Restaurante Casa Pepa en Ondara
  

Restaurante Casa Pepa

31
Datos de Casa Pepa
Precio Medio:
76 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
8.6 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


31 Opiniones de Casa Pepa

Esta semana pasada recordaba con un amigo momentos mágicos alrededor de una mesa y uno de ellos, era ,por estas fechas ,cuando el olor a azahar es embriagador en la soleada terraza del restaurante de Ondara.

Jueves Santo, decidimos acercarnos a Denia y me pregunto, dónde, sin reserva...
Me viene a la memoria, Casa Pepa, vamos a probar que los más caros sulen tener mesas..., bingo.

Tomamos tres entrates para compartir, callos de bacalao, manitas de cerdo y pulpo, me encantaron los dos primeros.

Una cerveza y copa cava y Fanta naranja.

Pedimos para tres , dos raciones de arroz de pescado de roca, muy bueno la verdad, y todavía sobró medio plato.

De bebercio , Mas Tinell, un cava que me recomendó el sumiller, destacable,la verdad.

No quedaba hueco para el postre y fuimos a los cafés.

La verdad es que es una delicia, comer en esta época en Casa Pepa y fué un rotundo acierto evitar la en estas fechas, populosa Denia y comer en un restaurante estrellado , con lo que ello conlleva en cuanto a confort y servicio, siendo los dos apartados, excelentes.

Sábado, mediodía, acto principal de la peña restauranteros y nuestro anfitrión y organizador, tiene la fortuna de contar con un restaurante con estrella michelín en su pueblo Ondara.

Así que después de de una interesantísima visita a la bodega a la bodega de Gutiérrez de la Vega, y después de probar sus ricos vinos dulces y no tan dulces, nos acercamos hasta Casa Pepa, entorno muy guapo, la verdad es que en esta zona los restaurantes, muchos de los que visite, cuentan con un paisaje espectacular.

Dado que hacia un bonito día, caluroso , para un chicarrón del norte, nos hicieron un bonito aperitivo de bienvenida en el exterior antes de entrar al menú, un original vermut de Valencia, que hacia la malo láctica en botella , chispeante , 4 Xavos , un cava muy rico , Adernats , un blanco ecológico que me encanto Beni , de Muro De Alcoy , una manzanilla que no recuerdo , cervezas , aceitunas de calidad , coquitas de berenjena ahumada , tomatito escaldado y creo que capellán , buenísimas , almendras tostadas , muy ricas y la masa de wan tun , frita y con curry , no quedo ni gota , estaba cojonudo .

Con semejante recibimiento, la velada se adivinaba muy placentera.

Pasamos al comedor , tienen varios , nos pusieron en uno para nosotros solos , varias fotos de familia , decoración rustica , muy agradable , me recordaba a la casa del pueblo de mis padres , chimenea a tope , ya digo que para mi no hacia frío , pero en cada zona tenemos un aguante a las temperaturas , así que procure sentarme lo mas lejos del foco de calor , y pedí que bajasen la intensidad , sin problemas .

La verdad es que el servicio fue, además de profesional, que eso ya se espera de un local como dios manda, muy atento, agradable e instructivo.

El local lo lleva la madre y la hija, una de ellas, ya que gracias a la decoración fui preguntando a Toni e interesándome por la mujer que ha conseguido la estrella en tan bonito paraje, una mujer de carácter y siempre adelantada a sus tiempos.

Empezamos con ricos aceites, uno de ellos alcoyano, acompañados de pan de aceite y sal, espelta y cebolla.

Empezamos con Codorniz en escabeche con pochas del barco, muy bueno, sabor, crujiente de las zanahorias baby y la cebolla.

Habitas tiernas, alcachofas y butifarra, panceta joselito adobada en pimentón y huevo a baja temperatura, creo que sobran los adjetivos, cuando el producto es de primera y las elaboraciones dejan brillar el producto, no hay más que decir.

Arroz meloso de conejo y pollo de corral con verduras de temporada, ya se que para la gente de la zona, quizás no sea algo llamativo, se hace mucho arroz y bueno en sus casas, pero ahora que no me oyen, ni mi madre, ni mi suegra, estaba para untar pan.

Merluza rebozada, salsa verde y berberechos, buen punto de elaboración, crujiente rebozado y que ricos berberechos.

Presa ibérica de bellota, quínoa y salsa de oloroso, muy rico.

Primer y refrescante postre, fresas impregnadas de tomillo limonero y helado de pipas de calabaza, granadina, menta, muy refrescante y rico.

Pastelito de chocolate de algarrobas con helado de anís estrellado, ya había probado la algarroba el día anterior y la verdad que mejor, mucho mejor en esta elaboración, no se quien me comento que se ponía algo de algarroba en muchos chocolates de fama mundial, puede ser, porque rico estaba.

Luego nos sacaron un extra, estaban haciendo pruebas con unos Mochis, uno de arroz con leche, cojonudo y otro de manzana y calvados , este mas acido , igual para tomar primero , al hacerlo al revés , me gusto menos el de manzana .

Nos sacaron unos petit fours, la verdad no me acuerdo de que, solo se que estaban ricos.

Nos maridaron todo el menú, a continuación, enumero los vinos.

Fil-loxera blanco 2014, D.O VALENCIA.

Manzanilla en rama barbiana, D.O JEREZ.

Blanc D´Enguera 2014, D.O VALENCIA.

Nineta 2010, ZONA Vinícola El Colmat.

Enesencia 2013, D.O YECLA.

Buen servicio de vino, rellenado atento, cambio de copas y buen maridaje.

Conclusión, lo comido, lo bebido y lo vivido por 90€, un regalo.

Si, la cocina, al menos este menú, es más bien de corte tradicional, más bien clásico, pero para conocer la cultura gastronomica de una zona, hay que pasar por todas las elaboraciones y aunque la creativa cada vez se acerca más al sabor, como fin, la tradicional es el sabor de principio a fin.

VISITADO: Julio de 2016
COCINA: De mercado y moderna
PRECIO: €€€€€ (más de 50€ por persona sin bebidas)
WEB: Página web con limitaciones ya que carece de cosas como la carta de vinos (hay una lista) ni los precios de la carta de comidas.
TELÉFONO: 965 76 66 06
DIRECCIÓN: Partida Pamis, 7-30
LOCALIDAD: Ondara
ZONA: Denia
WIFI: --
AMBIENTE: Lujoso
DISTINCIONES: De lo bueno lo mejor; Relacion satisfacción precio; Guía Michelín; Guía Repsol; Recomendado; Terraza

Esta cena fue organizada por Toño Palacios y su grupo de Alicante ¿hablamos de restaurantes? y cuando recibí la noticia mire en internet y encontré esta cita en verema: “Desde que se aparca el coche, todo cuanto uno se va encontrando es bonito, agradable: los huertos de naranjos que rodean las instalaciones, el jardín de olivos y césped junto al restaurante, el acceso al mismo rodeado de plantas y macetas, la amplia terraza con sus mesas elegantemente vestidas, el inmueble con una marcada línea de las antiguas casa de labranza mediterráneas”. Es una descripción perfecta.

Eramos unas 30 personas para una cena en su magnífica terraza. Todos los platos se sirvieron individuales.

Platos:
─ Coca de maíz con guacamole y salazón y gazpacho de sandía. Muy bueno. En realidad no era salazón era como una sardina/arenque, pero eso no quita que el plato estuviera espectacular.
─ Ensalada de láminas de bacalao con vinagreta de frutos secos. Muy bueno. Quizás fue el plato más clásico y menos sorprendente pero estaba estupendo y se notaba una excelente calidad en todo.
─ Turrón de foie y pistacho, crema de maracuyá y gelatina de moscatel. Excelente. Todo, desde el plato al servicio de un foie exquisito.
─ Pescado de tresmall, infusión de berberechos y salicornia. Excelente. Parece que no había el mismo pescado para todos ya que el mercado da lo que da de si cada día. Entiendo que el mio era corvina y la verdad es que me encantó.
─ Presa ibérica de “Joselito” de patatas violetas. Excelente. Para mi no llego a la altura del Orobianco pero tenia un sabor, una presentación, en definitiva un nivel altísimo y con la dificultad de servir un plato así a tantos comensales. .

Postres:
─ Galleta de coco, crema de limón y sorbete de coco. Muy bueno. La presentación, los sabores....

Bebida:
─ Casta Diva cosecha dorada.
─ Rojo y negro.
─ Casta Diva cosecha miel.
Todos ellos de la bodega Gutiérrez de la Vega que nos recibió muy amablemente antes de la cena en su bodega, una visita entrañable, como lo es el personaje.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 50€ por persona todo incluido (los vinos ofrecidos por Bardisa)

Video en youtube: https://youtu.be/pAmo-osqkCY

Hacía tiempo que le tenía ganas a este restaurante, y han sido estas vacaciones en las que finalmente decidimos visitarlo.

Casa Pepa , se encuentra en una casa de campo (bastante difícil de localizar en la oscura noche) y cuenta con una bonita terraza emparrada en la que sirven la cena (único servicio en los meses de verano).

Bueno, empieza la traca y el motivo de mi título, soy una persona muy calmada en los restaurantes, me limito a disfrutar y si no disfruto no vuelvo. En este caso si que disfruté, pero la cosa empezó muy muy mal.

Tras acomodarnos en la mesa, pasan más de 10 minutos en los que no viene nadie, entramos al mismo tiempo que otra pareja a los que les sirven un vermouth y una cerveza. Bromeo con mi mujer si hemos muerto en un accidente de coche y nadie nos puede ver.

Pasado ese tiempo nos preguntan que deseamos tomar de aperitivo, en mi caso pido una Manzanilla, sirviéndome una Manzanilla Papirusa , muy acertada y riquísima, tan buena que pasan otros 10 minutos sin que nos saquen ni un aperitivo de bienvenida para acompañar esto.

Mientras tanto nos traen las cartas, pregunto a un camarero si es posible pedir degustación yo y algo más suave mi mujer. Sin problema me responde.

Viene el jefe de sala a tomar nota, la manzanilla en su Schott Zwiesel era solo un bonito recuerdo, y nos dice que el parón ha sido intencionado, que en cocina no dan a basto, gracias por tan bonito detalle (pero a la próxima nos lo decís al entrar).
Mi mujer pide Presa ibérica Joselito con salsa de vino, chalotas y edulis y yo el menú degustación, a lo que contradice a su compañero y me dice que solo a mesa completa, que habitualmente si que lo suelen hacer, pero que hoy están llenos y no pueden (Se que es lo normal en la mayoría de restaurantes pero que no se contradigan). Finalmente accede.

Tras otros muchos interminables minutos en los que la indignación va "in crescendo" , me decido a preguntar a la camarera que que narices estaba pasando aquí, que llevamos media hora y ni siquiera nos han puesto el aceite de oliva, ella muy diplomática nos dice que va a preguntar (creo que descargué mi ira sobre la que menos culpa tenía).

Finalmente nos sirven el aperitivo que se trataba de una Crema de Ratatouille, rúcula y queso fresco , nos resultó a ambos muy agradable, sabrosa y con ese toque fresco de la rúcula y los trocitos de pimiento.

Este aperitivo lo tomé dando sorbos de la fanta de limón de mi mujer ya que hasta unos minutos después de finalizado, no aparecieron a tomar nota de las bebidas, solicité el maridaje, que en su web figura como disponible por 35€ a lo que me contestan que la web está mal. Finalmente me propone maridarlo a su gusto, a lo que accedo.

A partir de aquí borrón y cuenta nueva , no quería dejar pasar por alto lo ocurrido, porque considero intolerable que esto suceda en este tipo de restaurantes, habiendo muchísimos que se dejan los cuernos en conseguir la ansiada estrella, y en donde te tratan como un rey a menor precio.Por cierto, ni explicación de platos ni nada por el estilo, menos mal que hice foto a la carta.

Empiezan a salir platos:

Turrón de foie y pistacho con maracuyá y gelatina de moscatel : Generoso rulo de foie rebozado con pistachos y servido con unos pequeños trozos de pan tipo brioche. Delicioso cada uno de los bocados. La gelatina de moscatel pasaba por allí y decidio quedarse.TGramona Vi de Glass Gewürztraminer

Vieiras a la plancha, crema de guisantes y verduras: Vieiras en su punto, verduras crujientes y frescas. Faltó algo de sabor, un punto cítrico quizás AGUSTI TORELLO MATA XIC XAREL.LO 2015

Rollito crujiente de verduras con caramelo de mostaza: Fabuloso, rollito relleno de verduras en una juliana finísima, no quería que se acabase, acompañado de una salsa dulce de mostaza Verdejo de Bodegas Sanz

Pescado de tresmall, berberechos y fumet: Pescado muy fresco con el berberecho más grande que he comido nunca, explota en boca. Bien tratado el producto. La salicornia da ese punto salado y marino Pink Pearl rosado

Presa ibérica con salsa de vino tinto: Plato sin complicaciones, donde el punto exacto de una buena presa lo hace todo. Este plato lo sacó otra persona y se le olvidó maridarlo, no dije nada porque estaba a full

Crema de albaricoque, helado de pasión: Fresca, deliciosa, cítrica, con trocitos de menta flotando. Muy conseguido, muy armonioso. Moscatel de Parcent (producción exclusiva)

Galleta de coco, crema de limón , frutos rojos y helado de coco: Punto goloso de la noche, donde el helado es muy ligero y el bocadillito que forman las galletas resulta irresistible. Garnacha dulce de Parcent (Producción exclusiva)

Petit Fours: Ligeramente engorrosos de coger, hubo que empujarlos para que entrases puesto que estaba hasta arriba.

Buena experiencia en lo gastronómico, y sabiendo que lo ocurrido se debe al boom veraniego, aunque para nada esté justificado.
El precio es de el menú descrito ya que mi acompañante comió por mucho menos y desvirtuaría la media

Tiempo de comuniones y riesgo evidente de que alguien te invite a una de ellas y tener que ir sin demasiadas ganas. No fue el caso. Para nada. Era un buen amigo quien invitaba y, además, uno no tiene la suerte todos los años que el banquete se celebre en un restaurante “estrellado”. Estábamos citados para comer en Casa Pepa, un lugar que cuenta con el reconocimiento de la Guía Roja desde hace ya muchos años. Con el paso del tiempo uno va valorando más el privilegio de contar en su pueblo natal con un local de ese nivel y se va dando cuenta que ello contribuye a una mayor popularidad del municipio.

Desde que se aparca el coche, todo cuanto uno se va encontrando es bonito, agradable: los huertos de naranjos que rodean las instalaciones, el jardín de olivos y césped junto al restaurante, el acceso al mismo rodeado de plantas y macetas, la amplia terraza con sus mesas elegantemente vestidas, el inmueble con una marcada línea de las antiguas casa de labranza mediterráneas… La sala es amplia y luminosa y está concebida como una prolongación de la terraza. ¿O es al revés? Una y otra comparten el envigado del techo y la cobertura de follaje de la vid (natural en el exterior, simulada en el interior). Solo una delicada pared de cristal separa una de otra y, además, ésta, que es corredera, se deja abierta gran parte del año debido a la benevolencia del clima cosa que convierte salón y terraza en un solo espacio. Mesas bien vestidas, vajilla blanca y copas de nivel.

El menú, evidentemente, estaba acordado. Empezamos con unos riquísimos panecillos caseros acompañados con aceite Ma’Shara seguidos de:

- Gamba roja de Dénia con cremoso de remolacha y jengibre y apio en tempura: Buena la crema y buenísimo el marisco. Su “matrimonio”, sin embargo no me aportó nada especial. Sin llegar a aquello de “conseguir algo malo a partir de dos cosas buenas”, no entendí la combinación de ambos. La gamba de calibre considerable y un punto de hervor sublime. Ricos también los “sticks” de apio tempurizados.

- Coca con berenjena ahumada, “capellà” asado y espuma de piquillo: Masa bien trabajada en cuanto a textura y punto y presencia muy marcada de los toques ahumados tanto en el pescado (bacaladilla seca) como en la berenjena. Un bocado excelente para abrir el apetito y un guiño a la tradición y el arraigo, líneas maestras en esta casa.

- Pulpo confitado y asado con jugo de moscato: Cremoso de patata en el fondo del plato y, sobre éste, unos deliciosos y generosos trozos de pata de pulpo con una textura impresionante y un sabor intenso. Bocados para el recuerdo.

- Déntol con guisantes, espárragos blancos y berberechos: La propuesta de Casa Pepa viene marcada, junto el respeto a la tradición, por otras dos directrices más de las que este plato podría ser el mejor ejemplo: la selección del producto y el respeto al mismo. Tanto el pescado de roca, como las verduras y el molusco de una calidad excepcional y con un mínimo tratamiento que permite el disfrute máximo de las texturas y sabores que unos y otros aportan: sabores nítidos, punzantes, puntos óptimos… Un plato de escuela de cocina.

- Paletilla de cordero lechal: Nuevamente destaca el producto y su excelente preparación: un poco crujiente por fuera pero tierno, muy tierno, en su interior. Las “lascas” se separan fácilmente, sólo con el tenedor, sin tener que ayudarse del cuchillo. Buen colofón a la parte salada.

- Infusión de fresa, su tartar y helado coco: Postre refrescante que se agradece pues llegamos a tope después del menú. La sopita de fresas, aunque clarificada, está dulce y sabrosa. En ella “nadan” los trocitos de esa misma fruta y se corona el plato con una esfera del helado de coco que combina a la perfección con el fondo.

Para acompañar el menú nos sirvieron Blanco Nieva, un verdejo digno, y Pasión de Bobal, vino que no había tenido la ocasión de probar: frutal, fácil de beber… Vinos adecuados al local (se salen un pelín de la “gama básica”) y válidos para una celebración así ya que son de aquellos que gustan a todos. El local dispone de una gran cava acristalada con referencias de renombre.

En definitiva, un día redondo con una muy buena compañía, un entorno encantador y un menú muy rico. Para recordar, como debería ser en todas y cada una de las celebraciones que nos vamos encontrando en la vida.

  • Infusión de fresas, su tartar y helado de coco

  • Déntol con guisantes y berberechos

  • Coca con berenjena ahumada y capellà

Tras una primera visita el verano pasado de la cual gusrdabamos un grato recuerdo, volvimos a Casa Pepa con la mejor disposicion.
Desgraciadamente la alegria duro poco.
En general las raciones son escasas para el precio.
Los entrantes lo mejor- Caballa confitada y pulpo con berenjena.
Los principales bastante normales y mi racion de Merluza - a 28E - no creo que llevara mas de 100gr de pescado y con elaboracion sencilla.
El precio del vino estratosferico:
Finca Terrerazo Tienda 23E aprox, Casa Pepa 51E
Maduresa - Tienda 15E aprox, Casa Pepa 36E
Paul Dethune Blanc de Noirs - Tienda 38E, Casa Pepa - 86E
por poner algunos ejemplos. Dan ganas de beber agua y dejas las celebraciones para otro dia.
Creo que hay mejores maneras de gastarse 90 Euros por persona en Denia y alrededores. Es esta la estrategia para afrontar la crisis?
No volvere

En CASA PEPA nos prepararon un menú tras comunicar previamente con ellos telefónicamente días antes. Les pedimos que nos prepararan platos que de alguna manera fueran una muestra de sus productos y elaboraciones, y a fe que acertamos. Además, todo ello regado con unos cavas estupendos, Agustí Torrelló Mata Gran Reserva 2006, Gran Juve Camps y Tantum Ergo Brut Nature. También degustamos un cava rosado valenciano, pero ahora no tenemos a mano la referencia.
Muy buena materia prima en este local, como no puede ser de otra forma tratándose de un restaurante “estrellado” por Michelín.
Os facilitamos unas pinceladas de los platos degustados:
Latita de pescado (de lonja) en aceite de oliva y campari-naranja.
Fascinante el sabor de esa especie de escabeche que consituía la salsa.
Habitas tiernas, alcachofas y papada ibérica con crema de guisantes.
No estuvo mal, aunque lo encontramos algo redundante en sus ingredientes.
Conejo en escabeche de vermú, setas y germinados.
El conejo así presentado lució estupendamente. Excelente materia prima.
Arroz meloso de pescado de roca.
Si venís a Casa Pepa pedidlo. Es uno de los mejores arroces que he probado en mi tierra (es que fuera es difícil encontrar arroces buenos, eh :-)). Sabor de mar en todo el plato, muy armónico.
Arroz de pichón, setas y garbanzos.
Muy bueno, pero me quedo con el anterior. No soy muy pichonero.
Helado de yogourt de frambuesa con sopa de fresas
Un fresquísimo postre, muy equilibrado.
Capuchina de naranja, cremoso de chocolate e infusión de canela.
Un chocolate muy bien elaborado, aromatizado con canela y naranja. Perfecto.
El servicio de primera. Nos trataron formidablemente y con una gran cordialidad.

Con motivo de una celebración, acudimos a este restaurante para darnos un pequeño homenaje. Recordábamos un día de primavera soleado, en un entorno maravilloso flanqueado de naranjos en pleno éxtasis de azahar.

Así que acudimos al citado restaurante, recordando anteriores experiencias.

Pero el 2 de abril en Ondara a las 14.30 hacía 34 grados a la sombra y la experiencia no pudo acontecer con carácter pleno. Como es lógico nos alojaron en el comedor interior que por cierto está completamente acristalado.

El servicio. Muy bién. Han aumentado mucho el nivel respecto a nuestra anterior visita. Amabilidad, cercaniía y profesionalidad. Destacable.

Copas Riedel, carta de vinos buena, suficiente con la particularidad que tienen los estrellas michelín de margenes altos.

El pan, digno de mención. Muy bueno de veras.

Habían dos menús. Uno normal y el degustacíon. Además de la Carta.

Elegimos el normal y menos mal. Porque acabamos muy saciados.

Entrante de cortesía. El menú consistía, creo en tres entrantes que mantienen el nivel y del que recuerdo especialmente uno con ingrediente principal una vieira. Muy rico.

Pero el plato estrella, en casa Pepa, es el arroz.ARROZ CON PESCADO DE ROCA. Sacado con cazuelita de hierro "le creuset" y es que nos reafirmamos en lo comentado. Desde Denia hacia Castellón , el arroz,se trata de una manera sublime. No me atrevería a afirmar que en lo más alto, pero seguro que pillaba podium. Postres , café y petit fours.

Resumiendo, si os gusta el arroz, el azahar, y sois conscientes que vais a un restaurante estrella michelín, con lo que eso comporta en la factura final, comer en el mes de abril-mayo, en el jardín de Casa pepa, para que la experiencia fuera poesía,sólo echamos en falta música de fondo de Diana Krall ;))

Pd: el precio indica el precio del menú. Bebidas aparte.

La cocina cada va a menos,las raciones al limite de lo correcto,el precio si la cocina fuera como antaño estaria bien,pero con la bajada de la calidad de la materia prima y la escueta elaboracion,queda muy caro.
Pero quizas lo peor de todo es el excesivo encarecimiento de los vinos,que hace que te sientas un pardillo,sabiendo que vas a pagar por algo el triple de su valor.Una pena que se pretendan ganar los ingresos con el trabajo de descorchar una botella y no con el buen arte de una cocina al nivel que pretenden.

Día tranquilo para cenar el 1 de Enero, no así la comida como pudimos saber.

La comida es muy correcta, bien elaborada y materia prima sobresaliente, desde luego en comida, entorno y servicio no podemos reprochar nada. Pues es una estrella michelín y se nota en los detalles. Menu degustación equilibrado y con platos excelentes...

Quizá donde si que se puede meter baza es en el precio de los vinos. No en su perfecta cava para conservarlos ni en la carta interesante en referencias, pero si por precio triplicando por 3 muchas referencias interesantes. Una pena. Al final optamos por un PV de pago del Vicario y un Magnum de Viña Sastre pues fueron los que ví con precios más comedidos... Una pena tener que pensar en la cartera a la hora de disfrutar de la comida y el local. Que se lo hagan mirar y ganarán muchos clientes..

http://vinsimes.blogspot.com/2011/01/entrada-n100-1-de-enero-del-2011.html

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar