Restaurante La Taverna del Clínic en Barcelona
  

Restaurante La Taverna del Clínic

46
Datos de La Taverna del Clínic
Precio Medio:
52 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
8.2 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
6.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: No
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: -

Teléfono

Restaurante La Taverna del Clínic Lubuna salvaje con cocotxas de merluza y esparragos trigueros La Taverna del Clínic Cochinillo asado con pastel de manzana y ensalada verde La Taverna del Clínic en Barcelona Bombones de calamar con nabos y lascas de trufa Restaurante en Barcelona Torrija con helado y Borracho al ron acompañado con crema de limón y fresas Restaurante La Taverna del Clínic Mero con salsa pil pil, espárragos y cocotxas La Taverna del Clínic Iglu de pulpo y Tartar de ostras tolbik La Taverna del Clínic en Barcelona Almejas de Arcade con guisantes del Maresme Restaurante en Barcelona Iglú de Pulpo a la gallega y patata de Puigcerdá Restaurante La Taverna del Clínic Verduras crujientes al vapor con salsa romesco y pesto La Taverna del Clínic Alcachofas del Prat con sabrosisimos berberechos. La Taverna del Clínic en Barcelona Sepionetas plancha con macarrones gigantones. Restaurante en Barcelona Trifasico  de Bacalao Restaurante La Taverna del Clínic Medias lunas de Foie

46 Opiniones de La Taverna del Clínic

Vergüenza e impotencia. No puedo añadir más. Hemos hecho nuestro pedido a las 21:45 y a las 23 horas nos indican que están enplatando. A las 23:45 tras reclamar los platos, nos contestan si queremos cancelar... Nos hemos ido sin cenar y con cara de tontos

Tal como habíamos previsto tras nuestra visita de diciembre, reservamos con grandes expectativas una mesa en el nuevo comedor interior de la Taverna para la noche del lunes 11 de marzo a las 21 horas. Al llegar al restaurante, la recepción fue mas bien fría y distante. Me explico : Al entrar en el bar del restaurante y declinar mi reserva a un camarero de la barra, Manuel Simoes, jefe de sala, sumiller y copropietario, apoyado en la barra del bar, cual un juez esperando al reo de turno, sin ni siquiera levantar la cabeza de su libreta de reservas, dio instrucciones a una colaboradora para que nos colocasen en una mesa en el pasillo a la entrada del bar, como en nuestra primera visita en diciembre, pero yo no había reservado ahí, yo lo había hecho y hacia ya algún tiempo en el nuevo comedor interior. Ante mi estupor y mi viva reclamación y sin siquiera disculparse y sin mirarme a los ojos, de manera prepotente volvió a dar instrucciones a su colaboradora para que nos colocasen en el nuevo comedor.
Dicho esto, pasemos a las cosas agradables. No voy a hacer una pequeña historia del restaurante porque ya lo hice en mi anterior comentario, me voy a ceñir unicamente a la descripción de la nueva pequeña sala, digna de un estrellado. Con paredes recubiertas de madera y en sus muros cuadros de Muxart, este bonito comedor de colores claros, sin ventanas pero luminoso, con las mesas bien vestidas, bien separadas las unas de las otras, con buena vajilla y cubertería, con copas y vasos Riedel, debe tener una capacidad para unas 30 personas. En un extremo del comedor se encuentra una gran cocina a la vista donde Toni Simoes dirige con maestría los fogones y en el otro extremo la bodega con mas de 700 botellas. El Servicio de sala es atento y profesional y el Servicio del vino es bueno.

Optamos por cenar a la carta,

Para empezar compartimos

Bravas de la Taverna Muy buenas, se trata de una adaptación de las patatas bravas de Sergi Arola.
Bombones de calamar con nabos y lascas de trufa Buena técnica en la elaboración de los bombones, buena presentación y sobre todo excelente plato cargado de sabor, para repetir... (ver foto)
Murgules(Colmenillas) con crema de foie y trufa Las colmenillas eran lógicamente liofilizadas, pues no es su época, pero estaban perfectamente cocinadas como si hubiesen estado cogidas poco tiempo antes. Un plato de sabor intenso y perfectamente elaborado.
Alitas de pollo con zamburiñas También un plato de 10.

Seguimos con los segundos, que también compartimos :

Cochinillo asado con "pastel" de manzana y ensalada verde Cocción perfecta.Excelente (ver foto)
Lubina salvaje con cocotxas de merluza y espárragos trigueros Un plato perfecto. (ver foto)

Para acompañar la cena tomamos un buen pan con tomate. Para beber optamos por un vino blanco con crianza de 6 meses en barrica nueva de roble francésL'Equilibrista 2012 DO Catalunya elaborado por la Bodega Ca N'Estruc de Esparreguera (Barcelona), variedad 100% Xarel-lo. Me pareció, largo en boca, fresco y mineral, me gustó mucho.
No hubo cabida para el postre y finalizamos con dos buenos cafés y unas muy buenas "mignardises" Financiers, Trufas y Nubes

La cuenta ascendió a 77,65 €/persona. Buena RCP. Muy recomendable. Si sigue en esta linea, se va a convertir en una cita fija en mis desplazamientos a Barcelona.

Aclaraciones sobre el comentario anterior:

Acabo de recibir un correo electronico de disculpa de la parte de Manuel Simoes, en relacion con mi acogida al restaurante, que lo honorifica y que pone en evidencia su valor professional y humano y que me ha profundamente emocionado.
A continuación transcribo el mail recibido :
Estimado sr,
Le escribo después de leer su crítica en nuestro sistema de reservas. Lamento de corazón que se sintiera así de mal tratado, para nada era mi intención, no suelo ser así sino todo lo contrario, no puedo justificarlo de ninguna manera, aunque he pasado unas mañas semanas debido a unas operaciones a las que me he sometido y no tenía el carácter de siempre, se que nos es su problema y que no tiene excusa porque llevo dedicándome desde los trece años a la hostelería y se que el show must go. Simplemente le escribo para que me disculpe y decirle que no volverá a pasar. Espero que vuelvan al restaurant y arreglar el error. De nuevo le pido disculpas y muchas gracias por todo.

  • Lubuna salvaje con cocotxas de merluza y esparragos trigueros

  • Cochinillo asado con pastel de manzana y ensalada verde

  • Bombones de calamar con nabos y lascas de trufa

El 30 de diciembre, tras dejar a nuestra hija en la estación del AVE, nos dirigimos a cenar al restaurante La Taverna del Clinic donde habíamos reservado para las 21 horas. El restaurante está ubicado en el Eixample de Barcelona, frente al Hospital Clinic.
Al frente de los fogones está el chef barcelonés Toni Simoes, formado en la Escuela de Hostelería de Barcelona, hizo sus primeros pinitos al lado del desaparecido chef Santi Santamaria en Can Fabes. Este año ha sido nombrado por la Academia Catalana de Gastronomía mejor cocinero joven de Cataluña. De origen gallego, sus raíces están presentes en muchos de sus platos ( zamburiñas, pulpo a feira...), su cocina catalano-gallega, es creativa, de producto y estacional. Al frente de la sala está su hermano Manuel Simoes, sumiller, especialista del champagne, miembro des Chevaliers de la Champagne y embajador de Taittinger en Barcelona.

Nos ubicaron en una mesa situada en la antigua taberna, especie de pasillo delante de la barra del bar, desde donde divisábamos la gran oferta de quesos de la carta del establecimiento. El restaurante estaba lleno. Las mesas son grandes, situadas en fila india, muy bien vestidas con buenos manteles, y buenas copas. El Servicio de sala es atento y profesional. El Servicio del vino es bueno, aunque no vimos al Sumiller, que se encontraba en el nuevo y bonito comedor que se ha creado a finales de este año, al lado del bar y en el que se encuentra adosada una magnifica nueva cocina a la vista. Tuve la ocasión de visitarlo y es digno de un estrellado. Tiene una amplia carta de vinos.

Ofrecen 2 menús degustacion y la carta. Optamos por esta última.

Compartimos en el centro de la mesa los entrantes :

Iglu de pulpo pulpo a feira con una patata de Puigcerdà. Excelente
Tartar de ostras Tobik Una maravilla...
Zamburiñas de las Rias gratinadas Una delicia... Buenisssimas.

Acompañamos estos manjares con un buen pan con tomate.

Seguimos con :

Gambas de Palamós con guisantes frescos Excelentisssmo.
Mero con salsa pil pil, espárragos y cocotxas Extraordinario.

El pan con el que degustamos los segundos platos, era muy bueno.

De postre tomamos :

Torrija con helado Muy bueno
Borracho al ron acompañado con crema de limón y fresas Flambeado al momento. Suculento.

Acompañamos la cena con un vino blanco del BierzoGotin del Risc Crianza DO BierzoCepajes 100% Godello, muy caracterizado y con mucho cuerpo. Me gusto mucho. No recuerdo la añada.

Finalizamos con 2 buenos cafés. La cuenta ascendió a 71,50 €/personas.Buena RCP. Excelente restaurante. Pienso que con el nuevo local tendrán la posibilidad de ser galardonados por los inspectores de la guía Roja. Cuando volvamos en marzo a Barcelona, lo visitaremos de nuevo pero esta vez en el comedor nuevo. Muy recomendable.

  • Torrija con helado y Borracho al ron acompañado con crema de limón y fresas

  • Mero con salsa pil pil, espárragos y cocotxas

  • Iglu de pulpo y Tartar de ostras tolbik

Fuimos recomendadas insistentemente por mi hermano y tenemos que agradecérselo.

Por su nombre, por su aspecto (local estrecho, con jamones colgados, barra a la izquierda, con mostrador de quesos, mesas pequeñas,...) y por su ubicación (justo delante de la entrada principal del Hospital Clínic), sería fácilmente pensable que nos encontramos frente a un bar (-eto) común, de esos donde poder comer algo tanto médicos como acompañantes de pacientes. Sin embargo, en cuanto ojeas su extensa carta y echas un vistazo a tu alrededor, sobre platos ya servidos, caes en la cuenta de que no es así.

Los hermanos Simôes; Toni el chef y Manuel el sumiller, presentan una carta repleta de opciones, tanto en productos como en precios, completada con productos de temporada que te ofrecen (indicándote sus precios, cosa de agradecer) fuera de carta.

Mientras vas eligiendo tus preferencias, te das cuenta de la aceptación del lugar observando el constante cruzar la puerta de gente que, sin reserva, se acerca a probar suerte y que, irremediablemente, deben volver sobre sus pasos y esperar a una próxima ocasión.

Sin duda, algo discutible es el hecho (avisado en la carta) de que el orden de los platos no lo eliges tú, sino ellos, según necesidades de la cocina, cosa que puede causar cierta incomodidad. No se debe tener en cuenta si comprendes las virguerías que deben hacer en la minicocina con la que cuentan para poder elaborar los milagros que presentan sobre la mesa. Esto será sencillamente solucionado con la ampliación que están preparando en un local anexo.

Después de la cena, concluimos en el secreto de su éxito: un producto de temporada y de excelente calidad, mucho producto de la tierra, muy bien cocinado y presentado, acompañado de una carta de vinos bastante completa y bien elegida, a precios razonables.

- Foie con manzana caramelizada: riquísimo.

- Iglú de Pulpo a la gallega y patata de Puigcerdá: sorprendente presentación y perfecto sabor.

- Cocotte de alcachofas del Prat con berberechos XXL: tiernísimos corazones de alcachofas con unos espectaculares berberechos.

- Almejas de Arcade con guisantes del Maresme: exquisita calidad y textura.

- Verduras crujientes al vapor con salsa romesco y pesto: perfecta cocción.

- Vieiras de las Rias con trufa negra de temporada, habas y crema de calgot: intenso sabor.

- Rabo de toro deshuesado al vino del Priorat y patata parmentier: sabroso, en su punto.

Para el postre, nos dejamos aconsejar un surtido de quesos (cuentan con 60 tipos diferentes, procedentes de España, Portugal y Francia principalmente).

Todo, con 4 cervezas, 2 botellas de rosado catalán y un café, 180 €, 4 personas.

  • Almejas de Arcade con guisantes del Maresme

  • Iglú de Pulpo a la gallega y patata de Puigcerdá

  • Verduras crujientes al vapor con salsa romesco y pesto

Poco me esperaba de dicho lugar, y aun menos cuando entré, era pequeñito y sencillo. Aun así, gozan de una barra con un excelente surtido de quesos, buena bodega; y una excelente carta, con un sinfin de platos todos ellos apetecibles, donde predomina ante todo la mejor materia prima de temporada.
Nosotros sugerimos si nos podian hacer un menú degustación(aunque no aparece en la carta, ellos accedieron amablemente).
No sé que plato me gustó mas, tal vez unos Ous de reig salteados con vieiras.
Los postres todos caseros, pero mas flojitos.
La cocina es enana, así pues su trabajo es digno de admirar.
Pude hablar con el chef largo y tendido, fue muy enriquecedor.

P.D.: Desde mi humilde opinión, pido una estrella Michellin para este restaurante ya mismo....

Hacía tiempo que no iva a este local de tapas lleno de doctores en sus buenos tiempos, creo que con los recortes la cosa habrá cambiado.
El local es incomodísimo, pero bueno si se come bién que se le va hacer, locales más incómodos he visto.
La carta ha cambiado, los precios al igual que la vida también, antes tenías una carta con platos que oscilaban entre los 5€ y 15€, ahora esos platos te los encuentras en una pequeña parte y la otra parte con platos que rondan los 20€, claro el nivel de vida ha subido en España.
La comida sigue siendo buena, bravas, foie, jamón, el rabo,...
El servicio en mi caso no tenía ganas de hacer muchos amigos, no brillaba por su simpatía, una sonrisa le alegra la vida a cualquiera, peró bueno, yo a los restaurantes no voy a hacer amigos sinó a satisfacer mi apetito.
Carta de vinos con referéncias de todos los tipos y precios, aunque a mi gusto un poco caros.
Para beber cervezita bién fresca que la tienen muy buena.
Es de los sitios que puedes ir que siempre sales contento, sabes a lo que vas, no como los fenómenos paranormales que me habían sucedido en las últimas semanas, ellos siguen alli llenando día a día, me gustará ver la mayoría de locales de diseño que abren hoy en día si durarán el mismo tiempo.

Bastante tiempo llevaba sin asomarme a "La Taverna". Sigue más o menos igual, quizá ha crecido el número de platos y ha mermado el tamaño de alguno de ellos. Pero sigue lleno. Sin duda es una fórmula de éxito que han sabido llevar (a excepción de la reducción de las raciones).
Servicio amable y eficaz y algo más suelto que en épocas anteriores, más experimentado. Fuimos al segundo turno, el de las 22:00 horas.

Fuimos 4 y comimos:
Jamón ibérico (bien, psé)
Filete de sardina ahumada (buena)
Un buen pan con tomate
Las bravas (buenas)
Las alcachofas del Prat con berberechos (buenas pero fue mejor en tiempos anteriores)
Múrgulas con salsa de foie (muy buena pero muy escasa)
El trifásico de bacalao (bacalao en tres presentaciones diferentes: con miel, con una muselina de ajo y con una salsa de pimiento), bueno.
Cochinillo deshuesado con setas. No probé, decían que bien.
Taco de ternera, bueno, sabroso.
Mini "sepionetes" ricas

De beber pedimos Tricó (2 botellas). (Tienen la carta de vinos en un ipad). Bien servido a buena temperatura. Y nos endosaron una botella de agua Hildon de 0,75 litros a 6,50 euros!

De postre dos de trufas de Oriol Balaguer

Café, bueno

Ni un somriure, ningú parlava Català. Plats escassos. Un cop acabat vaig haver de demanar un callos per poder marxar tip. Car. El millor el vi de la casa. IMO de costers del Segre.Molt bo.

Anoche fuimos a cenar a LA Taverna del Clinic, había estado una vez hace tiempo y tenía ganas de repetir. Cuando entramos estaba llena hasta la bandera, igual que la última vez que estuvimos, (pero uno que es observador),me dí cuenta que todo el mundo que allí estaba cenando, estaba sonriendo, y algo curioso y raro ultimamente, los camareros también sonreian. Pensé que la noche prometía, y así fue.La bienvenida como no fue también una amplia sonrisa, y dos copitas de champagne.La cena:

- PATATAS BRAVAS: igual que las de Arola, cilíndricas, rellenas de alioli, coloridas e impresionantes...
- MINI TARTAR DE TERNERA: cremoso,cubierto de parmesano rallado, y con unas tostaditas supercrujientes...
- ALCACHOFAS CON BERBERECHOS: muy buena combinación, aunque las alcachofas estaban al dente (particularmente me gustan más cocidas)
- HUEVO, JAMON Y PATATAS: como algo tan simple puede llegar a ser tan bueno. (nos faltó más jamón y un huevo más), pero realmente estaba rico rico...
- ESPALDAS DE CONEJO EN ESCABECHE DE FORUM: otra vez una receta de toda la vida, de las que hace nuestra madre, hecha con cariño y respetando el producto.

No tomamos postre pero no trajeron unos petits fours muy buenos.
Todo ello regado con una botella de Champagne Henri-Abelé (copas Riedel)y dos Gin Tonics de Citadelle Reserve!!! Que más se le puede pedir a una velada con tu amor, con una gran cocina, y con un servicio atento, simpático y pendiente de que mantengas ESA SONRISA de la que todo el mundo se ha contagiado.
Felicidades a Manu (sala) y a su hermano(cocina), pues creo que han conseguido algo a lo que últimamente no estamos acostumbrados, a salir a cenar, y disfrutar, y regresar a casa con una GRAN SONRISA... :)

Martes por la noche, como algunos ya sabreis local un tanto incomodo por el ruido, aunque han cambiado las sillas y son muy comodas, se agradece que vayan haciendo algún cambio para mejorar la estancia a sus clientes, la calidad del producto es inmejorable y creo que eso es la clave de su exito, he ido varias veces en dos años y siempre comes la misma calidad y con un sabor extraordinario, he leido que hay tapas caras, pero es que los productos de esas tapas son caros, comimos unos mini pulpitos microscopicos, 45€, un risoto que encontre sublime, unos de los mejores con trufa blanca 27€, las megapremiadas bravas, 4.50€, una panceta a baja temperatura con caviar 20€, en fin restaurante para visitar siempre que se pueda. espero que sigan como hasta ahora. Servicio rapido pero muy atento a los detalles.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar