Restaurante Can Bosch en Cambrils

Restaurante Can Bosch

32
Datos de Can Bosch
Precio Medio:
84 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
7.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche, lunes y del 23 de diciembre al 31 de enero

Teléfono


32 Opiniones de Can Bosch

Aprovechando que el miércoles 24 de mayo íbamos a acompañar a nuestra hija a la estación AVE de Tarragona y que para ello pasábamos por Cambrils, decidimos reservar una mesa en un restaurante del que habíamos guardado un buen recuerdo, Can Bosch, galardonado con una estrella Michelin y dos soles Repsol.

No voy a extenderme sobre la descripción del restaurante que ya hice en mi comentario del 07/05/14 (https://www.verema.com/restaurantes/94-can-bosch-cambrils/valoraciones/1195924-visitados-mejor-cambrils) pues todo sigue prácticamente igual.
Tal vez seria necesario añadir que quien está actualmente al frente de los fogones es el chef Arnau Bosch, el hijo de Joan, quien vino a saludarnos al final de los platos salados para conocer nuestras sensaciones. Tanto el servicio de sala dirigido por Montserrat Costa, madre del chef, como el servicio del vino llevado a cabo por el sumiller Manel Subira fueron muy buenos. La carta de vinos es muy amplia, disponen de 1200 referencias.

Proponen carta y diferentes menús, tras hojear todas las proposiciones optamos por el menú degustación.

Paso pues a describir su contenido:

Las fotos de los Crujientes, snacks y aperitivo, asi como un plato del menú, los dos postres y los petits fours, debido a que Verema solo permite publicar 6 links de fotos directas en cada valoración, aparecerán en el 1er comentario

Cruixents Crujientes. Un crujiente de parmesano y un crujiente de plátano y sésamo. Muy buenos

Snacks Salats Snacks salados.. No puedo describir cada uno de ellos, pero recuerdo que estaban deliciosos.

AperitiusAperitivos. Cucuruchos y croquetas. Muy buenos.

Acompañamos estos entrantes con unas copas de cava Torelló Brut Nature, para festejar el aniversario de MC.

Siguieron los platos salados :

Tàrtar de corball i escamarlans, crema fresca trufada, cruixent de pebre rosa i caviar Beluga iranià 000 Tartar de corbina y cigalas con nata fresca trufada, crujiente de pimienta rosa y caviar Beluga irani 000.

Steak vegetal amb anguila fumada del Delta "Roset" i crema d'anguila Steak vegetal, anguila ahumada del Delta "Roset" y crema de anguila.

Espàrrec blanc amb cansalada ibèrica curada, maionesa de shiitakes, ametlles torrades i taronja Espárrago blanco con papada ibérica curada, mayonesa de shiitakes, almendras tostadas y naranja.

Arròs cremós de sardines a la brasa, romesco de kimchi i cremós d'advocat Arroz cremoso de sardinas a la brasa, romesco de limchi, y cremoso de aguacate.

Peus de porc cruixents sense feina, escamarlà, fesols de Santa Pau i mostassa Manitas de cerdo crujientes deshuesadas, cigala, alubias de Santa Pau y mostaza.

Rèmol a la planxa, holandesa fumada al Palo cortado, remolatxa cuita a la sal, nyàmeres, i salicòrnia. Rodaballo, holandesa ahumada al Palo cortado, remolacha cocida a la sal, topinambur y salicornia.

Terrina de xai a baixa temperatura amb el seu suc, puré al romani i verduretes Terrina de cordero lechal cocinado a baja temperatura con parmentier de patata al romero y su jugo de asado

No he entrado en el detalle de cada plato para no alargarme en demasía, pienso que las fotos hablan por si solas. Todos los platos estuvieron a una gran altura. Me es muy difícil decantarme por alguno de ellos. La puntuación global estaría entre 9 y 10.

Los diferentes panes que nos sirvieron durante la comida fueron muy buenos.

Como postres tomamos :

Sorbet de llimona i flor eléctrica, merengue de gingebre i gelificat de té verd Matcha Sorbete de limón y flor electriza, merengue de jengibre y gelificado de te verde Matcha. Un excelente digestivo para preparar el próximo postre.

Cremos de festucs amb gelat d'advocat i llima Cremoso de pistachos con helado de aguacate y lima. También muy bueno, un excelente cierre de postres antes de deleitarnos con los petits fours.

Para acompañar la comida bebimos una botella de agua mineral Viladrau de 1l y una botella de vino blanco crianza, que me aconsejó el sumiller según las carateristicas que le comuniqué, Mas d'en Compte 2012 DOQ Priorat Celler Cal Pla, Porrera. Cepajes : 50 % Garnatxa Blanca, 25 % Xarel•lo, 25 % Picapoll blanc. Se fermenta y se cría con sus lías en barricas nuevas de roble francés (70%) y roble americano (30%) durante 6 meses. Me pareció muy equilibrado, elegante con volumen y con un carácter mineral bien marcado. Muy largo en boca. Nos gustó.

Finalizamos la comida, tras haber pasado casi tres magnificas horas en la mesa, con unos buenos cafés y unos excelentes petits fours.

La cuenta ascendió a 100,80 €/persona. Muy buena RCP. Excelente cocina marinera de autor que tengo la neta impresión que ha mejorado desde nuestra ultima visita de hace 4 años. El Chef Arnau Bosch dirige con maestría los fogones del restaurante y durante la conversación que mantuvimos nos pareció una persona discreta, amable y muy simpática que se interesaba realmente por nuestras sensaciones al degustar su cocina. Cuando tengamos la oportunidad de volver a Cambrils volveremos a visitarle. Muy recomendable.

  • Rodaballo, holandesa ahumada al Palo cortado, remolacha cocida a la sal, topinambur y salicornia

  • Manitas de cerdo crujientes deshuesadas, cigala, alubias de Santa Pau y mostaza

  • Arroz cremoso de sardinas a la brasa, romesco de limchi, y cremoso de aguacate

  • Espárrago blanco con papada ibérica curada, mayonesa de shiitakes, almendras tostadas y naranja

  • Steak vegetal, anguila ahumada del Delta "Roset" y crema de anguila

  • Tartar de corbina y cigalas con nata fresca trufada, crujiente de pimienta rosa y caviar Beluga irani 000

Para nuestra última noche en Cambrils nos fuimos a descubrir la cocina de Joan Bosch, chef laureado con una estrella michelín y dos soles repsol.
El restaurante, de cocina marinera y de autor utiliza en su gran mayoría productos de proximidad (Baix Camp, está situado a una centena de metros del puerto, y en sus inicios fue el restaurante-bar de los pescadores del pueblo.
El local es moderno, amplio, muy bien decorado. Las mesas son grandes, están bien vestidas y bien separadas las unas de las otras, buenos cubiertos, buena vajilla y buenas copas spiegelau. El servicio de mesa es agradable y profesional, te sientes muy rápidamente a gusto... El servicio del vino es muy bueno, tienen un gran sumiller, Manel, que te aconseja perfectamente según tus criterios. Tienen una amplia carta de vinos y cavas. La sala está dirigida por Montserrat Costa, esposa del Chef.

Entre la carta y los cuatro menús propuestos optamos por el menú degustación.

Empezó la fiesta con unos snacks Chips de hortalizas y queso Muy buenos

Seguimos con 3 tapas :

Mousse de foie sobre galleta
Tomate con anchoa y marshmallow de tomate
Salmón ahumado con ensalada de patatas y manzana

Todas muy bien presentadas y excelentes.

Como primer plato nos sirvieron :

Espárragos blancos de Gavà, verduritas con cigalas salteadas y salsa maltesa Sublime, una verdadera delicia, Era la primera vez que probaba espárragos blancos a la brasa y estaban .. riquísimos.

De segundo tomamos:

Habitas ecológicas baby, Ibérico y espardenyes Excelente, las mejores espardenyes que hemos probado.

Como pescado estaba anunciado Gallo de San Pedro, pero la pesca no dio para todo el dia y nos ofrecieron a cambió un Pagel.

Pagel, risotto de perejil e hinojo con aire de cilantro Perfecta cocción, excelente sabor y presentación... Hummm...

Como carne nos sirvieron:

Secreto Ibérico con berenjena braseada y chutney de pera Un perfecto logro. Muy pero que muy bueno, una magnifica combinación de sabores.

Diferentes y deliciosos panes artesanales, ensalzaron aún mas la cena.

De postre :

Sopa de frutas con menta y sorbete de mango Buenisssssimo.

Bizcocho de malta con helado de café irlandés y airbag de café Top de tops, un viaje al cafetal... Para los amantes del café.

Finalizamos con 4 deliciosos Petits Fours ,surtido de chocolate, fruta y repostería fina... acompañados de unos buenos cafés.

Regamos la cena con un excelente vino que nos aconsejó Manel, un DOQ Priorat blanco, Clos Martina, Bley 2011 crianza, cepages Garnatxa blanca 82%, Pedro Ximenez 12% y pansal 6%. Un vino con mucho carácter, muy mineral que al probarlo recordaba al sésamo asado, muy sorprendente al principio pero muy agradable después. Acompañó perfectamente toda la cena. También tomamos una botella de agua Viladrau de 1 l.

Pagamos 84,70/persona (Precio del menú sin vino y agua : 71,50 €). Buena RCP. Restaurante muy recomendable. Volveremos cuando regresemos a la zona, vale el desplazamiento si no se está muy lejos.

  • Bizcocho de malta con helado de café irlandés y airbag de café

  • Pagel, risotto de perejil e hinojo con aire de cilantro

  • Espárragos blancos de Gavà, verduritas con cigalas salteadas y salsa maltesa

Agradable sesión de comida con amigos. Se inició con una visita a una bodega del Priorat a la que yo no pude asistir y de la que los demás disfrutaron como locos. La comida fue a base del Menú Degustación y varios vinos. No describo nada del local y entorno pues es un restaurante ya muy descrito. Villa marinera de Cambrils en la que es un placer pasear y también vistar las tiendas de pesacado y marisco que hay en la misma calle y de las que se nutren los restaurantes de la zona.
El local combina aspectos de buen Restaurante con una puesta en escena que se aleja de los habituales estrellados.
Buena cristaleria con modelos de todas las gamas y marcas (vi Spigelau, Schott, Riedel)
Carta de vinos espectacular y Sumiller, Manel entregado y muy conocedor de los vinos de su zona. Panes ricos
Menú:
- Snacks de entrada y Aperitivos: Croqueta de sobrasada, tostadita de oregano con mozarella y tomate, etc
- Langosta con sandia a la soja, fresas y tomates. Buena mezcla, buena combinación de los sabores de fruta roja con la langosta.
- Ensalada tibia de quinoa y verduras con vieira salteada. Muy rico , personalmente, susitituiría esta vieira por una especie propia de la zona que las hay y estando en este puerto de pesca le daría mas personalidad ya que además la vieira es muy repetitiva en todos los menus.
- Salmonete de roca con berenjena blanca y chutney de tomate. Muy bueno el chutney, muy conseguido en su mezcla de sabor
- Ventresca de atún con salchicha de alcaparras y pepinillos en salsa de mostaza y estragón. No me enamoró

Postres:
- Piña Colada, muy original
- Evolución de Selva Negra con cerezas y helado de stracciatella

Petit Fours
Bebimos:
- Odysseus 2012. Garnatxa blanca
- Partida de Bellvisos 2010. Garnatxa blanca. recomendación de Manel y un acierto, estaba magnifico y las botellas de este vino son escasas
- Cirerets 2008. Mas Alta. Maridó a la perfección con salmonetes y el atún
Con los Postres:
- De Müller Rubí Asoleado, Solera 1904. Espectacular
- Ximenez Spinola. Medium Dry Old harvest. Riquisimo

Cafés, etc
Precio del menu 63+iva por persona + los vinos

El trato y la dedicación de Manel le dan un punto o un valor añadido al local. No entro a comentar el tema de la valoración o no de la Estrella Michelin que mantienen hace muchos años. Quizás la cocina se escapa a lo habitual de esta Guía quedandose un punto corto en la creatividad y presentaciones, pero el conjunto del mismo, el lugar, la carta de vinos, el total hacen que la visita sea muy agradable y aconsejable y candidato a repetir muchas veces

Visitamos el restaurante la primera semana de agosto de 2013, un sábado por la noche, en pleno apogeo turístico sin que mermara en absoluto ni el trato ni el servicio, como suele ocurrir en otro tipo de restaurantes.
Restaurante de decoración moderna con un toque rústico dado por el techo de piedra en forma de bóvedas.
El trato nada más entrar fue bueno, acompañados a la mesa, preguntándonos si deseábamos tomar alguna bebida y ofreciéndonos la carta al momento.
Nos decantamos por el menú pica pica y la cosa no sólo no estuvo a la altura de lo esperado si no que la superó.
Elaborador aperitivos del chef para seguir con un ajoblanco con langostinos y sardinas ahumadas, un mosaico de pulpo con parmentier de la casa y su famoso arroz negro todo de categoría y el arroz en su punto de cocción y se sabor exquisito. Llegados a este punto ya estábamos con el hambre justa (las raciones para ser de un menú que se llama "pica-pica" son muy generosas. Finalizamos con unas colitas de rape a la plancha con salsa de cangrejos. Como postre pedí que me cambiaran el que había en el menú por algo más ligero, y el resultado fue una sandia a la plancha con fresas y helado de maría luísa. Todo estuvo de 10.
Por vino nos decantamos por un ACERO de Marimar State, Chardonnay que ya conocía y para mí uno de los mejores chardonnay jóvenes que existen. El servicio del vino es bueno, aunque me toca un poco las narices el te estén llenando la copa cada vez que la ven vacía o se lancen hacía ti cuando ven que coges la botella de vino para servirte, porque personalmente, a mi me gusta servirme mi vino una vez me lo han presentado, abierto y ofrecido para su estado. (Entiendo que el Summiller hace su trabajo con esto de estar tan atento por lo que este comentario no es de critica alguna). Finalicé el ágape con un tequila Don Julio, servido en copa de balón a la temperatura idónea de cava, 16 grados.
Diferentes panes, mantelería de calidad así como cubertería y cristalería.
Importante también: mesa amplia para dos.
Resaltar por último la extensa carta de vinos así como la excelente cava situada en el primer piso del restaurante a la vista de cualquier comensal que suba a los servicios.
Y el precio más que justificado. En otros "estrellas michelin" por lo mismo te soplan tranquilamente 120 por persona. El precio del vino excelente , sin pasarse y muy ajustado teniendo en cuenta el trato y servicio que ofrecen alrededor del mismo, el ACERO costó 33 euros cuando en tienda vale 27-28 euros.
En resumidas cuentas, un restaurante magnífico con un servicio magnífico y una comida magnífica.
El entorno del restaurante me parece perfecto, en tercera linea de playa, "apartado" del bullicioso paseo pero a 5 minutos caminando de él y de su puerto.

Como ya he publicado en más de una ocasión, Cambrils es un pueblo eminentemente gastronómico. Y no sólo por el hecho de ofrecer dos restaurantes estrellados Michelin (de los 3 que en total en toda la provincia de Tarragona -el tercero está en Xerta-) sino por toda una tradición en este sentido. Y uno de estos estrellados - Can Bosch-lo tengo hace tiempo en mi lista Top15 del blog y no es la primera vez que lo publico, pero si la primera vez en Verema.

No me atrevo a afirmar lo que escribía Eduard Ros (blog Brillat Savarin): "uno de mis restaurantes favoritos, sobre una de las casas de comidas imprescindibles de Nuestro país, sobre la mejor Propuesta gastronómica entre Barcelona y Valencia ... ". Y lo que no me atreva a afirmarlo, es sólo debido a mi total ignorancia del delta hacia abajo.

Pero uno de los activos de Can Bosch (además de la cocina), es el trato natural y sencillo que ofrecen y que te hace sentir con total naturalidad. Casi ni parece que estés en un Michelin y lo digo como gran elogio. Sin embargo en este tema, cada uno tiene su opinión, pués en el comentario anterior aquí en Verema, el autor, expone como queja que "A mi mujer ni siquiera le retiran la silla para facilitarle el asiento".. I en cambio ni a mi, ni a quien me acompaña (no tengo a nadie en propiedad), no nos gusta que nos retiren la silla... :). #fent_amics... :)

Y como queríamos celebrar el cumpleaños de Marta y ella es fan total, de Can Bosch, pues allí reservamos. Además de platos de carta ofrecen 3 menús degustación y escogimos el que os cuento a continuación, que estrenaban estos dias.

Después de unos snacks y una tapa de aperitivo, llegó el primero, consistente en una ensalada a base de langosta con sandía a la soja, fresas y tomates.

A continuación ensalada tibia de quinoa y verduras con vieiras salteadas.

Salmonete de roca con berenjena blanca y chutnei de tomate.

Ventresca de atún con salchicha de pepinos y alcaparras a la salsa de mostaza y estragón.

Todos los platos presentaban gran nivel, sabías lo que comías sin las "mariconadas" (sorry. ...) de muchos menús degustación que van más encarados a la exhibición del chef, que a satisfacer al cliente, aunque algunos parecen agradecer en ocasiones estas exhibiciones y terminan "so exited" con una espina de pescado frita .... :).

Como digo, todo estaba a gran nivel y por decir uno de mis "pero", la cocción de la ventresca era excesiva a mi gusto (pero EMO eh? ... Quiero decir que sin "pontificar"). También cabe decir que mi abanico de gustos en cocciones de atún, va del crudo al casi crudo. Vaya, que si un restuarante toma como referencia mis puntos de cocción devuelven a cocina más de la mitad de los platos.

Y ya la sección postres con primero Piña Colada, después una Evolución de la selva negra con cerezas y helado de stracciella y finalmente los "Petits fours", que ya estaban por sobre mi umbral de azúcar tolerado, que los que me conocéis, sabéis que es bastante bajo.

Como vino tomamos un vino francés "La Rectorie" de Colliure y en concreto el Côté Mer 2011 (grenache, accompagné de cargnan et de syrah). Can Bosch tiene un gran sumiller que está en la línea de la casa-sencillo, llano y gran experto-y puedes dejar en sus manos la elección del vino, sin miedo a ninguna sorpresa que suba el presupuesto para las nubes. Manel en este aspecto es un gran activo que en Can Bosch saben cuidar.

El coste de este menú es de 63 €, a los que hay que añadir el 10% de Iva. Ofrecen también otros menús más temáticos y muy interesantes. Un buen lugar para darse un homenaje y disfrutar de Cambrils.

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

Acabo de llegar de comer con mi mujer de este restaurante. Reservamos mesa para las 14:00 horas. Difícil aparcar por la zona, aunque no imposible. Entrada al restaurante un tanto fría y horrible a mi parecer que lo visible de la zona de cocina desde la recepción sea la "plonge" (el fregadero). Nos preguntan si tenemos reserva, afirmamos y nos acompañan a la mesa. A mi mujer ni siquiera le retiran la silla para facilitarle el asiento. Nos decantamos por el menú degustación, que para mi decepción, no incluye el "plato estrella" del restaurante, el arroz negro. No acabo de entender la elección de no incluirlo. Mi mujer pide un vino blanco afrutado como aperitivo, y nos ofrece un ¡¡VIÑA ESMERALDA!! No me parece un vino adecuado para recomendar en un restaurante de Estrella Michelín, creo que hay vinos mucho más "divertidos" que esta facilona elección para salir del paso. Busco que me sorprendan en la recomendación, pero no lo han hecho.
Snacks muy flojos. Buñuelo de sobrasada, patata chip rejilla, calçot en tempura con romesco y rejilla crujiente de ¿queso?... mismas tonalidades, cocciones toscas y abuso del pan y la fritura. Como aperitivo principal y único nos sirven sin haber terminado los snacks, acto más propio de u restaurante chino que de un estrella, un mini brioix de espinacas (imperceptibles) y bacon. Más pan, más fritura.
Primer plato tipo mar y montaña "Salteado de cigalas con ensalada de hinojo y riette de conejo" Presentación correcta nada más. Cigalas con cocción correcta. Ensalada correcta. Decorado con una corteza (más fritos) y unos medallones de unos 2 cm. de diámetro de una pasta de textura "plastilinosa". Abundante y demasiado predominante el sabor y aroma del hinojo. Corte julienne del bulbo de hinojo muy muy tosco.
"Caldereta d'espardenyes y crujiente de pan de ajo"... más pan... más frito... Cocción de las alubias correcta y las espardenyas un tanto chiclosas por no decir demasiado. Salsa con buena textura y brillo, pelín sosa.
"Filetes de lenguado con verduras de temporada y souffle de colmenillas" Demasiado cocido el lenguado estropeando el pescado fresco y de exquisita textura si hubiese estado al punto adecuado. Guarnición correcta. El soufflé se sirve a parte por lo que le quita sentido a la preparación. Soufflé muy reseco y dificil de comer pues la "huevera" donde lo presentan está recién salida del horno.
"Cordero asado en su jugo y gnoquis de menta" Cordero graso, ¡¡con hueso!!, excesivamente grande para ser degustación. Asado de más, duro y se hacía hebras. Los gnoquis de menta... muy por debajo de la calidad exigida en un estrella.
"Violeta, espuma de yogurt y frutos rojos" Casi aceptable y un tanto más que correcto. Juegan con la esferificación (aunque dudo que sea de elaboración propia, lo dudo muhco) Sabor muy conseguido y muy agradable en aroma. Espuma de yogurt normalita, demasiado aire y poca gelatina. Se deshizo antes de entrar en boca. El último postre "Torrijas con crema de chocolate y vainilla" Las torrijas parecían de magdalena, no me acababan de convencer. Flojo.
"Petit Fours" merengue seco de avellana, poca elaboración. Reja de chocolate, mal atemperado, se veía la grasa de cacao, no sorprende, es bmuy básico. Crujiente de chocolate, más básico aún.
Servicio pésimo. El sumiller estuvo hablando con una mesa de supuestos conocidos durante la hora y media que estuvimos allí, nos servimos el vino y el agua durante toda la comida. No repasaron. Pan correcto.
No creo que vuelva ni creo que sea merecedor de una estrella. Pero para gustos...

Llegamos pronto (buena costumbre si quieres un servicio 100). He de decir que lo tuvimos en todo momento...incluso cuando el local, agradable pero algo ruidoso, se llenó. A destacar que nos llegaron a servir hasta 3 camareros diferentes + el sumiller, sin que hubiese fallo alguno.
Optamos al Menu Entremeses de Peix i Marisc. Marcado a 68 eurazos+IVA, cumple sobradamente con las expectativas. Primer aperitivo, palito con jamon de pato (5,5), ravioli de bogavante (6) y cuadradito de pan y espinaca (6). A todo esto ya atacamos un Terras Gaudas 2008, en servicio Spiegelau. Amarillo paja pálido, falto de aroma y vivacidad, con un posgusto cortísimo. Se me antoja la ultima vez que pido un Terras Gaudas, porque dudo que el culpable sea la bodega de Joan Bosch, en perfecto estado de revista, sino que el albariño en su conjunto vuelve a pasados errores. El segundo aperitivo es un vasito con salmón ahumado, vicyissoise y espuma de cebolla. Excelente (8). Destaca un pan de pimienta que Can Bosch compra, pero que es excelente. Primer plato con magnífica ostra gallega, 5 "punxons" (los mejores que he probado, pregúntenle a Bosch como los hierve para conseguir la melosidad), 5 mejillones de primera y 4 almejas ligeramente pasadas por la plancha (platazo de 9). Suquet de almejas (7). 2 escamarlanes y tres gambas absolutamente irreprochables (9,5). Suquet de langostinos con setas incorporadas (7,5). calamares romana (qué rebozado, fino, etéreo) y calamrcitos en ajo y perejil (8,5). Y el maravilloso arroz negro, suelto, suelto, suelto...lleno de tinta incorporada al sofrito (9,75).
Sin postre para mi, pero acompaño el café con un Passito di Pantelleria, Ben Ryé 2006, del que me abren la botella. Ambar, aroma a romero, tomillo, sequedad mediterránea. Dulce profundo con recuerdos de naranja, melocotón...impresionante.
206 euros y seguro que vuelvo.

Nada mas entrar una de las camareras nos indico que el local estava lleno y que no tenian mesas, la primera vez que me hacen este comentario sin preguntar si tenia reserva(parece que no estan acostumbrados a la gente joven) como teniamos reserva nos pasaron al comedor. Los entrantes variavan en cada mesa y estaban bastante ricos, el nuestro, foie con verduritas . De primero unas vieiras y de segundo el laureado arroz negro con bogavante. El arroz no me pareció muy espectacular, en cambio, el rebozado del bogavante, una especie de tempura que obturava el suquillo dejandolo dentro del caparazón, me gusto mucho. El precio final casi 170(x2) me parecio un poco exagerado. La próxima visita nos ceñiremos a uno de los menus propuestos. Destacar que la jefa si tuvo el trato esperado de un restaurante de estas caracteristicas, en canvio el servicio en si un poco decepcionante.

Em va sobtar que, quan vaig dir a qui m'acompanyava, que havia triat un restaurant per sopar, li vaig contestar que n’era “un clàssic”. Certament ja és un absolut clàssic de la restauració de Tarragona.
Vam sopar el menú de “pica pica”. Excel•lent. Potser l’arròs negre que és un plat estrella de la casa, no va estar prou encertat.
La carta de vins, i la bodega, perfectament "entrenats".
L’atenció i el servei, com sempre, exquisits.
No el deixeu mai de tastar...

... Primero estuve en l'anap de tarragona luego también reservamos para el Can bosch. El local es precioso con unos toques muy actuales, los separadores entre las mesas ocultan unas bandejitas donde las simpatiquísimas camareras sacan los cubiertos para cambiártelos, el servicio es esplendido se nota que tienen escuela, servicio de vinos muy correcto, el somelier muy atento, profesional y simpático.
Pedimos dos menús degustación que fueron fantásticos, especial mención a la ensalada de bogavante con esférico de espárrago y cítricos, el tournedo de conejo estaba muy tierno y las tres texturas de naranja muy refrescante, los peti-fours es un detallazo que muchos restaurantes de lujo no te ponen.
Todo fue fantástico, al final conocimos a Juan bosch que sale por las mesas saludando. fue esplendido, me gusta mucho Cambrils y su oferta Gastronomica

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar