Restaurante Bodega Montaña en Valencia
  

Restaurante Bodega Montaña

91
Datos de Bodega Montaña
Precio Medio:
31 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
6.2 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
5.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Poblats Maritims
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 11,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche

Teléfono

Restaurante Bodega Montaña Bodega Montaña Bodega Montaña en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Bodega Montaña Bodega Montaña Bodega Montaña en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Bodega Montaña Bodega Montaña Bodega Montaña en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Bodega Montaña Bodega Montaña Bodega Montaña en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Bodega Montaña Bodega Montaña Bodega Montaña en Valencia

91 Opiniones de Bodega Montaña

Yo he de decir que esta bodega me encanta, tanto por sus tapas artesanales todos buenísimas, hasta por su amplia gama de vinos a unos precios más que asequibles.

He ido varias veces, y volveré pronto. La última vez eramos 6 y tomamos, michirones, berberechos al natural, patatas bravas, quesos de espadán, ajoarriero, brandada de bacalao, pimiento piquillo, anchoas y cecinas.
3 botellas de tinto: mano a mano 2006, heretat taverners mallaura 2005, pago balagueses shirah 2005.
Postres al centro, con una borella de tokaji oremus 3 putonyios.
Copas de pacharán o de malta: 1 por persona.

TODO 32 EUROS x persona.

Salimos muy contentos, y he dedecir que los precios de los vinos son muy ajustados, e incluso he llegado a ver botellas más caras en alguna bodega que en este lugar. Yo diría que inflan el precio de cada botella entre 1 y 3 euros como mucho y eso se agradece y te invita a beber.

Después de mucho, mucho tiempo (años) volví a Casa Montaña. Hubiera sido mejor quedarse con el recuerdo de momentos mejores. El reencuentro resultó fallido y, hasta decepcionante. Ya sabia que el local es un local de tapeo y bastante informal, pero la comida resultó bastante más pobre que otras veces. Las "mandonguilles" de bacalao con mucha patata y poco bacalao, insípidas. El calamar correcto, mucho mejor en otros lugares de VLC actualmente. Nos recomendaron la cazuelita de brandada para dos que resulto aceitosamente interminable... La carta de vinos sigue siendo muy variada y larga, sí, muy larga, pero hasta la tercera referencia que pedimos no tenían ninguno de los que pedimos (?).....
Volverá a pasar mucho, mucho tiempo para que volvamos...

En el Cabanyal, uno no debe visitar Valencia y no pasarse por aquí.Se encuentra en una calle estrechita muy cerca de la playa, en una casa tipica de la Valencia del mis bisabuelos, conservada al máximo, dispone de dos entradas, la de siempre, puertas de maderas con cristales de un antiguo ultramarinos que surtía muchas de los barcas que atracaban en el puerto, toneles a los lados , pizarras con lo más recomendable y tipico, taburetes altos de madera y mesas largas que compartir le da un sabor único a este sitio. Dispone de otra entrada que es el lado mas nuevo y moderno,con un comedor decorado en tonos claros y se comunican en la parte central en la que hay una mesa redonda y otro comedor privado.
La comida;
Lo típico a pedir son las anchoas, las clochinas al vapor, y sus originales patatas bravas, diferentes. Tambien muy recomendable el solomillo con ajetes, tiernísimo,nos pusieron un plato de jamon ibérico y otro de queso curado muy bueno,brandada de bacalo sobre una tosta gratinada, buñuelos de bacalao con sabor de siempre...
Los vinos, tiene de todo , por copas varios difrentes todos los dias, y carta gigante de vinos con auténticas joyitas para ocasones especiales.
Para terminar, pedimos platos de mini-postres variados ,a destacar un hojaldre finisimo rellenos de crema que se deshacia en boca como un mantecado.

Hemos visitdo este local, durante años, con una frecuencia casi semanal,y nunca, nunca se me ocurriría pedir un vino de mas de 20 €, o voy esperar que me lo sirvan en copas Riedel, y tampoco espero pasar una velada tranquila y relajada con velitas...

A montaña se va a tapear, a pedir una copa de vino en la puerta, (ya que seguramente vas a tener que esperar ahi durante un ratito, a que te den, unos centimetros de su barra, o un espacio entre barricas enormes), a pedir medias raciones para no encarecer el precio de la cena y poder comer mas cosas...y pasar un rato agrdable con amigos...

No recuerdo lo que pedimos la semana del 6 de Junio, pero, nos sabemos la carta de memoria...son años, muchos años, visitando el local, y un par de anchoas (enteras o no), un platito (pide platito de cada cosa en lugar de la racion entera) de Clochinas, en verano, un platito de bravas (de lo mejorcito del restaurante), media racion de Solomillo trinchado y media de calamar plancha (a veces lo hacen demasiado baboso...otras...espectacular) y quizá unos piminetos de piquillo, o un platito de queso...

Si te quedas con hambre, puedes pedir, un montadito de morcilla de arroz, o unas longanizas, o ajoarriero...que por muy poco precio completan la noche...

De postre: Canutillo de Idiazabal (torreblanca)y cafe con una Mistelita muy rica

No esperes que te sirvan cada vez el vino, ni que lo decanten,no copas de 30 € la unidad..ya que el preco medio de lo que hemos comentado ronda los 20-25 € por persona, asi que, beber en una copa de 30, me pareceria fuera de lugar...

Por cierto, leyendo otros comentarios, no acabo de entender como hay quejas del servicio...es cierto que cambia cosntantemente pero hay tres o cuatro personas "fijas", encantadoras, atentas, educadas, y siempre dispuestas a ayudar...Un saludo a M Carmen y Gema, que son parte de ese equipo, y siempre nos han tratado estupendamente!!

Nos vemos tapeando!!

Martes noche, y el local lleno hasta la bandera. Tuvimos que esperar unos minutos hasta que quedaron dos huecos libres y pudimos sentarnos. Siempre que he ido ha estado lleno, ya sea martes, miércoles o jueves, en fin de semana ni me he planteado ir.
El local es una antigua bodega, de la que se ha respetado la antigua decoración por lo que le hace tener un bonito encanto en la parte principal. Han añadido un local en la parte posterior con una decoración mas moderna.
Local para tapear y tomar unos vinos, por copas (poca variedad)o botellas(mucha variedad). De todas formas soy un poco escéptico, y no sé si tendrán todas las referencias de la carta.
Como he comentado el sitio es mas bien de tapeo, en barra o mesa en taburetes altos, mesas bastante juntas y por las características del local bastante bullicioso.
La cena consistió en un tapeo a base de longaniza bastante normalita, un revuelto de setas muy sabroso, chistorra, chorizo a la sidra muy bueno, patatas bravas de las mejores que se pueden comer hoy en día, ajorriero bueno pero servido a baja temperatura, y unos filetes de anchoa bastante decepcionantes tanto en sabor como en tamaño, hay que tener en cuenta que es una de las especialidades de la casa. En otras ocasiones he probado el trnchado de buey con ajos tiernos y está muy bueno. La carta de postres no es muy extensa, pero la tarta Isla que probé estaba buenisima.
Para beber bebimos un Dido 2007, servido en copas Rona. El servicio de vino debido al trajin de los camareros es practicamente inexistente, nos llenaron una vez la copa cuando ya se había medio vaciado el local, aunque creo que el local tampoco lo requiere. En el postre bebí un vino dulce "Cristal.lí" servido en copa Schott Zwiesel.
Sitio recomendable para tomar unas tapas, y un buen vino. De todas formas sigo sin entender como pueden tener en carta por ejemplo un champagne "Cristal" de 260 €, ¿con qué plato del local marida bien ese champagne? ¿y con ese precio,hay que beberlo sentado en un taburete?

No sé que me pasa, cada vez que voy salgo insatisfecho.
La materia prima es buena, los vinos hay donde elegir, sin duda.
Creo que es el propio local, es típico a más no poder, pero incómodo en la misma medida.
Las tapas salen bien, pero cada vez más reducidas, lo que redunda negativamente en la RCP.
El apartado de los vinos es el que le salva, según mi opinión.

http://www.ojoalplato.com/archives/1236

Sábado noche , local hasta la bandera , nos hacemos un hueco para dos en la barra lateral . Picamos : patatas bravas a su forma , platito de boqueron frito , croquetas bacalao y para terminar solomillo trinchado con ajetes ( escaso para los 20 euros que nos cobran ) . Todo bueno . Local bullicios y con servicio un tanto despistado y nervioso ( se aprecian tensiones entre camareras y encargado ) . No tomamos vino . Evidentemente no es el mejor sitio para una tranquila cena , pero cumple perfectamente para una picadita .
Acabamos cena en Casa Guillermo con media de anchoas , platito de bonito y pimiento y de postre un rico pastel ruso . Local también con mucha gente pero se aprecia y agradece el trato familiar .

Fui hace unos meses y he de decir que fue la peor experiencia que me ha ocurrido en un establecimiento publico.

Nos atendio una camarera maleducada e impernitente que nos recrimino por ser una persona mas de las que en principio habiamos reservado , y de malas maneras tampoco le parecio bien que cogiesemos un taburete mas cuando las mesas estaban aun todas vacias.

En fin de lo demas ya mejor ni hablar , del encargado Vicente , fatal no supo resolver el entuerto.

No volvere jamas.

NI lo aconsejare a nadie.

Acudimos el miercoles noche, mesa para cuatro, justo la que esta en medio de la bodega. Desde un primer momento te das cuenta de que se trata de un sitio para tomar un apertitivo o una cena desenfadada, ya que el local ni esta pensado ni distribuido para cenas "reposadas". Pasamos por debajo de la barra y tomamos asiento. La carta de vinos esplendido, y los precios ajustados. Beberemos esa noche una botella de Pintia (35 euros, tinto de la casa Vega Sicilia, DO Toro, recio, potente, quiza demasiado astringente), otra de Finca Terrerazo (unos 29 euros, de este vino esta todo dicho, para mi, excelente) y una ultima de Les Terrases (unos 32 euros, si no recuerdo mal, elegante y señorial). Servicio del vino clasico, o sea, descorchado, primera copa y prou. En cuanto a la comida, muy irregular. Los famosos "michirones" tienen un pase, igual que las patatas bravas. El jamon iberico un insulto, de precio y sabor. Morcilla de Burgos anodina. Pimientos del piquillo rellenos buenos. Dos solomillos trinchados con ajos tiernos, buenos (unos 20 euros cada uno) y de postre pastel ruso y no recuerdo qué mas. Salimos a 71 euros y la casa invitó a las copas. El personal muy agradable, aunque iba de culo. En resumen, gran carta de vinos y buen local para tomar una copa con alguna tapa.

En mi visita a Valencia le di una oportunidad a un lugar "tipico", que habia leido en alguna guia y recomendado por alguien que no vive en Valencia.

Bodega en el sentido de decoracion, en la que yo al menos, tuve que pasar por debajo de la barra para acceder al comedor.

Sentados en 2 taburetes sobre una mesa amplia, deficiente el tema de manteles o al menos unos caminos de mesa.

Buena carta de vinos con precios ajustados( Mendoza cr Syr. Cabernet... 17+iva). Copas justitas.

El menu consistio en compartir : habas , una sardina escabechada por persona, 1 brandada de bacalao, 2 longanizas, 1 calamar y 1 de solomillo. Postre de 1 trufa por persona y tocinillo de cielo para dos dimminuto.

A destacar el solomillo.

Servicio voluntarioso y con acumualacion de platos en ciertos momentos.

Una experiencia si se quiere conocer

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar