Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

18 respuestas
    #1
    Dani C.

    Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

    Ayer estaba leyendo a Arturo Pérez-Reverte en un suplemento semanal y me acordé del precioso hilo que inició G-M hace ya algún tiempo:

    El discreto encanto de la decadencia, se titulaba y ya en su segunda contestación incluía este restaurante.

    Hace ya más de cinco años me invitaron a comer en este restaurante un cocido madrileño y lo cierto es que el restaurante impone. Con esa pátina del tiempo que impregna todo, hasta el servicio, que parece sacado de otro tiempo.

    Comparto con vosotros la lectura en formato digital y que empieza así:

    Hay un restaurante en el corazón de Madrid que parece un museo romántico. O que lo es. Se llama Lhardy, y está en el número 8 de la carrera de San Jerónimo, tras una espectacular portada -se puede apreciar mejor desde la acera opuesta- labrada en caoba de las Antillas. En uno de sus salones privados empieza en 1866, reinando Isabel II, mi novela El maestro de esgrima: una cena entre un banquero y un ministro. Y, naturalmente, una conspiración. Con tales época e ingredientes, en una historia abiertamente galdosiana como ésa, el escenario no podía ser otro que Lhardy: dos tercios del siglo XIX y todo el XX entre sus paredes decoradas con cuadros venerables y antiguos espejos donde se reflejó no poca trastienda de la historia política y cultural de España. Políticos, banqueros y artistas aparte, entre los escritores que lo frecuentaron y mencionaron en sus obras se cuentan Alejandro Dumas, Mesonero Romanos, Campoamor, Valle-Inclán, Azorín, Julio Camba y Ramón Gómez de la Serna, por ejemplo. Pero sobre todo, don Benito Pérez Galdós; quien, que yo recuerde, menciona Lhardy en cuatro de sus Episodios Nacionales y dos de sus novelas. Por lo menos.

    http://bit.ly/Os5IGX

    #2
    EuSaenz
    en respuesta a Dani C.

    Re: Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

    Ver mensaje de Dani C.

    Todavía quedan en Madrid algunos lugares que como este han traspasado la historia y que si bien igual no destacan por su calidad gastronómica, sí que lo hacen por su propia simbología y ahí están igualmente Casa Labra, Sobrino de Botín, el Gran Café de Gijón, el Café Comercial, etc, etc, todos con bastante más de 100 años de vida.

    Está bien verlo, pero tampoco nos engañemos, cocido a 36 pavos la ración. Buen cocido, pero hay opciones mejores, con ir una vez y verlo está bien.

    Saludos, Eugenio
    https://twitter.com/EuSaenz

    #3
    Dani C.
    en respuesta a EuSaenz

    Re: Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

    Ver mensaje de EuSaenz

    Imagino que esa será la sensación para un madrileño. Imagino que su público será el de clientes habituales con cierto caché y visitantes esporádicos.

    En el Café Gijón también he estado, pero a tomar pincho, copa de vino y café, así que tampoco puedo hablar más de él. Es todo un referente de la cultura española, así que hay que visitarlo al menos una vez.

    Saludos
    Dani

    #6
    Nacho_G.F.

    Re: Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

    Uan de mis asignaturas pendientes es un almuerzo en Lhardy. En sus salones se hicieron y deshicieron gobiernos, se fraguaron revoluciones,...cierto que es historia viva de nuestro país.
    Ya leí lo del Café Gijón, ¿cómo ha acabado el tema?.

    #7
    ramico
    en respuesta a Dani C.

    Re: Restaurante Lhardy en Madrid. Historia y regusto decadente.

    Ver mensaje de Dani C.

    Un madrileño te diría que si tienes la oportunidad de visitarlo, lo visites. Porque como dice Nacho, más allá de los precios, de las calidades, está el estar en un lugar que rezuma historia por los cuatro costados y donde, en mi humilde opinión, se preparan unos cocidos sobresalientes.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar