Restaurante Sambal en Noja

Restaurante Sambal

26
Datos de Sambal
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
8.3 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
8.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


26 Opiniones de Sambal

Hace muchos, muchos años mis padres me llevaban a comer o cenar por ahí. Hacían especial hincapié en que probará diferentes comidas. Recuerdo un establecimiento en aquellos años, en Torrelavega. Era de los pocos en Cantabria junto a Serval y Cenador de Amos que tenía estrella Michelin. ¿En los fogones? Un tal Javier Ruiz, del pueblo vamos. Me encantaba ir a comer hasta allí, alejado pero cercano. Aquel sitio eran los Avellanos.

Hoy por hoy, tengo la suerte de tenerle a escaso kilometro de la puerta de casa y reconozco que lo visito menos de lo que debería, pero no me da tiempo a ir a todos los sitios que queremos!

Teniamos ganas, muchisimas ganas de volver. Mila, un servidor y un tercer comensal, dispuestos a darnos un homenaje terrible. La mesa más para dos comensales que para tres, pero no importa venimos a disfrutar, reirnos y ponernos morados (vaya si lo hicimos).

Las gemelas de sala nos indican lo que hay, Javi sale a comentar algo que ya no recuerdo pues hace tres semanas de esta crónica. Lo sé, tengo esta faceta de escribir muy abandonada. Debo ser más constante.

Los menú otro dia y para comer daremos cuenta de ellos, esta noche teniamos más o menos claro lo que ibamos a comer!

De entrada Javier nos propone un gambón laminado... ostia que bien empezaba esto!!

Como entradas de compartir...

- Lecheritas teriyaki. Te pasas!!

- Multiesferas lacticas con un montón de cosas. Con Idiazabal si mal no recuerdo. Estaban exquisitas, como para dejar todo atrás y pedir una tartera!

- Papada. Espectacular se le queda corto...

De segundos nos decantamos por:

- Mila, chicharro negro. La presentación barbara. La crema que acompañaba al chicharro parecía el chicharro en sí!

- Alvaro; Lomo de Wagyu. Decia estar muy bueno.

- Por mi parte, carrilleras. De la ostia!!!

Ahora viene la sorpresa de la noche. Tenemos hambre, no como para comernos una vaca pero si para volver a probar un trocito de papada... Se lo comentamos a una de las chicas, Javier sale. Pregunta como lo queremos. La respuesta, "sacanos todo lo que te quede sin nada, queremos disfrutar" Nos pusimos ciegos a comer papada, como para no comerla más en una larga temporada. Os lo garantizo.

Después de esto, el postre.

- Cremoso de Idiazabal. Super refrescante en la boca, muy rico.

- Bizcocho de avellanas. Álvaro no dejo ni los restos en el plato, deduzco que muy bueno.

Para terminar, unas copas, cafés muy buenos, buen pan, excelente trato que te hace sentir como en casa... Bebimos Gramona y un albariño, no recuerdo el nombre.

Este verano le van a caer unas cuantas visitas...

Demasiado tiempo desde mi anterior visita, así que aprovechando la vuelta a casa, después de dejar a Uxue con su abuela en el pueblo, y aunque no me gusta parar a comer en pleno viaje, nos decidimos, total en otra hora estaríamos en casita.

Llovía, cosa que me gusta, y aun así al ser Noja tan turístico, había mucho traficó.

Empezamos pronto, primero saludamos a Javier Ruiz y a su socio, Angel Mª Carabias, se acordaban de mi, y es que poca gente repetiría tanto postre de queso como yo, ni me acuerdo, pero mas de tres “Quesos cantabros en texturas y pan dulce”.

La sala la llevan dos jóvenes gemelas, profesionales.

La carta de vinos, correcta, sin demasiadas referencias, pero suficiente para beber rico, pedimos un rosado de Agustin Torello Mata, Trepat reserva 2014, 20,5€ precio final, acompaño perfectamente el menú degustación de 48€ también precio final.

Empezamos con un aperitivo de foie y caviar, la crema de foie, muy suave, queriendo emular a la mantequilla con la que se comía este rico producto y un poco de alga codium, hace muchísimo tiempo que en esta casa se utilizan algas y plantas para los platos, no es de ahora que esta de moda.

A la vez y en una vajilla de cristal que estaba helada, nos sacaron un rico steak tartar de entrecot, con la salsa sambal, especies y demás, muy bien controladas para tener el justo punto picante, encurtidos, yema de huevo de codorniz, se notaba el grano de la mostaza, muy rico, muy buen punto de sazonamiento, un clásico con un punto de la casa, tenia también un alga como una cebolleta enana, me caguen, no me acuerdo del nombre.

Dim sum de gambon y gambon al ajillo, rico dim sum con su soja, pero especial mención al otro componente del plato carpaccio de gambon , atemperado con aceite , una especie india que no me acuerdo , ajo frito , ajo negro y una flor , tampoco me acuerdo del nombre , al principio cuando oí lo del aceite , pensé que estaría seco , que lastima fastidiar un carpaccio , para nada , estaba jugoso y muy sabroso con los demás componentes .

Cremosos de patata con trufa y claro, todos estaréis pensando en huevo a baja temperatura, pues no le dan un toque pelin arriesgado, que a nosotros nos gusto, piñones, orejones troceados y pasas con un jugo de carne, la cremosa y abundante trufa de verano, muy bueno, potente y sápido.

Taquitos de papada, picante y notas cítricas, aquí como les comentamos, la papada ibérica de Joselito, nos pareció demasiado salada , buen toque cítrico, pero hubiese hecho falta mas, para nuestro gusto, esto del salado, soso, es muy relativo.

Mero tostado, crema de almendra y cacahuetes, acompañado de planta de escarcha, otra que sabe a ostra y de otra que no me acuerdo, buen punto de elaboración del pescado.

Solomillo de vaca tierna y concentrada de sus huesos, buena carne, poco sabor, típico del solomillo, acertada salsa, acompañada de un poco de salsa hoisin, sin pasarse, toque sutil y agradable.

Hasta aquí lo salado del menú, yo pedí una extra de la carta, media ración de cremoso de Idiazabal, huevas de trucha y arranque y encurtidos , un platito realmente rico , para un amante del queso , cremoso , sabroso y equilibrado , perfecto contraste con encurtidos , cebolleta y pepinillo y con las huevas , un poco de plata de escarcha .

Primer postre, y otra grata sorpresa, pese a estar esperando con ansiedad el último pase dulce, nos encantaron las fresas con huevo tostado y menta, sobre ricas fresas, una espuma ligera de huevo pasado por soplete y tiras de menta, delicioso.

Aquí tuvieron otro detalle, aunque a Ana no le gusta el queso, les comente que no importaba, que me comería yo los dos , que no hacia falta sacarla nada , pese a ello , me sacaron la ración doble a mi y a ella un culant de rico chocolate con helado de naranja .

Bueno, mi postre de queso numero uno, por encima de tartas “Quesos cantabros en texturas y pan dulce “, una crema de al menos dos quesos de las jarandillas, uno de ellos el Divirin, un poco de queso de rulo para darle un poco de acidez y el resultado es una crema dulce con buen sabor a queso, de la que me comería litros y litros y el crujiente del rico pan dulce, armoniza el disfrute, chapo.

Petit para el café.

Resumiendo, no tardare tanto en volver, una RCP, extraordinaria, una cocina de técnica y cariño, gente trabajadora, aquí unos cinco meses y luego a buscarse la vida el resto del año, es lo malo de estas zonas de veraneo, gente encantadora, con la que charlamos un rato muy ameno, la verdad estábamos solo dos mesas, incomprensible para la calidad de la cocina y el magnifico precio del menú.


Buscando información sobre el restaurante Sambal de Noja para la noche del martes 22 de agosto, y no habiendo encontrado ningún comentario reciente  en Verema , fui a buscar información en la red y me tope con un comentario del 19/08/17, que había publicado en su blog el amigo Jon (Gastiola) que me pareció interesante y nos decidió a desplazarnos a Noja para conocer Sambal.

El restaurante, situado dentro del recinto del campo de golf "Berceda", está rodeado de bonitos jardines con una terraza chill out donde debe de ser muy agradable, si se va al mediodía, tomar el aperitivo o el café y un buen digestivo.

Al frente de los fogones está el chef Javier Ruiz , quien tras haber desarrollado su carrera profesional en diversos restaurantes de Cantabria, abrió Sambal en el año 2009.

El comedor, en que nos ubicaron, una gran galería cubierta, de decoración minimalista, con 2 grandes estufas en el eje central de la sala y rodeado de ventanales es muy amplio y debe albergar una decena de mesas, grandes, muy bien separadas las unas de las otras, bien vestidas, con vajilla contemporánea y buenas copas. El servicio de sala y del vino, llevado por dos camareras gemelas, es agradable, el servicio del vino se ciñe al descorche y primera cata. Tienen una bodega con una cincuentena de referencias.

Proponen un menú degustación y la carta. Como esa noche, no estábamos muy hambrientos optamos por cenar a la carta.

Para empezar, como snack  nos sirvieron un  gyotza de gambón acompañado de una buena mantequilla de la Jarradilla y unas tostas de pan.

Como primero, compartimos :

Papada de Joselito, carabineros y jugo de sus cabezas, presentado en media ración. Un plato para untar pan, un sabroso mar y montaña.

Como platos principales siguieron :

Raviolis de merluza y pack choi con cigalitas, caldo de jibión. Este plato debería de haberse llamado "Falsos raviolis de...." porque en realidad el ravioli es un filete de merluza, doblado y relleno de merluza, y de verduras. Lo que hace que este plato sea muy muy copioso para una sola persona (hay "dos enormes raviolis "). MC lo encontró muy bueno, pero no se lo pudo acabar, fue un servidor quien haciendo un esfuerzo sobrehumano, se lo acabó tras haber finalizado mi plato principal, que como veréis a continuación no era tampoco muy ligero.

Callos de bacalao, guisados con matanza y nueces. Me encantó, excelente,  ración muy generosa , pero menos que el plato de raviolis.

Como postre optamos por compartir,

Chocolate Ocumare, leche de oveja y azafrán helado.  Muy rico, pero no pudimos acabárnoslo ( menos mal que solo pedimos un postre para compartir...)

Para beber tomamos una botella grande agua mineral y una botella de vino blanco ecológico de crianza La Misión VT Castilla y Leon  Bodegas Menade (Valladolid). Cepajes 100% verdejo de cepas centenarias con una crianza de 8 meses en barricas de roble francés y en tinas y tinajas elaboradas con arcilla proveniente de las propias fincas de Menade y sale al mercado tras haber pasado veinte meses en botella. De color amarillo dorado es un vino voluminoso, elegante, muy fresco con una buena acidez y largo en boca.

Finalizamos con dos buenos cafés ofrecidos por el restaurante

La cuenta ascendió a 53,50 €/persona. Muy buena RCP. Buena cocina tradicional, de temporada, puesta al día. Raciones muy abundantes. Volveremos, pero a tomar platos compartidos o un menú degustación... Recomendable si se está por la zona.

 

 

  • Chocolate Ocumare, leche de oveja y azafrán helado

  • Callos de bacalao, guisados con matanza y nueces

  • Raviolis de merluza y pack choi con cigalitas, caldo de jibión

  • Papada de Joselito, carabineros y jugo de sus cabezas

  • gyotza de gambón

Hay que ver, lo que evoluciona este establecimiento. Hay que ver lo poco reconocido que esta este establecimiento. Hay que ver, lo bien que se come en este establecimiento!!!!!

Llevabamos tiempo sin visitar al bueno de Javi. Buenos ratos he pasado charlando con él y su socio. Agradables charlas contrastando lugares, recomendaciones, indicaciones, etc. Para mí siempre es un placer pasarme por esta casa. Por desgracia, paso menos de lo que debería considerando que está en mi pueblo y el buen trato que tengo con los propietarios!!

Alla que nos presentamos Mila y un servidor con ganas de disfrutar. Cambios desde nuestra última visita. Comedor más amplio, sin diferentes ambientes. Nos gusto mucho la sensación de calidez.

Ojeamos la carta, teniamos muy claro que compartiriamos unos entrantes y luego un segundo. No somos de menú para la cena. Visto lo visto nos decidimos!!

Como aperitivo la casa nos sirve una estupenda mantequilla de la Jarradilla y de paso unas gyozas espectaculares!!! Mención especial a los palillos empleados, que para gente que no tiene ni idea de coger unos palillos nos viene de perlas!! El comienzo, espectacular!!

Ya en las entradas:

- Gambón al ajillo. Presentación de 9,9!! Un gambón abierto en folio, como una película!! La verdad es que estaba que te pasabas de bueno!!

- Papada de joselito con carabinero. En una anterior visita de mis padres Javi les contó las maravillas que estaban haciendo con el cerdo. Están consiguiendo unos laminados y unos cortes espectaculares, pero el proveedor que lo ofrece no garantiza una continuidad por lo que no es una opción a tener en cuenta. Aún así, esto de la papada estaba teta!! Una jodida pasada!!!

De segundos.... 

- Mila se decantó en esta ocasión por lubina. Sus palabras la definieron como la mejor jamás pedida!! La verdad es que tenía una pinta no ya bueno, si no espectacular. Perfecta de color, ración perfecta. Un lujo!!

- Por mí parte, ya que estamos de cena, algo ligerito. Callos de bacalao con guiso de caracoles. Señores, aún se me pegan los labios de la melosidad del plato. Espectacular es poco!!

Estabamos muy llenos, pero yo no me voy sin comer postre!! Me llamo la atención algo de quesucos de Cantabria. Me vino al dedo!!! una crema en la que notas diferentes tonalidades de queso!! Super refrescante en la boca y super bueno en el estomado!!!

Dos estupendos café dieron por finalizada la cena!! Una cena regada con Lois Roederer normal; este es de los que no falla!!

La pena, que no este abierto todo el año pero sabiendo como es Noja es muy muy dificil que eso ocurra. Un placer volver y no cabe duda que volveremos mil veces más!!!! 

Casi dos años sin visitarles, eso no es de buenas personas. Pero más vale tarde que nunca.
Algunos cambios que me han gustado. Por un lado Angel que atendía maravillosamente la sala ha pasado a colaborar en los fogones con Javier. Hoy compruebo que “ juntos pueden” con todo. Además el número de mesas se ha reducido con lo que la sensación de amplitud en sala es muchísimo mejor y la atención pasa a ser más directa aún. Las gemelas ayudan mucho a ello, jóvenes pero con mucho arte.
Muy buenas mesas y muy bien vestidas. Tamaño más que suficiente que se incrementa con el “añadido” para el asunto vinícola.
Mientras Marijo va echando un vistazo al asunto del comer yo me entretengo un rato mirando vinos. Mis gustos por los blancos me suelen complicar un tanto la vida. Pido “sopitas” por el móvil pero la ayuda llega un poco tarde. Así que me arriesgo con algo que al menos de nombre no suena demasiado mal. Señor da Folla Verde. Denominación de origen de Rias Baixas. Mezcla de tres variedades, Albariño, Treixadura y Loureira. Añada 2015. A mi compi le van más los afrutados. En esta ocasión la sensación en boca es un tanto “amargosa” para mi. Un “deje” que no consigo descubrir pero que con el paso del tiempo mejora considerablemente y hace que las últimas sensaciones no sean nada malas. De todos modos no ha terminado de hacerme disfrutar todo lo que el menú ha merecido.
El servicio del vino tal y como yo lo entiendo es muy bueno, el problema puede ser una carta un tanto corta que hace que la nota baje.
Comenzamos con un pan con cereales que a simple vista no parece tan rico como lo es en realidad.
Decir que la vajilla ha ido cambiando con cada plato y que es de muy buen nivel y muy original y bonita, por cierto. Estupendas copas y muy buen servicio del vino.
Como aperitivo un din-sum de gambón. Presentación de lujo, eso sí, uno es más rústico y “a mano” que sabe mejor. Exquisito. Saborrrrrr.
Gambón al ajillo. Poco que decir, con la flor del ajo incluída. De untar pan.
Crema de queso Idiazabal, encurtidos y huevas de arenque y trucha. Tan sólo con ver el plato ya disfrutas. Rico, muy rico. Esas “explosiones” en boca….. ese sabor a queso pero sin exageraciones….. Platazo.
Cremme brulee de foie. Curiosa manera de degustar el foie. Caramelo quemado por encima. Buena conjunción. Yo tengo un “pequeño” problema, me gusta tanto el foie que suelo preferirlo sin acompañamientos. Pero vamos, plato consistente.
Lecheritas teriyaki, parmentier y calamar. Las lecheritas entrarían más a formar parte de la casquería que de la carne en sí. Situadas a ambos lados del cuello del animal. Creo que lo de lecheritas les viene por ser de ternera o cordero lechal. Asadas en una salsa dulce, de ahí lo de teriyaki. Y con esa base de patata y trozos de calamar. Conjunción perfecta de sabores diferentes pero bien “casados”.
Arroz marino. Dos minutos menos…. Eso decía después Javier, pero eso para la perfección puesto que está de muerte. Ese sabor marino y potente es impresionante. Y además el grano está suelto. Pecada minuta.
Callos de bacalao. Plato que había probado ya pero en esta ocasión mucho más potente. Sabor a jamón, a chorizo….. Menos mal que era un detalle y no se han pasado con la ración, que ya vamos notando el largo recorrido. Muy ricos, muy sabrosos.
Merluza, salsa de Kinchil, manitas guisadas con algas. Me ha sorprendido mucho este plato. Un tierra-mar excelente. La merluza está perfecta de punto. Esa salsa…. Que casi parece una bizkaina hecha caldo…. Se queda “pegada” a los labios… hummmmm, delicia divina. Acompaña al plato esa hoja verde que sabe a ostra, puro sabor marino.
Lomo de vaca rubia gallega. Una pena la foto, desmerece. La carne impresionante. Parecía casi que estaba “barnizada”. Mucho sabor, jugosa. La acompañan unas estupendas setas. Javier me ha acercado a la cámara frigorífica a enseñarme la pieza de carne. Me comenta que siempre es de buena calidad pero que en esta ocasión se han superado.
Increiblemente Marijo me dice que “tira la toalla”. Creo que es la primera vez que le pasa. Está saturada y no puede con los postres. Realmente ha sido una parte salada muy contundente. Los “añadidos” al menú han pesado demasiado. Incluso yo he pedido una tónica para ayudarme un poco a poder continuar.
El primer postre es un Bizcocho, crema, vainilla y tofe. Me ha recordado la base del bizcocho a un pastel que comemos por estos lares y al que llamamos “Juanita”. Postre muy rico y que a pesar de su apariencia, no empalaga en absoluto.
A pesar de todo, tienen el detalle de sacar a mi compi media ración del postre que finaliza la cena. Un postre que yo ya había probado y que me parecía pecado mortal que ella no lo hiciera.

Quesos de Cantabria en texturas. Un acierto este cojonudo postre que tiene sabor a queso pero que a la vez resulta fresco y agradable. Creo que tendrán difícil sacarlo de su oferta.
Tal ha sido hoy la “tripada” que en vez de café me pido una tónica. Mi compi sí que se anima con el café. Larga charla en el exterior con los protagonistas de la noche. Dos estupendos profesionales que saben muy bien lo que se hacen. Creo que debería ser un candidato al “estrellato”.El precio que indico es el del menú degustación en sí. Algunos detalles han tenido con nosotros.
Para ver algunas fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/2016/07/restaurante-sambal-noja-menu.html

Este resulta un post especial enfocado en un solo producto: la nécora. Gracias a Javier Ruiz, que nos abrió Sambal para la ocasión, pudimos disfrutar de este crustáceo en varias formas.
Se ha intentado trasladar mi disfrute.

http://www.complicidadgastronomica.es/?p=5603

Soy un asiduo a este restaurante y seguidor de su responsable en la cocina, en los restaurantes donde estuvo previamente. En este verano en 3 ocasiones he acudido al mismo.

Cuando ocurre esta situación, en mi caso procuro distanciar los comentarios de las visitas. Pero esta vez me he pasado ¡¡hace 3 años y medio que no cuelgo comentario¡¡ y la cocina de Javier evoluciona de forma acelerada, dentro de su línea muy bien marcada.

Es más, casi seguro que si no es porque leo la magnífica entrada de nuestro compañero Aurelio en su blog, https://www.verema.com/blog/blog-m/1319087-perder-norte-cantabria,
Igual se me paso otro tanto tiempo. Je je

El sábado día 19 dos personas al mediodía, disfrutamos de:

Gyotza de gambón con soja
Foie gras, sobao pasiego y miel de palma
Merluza, manitas y kimchi
Cococha de merluza hervida con encurtidos
Yema horneada con foie, jugo y anacardos
Cochinillo, queso de las Garmillas y manzana
Tocino de zanahoria , infusión de té rojo y helado de moscato, miso

En este caso no disfrutamos de la famosa nécora, presentada con una inundación positiva de aromas marinos, pero la habíamos comido 15 días antes.

Si queréis saber un poco mas de esta nécora, aparate ver la foto del blog-GM, os invito a leer este enlace:
http://blogs.elpais.com/gastronotas-de-capel/2012/05/la-insolita-historia-de-una-necora-asada.html

De lo comido ese día, resaltaré la merluza, las cocochas y el tocino de cielo.

Pero por encima de esto platos, tal como comenta Aurelio, está ese trabajo de “artista con criterio y pies en su medio” que Javier da a su cocina.

El entorno es como comer en plena naturaleza, sin los inconvenientes de esta, pero os hago una pregunta ¿cuantas veces habéis comido contemplando a unos 25 metros un green de golf? , eso sí, si riesgo de un bolazo y con todo el confort de un restaurante.
Nos quedan atrás las hermanas Flor y Tere con Ángel al frente, en su trabajo y atenciones en la sala.

A partir de esto momentos el restaurante entra en lo que podemos denominar “el descanso del guerrero” pero su personal estará cavilando, en la elaboración de la carta de la próxima temporada, a partir de Semana Santa.

-----

Maravilloso restaurante en Noja (Cantabria).

Por no redundar, el comentario completo -desarrollado e ilustrado con fotografías- se puede encontrar en la sección de blogs de Verema (bloG-M) o acceder directamente a él pinchando este link:

https://www.verema.com/blog/blog-m/1319087-perder-norte-cantabria

-----

Después de casi dos años, he vuelto a disfrutar de la cocina en este establecimiento.

A nuestra llegada, nos acomodamos y nos cantan el menú degustación. Eramos tres comensales y a los tres nos ha parecido acertado pedirlo.

Consta de 4 aperitivos, 4 primeros, 2 segundos y dos postres. Precio 45€. Relación calidad precio desbordante.

Los aperitivos:

- Piel de bacalao. Era eso, la piel del bacalao. Buen comienzo.
- Una especie de raviolli de gambón. Muy bueno.
Otros dos que no recuerdo, ya sabeis que soy despistado hasta el infinito!!

Los primeros:

- Crema de queso idiazabal. No sabía en exceso al queso, pero estaba bien bueno!!

-Lecheritas teriyaki. No recuerdo exactamente la composición de dicho plato, pero recuerdo que tenía manitas de cerdo que realzaban el sabor hasta el infinito!!

- Arroz marinero. Un arroz cremoso con algas, realmente bueno!!!

- Huevo trufado con pan de maíz. No llega al nivel del huevo trufado del Zarate, pero esta realmente bueno!

Con esto, pasamos a los segundos:

- EL pescado. Merluza. Recuerdo que estaba realmente buena!!
- La carne. Cochinillo. Lo más flojito de la cena. Estaba bueno, pero a mí el cochinillo no me dice nada de nada.

De postres:

- Chocolates. Flipas lo bueno que estaba!!

- Quesos de Cantabria en textura. En este punto estabamos los tres a reventar, Mila ya no pudo con los chocolates, y lo comimos porque había que comerlo!

Culminamos la cena con cafes y copichuelas!!!

Para beber, dos botellas de Juve Camps Milesime (28€ la botella).

¿Volver? Por supuesto!!!!

Venimos con la idea clara de probar ese menú degustación que ha cambiado sustancialmente desde mi última visita.
Antes de nada, sin echar siquiera un vistazo a su carta de vinos, pedimos un cava y ante su oferta, y como ya los conocemos todos, nos decantamos por un Agusti Torello que sé perfectamente que nos va a acompañar estupendamente durante toda la cena. Es un cava con una relación calidad-precio muy buena y que sin ser nada sobresaliente, tiene un agradable beber.
Dos estupendos panes que no son excesivamente necesarios para nuestro menú pero uno no sabe vivir sin pan.
Comenzamos con el aperitivo, consistente en Sushi de salmón y Dim sum de gambón. Muy bonita presentación con una pinzas de madera que hacen más sencillo degustarlo. Ambos muy ricos y sabrosos.
Cangrejo real, caviar cítrico y remolacha. Estupenda la carne del cangrejo, ese toque cítrico le da un plus añadido. La hoja verde, que yo, ignorante de mi, retiro, tiene un sabor a pura ostra. Al darse cuenta en cocina, vuelven a traernos dos expresamente para que las probemos. Y realmente sabe a ostra. Sin duda alguna. Al comentarle a Angel que yo creía haberlo probado ya, me dice que no, que lo que yo había probado era otra cosa que viene en el plato siguiente.
Steek Sambal. Se presenta en una especie de cuenco de cristal transparente, acompañado de unas hierbas que le dan un toque marino al plato. Una de ellas, ahora la recuerdo, es la que tiene un sabor a puro… caracolillo? Percebe?. A mar desde luego que sí. No es precisamente el steek al que estamos acostumbrados pero resulta muy agradable y me parece una propuesta acertada.
Nos acerca también unas pequeñas tostas de pan por si queremos untarlo. Yo prefiero degustarlo "a pelo".
En el plato aparece una sal especial y una pequeña guindilla que es opcional. Cada uno ha hecho lo que le ha parecido. Yo la he echado prácticamente toda y me ha gustado el resultado.
Lecheritas teriyaki, quesos de las garmillas, brotes verdes y tomate. Podíamos casi considerar este plato como una estupenda ensalada. Plato fresco, refrescante. Los tomates muy sabrosos. Quizás el queso tenga demasiado poder. Pero como siempre hablamos de gustos personales
Pollo de bresse, maíz crujiente y aguacate. Para mi y mi compi, el plato menos sorprendente del menú. A mi, curiosamente, me ha recordado a un puré de garbanzos que comía siendo niño y que llevaba pollo añadido. A veces digo unas cosas......
Si algo me gusta a mi es el atún, creo que cocinado de cualquier manera. Lo he dicho, lo digo y lo diré. Me encanta. En este caso, nos cambian la merluza del menú por este plato mucho más arriesgado. No todo el mundo es amigo de las cosas “sin hacer” pero el resultado me ha encantado. Shabu-shabu de atún rojo.
Lo presentan acompañado de un caldo donde terminas de “rematar” el atún. El producto es excepcional. Y al terminar, Angel me ha dicho que me beba el caldo y ciertamente estaba cojonudo. Unas pinzas permiten comerlo y llevarlo al caldo sin tener que complicarte la vida. Unas setas le dan "otro" toque diferente.
Mi compi, es de esas personas así que gustosamente termino lo que ella no ha sido capaz.
Rabo de wagyu, mostaza, pasta wantu, verduritas, esféricos lácteos y cúrcuma. Este ha sido sin duda el plato con más sabor de toda la parte salada del menú. Potente, muy potente. Sabores muy marcados y potente jugo de carne.
Pasamos al apartado dulce. Sabemos lo que nos espera y yo le comento a la amable camarera si puede cambiar el orden pero que se lo comente a Javier, que si él piensa que no, que lo deje tan cual.
Pues tiene ya su idea y allí que nos aparece un plato que ya he tenido la suerte de probar y que también ha probado gente que ha ido conmigo al local y que todos, absolutamente todos, destacan sobremanera. Los Quesos de Cantabria en texturas.
Una copa de una espuma de queso acompañada de aceite y pan crujiente. Esto está rico, más que rico, riquísimo. Puro vicio, pura delicia. Un plato que le comento no se le ocurra quitar jamás de la carta. Desde luego que forma parte de mis “postres para el recuerdo”.
De segundo nos “tocaba” algo de chocolate pero han decidido cambiarlo y me alegro. El menú es consistente. Más tratándose de cenar. Y ahora meternos un postre demasiado contundente sería ya demasiado. Así que nos sacan Leche de coco, melocotón y mandarina. De nuevo un plato fresco, muy fresco, ligero y con mucho sabor. Sobresale la mandarina que además te traen en una jarrita para que añadas a tu gusto.
Para acompañar los postres hemos bebido un par de copitas de Sauternes, que por cierto han tenido el detalle de no cobrarnos. Es un vino que ha maridado perfectamente con ambos postres pero que parecía hecho para el primero.
Salimos a esa agradable terraza a tomarnos un par de cortaos que por cierto están de rechupete y allí nos “cascamos” una larga charla con los protagonistas de la noche. Con Angel y Javier, con los que hablamos de la situación actual, del futuro, de ideas y de que quieren ser ellos mismos, quieren ser El Sambal y tener su propia identidad.
Con este menú, que me parece una apuesta valiente, un órdago a la grande, creo que lo van a conseguir.
Al salir, le comento a mi acompañante que a mi realmente lo que más me marca es la sensación con la que salgo de un restaurante y hoy, nuevamente, salgo con alegría y con el pleno convencimiento de que aquí vuelvo. Eso es lo que cuenta.
Para ver fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar