desacostumbradamente extraído incluso para un 890 "joven". Reflejos rojizos, brillante, límpido. Ribete cobrizo con gran diferencia con el menisco, lágrima tintada, gruesa.

Muy sutil en nariz, hermético, duro, con poca intensidad pero de una complejidad desbordante. Todo él es sutilidad, misterio y exigencia. Hay que prestarle mucha atención para sacar un mínimo de gama clásica de descriptores: maderas, tostados, fruta reducida, cueros, canela, ahumados, tierra húmeda... No acaba de abrirse. Crudo como un caldo que aún no ha arrancado a hervir.

En boca es potente, duro, descarnado, con una acidez exagerada y una estructura a prueba de seísmos. Necesita reposo. Freco, potente, lleno de energía, con una fruta picante y especiada de altísima calidad.

Convencidos de estar ante uno de esos raros vinos que desprenden esa íntima sensación de longevidad. Acojonante pero en este momento está totalmente crudo y por hacer. Se bebe con frución, incluso con exceso, pero no es ni la sombra de lo que puede llegar a ser dentro de unos años, de muchos años... Un tinto elaborado como hace décadas que nos acerca a la idea del Rioja original, del vino con mayúsculas. Quién quiera guardar para disfrutar dentro de 25 o 30 años, aquí tiene una apuesta segura.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2013/07/la-rioja-alta-890-gran-reserva-1995.html

Rojo sangre con reflejos marrones y ribete teja. Limpio y brillante. Capa alta. Lágrima densa, lenta y ordenada. Corcho largo y esponjoso.
Maravillosa nariz, profunda y misteriosa. Hay fruta roja y negra madura, cassis, mina de lápiz, canela, tomate, pimiento, caja de cerillas, madera tostada, cueros y mineralidad.
Boca armada, entera y con excelente acidez. Alcohol sutil, madera muy presente, tanino dulce. Moras, frambuesas, regaliz, especias, fósforo, tabaco de pipa, carne cruda y mineralidad.
Final inmenso, perfumado y maderoso.
Un tinto riojano bien hecho, corpulento y con matices. Representa lo que deben ser las expresiones más clásicas de la zona, con una madera muy protagonista que no hace llevarnos las manos a la cabeza, ya que acompaña y no desentona.

Color picota intenso de capa media.
Aroma seductor, sutil y elegante. Fruta negra y roja, bien especiada, regaliz, y van apareciendo tostados, notas de mantequilla y pan de especies, tabaco rubio. Aroma fresco y joven.
La boca es encantadora, intensa, marcada por buena acidez, resulta bastante estructurado y es expansivo, gran expresividad frutal y muy largo.
Es una gran expresión de Rioja clásico, dada su procedencia no puede ser de otra forma, aunque puede dar una apariencia distinta lo cual es debido a que es un clásico -joven, que tiene pendiente todavía todo su desarrollo.
Guardar unas botellas para dentro de 20 o 30 años puede ser una sabia decisión.
Botella 4384 sobre 10122.

Leyendo el comentario anterior con tranquilidad, creo que tiene razón. Esta añada del 890 muy posiblemente tenga una gran capacidad de guarda pero, que queréis que os diga, en este momento está fabuloso. Sutil, elegante, voluptuoso, invitando a beber más, como un gran seductor. Con un tono de color algo más subido que en otras añadas, en nariz dominan en una primera percepción las notas terciarias de tostados, balsámicos, especias -canela- pero tras ellas aparece todo un fondo de fruta negra madura y sotobosque que se conjugan en un espléndido bouquet. En boca es sedoso pero con buena estructura, con los taninos muy pulidos y con la típica buena acidez de estos vinos que le aportan mucha frescura.

     Dès que le 890 de La Rioja Alta arrive sur le marché, on ne tarit pas d'éloges sur le fleuron de cette maison célèbre, considéré par Robert Parker comme " le meilleur représentant de la Rioja classique. " Désolé : pas si vite ! Tous les dégustateurs emploient plus ou moins le même vocabulaire : " fruit rouge, fruit noir, boîte de cigares, tabac à pipe, réglisse, torréfaction, noix de coco, cannelle, parfums de sous-bois, tanins soyeux, grande longueur en bouche ", etc. Il n'y a que l'embarras du choix. Certains essaient de justifier le prix élevé du 890, un gran reserva qui coûte deux fois plus cher que son petit frère, le 904 : il est certain que l'aîné est plus opulent, plus puissant, plus concentré & plus long en bouche ... C'est possible. A mon humble avis, ces deux " grandes réserves " se ressemblent comme deux gouttes de vin : même assemblage de raisins issus des mêmes parcelles & même acidité volatile, même système d'élevage en barriques de chêne américain. La vérité, c'est que l'élaboration du 890 revient plus cher à La Rioja Alta, parce que le vin reste en barrique & en bouteille pendant 12 ans. Surtout, un élevage prolongé en barriques permet de faire des vins de plus longue garde. Par conséquent, le gran reserva 890, malgré son âge, n'est pas un vin à boire tout de suite, mais un grand cru conçu pour développer ses arômes tertiaires et acquérir son vrai bouquet au bout de 20 à 25 ans de cave, comme les grands crus français d'autrefois : à déboucher dans les grandes occasions - accouchement, divorce, obsèques - ou " garder à perpétuité ", comme dit Gerry Dawes.

     Luego que llega al mercado el 890 de " La Rioja Alta ", no faltan los elogios para calificar el buque insignia de esta firma famosa, considerado por Robert Parker como " la mejor representación del rioja clásico. " Lo siento : ¡ no tan deprisa ! Todos los catadores emplean más o menos el mismo vocabulario : " fruta roja, fruta negra, caja de puros, tabaco de pipa, regaliz, tostados, coco, canela, perfumes de monte bajo, taninos sedosos, gran longitud en boca ", etc. Tenéis dónde elegir. Hay quienes tratan de justificar el alto precio del 890, un gran reserva que cuesta más del doble que su hermano menor, el 904 : no hay duda de que el mayor es más opulento, más potente, más concentrado y más largo en boca ... Puede ser. En mi humilde opinión, estos dos grandes reservas se parecen como dos gotas de vino : mismo ensamblaje de uvas procedentes de los mismos pagos y misma acidez volátil, misma sistema de crianza en barricas de roble americano. La verdad es que la elaboración del 890 le sale más caro a " La Rioja Alta " porque el vino permanece en barricas y en botella durante 12 años ; sobre todo, los tiempos prolongados en barrica ayudan a hacer los vinos más duraderos. Por consiguiente, el gran reserva 890, a pesar de su edad, no es un vino para beber ahora sino un gran caldo concebido para desarollar sus aromas terciarios y adquirir su verdadero bouquet al cabo de 20 o 25 años de bodega como los " grands crus " franceses de antaño : destaparlo para las grandes ocasiones - parto, divorcio, funeral - o " guardar a perpetuidad ", como dice Gerry Dawes. ( PVP : 35 € )

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar