Restaurante Bo.tic en Corça
  

Restaurante Bo.tic

29
Datos de Bo.tic
Precio Medio:
80 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
7.1 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 65,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes y Martes

Teléfono

Restaurante Bo.tic Pelota de Golf, chocoate blanco, frambuesas, pistachos y violeta Bo.tic Sardina, Escalivada y Queso de Idiazabal Bo.tic en Corça Mini Xuxo relleno de Trufa Restaurante en Corça Mini Xuxo relleno de Trufa Restaurante Bo.tic Texturas de foie 2010 Bo.tic Tartar de atún con hierbas frescas y aguacate. Bo.tic en Corça Sardinas marinadas con pan, tomate, aceitunas y fresas.

29 Opiniones de Bo.tic

En su nueva ubicación en la misma población de Corçà, en la misma carretera pero en el núcleo urbano. Se accede por el patio delantero desde donde una enorme cristalera permite observar la cocina y el movimiento de sus cocineros, una mesa con capacidad para 4 o 6 comensales pegada a la cristalera preside la cocina, también está el acceso a la recepción del restaurante.
Agradable recepción y acogida por parte de Cristina que nos instala en el comedor del fondo ofreciéndonos la carta y los menús.
Piedras centenarias en las paredes combinan a la perfección con la decoración e iluminación minimalista de las dos salas, amplias salas que como mínimo doblan la capacidad del local antiguo.
Mesas con la separación adecuada y perfectamente vestidas, sillas cómodas, recomiendo no utilizar las dos mesas tipo vagón de tren, los sofás son francamente incómodos.
Buena bodega climatizada y totalmente acristalada que permite observar los excelentes caldos que allí reposan.
Al ser un dia entre semana con poca ocupación de mesas Cristina estuvo asistida por una sommelier y un camarero en prácticas de la Escola d'Hosteleria de l'Alt Empordà que superaron con nota su cometido.
De los tres menús de los que disponen optamos por el menú degustación, no hubo ningún problema en cambiar uno de los platos a mi mujer puesto que uno de ellos no era de su agrado.
Iniciamos el menú con su ya clásico vermut con aceituna, y seguimos con su también clásica caja de aperitivos, en esta ocasión
- Boletus edulis
- Kikos foie y Pedro Ximenez.
- Bacalao
- Manzana Granny Smith salmón ahumado y eneldo.
- Nuez y rustido de pato.
- Pollo a la catalana.
Seguimos con su afamado xuxo relleno de trufa y trufa laminada.
Gran trabajo de elaboración de este surtido de aperitivos.
Empezamos ya con los entrantes
- Mejillones, escabeche y coctel Negroni.
- Cigala adobados y mantequilla de trufa en con forma de hojas de apio
- Trampantojo de brandada de bacalao con forma de espárrago, corteza crujiente de piel de bacalao , espárragos blancos y pimiento rojo.
- Guisantes y butifarra negra.
- Pescadilla, sepia, salsa de pescadilla rustida y tinta de sepia.
- Cordero humus y ajo negro, aquí otro trampantojo el humus en forma de ajo, como a mi mujer no le gusta el cordero, no tuvo ningún problema en cambiarlo por meloso de ternera.
Prepostre
- Frambuesa, remolacha y helado de rosas.
Y dos postres
- Yogourt, infusión de maría luisa, miel y limón
- Juego de dados de chocolate y café.
Dos cafés acompañados de petitfours con tres tipos distintos de esferas de chocolate relleno
Muy buena presentación de todos los platos en originales recipientes cerámicos.
Agua desmineralizada y una botella de 30.70 de la D.O. Empordà 30% moscatel de Alejandría y 70% garnacha blanca del celler Hugas de Batlle . Buen servicio con atención al relleno de las copas de agua y vino.
Al finalizar la comida Cristina nos acompañó a la cocina donde Albert nos dió explicaciones técnicas sobre la misma y pudimos departir sobre sus platos.
Un regalo para el paladar y para los ojos
Gran salto cualitativo en este nuevo local, mi recomendación es estar atentos a la evolución de este joven y ya "estrellado" cocinero

Tras haber leído el excelente comentario de Jeronimo, sobre este restaurante en cuanto a su visita del mes de julio, decidimos que era imprescindible conocerlo. Así que a la primera ocasión que se presentó para poner rumbo hacia el Baix Empordà nos dirigimos en un golpe de timón al que iba a ser durante un buen momento nuestro puerto de atraque gastronómico.

El restaurante, se encuentra situado a pie de carretera, poco antes de llegar a La Bisbal d'Empordà en las dependencias de una antigua masía catalana que fue en su dia un molino de harina.
Fuimos el viernes 03 de octubre al mediodía, a eso de las 13h, y nos ubicaron en la que suponemos que es la sala principal del restaurante, una sala luminosa, en la que predomina el color blanco, con grandes ventanales, bien decorada, de estilo minimalista. Si no recuerdo mal hay unas ocho mesas, muy bien vestidas y perfectamente separadas las unas de las otras. Buena vajilla, buena cubertería y buenas copas.
El servicio de sala, muy profesional, es muy bueno, y el servicio del vino también. Ese dia la jefa de sala y sumiller, Cristina Torrent, estuvo ausente, pero las dos camareras que se ocuparon de nosotros lo hicieron a la perfección. Fuimos los únicos comensales en esa sala y apercibimos cuatro comensales mas en la terraza.

El chef, Albert Sastregener, vino a darnos la bienvenida y nos presento de manera general la esencia de su cocina.

Optamos por el menú especial, el mas largo de su oferta culinaria, para poder identificarnos al máximo con su cocina de autor .

Comenzamos con una serie de snacks :

Vermouth con aceituna o trompe l'oeil de vermouth con gusto de aceituna y aceituna con gusto de vermouth, un buen comienzo, muy logrado, sabores intensos.
Hoja de Pino y Piñón, Maíz con Foie y Seta de Ceps Excelente presentación sobre un "presentoir" de los tres productos en forma de grafismo. Encontramos el maíz con foie y la seta de ceps, muy sápidos y muy logrados, la hoja de pino y piñón nos pareció un poco insípida.
Bloody Mary Uno de verdad pero en trompe l'oeil
Sotobosque con cabra Muy logrado, perfecta mezcla de sabores y olores
Xuxo relleno de trufa Sin lugar a dudas, la estrella de los snacks, el xuxo de Girona elevado a su mas alta potencia, como se dice en Francia, " nous nous sommes régalés".
Gazpacho, pulpo y albahaca pura alquimia llena de sabor y transparencia

y seguimos con los platos del menú :

Mejillones, berberechos, escabeche y naranja Excelente producto y sinfonía de sabores, puro mar.
Esparrago blancos, ibéricos y crujiente de bacalaoImpecable presentación, un gran plato.
Texturas de foie Sublime, una gozada.
Vieiras, infusión de champiñon y esencia de trufaEn la misma linea, explosión de sabores...

Lenguado, tres judías, y consomé de jamón que decir, perfecta cocción, excelentes mezclas de sabores, perfectamente diferenciados y al mismo tiempo unificados. Las judías, de gran tamaño, no eran tales, eran recreaciones gargantuescas que explotaban en la boca con una sapidez extraordinaria, cada una de ellas representando una variedad diferente de judías. Para disfrutar...
Meloso de ternera, manzana al horno, tomillo y parmesano Delicioso, un cierre de oro antes de los postres.

Acompañamos la comida con un excelente pan de leña, que no lo elaboran ellos. Lo compran en una panadería de Parlavà (pueblo cercano) de la que me dieron los datos, pero mea culpa, no se donde los he metido...

Como postres tomamos :

Gin tonic Presentado como si fuese un cucurucho de helado.
Naranja, litxi, mango y cítricos Excelente
Leche merengada, manzana al horno, vainilla y canela De esos postres que no quisieras que se acabasen...
Pelota de golf, chocolate blanco, frambuesas, pistachos y violetas No hace falta ser golfista, para meterla en el hoyo, misma apariencia que una pelota de golf pero afortunadamente de una textura diferente... Gran cierre de los postres.

Terminamos con 2 buenos cafés y tres excelentes petits fours : Carajillo de ron, Tiramisú y Bonbon de cacahuete Que explosión de sabores !!!

Acompañamos la comida con un vino blanco recomendado en su tablet de vinos, un Blanc de Gresa crianza 2011 de Vinyes d'Olivardots(Capmany) DO Empordà. Los cepajes son Garnatxa blanca 50%, Garnatxa roja 30% y Samsó blanco 20%. Soy incapaz de describirlo como lo haría un buen conocedor pero si puedo decir que me gustó mucho, me pareció fresco, consistente y de excelente acidez cítrica. Cuando pueda compraré unas botellas. Acompañó perfectamente toda la comida. Tomamos también una botella de agua de 0,75 l.
La cuenta ascendió a 105,16 € /persona(precio del menú 83,05 €). Buena RCP. Casi 3 horas de deleite gastronómico. Es un restaurante al que volveremos con seguridad. Excelente cocina de autor, muy creativa, inspirada de la cocina tradicional de l'Empordà de la que extrae su esencia y utiliza sus mejores materias primas. Muy recomendable.

En algunas ocasiones, especialmente cuando me toca comentar un restaurante como el que nos ocupa, me viene a la cabeza ”Lo eres todo mara mi”, una preciosa canción de “Lone Star” mi grupo español preferidos de los 60’, y es que en estas ocasiones realmente “quisiera ser un viejo trovador”, y tener la maestría que tienen algunos de mis amigos foreros para describir con todo lujo de detalles sensaciones y platos degustados.

Nada ha cambiado en el Bo•TiC desde nuestra última visita, salvo pequeños detalles que han ido a mejor, así que poco que añadir en cuanto a su entorno salvo una especial mención al trato recibido que sigue siendo tan agradable, atento y profesional como en la ocasión anterior. Me remito por ello a mi anterior comentario, Una agradable sorpresa.

De manera que tras hojear las diferentes opciones de la carta y dudando entre el Menú de Temporada de 45,50€, y el Menú de Degustación de 73€ por el que finalmente nos decidimos.

  • En primer lugar y como Snack de bienvenida y acompañado de una copa de Juvé & Camps Milesimé, nos sirven unos Chips de Yuca con Canela. No me entusiasman los chips de Yuca, pero cortados superfinos, crujientes, y con un delicado aroma a canela…. estaban de muerte.


    Y seguimos con….



  • Vermouth con Oliva

    . Divertido Snack, donde la Oliva tiene gusto a Vermouth, y el Vermouth a Oliva.


  • Hoja de Piñón, Maíz con Foie, Seta de Ceps. Crujientes y llenos de sabor.


  • Bloody Mary. Refrescante sorpresa, un Bloody Mary al que no le faltaba ninguno de sus ingredientes.


  • Roca de Tomillo Limonero y Queso de Cabra. Un original merengue con sabor a queso de cabra.


  • Mini Xuixo relleno de Trufa. Uff……, esto ya es de dos orejas y rabo, sacando al cocinero en hombros de la cocina. El Xuixo de Girona es lo más reconocido de la repostería Gironina y mi preferido, hasta ahora mis referencias xuixeras eran los que preparan en Cal Ros al momento, los que preparábamos en la Barraca de Coro a la brasa, e incluso los que acompañados de una cerveza me han aliviado mis mañanas de resaca en más de una ocasión, pero estos…., estos superan a todo lo conocido hasta la fecha.


  • Gazpacho, pulpo y albahaca. Impresionante su textura y sabor a gazpacho. Picados por la curiosidad preguntamos a la camarera que nos explicó el secreto, que como todas las genialidades es sumamente sencillo.


    Y para ir entrando en materia….



  • Mejillones, berberechos, escabeche, naranja. Un plato lleno de sabor a Mar.


  • Sardina, Escalivada y Queso de Idiazábal. Otra pasada de plato que triunfó en unas recientes jornadas del Bo•TiC en el País Vasco. Y eso que la sardina es del mediterráneo, que si llega a ser de Santurtzi!!!!!....... Y antes de que Oscar o algún otro euskara lagun que yo me sé, me pregunte donde lleva el queso de Idiazábal, os cuento que es la rejilla que corona el plato.


  • Tartar de Atún, aguacate, hierbas frescas. Un plato que ya se ha convertido en clásico y que nunca defrauda, especialmente si como esta ocasión la materia prima es de calidad.


  • Bacalao, “esqueixat i empedrat”. Al decir que no me entusiasmaba el pimiento me ofrecieron cambiar el plato, pero me arriesgué a probarlo y fue un acierto. Espectacular versión de un clásico de la cocina catalana.


    Y para ir acabando uno de pescado y uno de carne….



  • Pescado de Roca, “suquet”, cigala, y azafrán . Y hablando de platos típicos catalanes, esta es la versión de Albert Sastregener, cocinero y propietario del del Bo•TiC, de otro clásico de nuestra cocina marinera más tradicional, el “Suquet de Pescadors de l'Empordà”.


  • Carrillera con consomé de Ceps . La melosidad de la carrillera, potenciada con el consomé de “Ceps” (Boletus edulis), sobre una base que me pareció era de carpaccio de pies de cerdo.


    Los postres:



  • Gin Tonic . De Bombay Sapphire y fever tree, buen comienzo.


  • Yogurt, Miel, María Luisa y Limón. Podríamos decir que la María Luisa lo convierte en un postre relajante, pleno de sabor y con una sublime presentación.


  • Chocolate Negro, Vainilla y Naranja. Un notable y acertado contraste. El plato me recordó el utilizado en el postre lácteo del Celler de Can Roca para su divertido y sonoro homenaje a las ovejas del Ripollés.


  • Pelota de Golf, chocolate blanco, frambuesas, pistachos y violeta. Otra genialidad y sin duda una clara muestra de la cocina del Bo•TiC, platos llenos de imaginación, colorido y sabor a raudales. Foto rápida y WhatsApp a mis amigos golfistas que ya están haciendo cola para probarlo, jajaja…..


    Para beber:


  • Un Recaredo Brut Nature, y un par de Gt’s uno de Gin Mare y el mío de Martin Miller's ambos acompañado de Schweppes, que acompañaron con unos deliciosos petits fours de, Carajillo de Ron, Bombón de Cacahuete y Trufa de Tiramisú…... Geniales, especialmente el de Carajillo de Ron que explosionaba en la boca inundándola de carajillo, quizás éste que tomamos primero anuló un poco a los otros dos, pero….. es que yo soy un fan de los carajillos.


    La Cuenta


  • Ascendió a 197 Euros, para dos personas, con el espumoso y dos GT’s incluidos, un precio más que ajustado a cambio de lo recibido.


    Han pasado dos años de mi anterior visita, pero os aseguro que para la próxima no dejaré pasar tanto tiempo.






  • Lugar precioso en un antiguó molino .
    La cocina memorable presentación de los platos de foto.
    Las texturas de foie es un trabajo impresionante
    El martini con aceituna de 10
    En fin un grato lugar altamente recomendable

    Acabamos de regresar con mi esposa de disfrutar de uno de los mejores restaurantes de Catalunya y, por ende, de España, con una merecidísima estrella Michelín. El restaurante se encuentra en el recinto de un molino harinero, está decorado con muchísimo gusto y es el marco perfecto para gozar de la magia de un chef excelente. Hemos tomado el menú degustación y es realmente un festival de cocina de alta calidad, con una puesta en escena en cada plato sin igual y de una creatividad sorprendente. Desde los simpáticos snacks (p.ej. un Martini de oliva con oliva de Martini increíble, etc.), pasando por el aperitivo (creo recordar un capuchino de gambas soberbio) y los entrantes ( tartar de atún o las texturas de foie, etc.) hasta los platos de carne y pescado se convierte en un desfile de sensaciones y elogios. Para rematarlo, unos postres deliciosos.
    Servicio profesional, atento y muy amable.
    Lo dicho: entre los mejores de los mejores. No os perdáis la oportunidad de disfrutar de una velada en BO.TIC. Relación calidad/precio correcta (80 €/pax + vino)

    En el ultimo año he tenido el placerr de hacer 3 visitas a este estrellado, la primera como siempre es la mejor ...pues la repeticion de algunos platos del menu degustacion hace que el factor sorpresa desaparezca en el tiempo. Para mi es de los mejores restaurantes en los que he estado y esta a la altura de su estrella. Considero que la imaginacion en la textura y la materia prima es de primer nivel. Precios muy razonables dentro del contexto. Repetire!

    Genial descubrimiento de este restaurante, habíamos oído hablar de él antes de la estrella Michelín, pero nunca tuvimos la ocasión de ir. Felicidades a todo el equipo !!!

    Uno de los que tenía pendientes desde hace años y que después de visitarlo no acabo de entender algunos de los anteriores comentarios, (especialmente el mi buen amigo Coro), parece que hayamos estado en restaurantes dferentes.
    La verdad es que otros amigos me habían hablado maravillas de la cocina del Bo.tic.

  • Web: http://www.bo-tic.com/?newlang=spanish
       Buen diseño de web, donde podemos encontrar una amplia información de los diferentes menús y carta de especialidades y de vinos, así como otras datos interesantes.

  • Facilidad para aparcar:
       Sin problemas, disponen de parking dentro del recinto.

  • Situación y Entorno exterior:
        En la misma carreta a la entrada de La Bisbal d’Empordà, al lado del Museu Taller de Joan Abras donde se expone obras que recorren la trayectoria de este artista empordanès. Muy cerca de las tiendas de cerámica de La Bisbal a las que recomiendo una visita, sin olvidar acercarse a una de las pastelerías para comprar uno de sus dulces más típicos, el famoso y buenísimo Bisbalenc.

  • Entorno interior y Servicio de mesa:
       Local agradable con amplios ventanales, elegante y acogedor, mesas amplias con una más que correcta separación entre ellas y adecuadamente vestidas, cristalería Riedel y tanto la vajilla y cubertería, dignas de un restaurante de su categoría.

  • Trato del personal:
       Agradable, atento, profesional y “guapas”, pendientes en todo momento del más mínimo detalle.

  • Especialidades:
       De autor.

  • Claridad carta:
       No vimos la carta, pero por lo que se ve en la web debe ser bastante clara.

  • Platos probados y precio:
       Dos personas, Menú degustación.

  • Snacks:
       Copita de Martini con aceituna
       Crujiente de remolacha con parmesano
       Chip de plátano con curry
       Chip de pipas
       Pan con bombón liquido de tomate y fuet
       Ravioli líquido de Bloody Mary
       Eagle de cacahuete con miel
       Cornetto de piñón con queso de Mahón y trufa

  • Aperitivo:
       Espárragos con consomé de Jamón.

  • Entrantes:
       Sardinas marinadas con pan, tomate, aceitunas y fresas.
       Tartar de atún con hierbas frescas y aguacate.
       Texturas de foie 2010.
       Vieira a la brasa con patata, porro y manzana verde. (invitación de “la cocina” por ser amigos de Pau y Anette)

  • Pescado:
       Rape con gambas, sofrito de tomate e infusión de setas.

  • Carne:
       Magret de pato con salsifíes, boniato y cebolla.

  • Pre-postre:
       Mini cornete, creo recordar que de sorbete de limón y algo más

  • Postre:
       Infusión de Maria Luisa con crema de limón y yogurt.
       Los conguitos

  • Bebidas:
       Cava Recaredo.
       Dos cafés.

  • Pan:
       Diferentes tipos de pan y muy buenos, un tema que pocos restaurantes cuidan.

  • Cuenta:
       ¿?

  • Relación calidad precio:
       Viendo los precios de anteriores comentario, excelente.

  • Recomendable:
       Totalmente, yo por lo menos pienso volver lo antes posible.

  • Comentario:
       Como digo en el título, una agradable sorpresa. Las texturas, los sabores, los contrastes, la presentación, el trato, el ambiente…………. todo ello espectacular.

       Sin duda un restaurante que recomiendo y al que volveré a menudo.
     
     

  • Restaurante con *.
    Entorno exterior más rústico-clásico q lo q aguarda en el interior.
    Moderno, reducido, interesante y muy agradable.
    Cristalería, loza, mantelería....buenas en calidad y cantidad.
    Servicio del vino correcto, carta d vinos con ipad, innecesario y con poco jugo extraido (en Lisboa utilicé una y casi tenía escaneado los libros d familia de los jornaleros, vino por vino, fotos, cata, .,.etc y hasta podías enviarte por email la ficha!!!)
    Servicio plurilingüe, atento, servicial, cercano pero lejano...
    Por añadir algo la jefa d sala concentra la tensión en su ceño y aunque se relaja en la mesa el cambio queda "raro"...
    Carta variada y un menú degustación.
    La elaboración y las cantidades son cuidadas y correctas, aunque las combinaciones, presentación "adriana" interesante a parte, tienen alguna puntada q se ha soltado...

    Jugar con la cocina es un proceso.... A tener en cuenta.

    Nuestra tercera visita nos sorprendió por la evolución y madurez de este joven cocinero. Imaginativo y con producto realiza grandes creaciones.
    Los aperitivos son un presagio de lo que viene después, bien presentados y mejor preparados te sorprenden muy gratamente. Pedimos a la carta, los platos (buenas raciones) Tartar de salmón, salteado de langostinos con alcachofas, prensado de pies de cerdo (ue ricos) y los salmonetes (una muy buena ración y el detalle de dejar la jarrita con el jugo de bogavante en la mesa).
    De postres un chocolate en texturas (excelente)y un surtido de quesos (8 en total con sus acompañamientos elaborados).
    Tomamos un Genium ecológico en muy buenas copas.
    La carta de vinos está informatizada y el que no esté muy ducho con los ordenadores o ipad tendrá alguna dificultad, pero la información es total en cada caldo.
    Los petits fours para finalizar también perfectos.
    Una buena velada para repetir

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

    Cerrar