Restaurante El Rodamón de Russafa en Valencia

Restaurante El Rodamón de Russafa

Datos de El Rodamón de Russafa
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
7.6 10
SERVICIO DEL VINO:
7.4 10
COMIDA:
7.6 10
ENTORNO:
7.1 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: C/ Sueca 47
Código postal: 46006
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 12,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de El Rodamón de Russafa
OPINIONES
49

Cerradas las obligaciones laborales, y con todo un fin de semana por delante, me dirijo con un amigo, junto con nuestras respectivas parejas, al Rodamón de Russafa, siguiendo para ello las recomendaciones -acertadas y sugerentes- de otro amiguete del foro. Nada más sugerírselo a mi primer amigo, sorpresa en su cara... ¡¡pues no lo conozco!! (luego me reconocería que sí, pero con otro nombre -La Lluerna, si mal no recuerdo). Pero vamos al lío.

Ubicación y entorno: La ubicación me la ahorro, porque está suficientemente comentada en estas páginas y es fácil de localizar. Lo justo para darse un paseíto de 15 minutos si se está alojado en el centro de la ciudad e ir abriendo el hambre -yo, la verdad, la tenía bien abierta, pues la manduca en la Pilareta al mediodía había sido “contenida” por voluntad propia-. Y allí que llegamos, para encontrarnos con un entorno interior muy satisfactorio.

Barra situada en el lado izquierdo, que da paso al una amplia sala diáfana. Colores claros (amarillos tenues, vainillas), buena iluminación, ambiente disentido y juvenil, local desenfadado, parroquianos de todas las edades -incluido uno de los asistentes del congreso en el que participé, de edad ya respetable, el cual, algo extrañado, me preguntó -hombre, ¿y quien te ha recomendado esto?- Buena señal. En lo que respecta a la barra, en ella se puede degustar, de pie, o sentado en alguna de las sillas altas que existen, las especialidades del local.

En cuanto a la zona de restaurante, todo muy bien y satisfactorio. Buena separación de mesas, las cuales tienen un tamaño adecuado para estar cómodo. Sillas también cómodas. Cubertería muy correcta y platos de loza blanca de diversos tamaños y formas que complementan el toque de modernidad general que tiene el establecimiento. Coperío muy correcto. Servilletas de papel, pero de buena calidad. A pesar de estar lleno hasta la bandera, el tema acústico me sorprendió, pues dada la separación antes indicada entre las mesas, podía mantenerse una conversación sin elevar la voz en exceso (vamos, sin gritar). Y todo limpio, muy limpio, daba gusto estar.. Y con los vinos a la vista, aspecto éste que siempre me ha gustado .... Esta va a ser una buena noche -me dije-.

Servicio y servicio del vino: Sin lugar a dudas, muy bien en este aspecto. Personal tremendamente amable (tanto que no hizo falta tirar de “recomendación”) y no exento de profesionalidad. Buena selección de vinos por copas, de diferentes precios (copas de 2,50, 3 y 3,50 euros), tanto blancos como tintos. No están -obvio- los grandes; quizá, ni siquiera, los “menos grandes”, pero el elenco de opciones que existen dan, de sobra, para lo que se va a comer y, por supuesto, es satisfactorio, pues te permite probar sobre la marcha al incluir, además, no menos de 7/8 denominaciones de origen. Vinos servidos en buena cantidad y, lo que es más importante, a su temperatura adecuada. Fenomenal.

En concreto, esperando en la barra, cayeron ya dos blancos para abrir boca (agustín torello xarelo y bolo). Después vendrían el finca viladellops garnacha (3), el casa castillo y el D2 mencía). Nuestros amigos prefirieron optar por diversas cervezas, bien tiradas y de buen tamaño.

En cuanto a la comida -cuyo servicio se realizó con buen tiempo entre plato y plato- la verdad es que la opción no puede ser más original, a lo que se une la existencia en carta de la indicación de opciones vegetarianas, así como la de comida para celíacos: un recorrido por diferentes espacios gastronómicos o cocinas del mundo -francia, italia, grecia, mejico/EEUU, peruana/argentina, oriental (china/thai) e, incluso -ojo al dato- británica (sandwich de rosbeef y fish and chisps), platos estos últimos que, a la vista de la buena elaboración que tenían los que tuve ocasión de disfrutar, incluso juraría que cabe la posibilidad de que estuvieran buenos.

Fuera bromas, las opciones elegidas fueron, en la barra, mientras esperábamos, dos croquetas excelentes y cremosas (por decir algo, quizá si se notase un pelín más el jamón ibérico mejor). Y ya en mesa, los rollitos de pato con salsa agridulce (crujientes, riquísimos, bien fritos). Una ensalada de pimientos y berenjena cuyo nombre específico no recuerdo, de buen sabor. 4 mini hamburguesas de sepia y langostino (ricas) y otras 4 mini hamburguesas de angus (excelente materia, que tuve que haber pedido -olvido y error mío- un poquito menos hecha), las cuales venían acompañadas con un canastillo de patatas paja. La presentación de todos los platos muy correcta y con un punto interesante de originalidad (en especial, las hamburguesas). Buena calidad de los ingredientes y raciones satisfactorias. Un conjunto, en sí, de lo más agradable.

Pan correcto. No hubo postres -había 5 posibilidades a 3,80 euros cada una-, ni tampoco cafés. La noche era agradable y la situación propiciaba, al menos, un buen GT, pero ya en otro sitio.

El coste total: Unos 60 euros (fui invitado, pero ya había visto la cuenta). Una RCP, sin duda, muy a considerar.

Para los que, como nosotros, buscan algo para picar sin hartarse, sin complicaciones pero con variedad, dejándose llevar, pero con ese plus de calidad que exigimos los que por este foro rondamos, con ese punto estilo, con la garantía que supone saber que estás en el sitio justo. Yo disfruté mucho del mismo, y la recomendación que de él me hicieron no pudo ser más acertada a tenor de lo que quería. De ahí que concluya este breve comentario con mi agradecimiento a la persona que tuvo la amabilidad -y el acierto- de recomendármelo.

Vaya por delante que me sigue pareciendo una de las mejores opciones calidad/precio de todos los restaurantes que frecuento,y que era un asiduo a la Lluerna desde su inicio hasta su declive y desde nada más inaugurado Rodamon hasta la actualidad.

Respecto a la comida,ningún pero,steak tartare(me encanta),croquetas,bravas(otro de sus platos inmortales,conservado de manera acertada desde la Lluerna,si bien es cierto que el tema del picante depende del día de la cocina),ceviche(yo lo catalogaría como una Interpretación más que un ceviche propiamente dicho,pero me gusta) y las minihamburgesitas de sepia y de buey(aqui las de sepia no me gustaron,y es ya la segunda vez,parece ser que utilizan indistintamente sepia así como huevas,resultando muy cartiloginasa en la boca,las de buey ningun pero.)De beber un Cojon de gato de uva Gewurzstraminer,correcto,me gustan más dulces,2 carajillos,y antes de la comida una clara y un agua.

Y ahora al tema espinoso,el sercicio,si la anterior vez pecó de lento esta fue de rapido,éramos 2 personas y después de un rato esperando nos sacaron 3 platos de golpe,amontonados en la mesa porque no habia sitio físico,de hecho nos pusimos las 4 croquetas en nuestros platos sin dejar que pusiera el propio plato de las croquetas en la mesa.A los pocos minutos(hablo de 5') el ceviche,ahi ya dijimos que tardarán un poquito más en sacar las hamburguesas ya que no queríamos cenar en 10'(no nos habiamos tomado ni 1/3 de la primera copa de vino y ya solo faltaba por sacarnos las hamburguesitas,por lo que el tempo muy malo.

Y por ultimo lo que realmente más me ha molestado y ha hecho que realice esta crítica,el pasado sábado 01 de Marzo a las 1540 llamé para realizar una reserva y la persona que descolgó el teléfono me dijo que no tenian disponibilidad y que no volviera llamar para esto porque estaban trabajando,por supuesto le respondí que me parecia fuera de tono totalmente esa respuesta.
Si el local abría ese día de 1300 a 1600,¿cuándo quieren que llame para reservar?¿Solo aceptan reservas mediante formulario online?Si es así que lo especifiquen en la web.

Como no hay valoración de servicio general en los parámetros a valorar aclaro que puntuare todo esto dentro de servicio de vino.

Reconozco que la zona de Ruzafa es mi habitual, pero que cada vez que ando por allí, el disfrute culinario está garantizado.
Cuando entras en Rodamon, te das cuenta que entras en un espacio grande, mas grande que el resto de los restaurantes gastrobares y demás competidores que hay en la zona, ergo puede significar que el servicio no actué con celeridad y eficiencia, pues no es así en este caso, en esta noche y en este lugar.
Llegamos a las 21:00, detrás de nosotros poco a poco fueron llegando muchas más personas y para todas hubo atención y buen servicio, hay una persona que atiende, bastante alto y grande (perdón no se su nombre) que demuestra estar encantado con lo que hace y consigue contagiarte a la hora de ofrecerte distintos platos de la carta, es un gusto que todavía haya gente así, que disfrute de lo que hace.
La carta es curiosa, un poco de allí, un poco de acá, pero todo correctamente interpretado, consigue satisfacer en una misma mesa, a distintos paladares, bastantes de sus entradas y platos son para compartir, así que es fácil hacerlo entre amigos.
La carta de vinos es muy equilibrada, interesantes caldos a un precio muy razonable, además curiosa la forma de venderlos/anunciarlos, casi todos te permiten el disfrute por copas o botella entera.
El lugar sin tener lujos, es confortable, amplio y con una muy buena altura en los techos, lo cual hace que te sientas todavía mucho mejor, mesas de dos en dos que juegan a ser unidas, mesas bancadas centrales para un elevado número de amigos, no está nada mal.
En cuanto a los postres, pues también muy ricos, compartimos una tarta de manzana con helado estupenda y un brownie también muy bueno.
Una relación precio calidad muy optima, cuatro personas, tres entrantes, vino Nekeas, aguas, cuatro segundo, nos decantamos por dos steak y dos bife trinchaditos, aguas, infusiones, menos de 20€ por persona!!!
Saludos

Hola, lo que menos me gusta de un local es, que no tengan la capacidad suficiente para asumir cual es su número de mesas correcto para atender BIEN a sus clientes. Iba en su etapa anterior y estaba volviendo en esta pero ya me ha pasado en un par de ocasiones lo que ocurió esta noche.
Una espera desmesurada para empezar con los platos y luego entre plato y plato una eternidad, el local lleno a rebosar y el personal desbordado. Y esto no pasaba solo en nuestra mesa, alrededor igual, mesa de dos que salia un segundo y otro, no.....
La calidad de la comida, igual que siempre?, pues evidentemente NO,la de la materia prima SI, pero los emplatados unos platos templados(piadina), otros frios(hamburguesas de sepia y hamburguesa de angus) otros bien(croquetas de ibericos),que fue el primero en salir.....
Es un local que me gusta,buena y original comida y la parte amplia de la entrada, la parte pequeña es tremendamente ruidosa, pero me tendré que plantear ir solo jueves.

Como hemos hecho otras veces, fuimos a cenar a este restaurante. Y, como siempre nos gusto la comida, la relacion calida precio y la atención del personal. Ahora bien, lo que no nos gusto para nada fue la mesa que nos tocó. Increible, nos toco una mesa de merendero de la playita, o de bar de batalla que mas que pedirme una botellita de vino me dieron ganas de pedirme una sangria, una morros y bravas y un chivito!!. Y por no hablar de la silla acorde con dicho mobiliario, menudo dolor de riñones. Entre eso, y que no nos sacaron el entrante que suelen sacar al principio,no acabamos muy contentos. Por favor, que lo cambien.

Un saludo.

Después de leer las valoraciones y los comentarios de este restaurante, nos decidimos a probarlo un día entre semana que estábamos por la zona de Ruzafa y la verdad es que fue todo un acierto.
Local ya de sobra comentado, el servicio fue muy profesional y atento en todo momento.
Nos decantamos por el menú de mediodía con una excelente rcp y que consistió en:

Entradas:

Ensalada california: Muy buena con una fina salsa creo que de mostaza y bacon

Coca de escalibada con sardina: Muy buena también y bonita presentación, con la sardina ahumada

Plato principal: podíamos elegir entre uno de los 2 arroces que tenían, uno de arroz y otro de pescado o la fideua que es lo que elegimos:

Fideua de gambón, estaba buenísima de fideo fino y muy finita,presentada en la paella y no fuimos capaces de acabarla.

El postre fue Sopa de fruta de la pasión con bizcocho de coco, también nos encantó y pedimos un cambio que nos lo hicieron sin problema

Para beber no pedimos vino, por lo de la vuelta al trabajo, pero tienen una excelente bodega ya comentada.
En resumen, excelente menu y excelente rcp, tengo ganas de volver otro día a la carta y probarlo.
espero que acaben pronto las obras de la calle y que no les afecte mucho

  • Sopa de fruta de la pasión con bizcocho de coco

    Sopa de fruta de la pasión con bizcocho de coco

  • fideua de gambon

    fideua de gambon

  • ensalada california

    ensalada california

Cena de compañeros de estudios un sábado noche. En total 18 personas que nos juntamos alrededor de una mesa en el Rodamón que también resulta una buena opción para cenas de grupo.

Para empezar una jarras de cerveza mientras miramos la carta. Unos charlábamos sin parar y otros se encargaron de pedir, así es la vida!

Todo al centro para compartir:

~ Patatas bravas. Un clásico que me gusta, pero que deja de apetecerme cuando pica demasiado, que era el caso. Demasiado bravas!

~ Rollitos con salsa agridulce. A modo de los típicos rollitos primavera de toda la vida rellenos de verduritas, con una envoltura crujiente y acompañados de una salsa agridulce. Ricos ricos.

~ Brochetas. Sobre una base de cuscús con verduras reposaban unas brochetas mar y montaña de pollo y langostino. En conjunto resultaba bueno pero sin llegar a enamorar.

~ Hamburguesitas de sepia y de angus. Estupendas las dos, sabrosas y jugosas y de las que invitan a pedirlas siempre. Suculento bocado. Y con sus patatitas fritas!

~ Steak tartar Julio Verne. Plato que ya había probado en mi anterior visita y que me sigue gustando. La mitad de la mesa fue reacia a comer carne cruda, pero oye, yo encantada.

De postre yo tomé un Mousse de yogur con frutos del bosque que se quedó en correcto.

Para beber seguimos con las jarras de cerveza, agua y varios vinos que no recuerdo.

El servicio tal vez algo desbordado pero bastante diligente como siempre.

El local está más que descrito en comentarios anteriores. Mesas negras con individuales y servilletas desechables y menaje funcional.

Sonido ambiental bastante bullicioso, ya que el local estaba a tope y los grupos vamos elevando cada vez más la voz y aquello se nos escapa de las manos, Xé qué folloners que som!! Al final sólo puedes mantener una conversación con los 2 ó 3 más cercanos.

En resumen, un local bien ubicado en el barrio de Ruzafa que cada vez tiene más vida nocturna, un buen producto a un precio bastante ajustado y con una presentación algo más que correcta. Y por 26 euritos por persona!! Pues para cenas informales no está mal, no?

  • Mousse de yogur con frutos del bosque

    Mousse de yogur con frutos del bosque

  • Hamburguesitas de sepia

    Hamburguesitas de sepia

  • Rollitos con salsa agridulce

    Rollitos con salsa agridulce

Probando el menu de medio dia, por cierto, cuando acaban las dichosas obras en Ruzafa ??

Ese dia el tomamos el siguiente menu;

-Rollitos de verduras con curry ( estupendos rollitos, crujientes y con gran sabor )
-Pinchos de pollo ( muy buenos tambien, con un importante punto picanton )

De principal pedimos ( eramos 2 personas ) una fideua con cigalas y pintilla.En esta ocasion no estubo del todo acertada la fideua, con menos sabor del esperado y le pusieron en lugar de la puntilla anunciada, un soso pulpo, algo que para mi gusto cambia bastante la percepcion.
Por cierto que uno de los camareros se empeño en decirnos que estabanmos equivocados, que eso era pintilla...

De postre yo pedi una estupenda tarta de manzana y me compañero una menos lograda tarta de queso con mermelada de melocoton.

Para beber, agua y el viura de Luis Cañas, que me resulto bastante plano.

Cena para 8 en el Rodamón, local ya descrito anteriormente. tercera visita mía.

Fui el mismo día que kopicki, lástima no saber quien era para saludarle, nosotros estuvimos en el salón principal.

Como siempre el trato del personal fue muy amable, correcto y atento en todo momento a la vez que eficiente, te tratan como en casa.

Nosotros pedimos:

Bravas: diferentes y muy buenas.
Ensaladilla con bonito: espectacular
Croquetas de cocido: muy sabrosas
Bife con chimichurri: buena carne en su punto.
Y las espectaculares mini hamburguesas de black angus, plato que repetimos por supuesto.

Para beber, 8 cervezas, aguas y 3 botellas del simepre rico y resultón vino Casa Castillo de Jumilla. + 8 cafés.

También pedimos postre, yo pedí una muy rica creme bruleé de café y baylis. A destacar también el brownie y el cremoso de queso con frutos rojos.

Invitación a mistela, orujo...

Carta de vinos ya comentado con unos precios muy comedidos, y sin inflar para nada.

Sin duda volveremos, por cierto local hasta los topes ese sábado.

Por lo visto este sábado noche pasado. Tenía que buscar un local informal con buena RCP y que se cenara bien para 8 personas (la cuadratura del círculo pensé). Así que reservé en Rodamón. La visita en marzo me produjo buenas sensaciones. El barrio de Ruzafa he de reconocer que no lo visito mucho pero esconde locales muy interesantes y con diferentes tipos de cocina asequibles para todo el mundo. Mucho ambiente y restaurantes en algunos casos al completo.

El local de Luca no fue una excepción. Lleno total ( y mira que es grande) en los dos salones de los que dispone, además de la barra a la entrada. Nos ubican en el salón de la derecha, con menos encanto que el principal pero es un sitio amplio, sin estrecheces.

Enseguida nos ofrecen si queremos tomar algo, pedimos unos dobles de cerveza y a mirar la carta con algunos cambios. Me toca pedir también para todos (a veces se hace cansino esto de que pida "el que entiende"-supuestamente-). Daría para un hilo en el foro. Como puede ser que haya personas que no saben que pedir nunca o si lo hacen nunca aciertan?. Al final este fue el condumio degustado:

MENU

2 de Nachos con Guacamole: Desaparecieron en un santiamén.

2 de Falafel de Garbanzos con berenjena: Muy bueno. La berenjena a la llama. Me lo apunto para la próxima.

8 Croquetas ibéricas: Correctas, nada aceitosas

4 Mini-hamburguesas de Sepia: De este plato esperaba más. Recuerdo las de La LLuerna.

2 Ceviche de Pescado: Pez Mantequilla en este caso. Para mí mucho mejor el de Caballa que probé en Marzo.

2 Bifés con Chimichurri: Bien. Buen punto de una carne sabrosa.

Buen servicio de pan incluido. Sobre todo el primero, una especie de pan de aceite.

POSTRES

Pedimos 6 y probamos un poco de todo.

Brownie. Iba acompañado de una mermelada de frambuesa en lugar del chocolate caliente.

Naranja sangüina con bizcocho: Muy refrescante.

Tarta de manzana: Muy correcta

3 cafés e invitación a unos chupitos de orujo, mistela y limoncello.

VINOS

Como siempre una acertada selección, buen servicio dando a probar y cambio de copas el que quiso. Tomamos NEKEAS CEPA POR CEPA y CANTOS DE VALPIEDRA a 12 y 15e (no multiplica ni x 2)

SERVICIO DE SALA: Muy joven pero con experiencia. No era una noche fácil con el restaurante al completo y sin el Jefe al mando. Sólo hubo retraso en traernos la carta (también es verdad que llegamos a la hora punta). El tiempo de servicio entre platos muy adecuado.

Al final el precio pagado por persona (21e) como la variada y amplia carta hace de este restaurante una estupenda elección tanto para grupos, como una cena informal o una más seria. Ya dije EMHO que tendría éxito y eso parece. No es fácil llenar ese restaurante y sobre todo me llamó la atención la cantidad de gente muy joven tomando vino que poblaba las mesas. Recomendable sin duda alguna.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar