Restaurante Tastem: No dieron ni una.


Local que lleva al límite el minimalismo hasta el punto de resultar un tanto “desangelado”. No sé, un toque vegetal por ejemplo le daría un discreto punto de calidez. La distribución no me pareció apropiada, tienes más la sensación de estar en una cafetería que en la sala de un restaurante. La mitad de las mesas están demasiado expuestas a la entrada. No hay elementos de separación que “rompan” un poco.

Cocina japonesa que pretende ser de altura.

Tras muchas dudas ante la variada oferta de la carta, nos decidimos, de acuerdo con el responsable de sala, por unos platos y una secuencia:

Toro Foie Roll. Original sushi de ventresca de atún y foie flambeado por fuera, atún y aguacate. Bueno, pero aunque parezca imposible con esa composición, me pareció algo soso.
“Saikyoyaki” de pez mantequilla . Pez mantequilla a la parrilla. Delicioso, pleno de sabor y con una textura muy agradable.
Hamburguesa japonesa. Con huevo, vegetales y salsa. Nada especial. La salsa estaba muy buena y pedimos arroz blanco para terminarla.
Bistec de Wagyu con salsa spicy teriyaki. He probado waygus mucho más sabrosas. Esta me resultó anodina, ni tierna ni sabrosa. La salsa, de nuevo, espectacular.

Sin embargo, la secuencia no fue la acordada. Tras los aperitivos de la casa (unas cucharitas de pisto japonés y de atún con mahonesa sin encanto alguno) nos sacaron, casi a la vez , el sushi. Podrían haber esperado un minutillo… Tras terminarlo, se nos acercó el camarero para comentarnos que los tres platos que iban a continuación, eran lentos de elaboración, y que tendríamos que esperar, que nos avisaba por si queríamos pedir algo entre tanto. Primero, eso se dice antes, cuando se pide, y segundo… ¿pero no nos había dicho al tomar la comanda que es posible que hubiéramos pedido demasiado?. Esperamos pacientemente y en lugar de venir el pescado, nos llegó la carne, que era lo último en teoría. ¿? No llevábamos consumida ni la mitad cuando nos sacaron ya la hamburguesa.. ¿y el pescado? Pues llegó inmediatamente, de tal modo que nos sirvieron todo en desorden y se nos acumularon los tres platos en la mesa, sensación bastante desapacible.

Otro detalle impropio de un restaurante de nivel es que, excepto el sushi, el resto de los platos repitieran guarniciones: patatas asadas, tiras de pimiento rojo y pimientos de Padrón. Uno de ellos llevaba además una lámina de calabaza frita que estaba riquísima.

Más desatinos: pedí una copa de tinto al final y se olvidaron de sacármela, tuve que recordárselo al camarero; pedimos arroz y… se volvieron a olvidar.

De postre, un helado de sésamo delicioso.

Carta de vinos adecuada, con varias referencias de espumosos y blancos. Buenas copas. Nos decidimos por un chardonnay oscense, el Enate 2-3-4.

Del servicio ya he hablado, aunque parte de los fallos eran responsabilidad de cocina, otros eran claramente imputables a sala. Todo hay que decirlo: los dos camareros eran encantadores. No dieron una, pero las cosas como son, eran afables y educados.

Si tuviera una bolita mágica y supiera que me iban a servir los platos ordenada y adecuadamente, volvería, pues aunque no me parezca una gran cocina, había cositas muy interesantes, como las salsas, el pez mantequilla y el helado. Pero ante la posibilidad de que me vuelva a suceder lo mismo… dudo mucho que repita.

Recomendado por 3 usuarios
  1. #1

    Craticuli

    Ten en cuenta que en los comentarios anteriores no se narran fallos tan garrafales de sala como los que te sucedieron a ti, lo que lleva a pensar que quizas fue un mal día, no se....., solo se puede averiguar repitiendo la visita.
    Saludos.

  2. #2

    G-M.

    en respuesta a Craticuli
    Ver mensaje de Craticuli

    Sí, tienes razón, pero cuesta....

  3. #3

    ConstanGarcia

    Hola Aurelio, yo estuve hace una semana, y me toco cenar en la barra, no reserve y estaba completo.
    Nada más llegar noté la ausencia de la responsable de la sala, una señorita japonesa que ejercía su oficio con maestria, el propietario llego más tarde y como es un buen amigo mio , le pregunté por ella, me comentó que ya no estaba en el equipo, creo que esa es la causa del descontrol en sala, estan en una etapa de transición y esperemos que lo solucionen pronto.

    Es uno de mis restaurantes preferidos y en esta ultima ocasión estaban desbordados los dos camareros , que como tu dices son muy amables, pero insuficientes.
    Si vuelves otra vez , no dejes de probar el tartar de atun rojo ...para mi el mejor de Valencia.

    Un abrazo

  4. #4

    G-M.

    en respuesta a ConstanGarcia
    Ver mensaje de ConstanGarcia

    Bueno, pues queda explicado.
    Si vuelvo, lo probaré, sin duda alguna Constan.
    Un abrazo

  5. #5

    Roskilde

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Yo he reservado para cenar este viernes 6 de enero, y espero que no me pase lo que a tí, porque si después de gastarte 54 euros por cabeza ocurre lo que has narrado es para ponerse a llorar. Yo voy porque al parecer se trata del mejor japonés de Valencia, y quiero comprobarlo, para ver si supera al Sushi Home, que me gustó mucho.

  6. #6

    G-M.

    en respuesta a Roskilde
    Ver mensaje de Roskilde

    Pues ¡suerte! y ya nos contarás.
    Ojalá fuera algo aislado, pero según lo que comenta Constan...

  7. #7

    Paco Higón

    Lo cierto es que he estado 4 o 5 veces, dos de ellas el último año y nunca he tenido esa sensación... tampoco he padecido encontrarme con platos "sosos".... aunque como siempre pasa con la cocina exótico si me he cruzado con algún plato que no me llamara demasiado la atención... Pero en general es un restaurante que me gusta mucho.... Así que me sumo a la teoría de que tuvieron un mal día...

  8. #8

    G-M.

    en respuesta a Paco Higón
    Ver mensaje de Paco Higón

    Por lo que dice Constan se debe a un cambio en el equipo de sala.
    Esperaremos a que consolide.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar