Disznókö Tokaji Aszú 6 puttonyos 1993

Vino Disznókö Tokaji Aszú 6 puttonyos 1993

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Disznókő
D.O./Zona: Tokaji
País: Hungría
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 12,00%
Varietales: Furmint, Harslevelu
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Furmint, Harslevelu

7 Opiniones de Disznókö Tokaji Aszú 6 puttonyos

Caoba oscura con amplio ribete ambarino oscuro. Nariz embriagadora, con notas melosas y de hierbas aromáticas, caramelo tostado, anisados, cera de abeja, orejones, pastel horneándose, ciertos matices de café y cacao, fondo de regaliz y turba, flor de espino y Jazmín. Dátiles en su final, con una especie de cremosidad etérea que le da intensidad y frescura a la nariz. Ramillete de hierbas secas aromáticas, algo que podría recordar a lo calcáreo y al corazón de un melocotón muy maduro cuando la pulpa se une al hueso. Todo bajo cierto carácter de tueste frutal y de melocotón en almíbar, además de sus toques florales. En boca es una maravilla, como los buenos Tokaji combina peso y volumen frutal con una excelente acidez que le da frescura en todo el paso. Hay orejones, miel tostada, notitas medicinales y una excelente acidez que le da viveza en toda la evolución, hasta llegar a un posgusto intenso y lleno de sensaciones de almíbar tostado. Una maravilla, un néctar embriagador que te hace recordar los orígenes del vino en sí mismo. Magnifico y lleno de misterio, un vino que se degusta desde dentro hacia a fuera.

Color ambar, tostado rojizo muy subido, denso y untuoso. Intensísimo (masivo) perfume de uvas pasas, jalea de membrillo, manzana dorada al horno, mermelada de naranja amarga, una lejana carbonilla. En boca entra golosamente con la jalea de membrillo, caramelo y flan de huevo. Enorme acidez que impide que canse su dulzor perfumado y decadente. Mas que por su complejidad llama la atención por su inmensa concentración de modo que como dice Iñaki persiste para nuestro placer ofreciondonos en sucesion dulzor, agradable acidez y retrogusto frutal y tostado hasta la eternidad.

This wine had 160 grams of residual sugar per litre, was fermented in stainless steel and had an alcohol level of 12%. Bright amber, the nose was fascinating, with dried fruits like apricots and also a powerful aroma of white truffles. Focused sweetness with lovely acidity, the waves of marmalade-like sweetness takes you on a rollercoaster ride for over thirty seconds. A little bright sparkle with a slight bitterness on the dry finish. An excellent wine from a top vintage and this is going to be an even greater bottle in the future.

A mí el vino en plena cata me pareció muy complejo en nariz pero me desagradó un poco en boca y por eso lo puntué mal. Con el cremosito el vino estaba que se salía siendo equilibrado y goloso. Creo que debió ser puntuado más alto.

Amarillo anaranjado, muy glicérico. nariz complejísima con aromas terciarios, miel, cítricos, y botrytis. En boca se le aprecia un exceso de acidez que terminó de gustar.

Tomado en la tranquilidad de casa el vino impresiona en nariz por ser masivo, satura la pituitaria, una clara indicación de que aún necesita una década o dos más para alcanzar mayores cotas de complejidad. El paso de boca llena, con un contrapunto de acidez excelente y un final muy largo. Este vino es un benjamin que acaba de nacer (y ya tiene nueve años). Potencia sublime. La botella está abierta desde hace casi un mes (conservada en la nevera con Vacuvin) y no presenta apenas rasgos de oxidación.

Vinazo. La nariz es para perder el sentido, compleja, poderosa, elegante: dulce de mebrillo, notas de miel, pomelo, corteza de cítricos. Como dice Juan, el juego entre la acidez y el azúcar del vino crea una sucesión de sensaciones que se prolongan largo rato para goce y disfrute nuestro.

Color ambar. Nariz muy compleja con toques de miel, membrillo, cítricos, lima, no te cansas de “esnifarlo”, resulta maravilloso para recrearse en una buena sobremesa. En boca tiene una buena estructura, con un contrapunto de acidez que le da frescura y excelente postgusto. Caudalias para dar y tomar. Un vino para hedonistas, sublime. Cuesta unos 47 euros (botella de 50 cl.)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar