Trimbach Riesling Cuvée Frédéric Émile 1999

Vino Trimbach Riesling Cuvée Frédéric Émile 1999

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
10,0

Bodega: Trimbach
D.O./Zona: Alsacia
País: Francia
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,40%
Varietales: riesling
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El mosto fermentó en depósitos de acero inoxidable.

Varietales: riesling

Consumo: 2011 - 2018

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - 2018.

6 Opiniones de Trimbach Riesling Cuvée Frédéric Émile

Un Trimbach en plena juventud, aroma floral con notas de miel y queroseno. En boca es firme limpio y directo, cítrico: mucho limón, le falta vidrio para llegar a su complejidad con la riesling.

En Alsacia también hay buenos riesling. O al menos este lo es. Poco más que añadir a las apreciaciones de Iñaki y Olaf. Noto esos aromas de fruta amarilla madura y ese fondo licoroso, a mi me recordaba a esa manzana típica que yo percibo en los whiskies de malta.

Maduro ya con 10 años, creo que está ya en un excelente momento. Amplio, con algo menos de acidez que sus homólogos alemanes pero con más volumen en boca. Rico.

Yo ya lo probé con 2 horas de decantación. Nada de reducción, una nariz limpia, compleja, con mucha fruta, mezcla de cítricos y algo mas carnoso y maduro, como esos melocotones que nombra Iñaki. Parecía riesling con tiempo en botella, pero a diferencia de los alemanes, aqui no se detectaba nada de hidrocarburos, si unas notas licorosas... que suelen aparecer en los vecinos del otro lado del Rin. La mineralidad que presentaba también era mas tirando a calizo que a las pizarras o los basaltos alemanes.
En boca estaba tremendo. Muy jóven, con volúmen y una excelente acidez, muy persistente en el final. Se bebía muy bien. Gran vino alsaciano.

Apareció en decantador, con un color amarillo algo pálido. Podría parecer algo frágil pero no. Buena intensidad en nariz, al principio (cuando lo abrí dos horas y media antes) era bastante cítrico, poco a poco fue evolucionando, con matices calizos, toque algo licoroso e incluso como con cierto toque de melocotón en almíbar, se volvió algo más floral que frutal. En boca mostraba todo lo que pienso que un buen Riesling seco puede ofrecer. Densidad, potencia, elegancia, acidez, estructura, contundente. Nada de fragilidad. Me pareció realmente delicioso aunque la jovialidad con que se presenta le augura un envejecimiento portentoso y será bonito probar dentro de un cierto tiempo. Buf, empezábamos bien con este alsaciano mezcla de Geisberg y Osterberg como viñedos de referencia

Amarillo muy pálido
Aroma floral, con bastante mineral fósil aunque se volatiliza con cierta rápidez. Mucha complejidad olfativa, flor y miel, petróleo y tierra se combinan a la perfección.
En boca cuerpo potente de acero en afortunada expresión de un admirado amigo, nervioso, tenso. Muy expresivo, con excelente acidez que la augura larga vida. Cierto dulzor que no molesta y final muy largo. Espectacular.

Excelente riesling que llega con una añada precedente llena de fama y con una metalizada sinfonia de notas y sabores, con toques de fruta blanca algo esponjosa, delicias de chocolates blancos, pomelos.
(El Grand Cru Osterberg envuelto en una capa más viril que el gewürztraminer?)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar