Mas de Sella Carreró 2010

Vino Mas de Sella Carreró 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
7,4

Bodega: Mas de la Real de Sella
D.O./Zona: Vino de la Sierra de Aitana en Alicante
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Garnacha, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Shyra, Marselan.
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Crianza 18 meses en barricas nuevas de roble Francés de tostado medio.

Varietales: Garnacha, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Shyra, Marselan.

5 Opiniones de Mas de Sella Carreró

A la vista es un vino con una capa muy alta y ribete granate. Nariz de intensidad media-alta, huele a madera, a terruño, a bosque, sotobosque, garriga, muy buena madera de tostado medio, no excesivo, vainilla, un toque de pimienta, una chispa de regaliz, fruta muy madura y algo borracha. En boca es untuoso, con cuerpo, ataque sabroso, goloso, frutas negras y rojas, ciruela madura, arándanos, grosella, mora, balsámicos. Tanino maduro integrado, es un vino con carácter, fruta y madera de la mano, en armonía, acidez presente pero discreta, en un segundo plano, la justa para invitarnos a seguir bebiendo. A las tres horas de haberlo decantado y a la hora de haberlo empezado a catar, pega un giro hacia la apertura total, se ha puesto todo en su sitio, con equilibrio, sin aristas, y con más expresión.

Picota vivo y brillante de buena capa. Nariz intensa, expresiva, con carácter goloso, destacan la abundancia de fruta, sobre todo roja pero también negra, los matices especiados, las finas vainillas, los toques de monte bajo y los suaves tostados. En el fondo un suave carácter balsámico le dota de frescura. En boca tiene buen ataque, cuerpo medio, resulta untuoso, con muy buena acidez, mucha materia materia, alguna sensación láctica, suaves amargos, buena estructura y notable longitud.

Atractivo color rojo picota de buena intensidad, limpio y brillante. Nariz bastante expresiva desde un primer momento, con muy buenas notas de frutas rojas y negras maduras, fruta en licor, aromas de sotobosque, tomillo, espliego, ligeros tostados y un punto terroso. En boca se muestra con buena estructura, cuerpo y untuosidad, carnoso, con un final fresco y muy largo. Buena integración de los taninos de la madura y la fruta y una magnífica acidez que le da mucha personalidad a un vino de origen Mediterráneo pero con connotaciones atlánticas.

Vino con una personalidad muy interesante, sin lugar a dudas su mayor valor. Es un vino de capa media-alta y color rojo picota con ribete violáceo.
Nariz de buena intensidad que va abriéndose poco a poco, dando notas de fruta negra, fruta roja madura, un punto de sirope, goloso, notas tostadas y minerales. Es un vino muy cambiante que va dando notas muy diferentes, pasando por el regaliz de palo, herbáceos, notas florales, notas especiadas y un fondo balsámico muy fresco.
En boca tiene una excelente acidez, una entrada golosa con un buen cuerpo, amplio, el tanino perfectamente integrado, buen desarrollo en el que la fruta, los tostados de la barrica y los balsámicos casan perfectamente entre sí y se potencian.

Me gustó, sobre todo porque es un vino con una personalidad arrolladora.

Le cuesta abrirse, precisa tiempo, augura y presagia todo un festival, sin duda todo esta dentro, pero hay que saber esperar.
Lanza unos suaves toques especiados, pimentón ahumado, sin verdor. Hay notas tostadas, intensas y complejas a carbón, cacao, caramelo de café, un agradable fondo balsámico de regaliz negro, que dan paso a una fruta negra viva y potente.Con alma y cuerpo, optima madurez de la fruta, ciruela, frutos del bosque, resurgen los finos tostados, ibanados, bien ligados, formando un solo conjunto. Todo ello con intensidad, ha dejado de lado la timidez inicial. Surgen hierbas de monte, hoja de pino, hueso de cerezas, el vino se torna fino y delicado, elegante. Abrimos una nueva botella y el vino se muestra desde el inicio como la primera al final, grande y expresivo, cautivador. Lanza un claro recuerdo mineral, a piedra seca. Ahora tenemos aromas del hollejo y de la hoja de vid, corteza dulce y el marcado carácter de la fruta roja, especias y un toque refrescante y balsámico. No termina nunca.

En la boca la entrada es amable, sedosa, el vino se puede morder, es carnoso, surge el fino alcohol y los toques mentolados y balsámicos, gusta ese punto del pino. Al rato se torna más seco, se agarra (sin perder su amabilidad)Hay finas notas amargosas, el roble se muestra especiado, caja de puros. La fruta es negra, en sazón, jugosa, se disfruta, saca su acento goloso con encanto, embelesa, llena y satisface, gusta, crece en la boca.
Al tiempo notamos en la boca hierba seca, café fresco natural, algo de humus.

Al día siguiente es increíble la evolución del vino, no pierde ni un ápice, te llena con una excelente textura.Un vino con carácter, con una brutal concentración.


Un vino para hablar con él largo y tendido, sabe expresarse con ímpetu y temperamento, sabe escuchar y se permite aconsejarte que le esperes, que tiene muchas que decir. Le esperaremos.

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar