Reposo Blanco 2007
Vino Reposo Blanco 2007
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Blanco
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
33% moscatel, 33 % chardonnay, 33% Gewurztraminer
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
7.96
/
90
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,5
ELABORACIÓN
Fermentación y maceración en depósitos de acero inoxidable, con control de la temperatura. Cada variedad por separado a 7º C. Trabajo con lias constante durante dos meses. Fermentación maloláctica parcial en acero inoxidable.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
Opiniones de Reposo Blanco
OPINIONES
6

-amarillo pajizo
-aromas florales de acacia, flores blancas (jazmin) fruta madura (pera, albaricoque)
membrillo, notas dulzonas de miel y rosas.
-afrutado, facil de beber, suave con notas dulces.
quizas le falte algo de frescura.
en cualquier caso un vino facil de tomar a muy buen precio (seis euros)
y que combina bien con arroces, pastas, aperitivos, carnes blancas, etc.

Amarillo dorado con reflejos verdosos.
Nariz floral, manzana verde, con predominio de la moscatel.En boca es un tanto dulzon pero fresco y sabroso, en post-gusto me deja de nuevo la moscatel.

Presentación alegre y jovial de Reposo 2007,primera añada de este interesante coupage de Moscatel,Gewusztraminer y Chardonnay del que tan solo se han producido 3000 botellas y del que el equipo de cata de AKATA ha tenido la suerte de poder catar y disfrutar.
Visual amarillo dorado de media intensidad con reflejos verdosos brillantes que denotan juventud y viveza a raudales.
En nariz destaca la moscatel y la gewusztraminer con aromas de cítricos (lima) y fruta blanca (manzana golden y pera)conjuntado con notas florales y herbaceas de monte bajo.
En boca sobresale con maestría una fenomenal Chardonnay ajustando la acidez haciéndolo sedoso y aterciopelado en la entrada y con un sutil final salina propio del terruño mediterraneo.
A destacar la buena combinación de las tres variedades haciendolo un vino complejo y bien trabajado.
En fin, merece la pena hacer un ratito de .....REPOSO

Escasa producción, de apenas 3.000 botellas, para este vino, de etiqueta jovial y moderna, fruto de la mezcolanza original y atrevida de tres variedades de uva de perfiles bien diferentes: Moscatel, Gewurztraminer y Chardonay. Este singular coupage es un valor añadido que da cierto atractivo al vino: la botella se descorcha en una búsqueda impaciente de los aromas que pueden resultar de tan especial ensamblaje.

Visual
El vino presenta tonalidades doradas, pálidas, con moderada intensidad tonal. Muestra la necesaria transparencia y brillantez que cabe esperar en un vino blanco joven, con poco tiempo en botella, y que permiten augurarle ya, de entrada, un perfil fresco y vibrante en boca. Tiene una estampa luminosa y radiante que, unida a una lágrima ciertamente glicérica, acaban de componer un sugerente cuadro visual.

Nariz
La nariz cumple notablemente las expectativas creadas por el conocimiento previo del coupage y las sensaciones aportadas por la fase visual. La Moscatel y la Gewurztraminer aparecen retratadas con franqueza, aunque con una intensidad moderada, desde un principio. Incluso a copa parada, surgen notas muy fragantes y frescas de lichies y pulpa de uva, adornadas con notas frutales algo más genuinas, de manzana verde y pera nashi. Está también presente la gama herbácea, con apuntes de hinojo y algunas puntas anisadas. Por último, la línea floral de la Chardonnay se abre, sutil, en forma de flores blancas de acacia. Queda así compuesta una paleta aromática que destaca por su gran originalidad y un logrado equilibrio aromático.

Boca
En boca, el vino nos depara una nueva e interesante sorpresa en la línea de la originalidad: es ahora la Chardonnay la que tiene la primera palabra y la que nos habla con mayor franqueza. Mucho más intenso que en nariz, tiene un paso por boca en el que destaca, sin duda, una enorme frescura, expresada en forma de una vibrante acidez (como ya anunciaba la fase visual) que, en el momento actual de la cata quizás se muestra ligeramente desintegrada, aunque un tiempo prudente en botella acabará afinando y puliendo esas sensaciones (que, en algún momento, sugieren someras notas cítricas), y seguramente aportando un poco más de cremosidad en la textura de la que ya aporta la Chardonnay. Tiene un final gratamente amargoso, con algunos apuntes salinos, que se prolonga con muy buena longitud.

Armonías
Un pastel de cebolla con base de hojaldre marida a la perfección con este vino, suavizando la acidez que aporta el vino y dotando de una grata cremosidad al conjunto. Se consigue así una armonía equilibrada de sabores y sensaciones, a la vez frescas y cremosas, dulces y saladas, que permiten disfrutar plenamente del plato y del vino.

El trabajo de Pago Casa Gran, su cuidado y continuo estudio de la vid, hacen que vinos como Reposo blanco nos muestra una cara distinta, un coupage con uvas como Moscatel, Gwüstraminer y Chardonnay. En nariz destacan el dulzor de la Moscatel y la frescura y toque ácido de la Gwüstraminer, no así en boca, donde la Chardonnay toma el nombre.

Un vino amarillo dorado, luminoso y atractivo. En nariz en sus inicios desprende aromas de la serie vegetal como el té y boj. Pronto aparecen las sensaciones frutales -pera, piña y plátano-, en su desarrollo luchan las varietales perdurando las notas ácidas y el toque de fruta dulce, rodeada por sensaciones florales de camomila y manzanilla.
En boca semidulce en su ataque para ir perdiendo dulzura y transformarse en su final con sensaciones salinas. Un paso con toques cremosos que recuerda a un monovarietal de chardonnay y su característico toque grso, acompañado con ligeros toques cítricos que acompañan aportando frescura a las notas melosas de la fruta.

La etiqueta simpática le viene perfecta a este vino simpático. De color amarillo leve y reflejos verdosos y con una buena intensidad aromática, el vino no engaña a las fosas nasales. Aromas a fruta blanca fresca, con toques de hierba y caramelos hacen un conjunto muy agradable de oler. En boca el vino entra sabroso, tiene una acidez media y un recorrido de longitud no extrema. Servirlo un poco fresco ayuda al conjunto. Bien equilibrado y deseoso de llevarte una segunda copa a la boca. No tiene complejidad máxima pero es tremendamente disfrutable, y si encima lo tomas con excelente compañía como fue mi caso, pues mejor.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar