Clos Apalta 1999
Vino Clos Apalta 1999
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
Chile
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
14,00%
Varietales:
35% carmenere, 30% merlot, 22% cabernet sauvignon, 13% malbec del pago de Apalta en Colchagua. viñas de más de 60 años de edad.
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.75
/
99
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
-
Opiniones de Clos Apalta
OPINIONES
2

Catado frente a frente, cara a cara vs. la cosecha 2000. Este 1999 ha evolucionado hacia aspectos muy complejos, que requiere paciencia y sus dos o tres horas en el decantador. El virtuosismo de su juventud ha dejado paso a un barroquismo abigarrado, con algunos acentos de la serie animal (cueros y algo de establo, que se limpia) y de la crianza, perfectamente integrados en tonos de vainilla, chocolate blanco, lácteos y suaves torrefactos. Muestra una carga de fruta negra madura y con abundantes mentolados, pimienta blanca y paprika. En boca avanza con fuerza, excelente agarre y una estructura firme, aunque su tanicidad es algo secante y envuelve a una fruta concentrada, que deja atrás el dulzor de su juventud por signos de evolución donde se siente un poco más la acidez y los balsámicos. En la salida, mentolada e intensa, se confirma el carácter general del vino. Estamos ante un vino fantástico pero que ha perdido algo de emoción, y me parece que esto se debe a esa tanicidad secante que no sé si se alcance a suavizar. En mi escala de valores, ya no merece un 10. De todos modos, es difícil negar que es de los mejores tintos que Chile tiene que ofrecer al mundo.

Este es el vino más delicioso que he probado de todo el continente americano. Un perfume embriagante, de caramelo inglés, menta, tabaco de pipa, un inolvidable toque de licor (amaretto, frangelico) en armonía con una asombrosa frutosidad, en un conjunto que logra un equilibrio casi femenino y decididamente potente. En boca llega con un suave dulzor, muy lejano al de cualquier mermelada vulgar; luego café y cacao, blueberries, frambuesa, humo de puro. Fabuloso en la salida, de taninos densos y sedosos. Si hay un vino que se llame chileno, es éste. Un vino hermoso, inolvidable, para celebrar la vida. Aplausos de pie para Michel Rolland y la familia Marnier, que se las ingeniaron para dotar a este vino de una potencia y complejidad realmente conmovedoras.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar