Restaurante Placa del Vi 7 en Girona
  

Restaurante Placa del Vi 7

14
Datos de Placa del Vi 7
Precio Medio:
33 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
8.2 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 14,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


14 Opiniones de Placa del Vi 7

De nuevo en Girona, el viernes 07 de junio a las 20h30, teniamos mesa reservada en el bistrot del gran sumiller Roger Viusà (segundo mejor del mundo en 2008, mejor sumiller de Europa el mismo año y el mejor de España el año 2007)

No voy a enumerar nuevamente la descripción de este restaurante, poseedor de un plato Michelin, pues ya está perfectamente descrita en anteriores comentarios, míos y de otros miembros de Verema. Cenamos en el comedor interior.  Nada ha cambiado en el ambiente desde la ultima visita, mesas de madera sin manteles, muy cercanas las unas de las otras, con servilletas de tela, cubertería y vajilla contemporánea y buenas copas Riedel, Buen servicio de sala. En esta ocasión pudimos conversar un buen momento sobre distintos vinos de l'Empordà con Roger Viusà y nos dejamos aconsejar para acompañar la cena con un buen vino. El servicio de este último en si mismo no existe, se ciñó únicamente al descorche, primera cata y puesta a disposición de la botella en una funda para mantener la temperatura, aunque en un bistrot de estas características dado el reducido espacio existente, el servicio continuado de copas me parece una tarea casi imposible. La carta de vinos es bastante extensa, deben haber cerca de 400 referencias, pero decidí no leerla ya que como he dicho anteriormente me dejé aconsejar por un gran profesional.

Para ir esperando los platos solicitados nos trajeron una degustación de aceites con el pan que iba a acompañar la cena, que fue bueno.

Como entrantes, que compartimos en el centro de la mesa, tomamos :

Morro de porc amb mel i taronja. Morro de cerdo con miel y naranja.  Uno de los platos del día.  Muy básico. Bueno sin mas.

Esqueixada de bacallà amb faves de l'hort del senyor Orta. "Esqueixada" de bacalao del huerto del señor Orta. Una ensalada de bacalao, fresca, elaborada con excelentes productos y perfectamente condimentada, buenísima,

De plato principal ambos decidimos tomar un mismo plato del dia :

Escorpora amb patates a lo pobre. Cabracho con patatas a la pobre. Excelente pescado, en su punto perfecto de cocción, con unas patatas a base de cebolla, pimiento y ajo que estaban sublimes, uno de esos platos que no te gusta que se terminen.

No tomamos postres, el cuerpo no daba para mas.

Para beber tomamos una botella de agua de 1/2 l y una botella de vino blanco Troç d'en Ros 2012 Cuvée Marcel D.O. Empordà. Celler Troç d'en Ros, Tallada d'Empordà. Cepajes 100% Xarel-lo de viñas viejas. 8 meses de crianza con una producción de solamente 1200 botellas. Una rara avis en la DO Empordà, donde predominan otros tipos de uvas. Un gran vino, redondo, elegante, con mucha personalidad, largo y muy persistente en boca. He descubierto que tengo una botella en casa y puedo asegurar que no durará mucho tiempo.

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 63,90 €/persona.  Buena RCP. Buenos vinos que vertebran una buena cocina, que por cierto desconozco quien es el Chef que la dirige y que en mi próxima visita intentaré conocer de quien se trata. Buena cocina tradicional actualizada, de temporada y de producto de proximidad, con platos del día fuera de carta. El restaurante, cuando nos marchamos estaba llenó hasta los topes, tanto en el interior como en la terraza exterior bajo los porches de la plaza que lleva su nombre. Recomendable. Evidentemente volveremos.

  • Vista del comedor principal

  • Morro de cerdo con miel y naranja

  • "Esqueixada" de bacalao del huerto del señor Orta

  • Cabracho con patatas a la pobre

  • Troç d'en Ros 2012 Cuvée Marcel D.O. Empordà

Primer día de nuestro fin de semana en Girona, para disfrutar de "Temps de Flors", una exposición floral con 63 años de historia presentada en diferentes itinerarios por la ciudad medieval configurados por monumentos, patios privados, jardines históricos y rincones emblemáticos,  considerada la exposición floral mas importante del sur de Europa.

Nuestra primera visita, tras haber dejado nuestro equipaje en el hotel, la efectuamos  a uno de  nuestros bistrots preferidos de Girona capital, La Plaça del Vi 7, el restaurante del gran sumiller Roger Viusà, segundo mejor sumiller del mundo en 2008, mejor sumiller de Europa el mismo año y el mejor de España el año 2007, en donde teníamos una mesa reservada el viernes 18 de mayo a las 13h.

No voy a enumerar nuevamente la descripción del restaurante, pues ya esta perfectamente descrita en anteriores comentarios, míos y de otros miembros de Verema, solo decir que esta vez, como solicitado en mi reserva, comimos en la terraza, bajo los porches de la Plaça del Vi. Como siempre, mesas de madera sin manteles, cubertería contemporánea y buenas copas riedel, Buen servicio de sala y del vino.

Con motivo de las festividades en la ciudad, proponían al mediodía el menu "Temps de Flors" a 19,50 €/persona, agua y copa de vino incluidos a escoger entre tres primeros, tres segundos y tres postres. Optamos por esta proposición. Fuimos tres comensales, pues nuestra hija, se unió a nosotros durante dos días.

Paso a detallar el menú :

De entrantes tomamos,

Amanida de bacallà esqueixat i amb poma i api   Ensalada de bacalao "esqueixat" , con manzana y apio. Sencilla preparación, elaborada con buen producto fresco. Buena, aunque algo mas de bacalao hubiera sido bienvenido.

Taboulé amb picada de pebrots, tomata, panses, menta i llima Tabulé con picada de pimientos, tomate, uvas pasas, menta y lima. Mi hija la encontró buena y refrescante.

De principales tomamos

Lluç a la planxa a l'ajoarriero" Merluza a la plancha al ajoarriero. La merluza, en su perfecto punto de cocción. Plato bien preparado. Muy bueno

Estofat de vedella amb patata i pastanaga Estofado de ternera con patata y zanahoria. Mi hija lo encontró muy bueno.

De postres, los tres optamos por el mismo plato,

Crema amb canyella i carquinyoli Crema con canela y carquiñoli. Muy rico.

Para beber tomamos una botella de agua , dos copas de vino blanco D.O. Xarel-lo y una copa de vino tinto DO Montsant, Pedi otra copa de xarel-lo y no me la cobraron. Buenos vinos y bien servidos.

Finalizamos con tres buenos cafés.

La cuenta ascendió a 21 €/persona. Muy buena RCP. Buena cocina de mercado, sin complicaciones,  buen vino, buen servicio y la simpatía y el "savoir faire" del omnipresente Roger Viusà . Sin ninguna duda volveremos. Recomendable

  • Crema con canela y carquiñoli

  • Estofado de ternera con patata y zanahoria

  • Merluza a la plancha al ajoarriero

  • Tabulé con picada de pimientos, tomate, uvas pasas, menta y lima

  • Ensalada de bacalao "esqueixat" , con manzana y apio.

No voy a describir el local puesto que está perfectamente explicado por parte de mis predecesores, a destacar el servicio de los jóvenes camareros por la rapidez y la agilidad con que se mueven por el poco espacio que queda entre las mesas para servir los platos con diligencia a la clientela, teníamos reserva para las 13,30 apenas un par de mesas ocupadas, a las 14 lleno total.

Servicio de pan y aceite para acortar la espera del primer plato, el pan estaba gomoso probablemente debido a la humedad ambiental y un muy buen aceite con  sabor muy afrutado.

De primero compartimos corazones de alcachofa rebozados muy buenas y tiernas y croquetas de calabaza y jamón.

De segundo los dos pedimos el arroz del dia, plato que está fuera de carta puesto que la única indicación en la misma es que los sábados hay arroz, ese día el arroz era de langosta y nos fué recomendado por el camarero que nos tomó la nota. El arroz bueno gustoso y meloso, hecho con un buen sofrito, la langosta resultó testimonial, unas pocas y finísimas rodajas casi crudas encima del arros, por el tiempo que tardaron en servir el arroz no cabe duda que utilizan la técnica de la cocina al vacío y el roner para rematar el plato.

De postre nos recomendaron el brownie casero que compartimos, agradecimos la recomendación puesto que a mí que no soy de dulces me pareció francamente bueno.

De la carta de vinos elegimos un xarel-lo joven, Perill Blanc de la D.O. Penedés servido a la temperatura correcta, el servicio consistió en descorche y primer servicio.

Dos cafés

Sin duda un lugar muy recomendable con el plus añadido de su privilegiada situación y con terraza bajo los soportales para disfrutarla en las calurosas noches de verano.

Sorprendente local en los soportales de la Plaça del Vi de Girona.

Buenas tapas y raciones y extensa carta de vinos, algunos por copas, predominando vinos Catalanes y sobre todo de Francia (con muchas regiones vinícolas).

* Coca de sardina ahumada con escalibada.

* Gamba de Palamós salteda.

* Tabla de quesos catalanes y franceses.

* Pluma ibérica con salsa de naranja.

* Bebidas: Cervezas frías bien tiradas + vino Riesling Alsacia Gérard Schueller + vino Humphrey D.O. Empordá.

 

Como se trataba del ultimo fin de semana primaveral de tres días en Francia, decidimos aprovecharlo para darnos una vuelta por la ciudad de Girona y alrededores.

Como llegamos el sábado a eso de las 12h00 y empezábamos a tener hambre, lo primero que hicimos tras dejar las maletas en el hotel fue dirigirnos a nuestro bistrot preferido de la ciudad, La Plaça del Vi 7. No habíamos reservado y fue imposible encontrar una mesa en la terraza y de milagro encontrar una en el interior, donde Roger Viusà, copropietario y sumiller del restaurante, nos montó una, muy pequeña y pegada a la de al lado, pero en el interior salvo una o dos mesas, el resto son como fue la que nos dieron . Mesas de madera sin manteles, cubertería contemporánea y buenas copas riedel, Buen servicio de sala y del vino.

Es un restaurante, al menos en la sala, al que no se va a hacer la sobremesa, se va a bien comer y a bien beber ...

Comenzamos, mientras hojeábamos la carta de "raciones" y nos cantaban los platos del dia, bebiendo un par de cañas bien servidas para entrar en el ambiente.

Nos decidimos por los platos del día ( no pudimos hacer fotos, cámara y móviles en el hotel )

De primero compartimos

Musclos al vapor Mejillones al vapor. Una buena ración de mejillones, de buen tamaño, carnosos y muy ricos.

De segundo tomamos,

Arròs d'ous de reig amb salsitxes Arroz de oronja con salchichas. Un buen plato de arroz, meloso y muy sabroso. Daba pena acabárselo.

De postre, compartimos una buena Crema catalana amb gelat de vainilla Crema catalana con helado de vainilla, hecha al momento La misma que tomamos en nuestra primera visita el año pasado, pero esta vez fue mucho mejor.

Roger, nos propusó para acompañar la comida una copa de vino blanco crianza Vega de Ribes Sasserra Malvasia de Sitges DO Penèdes que nos gustó, no recuerdo la añada.

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 33 €/persona. Buena RCP. Un sitio sin pretensiones donde se come bien y se bebe bien. Evidentemente volveremos.

Uno de esos restaurantes escogidos gracias a Verema, a pesar de haber estado varias veces en Girona, no disponía de referencias claras sobre restaurantes, así que tiré de Verema.

Y acertamos, lo cierto es que comimos muy bien, el restaurante en pleno centro histórico, tiene mesas fuera, aunque nosotros optamos por dentro, no es muy grande e intentan optimizar el espacio, con una separación entre mesas de poco mas de un palmo, esto fue lo único "negativo", sorprende un poco al principio.
Mesas de madera sin mantel, servicio eficaz, todos haciendo de todo, el restaurante hasta arriba.
Ambiente de tasca, de pueblo, comidas caseras.

Empezamos con unos sonsos fuera de carta (12.5€), muy buenos, ración algo justa para el precio.
Una coca de sardina ahumada con escalivada, es la escalivada de siempre, pero con una coca muy fina y cambiando las anchoas por unas sardinas ahumadas muy buenas, que aportan el contraste de las anchoas, pero con un resultado mas fino, espectacular.
El otro primero, una esqueixada de bacalao con habitas y guisantes, bueno y ligero.

Los segundos, una buenísima sepia con albóndigas y guisantes, guiso estupendo, las albóndigas muy buenas, para sucar pan y dejar el plato limpio, lástima que el pan no era de barra, aun así deje el plato impoluto.

El otro segundo unas verduras salteadas al wok con romesco, no fue mi plato, aunque el comentario sobre el mismo fue muy positivo.

Respecto al vino, solo yo iba a beber vino, así que sin ver la carta, pregunte directamente por vino por copas, el que supongo que era el dueño, prácticamente me maridó el menú, me sugirió un Candea (Monterrei) para la coca de sardina ahumada, fresco, medio cuerpo, ligero, acierto (3€ copa) y un Bastión de Luna (Rias Baixas), ahora ya con mas cuerpo para las albóndigas con sepia, otro acierto (5 € copa), buenas copas y buena temperatura del vino.

No pedimos postre, acabamos con un café.

Cuando vuelva a Girona, no me complicaré la vida, iré directo.

Como el viernes 11 de noviembre era festivo en Francia, y teníamos previsto bajar antes de finales de año para hacer una compra en Girona, nos dijimos que este era el fin de semana indicado.

Tras dejar la maleta en nuestra habitación del hotel, lo primero que hicimos fue buscar un lugar para tomar unas tapas al mediodia.

Habia leido distintos comentarios publicados en Verema por miembros en los que tengo plena confianza ( Javi , Eugenio, Gabriel, Alejandro ... ) y todos coincidían en que en el bistrot Plaça del Vi 7 se comía bien y se bebía aun mejor, así que....
Ya habia intentado ir en diversas ocasiones y por una cosa o por otra, siempre lo habia encontrado cerrado.

Este bistrot, situado en pleno casco histórico de Girona, en la plaza que lleva su nombre, es un negocio en el que participa Carlos Orta, de Villa Mas de S'Agaró y el sommelier Roger Viusà.

Nos situamos en una mesa en terraza, ya que el interior estaba llenísimo, tan lleno que no pude vislumbrarlo bien. Como no hacia mucho frío disfrutamos del entorno de los arcos de la plaza. El servicio de terraza es muy amable y simpático. El servicio del vino es muy bueno. Mesas de madera sin manteles, cubertería contemporánea y buenas copas. Esencia de bistrot.

Optamos por compartir tres raciones y un postre:

Tomamos:

Carpaccio de llom de cervol amb trompetes i fruits vermells Carpaccio de lomo de ciervo con trompetas y frutos rojos, muy bueno, de excelente sabor.

Gambetta de Palamós saltejada a l'all i julivert Gambitas de Palamós salteadas con ajo y perejil. Ufffffffff, que delicia, fresquísimas y super bien cocinadas, casi crudas, vuelta y vuelta. Para haber repetido varias veces.

Porro salda amb cocotxes de bacallà amb pipes de carabassa Porrusalda con cocotxas de bacalao con pipas de calabaza. Una verdadera delicia, riquisimas cocotxas de buen calibre con una salsa para mojar mucho pan... no dejamos ni rastro.

y finalizamos con el postre :

Crema catalana amb gelat de vainilla Crema catalana con helado de vainilla. Buena crema catalana con su azúcar quemado encima, el helado rico, pero intrascendente.

El pan fue bueno.

Para beber tomamos 2 copas de vino blanco, biológico, recomendado por el camarero,

Garnatxa blanca de pagès de 8 meses de crianza Vino de l'Empordà sin DO en botella sin etiqueta. Nos explicó que se trataba del vino del único payés que está autorizado a venderlo en Cataluña. Un verdadero vino de cosecha propia, con una acidez muy característica.

Nature Pinot Gris Sec 2014 NO AOC Alsace Domaine Julien Meyer. Muy fino, redondo en boca, potente.

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 27,75 €/persona. Buena RCP. Excelente producto bien cocinado y buena variedad de raciones descritas en pizarra. Al mediodía proponen un menú con agua y copa de vino incluida a 16,50 €. Sin ninguna duda volveremos. Recomendable

Nos invitaron a visitar la pequeña tienda de vinos, que acaba de abrirse justo delante, en el otro lado de la plaza, " La Cuvée de la Place", especializada en vinos naturales y de pequeños productores, principalmente españoles y franceses... Esta llevada por buenos conocedores del vino, da gusto conversar con ellos y dejarse aconsejar. Me gusto tanto que compré tres botellas.

  • Crema catalana amb gelat de vainilla

  • Porro salda amb cocotxes de bacallà amb pipes de carabassa

  • Gambetta de Palamós saltejada a l'all i julivert

  • Carpaccio de llom de cervol amb trompetes i fruits vermells

Satisfactoria la visita a este establecimiento. Local bien ubicado y muy cuidado con propuestas interesantes sobretodo en vinos. Carta muy corta pero con referencias apetecibles. Ideal para tomar unas copas y picar o compartir algunos platos. Materias de calidad. Cocina de mercado. Agradable. Actual. Personal amable y atento. Trato distinguido. Terraza exterior cómoda y bien dispuesta. Degusté unas croquetas de calabacín y queso de excelente elaboración. Vinos a copas. Relación calidad/precio correcta. Repetiré.Es una buena opción en el casco antiguo de Girona. Recomiendo.

Paseando por el hermoso barrio judío de Girona buscábamos lugar para comer, y no tenia que ser el primer sitio que viéramos sino que requería de una minuciosa inspección ocular ya que necesitábamos curar esas pequeñas heridas del dia anterior, esta claro que no podía ser un sitio “cualquiera”. Mientras andábamos el detector vinícola de Mara localizo un lugar en donde se veía un buen grueso de gente tomando vino en una terraza. Allá fuimos raudos y veloces ;-) Una vez sentados nos tomamos nuestro tiempo para decidir que tomar. La carta tapas que había en el exterior nos atraía, pero no fue eso lo que nos sorprendió, sino la interesante oferta de vinos por copas que había, y no precisamente por su amplitud sino por su selección. En el interior quien parecía ser el responsable del local estaba cumplimentando en una pizarra los vinos que iban a ofrecer. Nos llaman a atención varios, pero para abrir boca pedimos un Els Bassotets y un Piélago, y como acompañamiento unas ricas patatas bravas. Entablamos una breve conversación con el personal que nos atiende y les comentamos lo que a nosotros nos parece una notable selección. El muchacho con total simpatía nos indica: “El propietario es uno de los mejores sumilleres del país y ganador de varios eventos”, en referente a la carta de vinos disponemos de 350 referencias. Sorprendidos nos miramos y le solicitamos la carta de vinos asi como saludar a ese afamado sumiller llamado Roger Viusa. En ese instante casi al unísono decimos: Aquí nos quedamos a comer!!! Mientras, en plena charla decidiendo si comíamos en la terraza o en el interior tomamos otro par de vinos a su elección, tratándose esta vez de un Tres Uves y un Les Enfants Sauvages Cool Moon.

Ya dentro, nos empapamos de fotos, detalles, objetos, que hacen de ese Bistro un lugar muy acogedor. La distancia no es muy amplia pero si suficiente, quizás cojea la acústica pero dado que estaba a un 25 % de capacidad no tuvimos mayor problema para "interactuar" ;-)

El menú incluye tres platos, postre y una copa de vino a un precio de 23,50 € I/I.

- Coca de escallibada con aceituna negra
- Carpaccio de magret de pato con manzana y piñones

- Salteado de verduras con albahaca
- Revuelto de huevos con butifarra negra

- Bonito al ajoarriero
- Codillo de cerdo con patatas confitadas

Postre:

- Magdalenas de chocolate

Para finalizar una magnifica tabla de quesos catalanes y franceses

(2) cafés

Todos los platos notables, muy buen trabajo de la materia prima, buena cocción, textura y magnifico sabor. Resaltar todos y ninguno porque estuvo todo muy equilibrado.

Bodega:

- Fontanasanta Nosiola 2009 de Bodega Foradori

Un grandioso blanco Italiano de la Región de Trentino-Alto Adige.

Que gran descubrimiento. Pasamos un rato maravilloso, disfrutamos de los vinos, de la cercanía del personal y de su buen saber hacer. Nos sentimos como en casa ;-)

* Precio con vino

Local ya perfectamente definido por nuestra compañera Ada. En la noche anterior a su visita cenamos sentados en la terraza cuatro personas, que evidentemente, también andábamos por allá con motivo al encuentro de primavera de Peña Gastronómica los Restauranteros.

A las vista de la ya comentada pizarra que van cambiando de lugar, para que los comensales puedan ver de cerca, nos decidimos en plan compartir, por:

Croquetas de carne

Brandada de bacalao.

Surtido de embutidos de la zona.

Alcachofas fritas.

Ensalada de habitas.

Acompañado de cocas de pan con tomate y unos panecillos especiales para la brandada.

Todo bien presentado y con un buen ritmo entre unos platos y otros.

En cuanto a lo comido todo a muy buen nivel, pudiendo destacar las alcachofas y sobre ellas los embutidos.

De hecho repetimos una segunda ración de los mismos, que era generosa en cantidad y con un precio comedido (15 euros).

Respecto al servicio del vino, carta muy interesante, con el responsable de las misma aconsejándonos acertadamente, nos decidimos por L`Oratori Marti Fabra y Marti Fabra V V.

Cambio de copas y buen servicio. Problemas con una botella que se cambio sin ningún miramiento extraño.

Lo comentado más agua ascendió aun total de 108 euros, por tanto a 27 euros por comensal.

Comentario:

Esa noche deambulando por la zona de donde estimábamos que existían lugares para cenar, miramos algún lugar que nos sonaba de nombre y que no nos agradaron o al menos no eran de nuestra idea y encontramos este, del que no teníamos referencia y sin mirar la red, nos pareció muy enterante y allí cenamos, saliendo contentos.

Por lo visto nuestros compañeros cenaron en el local al día siguiente sin haber comentado entre nosotros previamente y según su comentario también les gusto.

Y al tercer día, ya con las experiencias previas, cenamos todo el grupo en la terraza también y mi sensación, es que nos volvió a agradar a todos.

Por tanto lugar que se puede recomendar, tanto por cocina, ambiente, servicio y vinos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar