Restaurante Tastem en Valencia
  

Restaurante Tastem

48
Datos de Tastem
Precio Medio:
54 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
6.4 10
Calidad-precio:
4.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Camins del Grau
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asiática, Japonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes (todo el día). Sabados y Domingos (al medio dia).

Teléfono

Restaurante Tastem Preparando una pieza de atún Tastem Tartar de atún con aguacate y crujiente de tempura .

48 Opiniones de Tastem

En la nueva moda de los restaurantes de cocina japonesa que ofrecen algo más que sushi y/o take away, apareció Tastem, hace ya algunos años, como pioneros en valencia en cocina japonesa.

Los platos que ofrecen se caracterizan por buena cocina, excelente presentación y calidad de producto. Sin embargo, el precio resulta algo elevado para la puesta en escena final. Además, la competencia que ha surgido hoy en día, creo que obliga a una mejora en creatividad o una reducción del precio por persona.

Bien es cierto que algunos platos están elevados de precio respecto a la media (aunque insisto que el producto es de alta calidad) y otros están más ajustados, por lo que revisando la carta minuciosamente se puede ajustar. Pero claro, aquí venimos a comer, y no a realizar un ejercicio de ingeniería financiera.

Los vinos, variados,, con recomendaciones, y a precios muy competitivos.

El servicio, cercano, amable, simpático, pero falta un punto de rigor: catar el vino antes de servirlo, conocer bien la composición/elaboración de cada plato, etc...

Hacía años que no había vuelto a Tastem. Lo tenía conceptuado como un excelente restaurante japonés (de fusión mediterránea). Ayer fui a comer con un amigo. Tengo que decir, que en general me decepcionó.

En primer lugar, la acogida por parte de la persona que estaba en la recepción me pareció fría y poco amable (no volví a ver a dicha persona en el restaurante durante toda la comida)
El resto del servicio me pareció correcto aunque engolado y algo estirado.

En segundo lugar, la espera entre algunos platos me pareció excesiva para un restaurante de esta categoría y con 2-3 personas en cocina/mostrador, teniendo en cuenta que fuimos la primera mesa en entrar en el rte , siendo en total 3 mesas de dos personas.

En tercer lugar, la calidad de la comida correcta, pero nada del otro mundo si la comparas con la calidad actual de la de varios restaurantes del tipo de cocina que nos ocupa. Decir que el buey tipo Kobe fue muy escaso y de calidad mejorable, los he comido mejores y mas baratos. Tengo que decir que el maki de anguila estuvo muy bueno

Y en cuarto y último lugar, decir que la relación calidad/precio fue muy desfavorable. 75 euros por persona, con vino, 2 cervezas y escaso postre. La verdad, por casi la mitad se puede comer muy bien en otros japoneses.

Espero que estas observaciones les ayuden a replantearse su negocio. Ahora ya no están casi solos en Valencia

Un saludo

Me gusta mucho la comida japonesa. Solo connozco tres sitios en Valencia no he ido a más pero este último el Tastem nos han recomendado y por qué no probarlo. La comida esta muy buena. Hemos pedido una variedad de cosillas para 3 personas. Con cava y café y sin postre. Total 180 euros 60 por cabeza. Hemos salido sastifechos
de comer pero pica. Si no habéis probado el Sushi Home os recomiendo. El menú desgustación para 2 personas 60 en total y con cava incluido y la comida también es muy buena. La calidad y el servicio excelente. Esto si, si no hay reserva por lo menos unos 3 días antes , esta complicado. Esta por el Barrio del Carmen. Un saludo.

Dieciséis de enero de 2014, menú para dos personas 163,02 euros.
Quedo con un amigo para la comida que hacemos mensualmente desde hace más de treinta años. Le propongo el SUSHPOINT que ya conocemos y me dice que hacía unos días había estado en KOMORI (Hotel Westin) y aunque más caro lo encontró todo a plena satisfacción.
Me propone el restaurante TASTEM del que le han hablado bien. Según la página web tienen un menú degustación por 35 euros.
Llamo para hacer la reserva y me informan que a las 3:30 cierra la cocina por lo que deberíamos llegar antes de la hora prevista. Primera contrariedad, que asumimos, la segunda se produce a la entrada al restaurante. En efecto, las fotografías de la web se corresponden con el local, pero del día de la ¡inauguración! … la decoración debe estar ampliamente amortizada y con evidentes signos de necesitar una renovación o cuanto menos un adecuado mantenimiento.
Nos atiende un camarero al que le decimos que siendo nuestra primera visita, deseábamos tomar un menú degustación. GRAN ERROR POR NUESTRA PARTE. Debimos especificar claramente que queríamos el menú degustación de 35 euros que ofertan y verificar los platos del mismo. Gran error y evidente falta de profesionalidad por parte del restaurante al no advertirnos que no nos estaban sirviendo el menú degustación.
Al pedir la cuenta, hacemos notar nuestro disgusto por lo que consideramos un precio excesivo para lo que nos habían ofrecido. Respuesta: “Es que aquí viene mucha gente”. Conclusión: terminamos con la sensación de haber sido estafados y la decisión de no volver.

Soy un enamorado de la comida japonesa...la descibrí no hace mucho tiempo y me cautivo.Desde entonces he frecuentado restaurantes de este estilo en Valencia. Me hablaron de este como de los mejores de la ciudad, y me decidí a probar...local correcto, moderno y evidentemente con la zona de shusi de cara al publico como buen Japones...probamos el tartar de atun...muy conseguido con una textura especial como no lo habia probado, seguidamente un poco de shusi variado con makis salmon y pez manteguilla flambeado y uramaki de anguila , excelentes...acabamos con la recomendacion del dia del chef (Japones) unos solomillos finos con verduras en su punto , el unico plato en caliente, bien presentado con una cazuelita de barro con piedras debajo que aguantan el calor..pedimos cervezas japonesas para que no nos subiera mucho la receta (los japos con caros de por si como para pedir la carta de vinos) finalmente postres y cafes...En definitiva cumplió con creces la espectativa creada como de los mejores de la ciudad en su estilo...Claro que el precio es lo que es para un gran Japones...volveré.

Restaurante lleno hasta los topes, entramos a ciegas, sin saber que era un restaurante japones, ya que su nombre no nos da ninguna pista y menos su fachada, así que cuando nos vimos la cocina, nos medio entro el pánico, pero bueno era tarde y ya estábamos dentro.

Optamos por da libertad a la camarera, ya que no eramos muy expertos en el tema, y la verdad, cuando la habíamos probado no entendíamos la devoción de algunas personas hacia el sushi, pero claro, ni punto de comparación!!!

La camarera, como le dijimos, nos preparo una cena muy variada y sin platos muy atrevidos, tomamos : -tartar de aguacate y salmon - langostinos rebozados con salsa tartara - maki de crujiente de salmón (buenísimo) - maki de atun picante ( muy bueno) - yakissoba ( unos noodles con frutos de mar y una salsa , muy muy bueno)

De postre pedimos una tarta de te verde, que no nos gusto.

De beber mucha cerveza japonesa.

El precio fue de 45 euros por persona, no nos quedamos muy llenos, pero si muy contentos, ni punto de comparación con cualquier maki que he provado en otros restaurantes ( claro esta, que el precio tampoco es el mismo).

Volvere

Cena de sábado noche, 2 personas, tomamos un verdejo no recuerdo muy bien el nombre, pero estaba muy bueno (para nada un genérico)
Cenamos:
- Tartar de Atún, de los mejores que he comido
- Chikuwa, una especie de calamar cortado en anillas, relleno de queso y tempurizado, francamente bueno, le acompañaba una mahonesa casera
- Tempura de verduras nada aceitosas y muy finito el rebozado.
- 2 nigiris al soplete de Ventresca con Foie
- 1 tiramisú de té verde
El servicio muy bueno y el local sigue estando acorde al producto
Está claro que la Rcp no es como la del resto de japonés de la ciudad, pero los productos y los platos están por encima de los otros
Total de la cena no llego a 90€

Fuimos al que es considerado el mejor japonés de Valencia, y he de decir que efectivamente lo es; el servicio es otro cantar.
Fuimos con reserva previa, y nos colocan en una mesa que hay junto a la puerta del restaurante, con lo que nos entró el síndrome del recepcionista; las entradas y salidas para fumar en la calle de los comensales eran constantes y pasaban junto a nuestra mesa, además de las corrientes de aire que había cada vez que se abría la puerta; la mesa donde nos pusieron sobraba, no se puede querer aprovechar el espacio con tanta ansia.
Luego, tardaron media hora de reloj en tomarnos nota, esperamos y por fin el camarero viene a nuestra mesa; el camarero muy amable, se disculpó por la espera diciendo que había fallado un trabajador.
Bueno, en cuanto a la carta, los precios son elevados, bastantes elevados y pedimos:

Tartar de atún (16 €): muy bueno, exquisito, el mejor plato de la noche, totalmente recomendable.

Chikuwa (14€): fue el plato más flojo, se trataba de una especie de surimo relleno de queso; a pesar de todo, también estaba bueno.

Maki Red Snake(16 €):el mejor maki que he tomado, era de langostino cocido por dentro.

Nigiri con soplete de vieira y de pez de mantequilla ( 5€ y 4,5 € respectivamente): la vieria y el pez mantequilla fresco, con un sabor excelente; los nigiris eran pequeños.

Saikyoyaki (16 €): era pez mantequilla a la brasa, textura muy suave, y el sabor muy bueno; supo a poco.

Domburi de foie con ternera (15 €): era arroz con foie y ternera desmigada; muy bueno, algo pesado por el tema del foie pero también supo a poco.

Postre: pedimos helado de sésamo negro; al cabo del rato de pedirlo viene el camarero a preguntarnos si ya nos lo habiamos comido ¿? se nos quedó cara de poker y le contestamos que estábamos esperando a que tuvieran a bien traérnoslo. Cuando nos lo traen nos dice que debido al error invita la casa, detalle que se agradece.
Estaba muy bueno.

De beber pedimos un Laus (13 €): de la región de Somontano, uva Gerwuztraminer, aromático, notas de pomelo; en boca tenia acidez media, un poco amargoso, con toques a cítricos; algo corto en recorrido, pero bueno, por el precio no se puede pedir más y acompañaba bien al tipo de comida que teníamos entre manos. Por cierto, las copas que nos trajeron eran diferentes, lo que no se espera de un local de esta categoría.

En resumen, de producto es inmejorable, está un escalón por encima de otros buenos japoneses de Valencia, como el Sushi Home, pero se pasan con los precios, y lo que no es de recibo es el tipo de servicio que ofrecen, con largas esperas, errores y mesas excesivamente juntas y en mi caso concreto, en un lugar que no se debería colocar. Si voy otra vez y pretenden colocarme en la misma mesa me marcharé.
En cuanto a la crisis, el local estaba a rebosar, gente que iba sin reserva se tenía que esperar o marcharse y los precios de carta son de aupa, y no había menú degustación.

Local que lleva al límite el minimalismo hasta el punto de resultar un tanto “desangelado”. No sé, un toque vegetal por ejemplo le daría un discreto punto de calidez. La distribución no me pareció apropiada, tienes más la sensación de estar en una cafetería que en la sala de un restaurante. La mitad de las mesas están demasiado expuestas a la entrada. No hay elementos de separación que “rompan” un poco.

Cocina japonesa que pretende ser de altura.

Tras muchas dudas ante la variada oferta de la carta, nos decidimos, de acuerdo con el responsable de sala, por unos platos y una secuencia:

Toro Foie Roll. Original sushi de ventresca de atún y foie flambeado por fuera, atún y aguacate. Bueno, pero aunque parezca imposible con esa composición, me pareció algo soso.
“Saikyoyaki” de pez mantequilla . Pez mantequilla a la parrilla. Delicioso, pleno de sabor y con una textura muy agradable.
Hamburguesa japonesa. Con huevo, vegetales y salsa. Nada especial. La salsa estaba muy buena y pedimos arroz blanco para terminarla.
Bistec de Wagyu con salsa spicy teriyaki. He probado waygus mucho más sabrosas. Esta me resultó anodina, ni tierna ni sabrosa. La salsa, de nuevo, espectacular.

Sin embargo, la secuencia no fue la acordada. Tras los aperitivos de la casa (unas cucharitas de pisto japonés y de atún con mahonesa sin encanto alguno) nos sacaron, casi a la vez , el sushi. Podrían haber esperado un minutillo… Tras terminarlo, se nos acercó el camarero para comentarnos que los tres platos que iban a continuación, eran lentos de elaboración, y que tendríamos que esperar, que nos avisaba por si queríamos pedir algo entre tanto. Primero, eso se dice antes, cuando se pide, y segundo… ¿pero no nos había dicho al tomar la comanda que es posible que hubiéramos pedido demasiado?. Esperamos pacientemente y en lugar de venir el pescado, nos llegó la carne, que era lo último en teoría. ¿? No llevábamos consumida ni la mitad cuando nos sacaron ya la hamburguesa.. ¿y el pescado? Pues llegó inmediatamente, de tal modo que nos sirvieron todo en desorden y se nos acumularon los tres platos en la mesa, sensación bastante desapacible.

Otro detalle impropio de un restaurante de nivel es que, excepto el sushi, el resto de los platos repitieran guarniciones: patatas asadas, tiras de pimiento rojo y pimientos de Padrón. Uno de ellos llevaba además una lámina de calabaza frita que estaba riquísima.

Más desatinos: pedí una copa de tinto al final y se olvidaron de sacármela, tuve que recordárselo al camarero; pedimos arroz y… se volvieron a olvidar.

De postre, un helado de sésamo delicioso.

Carta de vinos adecuada, con varias referencias de espumosos y blancos. Buenas copas. Nos decidimos por un chardonnay oscense, el Enate 2-3-4.

Del servicio ya he hablado, aunque parte de los fallos eran responsabilidad de cocina, otros eran claramente imputables a sala. Todo hay que decirlo: los dos camareros eran encantadores. No dieron una, pero las cosas como son, eran afables y educados.

Si tuviera una bolita mágica y supiera que me iban a servir los platos ordenada y adecuadamente, volvería, pues aunque no me parezca una gran cocina, había cositas muy interesantes, como las salsas, el pez mantequilla y el helado. Pero ante la posibilidad de que me vuelva a suceder lo mismo… dudo mucho que repita.

Local moderno situado en la zona de Mestalla, que por fuera no invita a entrar, pero por dentro gana con una decoración estilo shibuya fusionando lo japonés con motivos valencianos. Es relativamente pequeño. Apenas unas diez mesas.

Optamos por dejarnos guiar por el servicio, ante una carta extensa y compleja para los no expertos en cocina japonesa. Íbamos con la idea de comer buen sushi pero superaron nuestras expectativas (con foie, mango, tempurizado, con chile...)La tempura de verdura y marisco y la ensalada de atún recomendada por el servicio fue espectacular. Platos para foto a la par que riquísimos.

Carta de vinos no muy amplia pero correcta con referencias habituales a buen precio.

Un pero: el postre. No es el fuerte de la cocina japonesa. Es mejor centrarse en los makis, tallarines... y no dejar el hueco del postre.

A destacar, lo novedoso de los sabores, el colorido y belleza de los platos combinado todo ello con una buena atención y respeto de tiempos entre plato y plato.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar