Restaurante Lera: No se que le falta , para la primera estrella .


Visita anual a esta casa del buen comer, local lleno, gente de la zona, algunos veraneamos cerca y un reconocido critico gastronomico.

Local descrito, Ramon como siempre a cargo de la sala, siempre acompañado por la femina de gafas y en este caso un joven extra de fin de semana , no se puede hacer mas en una sala llena , un ritmo mas que correcto , tampoco hay prisa cuando disfrutas .

El tema de vinos mejorando, le queda para mi gusto, algún blanco más, algún tinto gallego, pero con la carta que tienen no van mal, para nada y Ramon siempre tiene alguna cosilla guardada.

Como novedad, además de una carta de platos de siempre, dos menús, el de nueve platos, que con el postre son diez, por 58€ y el de doce platos por 86€, como siempre nos fuimos al largo, era la novedad, el otro menú ya lo tenían.

En este caso y sin que sirva de precedente, es un menú para tragones profesionales, dada la contundencia y el tamaño de casi todos los platos.

Aperitivo de crep de sopa de ajo, sabor bien conseguido, un trozo de jamón y otro de chorizo y debajo un caldo, nunca un aperitivo describe tanto un estilo de cocinar.

Primer pase, pato ahumado, fresa en salazón y además ropa vieja de pato , presentado en una hoja de cogollo, ambas elaboraciones con mucho sabor.

A continuación un estupendo buñuelo de paloma, crujiente exterior y sabroso interior de carne de paloma guisada especiada, muy rica.

Caballa escabechada, deliciosa, bordan esta elaboración, sea con caza o pescado, por lo que veo.

Ahora tocaban las aves, escabeche de conejo y de codorniz, bueno el conejo no vuela, pero acaba en la cazuela, como siempre un diez.

Trompeta negra guisada con espuma de bianchetto, trufa de verano y un velo de papada, aquí es donde se ve al chef en su faceta más contemporánea, pero sin ninguna estridencia, top.

Ahora un guiso de mollejas de palomo, la textura un poco diferente, muy sabrosa, los guisos aquí son la leche, pero este producto, no me mata.

Ancas de rana guisadas en pipirana , verduras , jamón , chorizo , perejil , picantito huevo cocido , la verdad , no había probado , la textura efectivamente es de pollo, pero casi no saben a nada , eso si con una salsa tan rica están bien .

Alubias con liebre, bueno, aquí no falla un plato de cuchara, deliciosas.

Caracoles con huevo, ya descritos en mi anterior comentario.

Y ese pichón, el único que me como y me gusta, es un producto que si puedo no pido, pero aquí, como ya os explique, no tiene nada que ver, magnifico.
Lomo de corzo con rebozuelos escabechados en miel de brezo, la acidez de la seta, hace un contraste muy bueno con la carne, presentaciones más livianas, más técnicas, más contemporáneas, más actuales.

Perdiz en dos elaboraciones, la pechuga a la plancha, lleva una marinada con un poco de papaya verde tailandesa, pimienta negra, tomillo, esta a diferencia de la del corzo, lleva un poco de tomillo limonero, además el muslo de la perdiz guisado, con un contraste dulce, cereza y un adorno de hierba santolina.

Creo que cualquiera que este atento vera que la cocina de Alberto esta en un punto magnifico, los guisos de siempre, las elaboraciones tradicionales, pero los montajes y aderezos con el toque del chef, están pidiendo a gritos una estrella, es mi opinión.

Cuatro quesos diferentes, cabra, oveja puro y mezcla de cabra y oveja, muy ricos todos.

Y como dulce, helado de fresa sobre tierra de galleta nata montada en lavanda y sobre esta fresas en almíbar, un digno final, sencillo y refrescante.

Para beber empecé con un tinto fresco, pese a ser 2013, 575 UVAS de Cambrico, sierra de salamanca 26€ y como el menú era largo y sabroso, me pedí una botella de Tomas Postigo 2016 BLANCO, 40€, una copa de tokai, invitación de la casa y un gin de millers, idem.

Uxue comió lentejas con pato, 14€, dos pichones 20€ y un postre de chocolate 7€, encantada.

Es una autentica suerte tener este restaurante y a su equipo en tierra de campos a media hora del pueblo donde veraneo, Alberto y todo su equipo hacen una labor magnifica y repito, no se a que coño espera la michelín.

Se me olvidaba para los cafés unos petit-fours .

  1. #1

    jacomur

    Supongo que la fecha es 28 de julio de 2018. Ha mejorado mucho con el nuevo comedor. ¿Estrella?. Se la merece. Otros con muchos menos méritos la ostentan. Ya la tuvo en Toro hace unos años. Saludos desde la Capital del Hojaldre, Torrelavega.

  2. #2

    Abreunvinito

    Es verdad que hay loclaes que parece que para tener la estrella tienen que hacer la ola yu otros con menos, ya la tienen.
    Yampoco es porque no estén en el centro de grandes poblaciones.
    Misterios insondables.
    Y éste es uno de los que merecen el desplazamiento. Para mí es un largo despalzamiento pero algún dia se alinearán los astros.
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar