Restaurante Restaurante Lera en Castroverde De Campos
  

Restaurante Lera

4
Datos de Restaurante Lera
Precio Medio:
72 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
7.4 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
9.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas:
Precio desde 56,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Restaurante Lera Restaurante Lera Restaurante Lera en Castroverde De Campos Restaurante en Castroverde De Campos Restaurante Restaurante Lera Restaurante Lera Restaurante Lera en Castroverde De Campos Restaurante en Castroverde De Campos Restaurante Restaurante Lera Restaurante Lera Restaurante Lera en Castroverde De Campos Restaurante en Castroverde De Campos

4 Opiniones de Restaurante Lera

Visita anual a esta casa del buen comer, local lleno, gente de la zona, algunos veraneamos cerca y un reconocido critico gastronomico.

Local descrito, Ramon como siempre a cargo de la sala, siempre acompañado por la femina de gafas y en este caso un joven extra de fin de semana , no se puede hacer mas en una sala llena , un ritmo mas que correcto , tampoco hay prisa cuando disfrutas .

El tema de vinos mejorando, le queda para mi gusto, algún blanco más, algún tinto gallego, pero con la carta que tienen no van mal, para nada y Ramon siempre tiene alguna cosilla guardada.

Como novedad, además de una carta de platos de siempre, dos menús, el de nueve platos, que con el postre son diez, por 58€ y el de doce platos por 86€, como siempre nos fuimos al largo, era la novedad, el otro menú ya lo tenían.

En este caso y sin que sirva de precedente, es un menú para tragones profesionales, dada la contundencia y el tamaño de casi todos los platos.

Aperitivo de crep de sopa de ajo, sabor bien conseguido, un trozo de jamón y otro de chorizo y debajo un caldo, nunca un aperitivo describe tanto un estilo de cocinar.

Primer pase, pato ahumado, fresa en salazón y además ropa vieja de pato , presentado en una hoja de cogollo, ambas elaboraciones con mucho sabor.

A continuación un estupendo buñuelo de paloma, crujiente exterior y sabroso interior de carne de paloma guisada especiada, muy rica.

Caballa escabechada, deliciosa, bordan esta elaboración, sea con caza o pescado, por lo que veo.

Ahora tocaban las aves, escabeche de conejo y de codorniz, bueno el conejo no vuela, pero acaba en la cazuela, como siempre un diez.

Trompeta negra guisada con espuma de bianchetto, trufa de verano y un velo de papada, aquí es donde se ve al chef en su faceta más contemporánea, pero sin ninguna estridencia, top.

Ahora un guiso de mollejas de palomo, la textura un poco diferente, muy sabrosa, los guisos aquí son la leche, pero este producto, no me mata.

Ancas de rana guisadas en pipirana , verduras , jamón , chorizo , perejil , picantito huevo cocido , la verdad , no había probado , la textura efectivamente es de pollo, pero casi no saben a nada , eso si con una salsa tan rica están bien .

Alubias con liebre, bueno, aquí no falla un plato de cuchara, deliciosas.

Caracoles con huevo, ya descritos en mi anterior comentario.

Y ese pichón, el único que me como y me gusta, es un producto que si puedo no pido, pero aquí, como ya os explique, no tiene nada que ver, magnifico.
Lomo de corzo con rebozuelos escabechados en miel de brezo, la acidez de la seta, hace un contraste muy bueno con la carne, presentaciones más livianas, más técnicas, más contemporáneas, más actuales.

Perdiz en dos elaboraciones, la pechuga a la plancha, lleva una marinada con un poco de papaya verde tailandesa, pimienta negra, tomillo, esta a diferencia de la del corzo, lleva un poco de tomillo limonero, además el muslo de la perdiz guisado, con un contraste dulce, cereza y un adorno de hierba santolina.

Creo que cualquiera que este atento vera que la cocina de Alberto esta en un punto magnifico, los guisos de siempre, las elaboraciones tradicionales, pero los montajes y aderezos con el toque del chef, están pidiendo a gritos una estrella, es mi opinión.

Cuatro quesos diferentes, cabra, oveja puro y mezcla de cabra y oveja, muy ricos todos.

Y como dulce, helado de fresa sobre tierra de galleta nata montada en lavanda y sobre esta fresas en almíbar, un digno final, sencillo y refrescante.

Para beber empecé con un tinto fresco, pese a ser 2013, 575 UVAS de Cambrico, sierra de salamanca 26€ y como el menú era largo y sabroso, me pedí una botella de Tomas Postigo 2016 BLANCO, 40€, una copa de tokai, invitación de la casa y un gin de millers, idem.

Uxue comió lentejas con pato, 14€, dos pichones 20€ y un postre de chocolate 7€, encantada.

Es una autentica suerte tener este restaurante y a su equipo en tierra de campos a media hora del pueblo donde veraneo, Alberto y todo su equipo hacen una labor magnifica y repito, no se a que coño espera la michelín.

Se me olvidaba para los cafés unos petit-fours .

Visita anual a esta casa, me quedo con ganas de mas, pero hay que conocer otros sitios, aunque si solo pudiese escoger uno en la zona, sin duda seria Lera.
Ya esta descrito el nuevo y moderno local que cuenta además con hotel, así que vamos al lió, lo bueno si breve....
Aunque casi siempre podías optar por un menú degustación ahora es oficial y lo tienes en la carta, así todo el mundo puede saber de el.
56€ precio final, nueve pases y un aperitivo, magnifica rcp.

Empezamos con un aperitivo de sopa de tomate fría, fresca y sabrosa, buen chorro de aceite y huevas, creo que de arranque.

Roastbeaf de jabalí con bearnesa, tenéis la descripción en mi anterior comentario, muy rico.

Cebolla asada con crema de pan y ajo y sal de queso , plato arriesgado , producto sencillo, pero ensamblaje perfecto , la sal , era queso muy finamente triturado , aunque no tanto como para acabar siendo polvo, mas bien forma de sal, queso curado, crema de ajo y la sencilla cebolla bien asada, sin excesos, jugosa, muy bien.

Huevo un poco más pasado que a baja temperatura, pero lo justo para mezclarlo bien con los caracoles sin cáscara y el rico chorizo, sabor y más sabor.

Zanahoria que envasan al vacío con aceite al comino y dejan dos horas y media a baja temperatura, el aceite muy suave, luego escabeche de conejo con el toque Luis Alberto, el escabeche caliente va emulsionando sobre la carne de conejo, así consiguen que el escabeche este bien conjuntado con la carne, dejan enfriar y esta de la leche y la textura de la zanahoria y su sabor no desentonan, al contrario.

Ahora tocaba legumbre, lentejas con pato, soberbias, como todas las legumbres que hacen en esta casa.

Antes, se me olvidaba, pedí fuera de menú y para mi unos puerros confitados, en frió con mostaza de dijon y americana y anchoa en salazón, tela de rico.

Seguimos con el menú, pichón de tierra de campos, en el anterior comentario ya explique porque es el único pichón que me gusta, no me repetiré, no se puede ir uno de esta casa sin probarlo, además te sacan unas patatas chips caseras, riquísimas.

Pechuga de paloma con un sabor muy rico, braseada y con sabor ahumado, la sacan con una hierba, romero, quizás, encendida, con lo que esta cojonuda, además rilette de paloma con trufa, creo que de verano, espectacular final antes de los quesos.

Cuatro tipos de queso, uno de cantagrullas, uno azul asturiano, por supuesto un zamorano y otro, creo que lo llamo circus, estilo camenbert, pero español, muy buenos, un poco de membrillo y para Ana, una crema de naranja con helado de chocolate, ya que no le gusta el queso.

Ultimo pase dulce, fresitas con frambuesa y yogurt-crema, una rica crema de fresas, cubierta de una mouse de yogurt y ricas frambuesas de adorno, buen remate al magnifico menú de esta casa.

Un café y un gin de millers , para beber durante la comida un tinto de arribes de la variedad Juan Garcia , Sin Blanca y para el pase de paloma un palo cortado Leonor de Gonzalez Byass , alargue otra copita para los quesos , perfecto , la bebida de la comida salio 28€ , pongo solo el precio del menú , ya que el resto depende de lo que cada uno beba y no soy yo un referente .

Uxue comió lentejas con pato, un pichón que insistí en que probase y que la encanto y una tarta de queso, super fina, cremosa y con rico sabor a queso, 25€, muy bien, quizás la comida mas rica y sabrosa de la que ha disfrutado en un restaurante, así lo cree ella.

Conclusión, la nueva era del Lera, aúna la sabiduría de Don Cecilio, con la buena educación gastronomica que le ha dado a Luis Alberto, su hijo.

Encontramos las elaboraciones tan sabrosas de siempre con varios entrantes en lo que el hijo le ha dado su impronta, pero partiendo y finalizando en la cocina que el Lera o mas bien el mesón labrador ha tenido a bien darnos a conocer a todos los que disfrutamos de la gastronomía, local lleno, servicio profesional, Ramon siempre atento y su compañera que ya vienen del otro local son de la casa, están pendiente de acoplar a alguna persona mas si no entendí mal.

Si que el servicio andaba un poco justo este día con el local a tope, y si encontré la cocina de Luis Alberto, algo más contenida que el verano pasado, al final, la gente de la zona también demanda ciertas elaboraciones , pero aun así , insisto es otra Era , diferente a la del Mesón .

La carta de vinos mejorando, tienen alguna cosa fuera de carta, en tintos mucho mejor, le falta darle una vuelta a los blancos y añadir algún tinto mas, pero están en ello, sin duda mi favorito de esta castilla.

Aquí hay que soplar cuchara; hay legumbres. Han muerto animalitos para alimentarnos y han intervenido armas de fuego. Poca broma y buena cocina.
Menú de caza.
Jabalí, ciervo, pichón, liebre, codorniz, conejo, pato, más liebre, más pichón, perdiz, más jabalí, corzo, más pato y faisán.
Hay croquetas, escabeche (una deliciosidad absoluta), lentejas, alubias, guisos. ¿Cuánto tiempo hace que en un restaurante no tenéis que soplar lo que comeis, la cuchara? ¿Cuánto que no mojais pan y os conteneis porque como sigais igual no llegais al final del menú?
También hay postre, también. No sea que os vayais quedando con hambre a estas alturas.
Buen servicio de vino. La carta me plantea algún problema, pero el problema es mío. Tiene un buen y amplio surtido de vinos de la tierra. Y hete ahí mi problema, ya que no van mis gustos vínicos por esos derroteros. Aun así, algo de vino hubo. Ardeche de Latour, un rosado de la Sierra de Francia cuyo nombre no recuerdo (aunque era bien agradable), y Liberalia Crianza (ya un pelín alto para mi umbral tolerable de xilofagia).
Un servicio agradable, cercano y cálido termina de cuadrar el asunto en un lugar en que se come de pelotas.
El asunto de pagar va de 64 EUR el menú (incluido IVA, incluido pan, incluido cubierto. ¡No es tan dificil señores hosteleros!). Y 10 EUR adicionales por el bebercio narrado, junto a un litro de agua embotellada y un café con hielo.

Espero que no se lo tome nadie a mal , pero me parecía imprescindible dejar atrás todo lo relacionado con El Mesón labrador, todo menos la cocina que allí se hacia y por supuesto al gran Cecilio, a excepción de esto, el resto no es lo mismo y aunque la cocina del Mesón sea la fuerte base en la que Alberto a cimentado su nueva propuesta, ya estamos hablando de otro sitio, de otra cocina, mucho mas gastronomica y de otras metas mas altas , mirando a las estrellas , así que permítanme la licencia .

Mi primera visita en el nuevo local, aunque no la primera vez que pruebo la cocina de los Lera, aunque ahora si que se puede decir que el timón lo lleva Alberto y por supuesto Cecilio sigue al pie del cañón, hablando de toros y política, para mí es una figura imprescindible en esta casa.

El nuevo restaurante esta en el hotel que ya tenia la familia, mas apartado del centro del pueblo, el antiguo local esta cerrado.

Entorno mucho más gastronomico , a ver, me refiero a que no hay barra, no es el ambiente del mesón, por supuesto en lo importante de la gastronomia, que es la cocina, ambos locales mantienen paralelismos.

Primera diferencia hay un menú degustación, por 49€ iva incluido , además la decoración y el ambiente es mas cuidado, claro es nuevo, eso si mantiene el numero de comensales.

Empezamos con un aperitivo, sopa de tomate, o más bien, salmorejo de tierra de campos, muy fresco y sabroso.

Como le comentamos a Jose luis , el jefe de sala , de toda la vida , queríamos platos frescos , al menos al principio y seguimos con una hoja de lechuga , que guardaba en su interior arenque marinado , cebolla , lentejas y la genial mayonesa de comino , se enrolla y con las manos a disfrutar , muy sabroso , me recordó a esos platos asiáticos , estilo street food , eso si por lo fresco de la combinación , ya que no había ningún condimento asiático .

Seguimos con otro plato con mucho sabor y que entra bien, lomo de jabalí, que ahuman ellos, lo cortan en rosbif, y rallan una bearnesa que previamente han congelado, cebolla roja encurtida y mora, potente de sabor, genial.

Bonito en escabeche , aceitunas negras , cebolla , pimiento rojo , cogollo de Tudela ,endibia y de nuevo ricos germinados , a primera vista parecía seco , a veces no te puedes fiar de lo que ves , espectacular , saborazo , jugoso , nos encanto .

Crema de trufa de italiana, huevo a baja temperatura, quizás un pelin hecho, y trufa de verano rayada, sabroso y el sabor y el olor a trufa, hacen muy perdonable la cocción del huevo.

Alubias con liebre, imperdonable no probar las legumbres que hacen aquí, sea la época del año que sea, como siempre un lujo.

Mollejas de ternera a la zamorana, con pimentón y gamba blanca de Huelva, la combinación no estaba nada mal, el rico sabor de la gamba agrada junto con la molleja.

Y como ultimo plato salado del menú “PICHON”, si lo escribo en mayúsculas, ya sabéis que a mi no me gusta, pero como en esta casa no tienes escrito el menú y va un poco en función del día y su producto, pues tuve la fortuna de no poder cambiarlo como suelo hacer.

Para empezar a mi no me va el pichón, porque me sabe a hígado y eso es por el sangrado de la mayoría de los pichones, sin embargo en tierra de campos los pichones tienen menos tiempo y es típico comerlos con esta receta de la zona, cocidos y con un toque de vinagre, por supuesto no tenia el sabor ferrico ya que no tienen tanta sangre en la carne , por la edad , por lo que estaba delicioso , la carne se separaba del hueso con un soplido , sabroso y delicado sabor , todo un descubrimiento y pensar que toda la vida he veraneado en tierra de campos y que la familia a tenido palomares , bueno , luego hay que saber hacerlos tan bien , claro .

Aquí Jose Luis, nos pregunto que tal íbamos y claro yo todavía podía probar otra exquisitez salada, así que cuando me nombro el rabo de toro, no lo dude, riquísimo, tanto el rabo de toro como el bonito lo tienen durante horas en agua con hielo para desangrarlo y eso se nota en el aspecto y en lo suave del sabor, dos grandes platos.

De postre un rico trocito de tarta de queso, muy rica y helado de leche de oveja, para Ana un postre a base de manzana, helado, crema, espuma y rica manzana caramelizada.

Para beber un rico blanco portugués, que no estaba en la carta, Vidigueira, Grande escolha 2014, me gusto mucho, 25€, eso si la carta de blanco muy pobre, sin embargo en tintos muchísimos, lógico por el tipo de cocina , en sitios de pescado y marisco, suele ser al revés.

Resumiendo una muy grata velada, Alberto saliendo a las mesas, yo no le conocía, muy agradable.
Cocina de sabor, guisos, estofados , escabeches , como siempre , pero notamos diferencia , los entrantes mas creativos , la vajilla mas moderna , el entorno , como he dicho ya , mas gastronomico y Alberto Lera mas volcado que nunca en su proyecto , creo , desde la ignorancia , que esto va para estrella , ya la tubo y se la esta ganando de nuevo .

Posdata , a los quince días me pase con mi hermano de nuevo a comer y la cosa fue tan bien como esta velada que he relatado , probé otros platos de la carta y muy bien , creatividad en los aperitivos y entrantes y sobre todo y por encima de todo SABOR.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar